Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL MISTERIO DE CRISTO EN LAS ESCRITURAS HEBREAS


Por: Daniel. L. Segraves

HERMENÉUTICA APOSTÓLICA: EL MISTERIO DE CRISTO (COSAS DIFÍCILES DE ENTENDER)

Biblia abierta, el misterio de Cristo en las escrituras hebreas
El título de este documento no pretende sugerir que las Escrituras no pueden ser entendidas. Sin embargo, sí reconoce que Pedro tenía razón cuando dijo que Pablo escribió algunas cosas que son difíciles de entender y que hay "personas no enseñadas e inestables [que] tuercen [estas cosas] para su propia destrucción, como también las otras escrituras” (2 Pedro 3:16). 
Varias ideas surgen de este versículo: 

(1) Las cartas de Pablo son Escritura
(2) Es espiritualmente peligroso ser "no enseñado" e "inestable"; 

(3) Algunas cosas que escribió Pablo son difíciles de entender, aparentemente incluso para aquellos a quienes se les enseña y son estables. Esto no significa que no se puedan entender. Las siguientes palabras de Pedro sugieren que con alerta espiritual es posible la comprensión, y esta comprensión dará como resultado un crecimiento en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

La referencia de Pedro al crecimiento en la gracia y el conocimiento de Jesucristo se conecta con importantes declaraciones sobre la interpretación bíblica hechas por el mismo Jesús. A los discípulos en el camino de Emaús, Jesús les dijo: "¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer en todo lo que los profetas han dicho!" (Lucas 24:25). 

Jesús comenzó "desde Moisés y a todos los Profetas" y les explicó "en todas las Escrituras lo que concierne" (Lucas 24:27). Más tarde, cuando Jesús desapareció de la vista de los discípulos mientras compartían una comida, se dijeron unos a otros:

“¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras hablaba con nosotros en el camino y mientras nos abría las Escrituras? " (Lucas 24:32) Estos discípulos entendieron las Escrituras hebreas solo cuando Jesús explicó las Escrituras en términos de lo que dijeron acerca de Él. [1]

(Quizás te puede interesar: El Mesías Según el Evangelio de Juan)

Del mismo modo, Jesús abrió la comprensión del grupo más grande de discípulos reunidos. Él les permitió comprender las Escrituras, diciendo: 

“Estas son las palabras que te dije mientras aún estaba contigo, que todas las cosas deben cumplirse que están escritas en la Ley de Moisés y los Profetas y los Salmos acerca de mí. Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo sufriera y resucitara de entre los muertos al tercer día, y que el arrepentimiento y la remisión de los pecados se predicaran en su nombre a todas las naciones, comenzando en Jerusalén "(Lucas 24: 44, 46-47).

Estas palabras, que Jesús habló justo antes de su ascensión, nos dicen que la historia esencial de la redención se encuentra en el Antiguo Testamento antes de que se encuentre en el Nuevo Testamento. De hecho, hay detalles sobre la vida y obra de Cristo registrados en el Antiguo Testamento que nunca llegaron al Nuevo Testamento.

El lanzamiento de la Biblia de referencia Scofield en 1909 tuvo una profunda influencia en la hermenéutica adoptada por muchos pentecostales de principios del siglo XX. Aunque Scofield no sentía empatía por el movimiento pentecostal, su "dispensacionalismo con su intenso énfasis en la escatología futurista tenía un fuerte atractivo para ellos". [2] 

Era típico de los pentecostales creer que el derramamiento del Espíritu Santo era una señal de que la Segunda Venida estaba a la vuelta de la esquina. Adoptaron un enfoque escatológico, y la escatología cuidadosamente trazada de Scofield les proporcionó una plantilla lista.

