Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA VID Y LOS PÁMPANOS


LA VID Y LOS PÁMPANOS EN JUAN 15:5

La vid y los pámpanos

Lo que Jesús quiere decir con "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos"


"Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer" -Juan 15: 5

En medio de todas las incógnitas del caos sin precedentes de hoy, hay una cosa que seguramente estamos aprendiendo: Cuán interconectados estamos todos. Este es un gran contraste con la cosmovisión moderna del individualismo estricto que heredamos de la era de la Ilustración.

(Podría interesarte: Yo soy la vid verdadera)

Parece que no somos tan autónomos como imaginamos. Y eso es bueno. La demanda de autonomía ha engendrado una epidemia de soledad, desesperación y alienación.

Pero no fuimos creados para ser autosuficientes. Fuimos creados para vivir conectados con Dios y entre nosotros.

¿QUÉ QUIERE DECIR JESÚS CON LA VID Y LOS PÁMPANOS?


Escuche ahora a Jesús cuando comienza una de sus declaraciones más asombrosas: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos...” (Juan 15:5). Una declaración tan simple, pero puede pasar toda la vida sondeando sus profundidades. Exploremos su significado.

Yo soy la vid verdadera y  mi padre es el labrador


Jesús menciona primero que Él es la vid unos versículos antes: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador” (Juan 15:1). Hay varias referencias del Antiguo Testamento que hablan de que Israel es una vid, plantada y cuidada por Dios. Sin embargo, en lugar de dar buenos frutos, fue degenerado. Era una vid falsa.

En este contexto, Jesús habla de sí mismo como la vid verdadera, la que dará buenos frutos para la aprobación y la gloria de su Padre.

(También puedes leer: Espada de dos filos)

Ahora entendemos un poco más sobre nuestro versículo en cuestión. Jesús es la vid, la verdadera fuente de vida para nosotros los creyentes. Somos ramas o pámpanos conectados a Él, es decir, a la vid extrayendo esa vida de Él como los pámpanos o ramas extraen los nutrientes necesarios para sobrevivir y florecer.

A primera vista, podemos asumir que las ramas o pámpanos dan fruto, pero en otro sentido, es realmente la vid la que hace que todo suceda. El punto es: hay tal interconexión que mientras nosotros hacemos el trabajo, Jesús también lo hace en nosotros.

Pero hay aún más aquí en esta breve declaración. Cuando Jesús dice que Él es la vid, es la última de una serie de declaraciones que Él hace en el evangelio de Juan usando la misma forma: “Yo soy el Pan de vida , Yo soy el Buen Pastor, Yo soy la Resurrección y el Vida."

El uso repetido de "Yo soy" sugiere el nombre que Dios le dio a Moisés para llamarlo: "Yo soy el que soy" ( Éxodo 3:14 ). Jesús está dando a entender que Él es la vid de la que proviene toda vida, que Él es en verdad Dios manifestado en carne.

Toda vida en el orden creado vino a través de Jesús (Juan 1:3), y la nueva vida del Reino ahora también fluye de Él.

¿QUÉ SUCEDÍA EN JUAN 15 CUANDO JESÚS DIJO YO SOY LA VID, VOSOTROS LOS PÁMPANOS?


Más ayuda para entender las palabras de Jesús viene cuando miramos el contexto. ¿Qué estaba pasando en Juan 15 cuando pronunció Yo soy la vid y vosotros los pámpanos? Juan 14-17 a menudo se llama el Discurso de la Última Cena porque fue la última vez que enseñó a los doce discípulos. Él ya está mirando por encima del acantilado, hacia la oscuridad. Está a punto de caer con la cruz. 

Unas horas después de terminar estas palabras, es arrestado, juzgado y crucificado. Sabe que el final está cerca. Sin embargo, con todo el horror al que se enfrenta, todavía quiere preparar a los discípulos para su partida lo mejor que pueda.

(También puedes visitar la sección de prédicas cristianas escritas)

El significado del contexto ahora se vuelve claro. Cuando alguien se acerca a la muerte, ¿De qué habla? ¿Qué quieren decir? A menudo son palabras de gran importancia, palabras que revelan los amores profundos y las preocupaciones del corazón. Son palabras que hay que decir antes de que llegue la muerte. Así es exactamente como deberíamos ver las palabras de Jesús, Yo soy la vid, vosotros los pámpanos, en Juan 15:5.

Jesús está diciendo algo muy cercano a Su corazón, esperando que lo escuchemos y recibamos esas palabras.

¿A QUÉ CLASE DE VID SE REFIERE JESÚS AL DECIR YO SOY LA VID, VOSOTROS LOS PÁMPANOS?


Jesús dijo Yo Soy la vid y vosotros los pámpanos


Muchos de nosotros somos urbanitas, habiendo dejado la vida de la finca. Entonces, los contextos agrícolas comunes en la época de Jesús a veces necesitan una pequeña explicación. ¿De qué tipo de vid estaba hablando Jesús aquí? Ni una enredadera de hiedra venenosa, ni una enredadera silvestre que crezca en un árbol en el bosque, ni una enredadera que cubra una casa vieja.

