LA ESPADA DE DOS FILOS: LA PALABRA DE DIOS

Espada de dos filos en una pared

Espada de dos filos


Las espadas se desarrollaron hace miles de años como herramientas y armas para empujar y cortar. Evolucionaron a partir de dagas a medida que el material se hizo más disponible (Pasando del cobre al bronce y al hierro), lo que llevó a hojas más largas y un uso más generalizado y versátil.

(También te puede interesar: La espada del Espíritu)

La espada de dos filos ha existido desde que hubo espadas. Una espada cuya hoja está afilada por ambos lados es capaz de penetrar y cortar en cada punto de contacto y con cada movimiento. Esto significa que se puede empujar más rápida y profundamente y se puede cortar más fácilmente.

La espada de dos filos en Hebreos 4:12


La Biblia dice: "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" ( Hebreos 4:12 )

La Biblia realmente funciona como una "espada de dos filos" en su capacidad de cortar hasta lo más profundo del corazón y el alma de una persona. La Palabra de Dios puede penetrar a través de todas las capas de impureza como una espada de dos filos y llegar a los verdaderos asuntos centrales de la vida.

LOS DOS BORDES DE LA ESPADA DE DOS FILOS EN LA PALABRA DE DIOS


De acuerdo con esta concepción, podemos ver que la Biblia realmente tiene dos aristas: Condenación y restauración. Estos dos bordes representan la belleza y la maravilla del Evangelio de Jesucristo. Déjame explicar.

Espada de dos filos porque nos condena o nos restaura


En primer lugar, la Biblia nos condena. Ahora bien, esto puede sonar bastante desolador para usted, pero es una parte fundamental de su viaje hacia el disfrute de una relación plena con Dios. Antes de que puedas conectarte verdaderamente con Dios en un nivel íntimo y disfrutar de Su presencia en tu vida todos los días, debes llegar a un reconocimiento apropiado de la profundidad del mal en tu corazón. 

(Te puede interesar: El yelmo de la salvación)

La espada de dos filos, la palabra de dios, nos da una imagen de lo que somos a la luz de la santidad de Dios


Cuando leemos la Palabra de Dios, obtenemos una imagen clara de lo malos que somos a la luz de la santidad de Dios. Debemos conseguir esto. Debemos tener una imagen precisa de nuestro propio estado de ánimo.

Una vez que entendemos nuestra necesidad de un Salvador y Su perdón, podemos comenzar a experimentar Su restauración. Cuando le confesamos nuestros pecados, Él nos perdonará y redimirá (“recomprarnos”, es decir, recibirnos de regreso a Él).

"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9)

He oído decir que "debemos estar perdidos antes de que nos puedan encontrar". En otras palabras, no se volverá a su Salvador hasta que se dé cuenta de su necesidad de hacerlo. No confesarás tus pecados hasta que Él te muestre la verdadera oscuridad de tu corazón.

(Podría interesarte: La armadura de Dios)

La Palabra de Dios, la espada de dos filos, actúa como un espejo al darnos una imagen precisa de quiénes somos realmente: 


"Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, este es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace" (Santiago 1:22-25)

Una vez que vemos esa imagen, Dios puede comenzar a convertirnos en lo que realmente deberíamos ser. Así que indague en Su Palabra para experimentar tanto la triste realidad de su propia condición como el perdón sanador que necesita para caminar con Dios.

Pídale a Dios que le muestre su verdadera condición a través de Su Palabra, y luego confiese aquellas cosas que obstaculizan su viaje con Él.

LA PALABRA DE DIOS MÁS CORTANTE QUE TODA ESPADA DE DOS FILOS


Espada de dos filos que penetra 


La palabra de Dios penetra lo más profundo de nuestro ser, la misma escritura nos dice que penetra hasta partir el alma y el espíritu, dando a entender como la palabra de Dios llega a tocar nuestra alma hasta lo más intimo de nuestro ser. 

(Quizás te puede interesar: Forjadores de espada)

Esta palabra de Dios semejante a una espada de dos filos es viva porque imparte vida, pues procede del dador de la vida . Es una espada de dos filos eficaz porque cumple los propósitos para lo cual es enviada. 

"Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié" (Isaías 55:10-11)

No son las expectativas nuestras las que se tienen que cumplir sino los propósitos de nuestro Dios. Su palabra es viva y eficaz, no vuelve vacía sino que es prosperada en aquello para lo cual ha sido proclamada, enviada. 

Espada de dos filos que es cortante


Esta espada de dos filos penetra y corta indicando que hiere y que puede causar dolor, incluso llegar hasta donde jamás podría hacerlo una espada común y corriente, puede penetrar el alma; sin embargo, se puede decir que también puede actuar como un bisturí que va extirpando todo lo malo que podamos tener por dentro. 

(Podría interesarte: Devocionales Cristianos)

La Palabra penetra profundamente en el corazón del hombre, en la mente del ser humano. No hay psicólogo ni libro que revele lo más profundo del ser que la palabra de Dios. Y por penetrar lo más profundo de nosotros, la palabra de Dios es la única que puede dar las soluciones más acertadas a las necesidades del ser humano.

Espada de dos filos porque hace separación


La palabra de Dios al penetrar al ser humano, se nos dice que penetra hasta partir el alma y el espíritu. Con eso se nos da a entender que hace una separación dentro de nosotros. Separa todo en nuestra alma para revelar lo bueno y lo mal que tenemos dentro.

La palabra de Dios separa nuestros deseos pecaminosos más profundos de nuestras aspiraciones de comunión con nuestro Dios.

Espada de dos filos porque discierne los pensamientos e intenciones del corazón


La palabra de Dios discierne o discrimina cada pensamiento e intención de nuestro corazón. La palabra de Dios juzga esos pensamientos e intenciones.

En conclusión, siempre debemos tener presenta que la palabra de Dios como una espada de dos filos es la que evalúa, analiza, juzga, discierne, nuestros pensamientos, intenciones del corazón, nuestras acciones y comportamientos; por lo tanto, debemos prestar atención a lo que Dios quiere decirnos con su palabra y estar prestos a oír su voz y ponerla por obra.