Sin embargo, fue inmediatamente necesario que los pentecostales modificaran el dispensacionalismo scofieldiano, porque aunque el "sistema". . . proporciona un método conveniente para organizar la historia bíblica y enseña que es posible encajar la gama completa de Escrituras proféticas en algo así como un rompecabezas complicado ", [3] también afirmó" que los dones del Espíritu, especialmente lo que se ha llamado ' los dones sensacionales 'o' dones de signos '(curación, fe, obra de milagros y lenguas), se limitaron a la era apostólica". [4] 

Aunque el sensacionalismo fue rechazado por los pentecostales, "la comprensión dispensacional de la iglesia, también como escatología, ha influido en la teología pentecostal ". [5]

Scofield no solo limitó la dimensión sobrenatural de Pentecostés al primer siglo. También vio a la iglesia como un misterio no previsto en las Escrituras hebreas. [6] Pero si hay una desconexión entre la iglesia y el Antiguo Testamento, el valor del Antiguo Testamento para la iglesia se minimiza. 

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

¿Cómo debemos ver el hecho de que el Nuevo Testamento cita, parafrasea o alude al Antiguo Testamento casi 800 veces, especialmente cuando estas referencias al Antiguo Testamento a menudo están en la categoría de motivos de cumplimiento? 

En un libro de texto utilizado en muchas escuelas bíblicas pentecostales a mediados del siglo XX, el autor afirmó: "Excepto que se prometió la bendición a los gentiles. . . la iglesia era desconocida para los profetas".

Implícito en la explicación de Jesús de las Escrituras hebreas es que son ricas en cristología, soteriología (doctrina de la salvación), neumatología (doctrina del Espíritu Santo) y eclesiología (doctrina de la iglesia). 

Una lectura del Nuevo Testamento indica que los apóstoles y otros involucrados en las escrituras entendieron y desarrollaron estos temas. Un examen del uso de las Escrituras por parte de Pablo demuestra este punto.

PABLO Y EL MISTERIO DE CRISTO


Para el dispensacionalismo scofieldiano, estas palabras de Pablo significan que no hay anticipación de la iglesia en el Antiguo Testamento:

Por esta razón, yo, Pablo, el prisionero de Cristo Jesús para ustedes, gentiles, si realmente han oído hablar de la dispensación de la gracia de Dios que me fue dada para ustedes, cómo eso, por revelación, me hizo conocer el misterio (como Ya he escrito brevemente, por el cual, cuando lees, puedes entender mi conocimiento en el misterio de Cristo), que en otras épocas no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora el Espíritu lo ha revelado a Su santos apóstoles y profetas: que los gentiles deben ser herederos, del mismo cuerpo y participantes de su promesa en Cristo a través del evangelio, del cual me convertí en ministro de acuerdo con el don de la gracia de Dios que me fue dada (Efesios 3: 1-7).

La frase "que en otras épocas no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como se ha revelado ahora" se entiende que no había revelación de la iglesia en las Escrituras hebreas. [7] El ultradispensacionalismo llega a decir que no hubo revelación de la iglesia antes de Pablo. [8]

Una lectura completa de Pablo indica, sin embargo, que estos puntos de vista son incorrectos. En lugar de rechazar cualquier revelación de la iglesia antes de la suya, el punto de Pablo es que disfrutaba de una comprensión más completa de las Escrituras hebreas que la de los escritores originales de esas Escrituras. 

Para la consideración de la hermenéutica, esto valida la idea de que la parte debe ser interpretada en vista del todo. 

Pablo solo podía entender por su situación, o por su horizonte hermenéutico, pero su horizonte era más amplio que el de los escritores de las Escrituras hebreas, no solo porque poseía algo nunca poseído por nadie más que por los escritores finales de las Escrituras hebreas, todo el canon hebreo, sino también porque su horizonte incluía el conocimiento de que Jesucristo era el Mesías prometido y una plenitud del Espíritu Santo nunca disfrutada por aquellos quien vivió antes de la era del Nuevo Pacto (Hechos 9:17). 

Pero su horizonte se extendió incluso más allá de esto para incluir la porción del Nuevo Testamento que se escribió durante su vida.

La revelación a la que Pablo se refirió en Efesios 3 no fue algo que Dios le dio a Pablo aparte de las Escrituras hebreas. En otras palabras, esta revelación no era algo diverso y superior a las Escrituras. 

No fue algo inesperado en las Escrituras. Sabemos esto porque el ministerio de Pablo, desde el principio, es rico en el uso de las Escrituras hebreas para proclamar a Cristo como el Mesías prometido y el trabajo que Cristo está haciendo en la iglesia como el cumplimiento de la profecía hebrea. 

La revelación no era, por lo tanto, algo radicalmente nuevo; era una perspectiva de las Escrituras hebreas que no disfrutaban completamente quienes las escribieron o quienes las interpretaron antes de la era del Nuevo Pacto.

Quizás no sea sorprendente que el dispensacionalismo niegue cualquier anticipación de la iglesia en las Escrituras hebreas; esa es la naturaleza del sistema. Pero incluso FF Bruce, en sus comentarios sobre Ef 3: 5, afirma que aunque las Escrituras hebreas anticipaban la bendición de Dios sobre los gentiles, el hecho de que esta "bendición de los gentiles implicaría la destrucción de la antigua línea de demarcación que los separaba de los judíos y la incorporación de creyentes gentiles junto con creyentes judíos "fue algo que" no se había previsto ". [9] 

A. Skevington Wood, sin embargo, ve la revelación como una cuestión de grado:" Aunque la bendición de los gentiles a través de el pueblo de Dios se reveló en el AT desde Génesis 12: 3 en adelante, no se proclamó tan completa ni tan extensamente como bajo la nueva dispensación ". [10]

Sin embargo, estos puntos de vista no abordan la posibilidad de que el misterio descrito por Pablo se haya encontrado en las Escrituras hebreas, sino que la razón por la que "no se dio a conocer a los hijos de los hombres" (Ef 3: 5) fue que el horizonte disponible antes de la era del Nuevo Testamento prohibía la comprensión más completa ahora disponible para Pablo, así como para todos los santos apóstoles y profetas. 

Que esto es al menos una posibilidad es evidente no solo por el uso cristológico de Pablo de las Escrituras hebreas sino también por su uso eclesiológico del Antiguo Testamento. Nuevamente, el punto puede ser que su revelación no fue algo nuevo sino que fue una comprensión más amplia y profunda de lo que ya había sido revelado en las Escrituras.

De lo contrario, esperaríamos que Pablo no apelara a las Escrituras hebreas en su declaración del evangelio, incluyendo la unión de gentiles y judíos en un solo cuerpo. Pero este no es el caso. Pablo arraiga su enseñanza exclusivamente en las Escrituras.

EL MISTERIO DE CRISTO EN LA LEY Y LOS PROFETAS


Pablo declaró que lo que él creía era lo que estaba escrito en la Ley y los Profetas (Hechos 24:14). No había hecho nada ofensivo contra la ley de los judíos o el templo (Hechos 25: 8). Fue llamado ante Agripa "por la esperanza de la promesa hecha por Dios a [los] padres" (Hechos 26: 6).

En un llamamiento muy claro a las Escrituras hebreas por su mensaje, incluida la inclusión de los gentiles por igual con los judíos, Pablo le dijo a Agripa que no dijo nada más que esas cosas "que los profetas y Moisés dijeron que vendrían: que Cristo sufriría, que Él sería el primero en resucitar de entre los muertos y proclamaría luz al pueblo judío y a los gentiles ”(Hechos 26: 22-23).

En lugar de reclamar innovación para su mensaje, Pablo insistió en que no dijo nada nuevo. [13] Después de llegar a Roma, Pablo le dijo a la comunidad judía allí que no había hecho nada contra el pueblo judío o los padres (Hechos 28:17). En cambio, estaba obligado "por la esperanza de Israel" (Hechos 28:20). Él "explicó y testificó solemnemente del reino de Dios, persuadiéndolos acerca de Jesús tanto de la Ley de Moisés como de los Profetas" (Hechos 28:23).

Cuando escribió a los creyentes en Roma, una iglesia que incluía judíos y gentiles, Pablo declaró que el evangelio de Dios era "lo que prometió antes a través de sus profetas en las Sagradas Escrituras" (Rom 1: 1-2).

La Ley y los Profetas dan testimonio de la justicia de Dios a través de la fe en Jesucristo “a todos y sobre todos los que creen. Porque no hay diferencia ”(Rom 3: 21-22). La carta a los romanos es una carta de la iglesia; Pablo establece la igualdad de judíos y gentiles en la iglesia de las Escrituras hebreas.

El hecho de que Abraham fue justificado antes de la circuncisión fue con el propósito de demostrar que los gentiles, no solo los judíos, son los destinatarios de la justicia imputada (Rom 4:11). Abraham es igualmente el padre de los gentiles creyentes y de los judíos creyentes (Rom 4: 16-18).

Oseas e Isaías anticiparon la inclusión de gentiles creyentes (Rom 9: 24-29). Incluso Moisés escribió sobre la justicia de la fe en la que no hay distinción entre judío y gentil (Rom 10: 5-12), como lo hizo Joel (Rom 10:13). [14] En un llamado extendido a las Escrituras hebreas para demostrar la inclusión de los gentiles, Pablo indica que esta inclusión "confirma [s] las promesas hechas a los padres" (Rom 15: 8-12, 21).

Al concluir la carta, Pablo escribe que el evangelio que predica, que es idéntico a "la revelación del misterio guardado en secreto desde que comenzó el mundo", se da a conocer a todas las naciones "por las Escrituras proféticas" (Rom 16: 25- 26) Esto solo puede significar que el mensaje que predicó en las iglesias estaba firmemente arraigado en las Escrituras hebreas.

En su primera carta a los corintios, Pablo explicó que hablaba "la sabiduría de Dios en un misterio, la sabiduría oculta que Dios ordenó antes de los siglos" (1 Cor 2: 7). Pero este misterio fue anticipado en las Escrituras hebreas (1 Cor 2: 9).

Ahora se le había revelado a Pablo “a través de su Espíritu. Porque el Espíritu busca todas las cosas, sí, las cosas profundas de Dios ”(1 Cor 2:10). La historia del viaje de Israel a través del desierto fue escrita para el beneficio de la iglesia (1 Cor 10: 6, 11). El mensaje esencial del evangelio es "según las Escrituras" (1 Cor 15: 3-4).

En su segunda carta a los corintios, Pablo explica que aquellos que leen las Escrituras hebreas mientras rechazan a Cristo se ven obstaculizados por un velo; sus mentes están cegadas (2 Cor 3:14). Isaías profetizó sobre la era de la iglesia, el "día de salvación" (2 Cor 6: 2). Ezequiel anticipó la forma en que Dios moraría en la iglesia (2 Cor 6:16).

Incluso el Pentateuco llamó a la iglesia a ser santa (2 Cor 6: 17-18). Que estas Escrituras hebreas pertenecen a la iglesia es bastante claro cuando Pablo inmediatamente sigue estas referencias con estas palabras: “Por lo tanto, teniendo estas promesas, amados, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y el espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. "(2 Cor 7: 1).

En su carta a los creyentes en Galacia, Pablo declaró que las Escrituras hebreas preveían "que Dios justificaría a los gentiles por la fe" (Gálatas 3: 8a). Al hacerlo, la Escritura "predicó el evangelio a Abraham de antemano" (Gálatas 3: 8b).

Al recibir "la bendición de Abraham", los gentiles también reciben "la promesa del Espíritu por la fe" (Gálatas 3:14). Cuando "la Escritura". . . confina todo bajo pecado ", se incluyen los gentiles junto con los judíos, para que" la promesa por la fe en Jesucristo se pueda dar a los que creen "(Gálatas 3:22).

Por lo tanto, “no hay judío ni griego. . . porque todos sois uno en Cristo Jesús ”(Gálatas 3:28). Ser de Cristo es ser la simiente de Abraham "y herederos según la promesa" (Gálatas 3:29). Los gentiles en la iglesia son herederos de una promesa bíblica.

Para los efesios, Pablo escribió que Dios le había dado a conocer "el misterio de su voluntad", que implicaba "reunir en una todas las cosas en Cristo, tanto las que están en el cielo como las que están en la tierra, en él". (Efesios 1: 9-10).

PABLO  Y LA REVELACIÓN DEL MISTERIO DE DIOS


Pasamos ahora a la discusión de Pablo sobre la revelación de "el misterio". . . que en otras épocas no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora lo ha revelado el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: que los gentiles deben ser herederos, del mismo cuerpo y participantes de su promesa en Cristo a través del evangelio”(Ef 3: 3-6).

En vista de todo lo que precede a esto canónicamente, es difícil leer esto para significar que las Escrituras hebreas no incluyen nada acerca de que los gentiles se conviertan en coherederos. [11] De hecho, Pablo en el próximo capítulo cita el Salmo 68:18 para explicar los dones de apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, y maestros para la iglesia (Ef. 4: 7-14).

Ciertamente podemos preguntarnos si el autor de Salmo 16 o incluso el compositor final del Salterio entendió Salmo 68:18 como una referencia a los ministerios de la ascensión del regalo, pero el horizonte de Pablo era más amplio que el de ellos. Vivió en la era del cumplimiento y del Espíritu, una era que liberó el texto de las Escrituras hebreas a una dimensión de plenitud que no estaba disponible para aquellos con un horizonte limitado.

Esto no significa que el autor o el compositor del Salterio se equivocaron; significa que había una profundidad de significado en el texto que esperaba su cumplimiento para ser liberado por completo. Dado que Pablo usa el salmo de esta manera en la misma carta donde discute la revelación del misterio, es evidente que no quiere decir que el misterio no se base en las Escrituras. 

Nuevamente en su carta a los Colosenses, Pablo discute "el misterio que ha estado oculto por siglos y generaciones, pero ahora ha sido revelado a Sus santos" (Col 1:26). Este es el mismo misterio que Pablo tiene en mente en su carta a los Efesios; se trata de "las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles: que es Cristo en ti, la esperanza de gloria" (Col 1:27).

Pero nuevamente Pablo se refiere a las Escrituras hebreas como la fuente de este misterio. Específicamente, él ve las regulaciones sobre comida, bebida, festivales, lunas nuevas y días de reposo, todo integral a la Ley de Moisés, como "sombras [s] de lo que vendrá, pero la sustancia es de Cristo" (Col 2: 16-17).

En su primera carta a Timoteo, Pablo describe a la iglesia como "la casa de Dios". . . el pilar y el fundamento de la verdad ”(1 Tim. 3:15). Parecería extraño pensar que se haría una evaluación tan alta de una institución que no tiene cabida en las Escrituras hebreas.

En su segunda carta a Timoteo, Pablo declara que las Sagradas Escrituras, las Escrituras hebreas que Timoteo ha conocido desde la infancia, "pueden hacerte sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús" (2 Tim 3:15).

Precisamente estas Escrituras son "provechosas para la doctrina, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en la justicia, para que el hombre de Dios sea completo, completamente equipado para toda buena obra" (2 Tim 3: 16-17).

Si las Escrituras hebreas son provechosas para la doctrina de la iglesia, para la reprensión, corrección e instrucción de los miembros de la iglesia, y si son capaces de completar a un hombre de Dios que está en la iglesia, seguramente no le faltará ninguna referencia a la Iglesia. Antes de cerrar su carta, Pablo apela a Timoteo por "los libros, especialmente los pergaminos" (2 Tim. 4:13).

Las interpretaciones de Efesios 3: 5 que se centran solo en la exégesis del contexto inmediato pierden la influencia en la comprensión disponible desde el horizonte más amplio del uso de las Escrituras hebreas en el Nuevo Testamento y específicamente del uso cristológico y eclesiológico consistente del Antiguo Testamento de Pablo.

Conclusión

El uso de Pablo del Antiguo Testamento demuestra la validez del enfoque de comprensión caracterizado por el círculo hermenéutico. Debido a que su horizonte se ha ampliado por su encuentro personal con Jesucristo, porque disfruta de la plenitud del Espíritu y porque tiene acceso a todo el canon hebreo, lee las Escrituras hebreas de una manera que no pueden ser leídas por aquellos que rechazaron a Cristo o por aquellos para quienes solo partes del texto estaban disponibles.

Esto no fue exclusivo de Pablo. Como él afirmó, la revelación del misterio de Cristo "ahora ha sido revelada por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas" (Ef 3: 5). Su enfoque de la interpretación de las Escrituras hebreas es reflejado por todos los escritores del Nuevo Testamento. [12]

Teóricamente, es posible decir que estamos en una mejor posición para comprender tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento que los escritores de cualquiera de los testamentos, porque nuestro horizonte incluye la perspectiva de los escritores del Nuevo Testamento sobre el Antiguo Testamento, un horizonte no disponible a los escritores del Antiguo Testamento y porque tenemos acceso a una totalidad o plenitud de revelación escrita, incluido el Nuevo Testamento, que los escritores del Nuevo Testamento nunca disfrutaron.

Nuestro horizonte se ensancha no solo por el canon completo, sino también por la plenitud del Espíritu y por el efecto de la historia de la interpretación cristiana y el impacto de las Escrituras en la iglesia.

Nuestra herencia apostólica incluye un enfoque de la interpretación de la Escritura que es bastante diferente de la hermenéutica adoptada por aquellos que limitan la dimensión sobrenatural de la vida cristiana al primer siglo y que separan los dos testamentos tan radicalmente que no hay eclesiología, con su neumática concomitante - en las Escrituras hebreas.

Muchos están de acuerdo, incluidos los no pentecostales, que el Antiguo Testamento es rico en cristología. Sin embargo, debe reconocerse que donde se encuentra a Cristo, también lo es el Espíritu Santo, y también lo es la anticipación de la iglesia, que surge cuando Cristo derrama el Espíritu Santo sobre los creyentes que esperan, ya sean judíos o gentiles.

La discusión sobre la exégesis, la intención del autor, el contexto, la respuesta del lector, el género y toda la gama de preocupaciones hermenéuticas tiene su lugar, pero se quedará corto si las Escrituras no se abordan como lo hicieron los apóstoles del primer siglo y otros que escribieron las Escrituras.

Esto incluye su creencia de que todas las Escrituras, incluidas las Escrituras hebreas, pertenecían a la iglesia. Hasta el final del primer siglo, ningún cristiano en la era apostólica tenía acceso a todo el Nuevo Testamento.

Durante aproximadamente quince años después del Día de Pentecostés, la Escritura del Nuevo Testamento no existió. Cuando comenzó a desarrollarse, se hizo pedazos y se dispersó ampliamente sobre la extensión geográfica de la difusión del cristianismo.

¿Cómo, entonces, los cristianos del primer siglo creyeron y entendieron el evangelio, y cuál fue su fuente autorizada para su declaración? Como Pablo le señaló a Timoteo, esta era la función de las Escrituras hebreas que Timoteo había conocido desde su infancia:

Pero debes continuar en las cosas que has aprendido y de las que te has asegurado, sabiendo de quién las has aprendido, y que desde la infancia has conocido las Sagradas Escrituras, que pueden hacerte sabio para la salvación a través de la fe Cristo Jesus.

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y es provechosa para la doctrina, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en la justicia, para que el hombre de Dios sea completo, completamente equipado para toda buena obra (2 Tim 3: 14-17, NKJV).

Dado que los escritores del Nuevo Testamento adoptaron tan plenamente las Escrituras hebreas como su fuente para la doctrina de la salvación a través de la fe en Cristo Jesús, y desde que creyeron que era necesarias para una amplia gama de enseñanza, incluida la reprensión, la corrección y la instrucción de Los cristianos del Nuevo Testamento, completando al pueblo de Dios y equipándolos a fondo para todo lo que tenían que hacer, no debería sorprendernos encontrar al Nuevo Testamento en plena solidaridad con el Antiguo Testamento.

La forma en que esto funciona a veces puede ser difícil de entender, como lo indicó Pedro, pero la recompensa vale la pena. Los pentecostales unicitarios, de todas las personas, deben regocijarse en la oportunidad de crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo. Este crecimiento no vendrá de minimizar el valor del Antiguo Testamento. y la iglesia (ekklēsia) así anticipada.

Notas finales

1 Lucas 24: 33-35.

2 FL Arrington, "Dispensationalism", en The New Dictionary of Pentecostal and Charismatic Movements (eds. Stanley M. Burgess y Eduard M. van der Maas; rev. Y exp. Ed .; Grand Rapids, Mich .; Zondervan, 2002) , 585.

3 Arrington, "Dispensacionalismo", 585.

4 Arrington, "Dispensacionalismo", 585.

5 Arrington, "Dispensacionalismo", 585. Ryrie reconoce que "eclesiología". . . es la piedra de toque del dispensacionalismo ”(Charles C. Ryrie, Dispensationalism Today [Chicago, Illinois: Moody Press, 1965], 132).

6 Durante mucho tiempo se ha observado que el dispensacionalismo ve a la iglesia como un paréntesis, sin relación con lo que le precedió o con lo que seguirá en el plan de Dios. (Ver Clarence B. Bass, Antecedentes del dispensacionalismo: su génesis histórica y sus implicaciones eclesiásticas [Grand Rapids, Mich .: Baker Book House, 1960], 26, 28, 43, 129.) 

Para el dispensacionalismo normativo, la iglesia e Israel son " completamente distinto ". La iglesia "no fue revelada en el Antiguo Testamento", y Dios tiene dos propósitos, "uno para la iglesia y otro para Israel" (Charles C. Ryrie, Dispensationalism [Chicago: Moody Press, 1995], 174).

7 El comentario de Scofield sobre Efesios 3: 5-10 incluye la afirmación de que "la iglesia no se menciona una vez en la profecía del Antiguo Testamento" (CI Scofield, Dividiendo correctamente la palabra de verdad. Citado el 2 de diciembre de 2004). En línea: http://www.raptureme.com/resource/scofield/s1.htm. 

Aunque este punto de vista ha sido suavizado por los partidarios del dispensacionalismo progresivo (véase, por ejemplo, Robert L. Saucy, "La Iglesia como el misterio de Dios", Dispensacionalismo, Israel y la Iglesia: la búsqueda de la definición (ed. Craig A. Blaising y Darrell L. Bock; Grand Rapids, Mich .: Zondervan Publishing House, 1992), 127-155), quienes abrazan el dispensacionalismo scofieldiano continúan insistiendo en que "no se dio ninguna revelación de este misterio en el Antiguo Testamento, sino que este misterio fue revelado" por primera vez en el Nuevo Testamento "(Harold W. Hoehner," Efesios ", The Bible Knowledge Commentary: An Exposition of the Scriptures by Dallas Seminary Faculty(ed. John F. Walvoord y Roy B. Zuck; edición del Nuevo Testamento; Wheaton, Ill .: Victor Book, 1983), 629.

8 Ver GR Lewis, "Ultradispensacionalismo", Diccionario Evangélico de Teología (Walter A. Elwell, ed. .; Grand Rapids: Baker Book House, 1984), 1120-21.

9 FF Bruce, Las epístolas a los colosenses, a Filemón y a los efesios: el nuevo comentario internacional sobre el Nuevo Testamento (ed. Gordon D. Fee; Grand Rapids, Mich .: William B. Eerdmans Publishing Co., 1984) , 314.

10 A. Skevington Wood, "Efesios", The Expositor's Bible Commentary , vol. 1 (ed. Frank. E. Gaebelein; Grand Rapids, Mich .: Zondervan Publishing House, 1978), 45.

11 Los comentarios de la Nueva Biblia de Estudio Scofield sobre Efesios 3: 6: “Que los gentiles fueran salvados no era un misterio. . . . El misterio "escondido en Dios" era el propósito divino de hacer de los judíos y gentiles una cosa completamente nueva: "la iglesia, que es su cuerpo [el de Cristo]". . . y en el cual desaparece la distinción terrenal de judío y gentil. . . . " (CI Scofield, ed., The New Scofield Study Bible: New King James Version [Nashville, Tenn .: Thomas Nelson Publishers, 1989], 1437, n. 2). Pero hemos visto varios lugares donde Pablo apela a las Escrituras hebreas para establecer este mismo punto.

12 Por ejemplo, Pedro ve el establecimiento de la iglesia en Pentecostés como el cumplimiento de la profecía de Joel (Hechos 2: 16-21). Santiago considera que la inclusión de gentiles en la iglesia fue anticipada por Amós (Hechos 15: 13-18). El autor de Hebreos teje textos de las Escrituras hebreas a lo largo de la carta para indicar que la cristología y la eclesiología están enraizadas en el Antiguo Testamento..