(También te puede interesar: Dios pelea mis batallas)

Las alusiones al Antiguo Testamento dejan bastante claro que se trataba de una vid, que a menudo se usaba para hacer vino. Esto era tan común como cultivar maíz en Kansas o papas en Idaho. De hecho, la vid se menciona con más frecuencia que cualquier otra planta en toda la Biblia.

Esto está en consonancia con la forma en que Jesús enseñó a lo largo de Su ministerio, tomando los elementos cotidianos como analogías de las verdades del Reino.

El que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis


Después de que Jesús declara que Él es la vid y nosotros los pámpanos, el resto de Juan 15:5 dice así: “... el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis".

La acción clave es permanecer. Se traduce de diferentes formas: quedarse, permanecer, vivir, vivir en unión. Me gusta decirlo así: “Si te quedas en casa en mí y yo me quedo en casa en ti, darás mucho fruto”. 


Jesús debe ser una parte tan importante de nuestra existencia diaria que se sienta como en casa. Hablar con Él se convierte en como hablar con tu mejor amigo. Estar con Él es como estar en casa en tu sofá favorito.

Nos volvemos como Jesús y hacemos sus grandes obras no esforzándonos más o bombeando algún tipo de energía espiritual. Hacemos todo esto simplemente quedándonos en casa con Él. Dar fruto entonces simplemente sucede, porque en última instancia es Su fruto, no el nuestro.

Para hacer este punto aún más fuerte, Jesús concluye este versículo afirmando la misma verdad en forma negativa: No hay nada que puedas hacer en términos de dar fruto por ti mismo. Nada. Cero. 

¿Dónde más explica la Biblia el concepto de permanecer en Jesús?


El otro lugar en el Nuevo Testamento que describe algo paralelo a permanecer en Jesús son las cartas de Pablo. Es su lema, una simple expresión de dos palabras que se repite continuamente: En Cristo.

(Quizás te puede interesar: Un corazón contrito y humillado)

Pablo usa esta frase para describir casi todo sobre ser un seguidor de Jesús. No solo estamos creyendo un conjunto de verdades. No solo practicamos una ética sana. No solo estamos haciendo cosas buenas por los demás. Estamos en Cristo, literal y figurativamente.

Estamos tan cerca de Él que cuando Él murió en la cruz, nosotros morimos con Él, y cuando Él se levantó de entre los muertos, nosotros también lo hicimos a una nueva vida (ver Romanos 6: 1-10 ).

Incluso para darle más forma a la idea, Pablo usa otra metáfora. Somos el cuerpo de Cristo y él es la cabeza. Toda nuestra vida depende de permanecer conectados con Él, permanecer en Él (ver 1 Corintios 12: 12-27 ). ¡Tratar de hacer lo contrario sería intentar funcionar como un cuerpo decapitado!

¿CÓMO PERMANECER EN JESÚS? COMO LA VID Y LOS PÁMPANOS


Ahora al punto más importante. ¿Cómo hacemos esto? ¿Cómo aprendemos a permanecer en Jesús para que Él se convierta en nuestra vid? Jesús creyó que podíamos; de lo contrario, nunca nos lo hubiera pedido.

Aquí hay cuatro sugerencias para comenzar. Pruebe uno y vea a dónde lo lleva:

1. Inventario: Antes de acostarse cada noche, haga un breve inventario del día. Si no permanecemos en Jesús como la vid y los pámpanos, simplemente nos quedamos en otro lugar: Con ansiedad , ira, miedo, vergüenza, ambición, entumecimiento, ensimismamiento. Pregúntese: "¿Dónde me quedé hoy?" Luego hable con Jesús sobre su deseo de permanecer más en él como la vid y los pámpanos

2. Escuchar: La permanencia ocurre cuando recién comenzamos la conversación con Jesús. Empiece cada mañana por tener una conversación con Él sobre algún pasaje de las Escrituras y el día que viene. Entonces quédate quieto por unos momentos. Pregúntale a Jesús: "¿Qué quieres decirme?" Jesús siempre está tratando de hablarnos, pero a menudo no nos tomamos el tiempo para escuchar.

3. Gratitud: Una de las formas más seguras de aprender a permanecer en Jesús es practicar la gratitud. Tómate un tiempo con regularidad para dar gracias. Use estas categorías, cada una por unos minutos, para notar cosas: De gracias por lo que ha visto, luego por lo que ha escuchado, luego por lo que ha tocado con sus manos, luego a qué lugares lo han llevado sus pies, y finalmente lo que su corazón ha amado.

Permanecer en Jesús, como la vid y los pámpanos, no es solo una de las muchas cosas que se nos pide que hagamos como seguidores de Jesús. Es la única cosa de la que procede todo lo demás. Perder esto es perderlo a Él. Y extrañarlo es perderlo todo.