Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

MÍA ES LA VENGANZA DICE EL SEÑOR, SIGNIFICADO BÍBLICO


MÍA ES LA VENGANZA DICE EL SEÑOR, DEUTERONOMIO 32:35

Mía es la venganza, dice el Señor. Biblia

¿Qué quiere decir Dios con Mía es la venganza en Deuteronomio 32:35?


Mía es la venganza y la retribución; a su tiempo su pie resbalará, porque el día de su aflicción está cercano, Y lo que les está preparado se apresura” (Deuteronomio 32:35)

(También te puede interesar: La falta de perdón trae consecuencias)

Existimos en un mundo de dualidad donde muchos aspectos de la vida se dan por parejas. Bien y mal. Esposo y esposa. Esperanza y desesperación. Joven y viejo. Dios y Satanás. Dentro de esta dualidad, también tenemos virtud y pecado. Uno describe lo que hacemos bien, el otro, lo que hacemos mal.

Si se nos pregunta, la mayoría de nosotros nos asociaremos con cualidades positivas antes de decir algo negativo. Algunos de nosotros puede que no digamos nada negativo en absoluto. La verdad, sin embargo, es que poseemos atributos tanto positivos como negativos. Los aspectos negativos son los que nos hacen pecadores ( Romanos 3:23 ). Si todos han pecado, entonces todos hemos cometido males contra Dios y otras personas.

La pereza, la calumnia, la violencia, la mentira, el robo, la violación, el asesinato, el abuso, la lista de nuestros pecados colectivos sigue y sigue. ¿Qué debemos hacer después de que se haya cometido el pecado? Como cristianos, nos apresuramos a decir perdón. Eso es lo que Cristo le dijo a Pedro cuando abordó el tema (Mateo 18:22). Eso es lo que nos decimos hoy, pero ¿Cuántos de nosotros perdonamos tan rápido? ¿Y cuántos de nosotros perdonamos tanto?

MUCHAS VECES LA SOCIEDAD NO ACTÚA POR PERDÓN SINO POR VENGANZA


Durante una época en la que la cultura de la cancelación es popular en Estados Unidos, la sociedad no actúa por perdón sino por venganza. Alguien ha pecado y queremos imponer consecuencias por su maldad. 


La cultura de la cancelación o cancel culture "consiste en retirar el apoyo o cancelar a una persona que hizo o dijo algo ofensivo o cuestionable".

Incluso fuera de la cultura de cancelación, a veces, cuando la gente nos ofende, queremos devolver el golpe. Tal vez ignoramos la llamada telefónica o el mensaje de texto de alguien, pasamos junto a ellos sin hablar o nos volvemos bruscos cuando nos hablan, todo en un esfuerzo por vengarnos.

De un vistazo, esto parece factible. Hay consecuencias por nuestras acciones. Tenemos leyes y un sistema de justicia para que las personas rindan cuentas. ¿No se venga la ley de alguien por sus fechorías? ¿Por qué no deberíamos?

MÍA ES LA VENGANZA DICE EL SEÑOR, NO ES NUESTRA


La venganza es mía dice el Señor


Dios dice mía es la venganza, es decir, que la venganza es suya, no nuestra. Si bien tenemos un sistema de leyes, cualquier sistema que no cumpla con las Escrituras no está aprobado por Dios. Y Dios no ha aprobado que nos venguemos personalmente de las personas.

¿Qué hace que la venganza de Dios sea tan diferente de la nuestra? ¿Qué quiere decir la Escritura con la palabra venganza? Con una mirada más profunda a las Escrituras, podemos llegar a la raíz de este versículo.

¿Cuál es el significado de mía es la venganza en Deuteronomio 32:35?


El libro de Deuteronomio fue escrito por Moisés. En este capítulo, describe una imagen de Dios que, según los estándares modernos, no es muy gentil. El profeta habla en nombre del Señor, presentando un mensaje a los judíos sobre la naturaleza inquebrantable, justa y poderosa de Dios. El mensaje no es una profecía, sino más bien una canción y el carácter de Dios sobre el que leemos es el que está disgustado con el pecado. Más específicamente, Dios está enojado por los pecados de su pueblo.

(Podría interesarte: Dios pelea mis batallas)

Dios está al tanto de las malas acciones de los judíos, estaban adorando ídolos falsos. Moisés llama a los judíos por sus pecados al considerarlos como una “generación torcida y perversa” (Deuteronomio 32:5-6). Continúa recordándoles que Dios es su Padre y Creador. Cuando pecaron, no estaban reconociendo estos títulos. En cambio, creyeron y promovieron dioses falsos.

Moisés quiere recordarle a su pueblo que Dios ha vigilado cada uno de sus pasos. Quiere que crean esta verdad. Lo logra citando a Jacob como ejemplo. Jacob es representante de los judíos. Entre los versículos 10 y 14, leemos que Dios bendijo y proveyó para Jacob. Después de esas líneas, Moisés continúa haciendo referencia a Jesurún, un nombre poético para Israel, diciendo que la nación se rebeló contra Dios. La nación engordó con las bendiciones de Dios y, a pesar de la bondad de Dios, se rebelaron. Provocaron a Dios, lo ignoraron y pusieron a otros dioses falsos en primer lugar.

