Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL LUGAR SANTO DEL TABERNÁCULO


EL LUGAR SANTO

El lugar santo en el tabernáculo de Moisés

Cuando uno entraba al Tabernáculo de Moisés desde el recinto exterior, el Lugar Santo fue la primera habitación que se encontró. Se requería que los sacerdotes fueran ritualmente puros al ingresar al Lugar Santo, por lo tanto, la Fuente de Bronce (Que se discutirá en otro artículo) se usó afuera antes de ingresar al Lugar Santo. Esta área era santa por su proximidad al Arca de la Alianza y la presencia de Dios. Dios también separó esta área para rituales especiales y sacrificios que los sacerdotes debían hacer.

En el momento de la construcción del tabernáculo de Moisés, solo Aarón y sus hijos podían entrar y servir en el Lugar Santo. Éxodo 27:21 registra estas instrucciones:

"En el tabernáculo de reunión, afuera del velo que está delante del testimonio, las pondrá en orden Aarón y sus hijos para que ardan delante de Jehová desde la tarde hasta la mañana, como estatuto perpetuo de los hijos de Israel por sus generaciones"

A Aarón y sus hijos, sin embargo, no se les permitió entrar dentro del velo. Note que la Biblia solo dice "fuera del velo que está delante del testimonio". El Arca se conoce nuevamente como el testimonio. 

Recuerde que solo el Sumo Sacerdote podía entrar al Lugar Santísimo, dentro del velo ante el Arca y el Propiciatorio, que albergaba la presencia de Dios. El Sumo Sacerdote del tabernáculo de Moisés, en este momento, era el mismo Moisés. Solo él entró en el Lugar Santísimo.

(También te puede interesar: Ofreciendo fuego extraño)

No obstante, este fue un servicio especial reservado para Aarón y sus descendientes. El Lugar Santo se separó del ajetreo y el bullicio del recinto exterior donde se llevaban a cabo sacrificios de animales en nombre de la gente. 

Uno puede asumir con seguridad que dentro del Lugar Santo las cosas estaban muy tranquilas y solemnes, iluminadas por el suave resplandor de la luz de las velas que rebotaba en el oro, lleno del dulce olor del incienso quemado. Habría sido una escena muy diferente del ajetreado trabajo de los sacerdotes, los constantes sacrificios y los ruidosos balidos de los animales afuera.

Dentro del Lugar Santo había tres objetos sagrados, cada uno con un propósito y función específicos. Estos tres muebles sagrados eran la Mesa de la Proposición, el Candelabro de Oro o Menorah y el Altar del Incienso. Después de la descripción del Arca, la Biblia da la descripción de la Mesa de la Proposición.

LA PUERTA Y EL LUGAR SANTO (ÉXODO 26:36-37)


El primer cuarto al que entramos es el Lugar Santo, llamado a veces la “Primera División” del Tabernáculo. Es mencionado por Pablo como la primera parte del Tabernáculo (Hebreos 9:6). En este cuarto hallamos tres muebles: El candelero, la mesa de los panes de la Proposición y el altar dorado. Nadie sino los sacerdotes fueron permitidos entrar a este lugar.

Nosotros, como hijos del Padre:

1. Somos hechos cercanos por la sangre de Cristo (Efesios 2:13).

2. Somos linaje escogido, real sacerdocio ofreciendo sacrificios espirituales (1 Pedro 2:5-9; Hebreos 13:5; Filipenses 4:18; Romanos 12:1).

También puedes leer: El arca de la alianza)

(a) Jesús como el Sumo Sacerdote en la dispensación del Nuevo Testamento, tiene que ser nuestro Padre si es que nosotros también somos sacerdotes, porque nadie podía ser sacerdote en el Tabernáculo sino los hijos del Sumo Sacerdote (Hebreos 7:24-26; 9:11).

A. La Puerta al Lugar Santo:


1. La tela fue igual a la de la puerta del atrio (Éxodo 27:16-17).
a. Sólo Jesús pudo decir “Yo soy la Puerta” (Juan 10:9).

2. La cortina de la puerta fue colocada sobre cinco columnas (Éxodo 26:37)

a. La puerta del atrio tenía cuatro columnas; un tipo de los cuatro Evangelios demostrando las cuatro versiones de Cristo como el Hijo de Dios y el Hijo del Hombre.

b. Las cinco columnas de esta puerta revelan a los cinco Apóstoles que escribieron en las Epístolas demostrando a Cristo como el Señor Hablan de Cristo en una manera triple:

(1) Su obra (pasado, presente, futuro)
(2) Su vida (pasado, presente, futuro) (Hebreos 13:8). 
(3) Su plenitud (pasado, presente, futuro)


3. Las columnas fueron hechas de la misma madera como las tablas (Éxodo 26:37 con los versículos 15 y 29), simbolizando la unidad de la iglesia, que es un cuerpo (1 Corintios 12:12-13).

4. Las basas fueron hechas de bronce. Otra vez, como en muchas ocasiones, tenemos simbolizado el juicio que Cristo llevó por nuestros pecados (Isaías 53:4-6, 8; Romanos 4:25; 1 Pedro 2:24; 3:18).

B. La puerta es un tipo de Cristo (Juan 10:7). 


Una puerta habla de una entrada o acceso a un lugar

1. Cristo es la puerta para entrar en la familia de Dios:
a. Somos hijos del diablo y la ira por el nacimiento natural (Juan 8:44; Efesios 21-3).
b. Somos hijos de Dios por el Nuevo nacimiento (Juan 1:1213; Gálatas 3:26; 1 Juan 31-2).

2. Cristo es la puerta de la iglesia. La iglesia no es una organización humana, sino el cuerpo vivo y divino de Cristo (1 Corintios 12:12-13; Efesios 1:21-23).

(Podría interesarte: El mediador de un nuevo pacto)

a. La iglesia no da acceso a Cristo, sino El da acceso a la iglesia (Mateo 16:18; Hechos 2:47).
b. Ninguna cultura, ciencia, obras buenas o religión jamás hará de un alma un miembro de la iglesia (Juan 1:11-12; Juan 31-7; 1 Pedro 1:22-23).

3. Cristo es la puerta a todos los privilegios del Evangelio. Tenemos que esperar por la PROMESA antes de recibir las promesas (Juan 7:37-38; Hechos 1:4; 2:39).
a. Sólo los que creen pueden recibir el Espíritu Santo (Marcos 16:16; Juan 14:17).
b. Cristo es el Señor del creyente y no del incrédulo (Romanos 4:24; 1 Corintios 12:3).

C. Había UNA sola puerta al Lugar Santo:


1. Cristo es el único Salvador (Mateo 1:21; Lucas 19:10; Hechos 4:12).
2. Cristo es el único camino al Padre (Juan 14:6).
3. Hay un solo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Jesucristo (1 Timoteo 2:5).

D. La puerta abierta en el tabernáculo

 
Como la Puerta estaba abierta en el Tabernáculo para todos los que habían pasado el altar y la fuente, así está abierta la puerta al Espíritu Santo para todos los que se han arrepentido y que se han bautizado.

1. Cualquiera que acepta las provisiones del Evangelio puede entrar (Juan 3:16-18; Tito 2:11; 1 Juan 21-2).

2. Ninguna persona es demasiado mala y pecadora (Mateo 12:31).

3. Los que no reconocen que ellos mismos son pecadores perdidos son demasiado “buenos” para ser salvados (Mateo 9:12-13).

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

4. La puerta se cerrará cuando se cierre esta dispensación.
a. Esta época o dispensación es el día de salvación (11 Corin- tios 6:21,1.
b. Dios está recogiendo de los gentiles un pueblo para Su nombre (Hechos 15:14; Apocalipsis 5:9-10).
c. Los que menosprecian la bondad de Dios ahora (el plan del evangelio), están atesorando para sí mismos la ira de Dios (Romanos 2:4-9).