La rebelión hizo que Dios se enojara. Moisés cita al Señor algunas veces en este pasaje. Las citas presentan las formas en que Dios recompensará a la gente por sus pecados. Ahí es cuando leemos sobre la venganza y la retribución de Dios en el versículo 35

Mía es la venganza, o la venganza que Dios declara no se limita a los judíos


Sin embargo, la venganza que Dios está declarando no se limita a los judíos. Curiosamente, en la siguiente línea, leemos que Dios “juzgará a su pueblo” y “Y por amor de sus siervos se arrepentirá” (Deuteronomio 32:36 ). Este es el lado más amable de Dios, justo después de leer sobre su venganza.

(Te puede interesar: Vida Cristiana)

En la última estrofa del cántico, Moisés le dice a Israel que son el pueblo de Dios (Deuteronomio 32:43). Dios se vengará de sus adversarios. En esta canción, no escuchamos de Moisés que Dios quiere que su pueblo elimine cualquier agravio personal. Él está a cargo de eso, pues dijo mía es la venganza. 

Si bien podemos tener un deseo de venganza, aparentemente el Señor también lo tiene. Quiere que lo dejemos a cargo; pues recordemos que dijo "mía es la venganza". La razón por la que sabemos esto, además de este pasaje de Moisés, son las enseñanzas de Jesús sobre el perdón.

SE NOS DICE MÍA ES LA VENGANZA DICE EL SEÑOR, PERO ¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA VENGANZA?


La idea de ojo por ojo es eliminada, pues mía es la venganza dice el Señor


Reconsiderando la idea de dualidad, el pecado se observa de manera diferente en el Antiguo Testamento frente al Nuevo Testamento. Del primero, extraemos la idea de ojo por ojo. Luego, en el Nuevo Testamento, Jesús aboga por el perdón (Mateo 5: 38-39 ). 

(También puedes visitar la sección de Prédicas Cristianas Escritas)

La canción de Moisés no menciona ningún sentimiento de ojo por ojo. La venganza pertenece a Dios. Complementando esta idea, en el Nuevo Testamento aprendemos que la ira humana no puede lograr el grado de justicia de Dios (Santiago 1:20).

Teniendo en cuenta tanto las ideas como lo que Dios dice sobre el pecado, podemos concluir que la venganza no está mal, pero la forma en que actuamos nuestras emociones puede serlo. Dios siente ira, pero Dios es bueno. Sentimos enfado, pero no siempre somos buenos.

Por lo tanto, podemos sentirnos justificados en nuestro enojo, pero como el pueblo de Dios de antaño, nuestras emociones pueden desviarnos. Dado que somos pecadores, podríamos usar nuestra ira de una manera que no agrada al Señor

La Biblia presenta varios ejemplos de lo mencionado anteriormente. El mismo Moisés asesinó a un hombre después de experimentar ira. Decidió por sí mismo adquirir venganza y pecó en el proceso cuando la Biblia dice mía es la venganza. Solo confiando en Dios podemos asegurarnos de que cualquier venganza infligida se haga con justicia.

¿CÓMO APLICAMOS EL VERSÍCULO SOBRE MÍA ES LA VENGANZA A NUESTRA VIDA?


Depender de Dios para la venganza no significa que debamos abolir nuestro sistema legal. 


Tener leyes y consecuencias es lo que también tenían los judíos. Jesús nunca pidió que aboliéramos todas las leyes. De hecho, Estados Unidos se construyó sobre valores judeocristianos que han sido imbuidos en nuestro sistema legal. 

Por ejemplo, sabemos que el asesinato, la violación y el robo están mal debido a la Biblia, no a los estándares sociales. No todas las sociedades consideran incorrectas esas acciones. Lo que se enseñó en la Biblia se convirtió en ley, aunque eso ha ido cambiando para peor en algunas partes del país.

(Podría interesarte: Niveles de fe)

No obstante, donde la ley y la Escritura no concuerdan, nosotros, como cristianos, sabemos que debemos elegir a Dios sobre la ley cada vez. Con respecto a la venganza, la Palabra de Dios puede requerir que reconsideremos nuestras posiciones sobre cosas como la pena de muerte. 

Además, si Dios está a cargo de la venganza, entonces debemos asegurarnos de que trabajamos para perdonar a los demás. Hay consecuencias por el pecado, pero Dios está a cargo de ellas, no de nosotros. No es necesario que intentemos compensar a las personas que nos ofenden.

Podemos usar la ley, pero tomar el asunto en nuestras propias manos para causar sufrimiento a otras personas puede llevarnos a la ruina. Evitemos esto confiando en Dios.

MÍA ES LA VENGANZA, YO PAGARÉ, DICE EL SEÑOR


La venganza es una idea con la que la mayoría de nosotros estamos familiarizados e incluso deseamos en un momento u otro. Nuestro deseo de venganza es en parte la razón por la que miramos con admiración a los superhéroes de ficción como Batman. Él y otras personas similares, ficticias o no, operan fuera de la ley utilizando métodos "no convencionales" para hacer el trabajo y hacer justicia. Deseamos justicia, pero no siempre queremos seguir el camino de Dios hacia ese fin.

(También puedes leer: Amar a nuestros enemigos)

Pero la venganza no debe tomarse por nuestra propia voluntad. En cambio, confiemos en el Señor de todo corazón y veamos lo que Él quiere que se haga, pues mía es la venganza dice el Señor.

“No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres " ( Romanos 12:17 ). También recuerda lo que dice Romanos 12:19: "No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor"