¿CÓMO LLEVAR CAUTIVO TODO PENSAMIENTO A LA OBEDIENCIA A CRISTO?

Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo

Llevando cautivo todo pensamiento


Elegir vivir por fe puede resultar abrumador en este lado del cielo, donde abundan las fuerzas espirituales y el enemigo ronda como un león (1 Pedro 5:8). A menudo, necesitamos tomar la armadura de Dios (Efesios 6:10-18) y “destruir fortalezas” como lo instruye 2 Corintios 10:4.

(También te puede interesar: Mía es la venganza, significado bíblico)

Es cierto que así como Satanás engañó a Adán y Eva en Génesis, y tentó a Jesús en Mateo 4, continúa susurrando mentiras hasta el día de hoy. A veces escuchamos estas mentiras de otros; pero muchas veces vienen de dentro de nosotros.

De cualquier manera, 2 Corintios 10:5 ofrece una salida. Y no se trata simplemente de sucumbir a la realidad de los pensamientos negativos, sino de superarlos; pues el texto nos dice "llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo"

Llevar cautivo todo pensamiento 


Pablo explica que aunque “aunque andamos en la carne, no militamos según la carne” (2 Corintios 10:3). Más bien, luchamos contra las mentiras y la tentación llevando cautivos los pensamientos.

Pablo está animando a los cristianos aquí a analizar cada pensamiento por lo que sabemos que es verdad y preguntarnos si es “contra el conocimiento de Dios” y, de esta forma, llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

¿QUÉ SIGNIFICA LLEVAR CAUTIVO TODO PENSAMIENTO A CRISTO?


Llevar cautivo todo pensamiento, ¿Qué significa esto?


Como forma de vida, llevar cautivos todo pensamiento significa elegir lo que permites que eche raíces en tu mente. Esto parece pedir la guía de Dios, alejarse de fuentes o comportamientos pecaminosos y mantener una relación continua con las Escrituras.

(También puedes leer: Pasos para la reconciliación)

Llevar cautivo todo pensamiento a Cristo


Conociendo su Palabra es como discernimos si un pensamiento es un pretexto que se levanta contra Dios. Llevar cautivos todo pensamientos a Cristo significa hablar de la autoridad de Dios sobre ellos y creer lo que Dios desea para ti.

Dios no desea que te condenes a ti mismo. Él te llama a su misericordia. Y si tus pensamientos te hacen sentir indigno y desagradable, ¡Es hora de decirle a Satanás que regrese!

La autora Christina Patterson dice: “Nuestros pensamientos conducen a nuestras creencias, las cuales conducen a nuestras acciones, las cuales conducen a la calidad de nuestras vidas. Nuestros pensamientos tienen un impacto demasiado grande para que no los cuidemos y mantengamos nuestra mente en la voluntad de Dios”; por lo tanto, se hace necesario llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

EL CONTEXTO DE 2 CORINTIOS 10:5... LLEVANDO CAUTIVO TODO PENSAMIENTO A LA OBEDIENCIA A CRISTO


En los días de Pablo, Corinto era una ciudad caracterizada por la búsqueda inmoral de placeres. Fue un centro de cultura griega y ceremonias paganas. El materialismo y la depravación persistieron, por lo que Pablo ruega a los cristianos que no se comprometan. Él está llamando a la claridad mental y la humildad espiritual.

(Podría interesarte: Sin santidad nadie verá al Señor)

¿Llevo todo pensamiento cautivo a la obediencia a Cristo? 


Pablo recuerda a aquellos que ponen su fe en Cristo para gloriarse en el Señor, no para encomiarse a sí mismos. Su perspectiva aquí es en respuesta a los ataques a su ministerio por parte de aquellos que ven su arduo trabajo y sufrimiento como indeseables según los estándares mundanos, razón por la cual esta carta nos recuerda que no vivimos según los estándares del mundo (2 Corintios 10 :2).

En 2 Corintios 10, Pablo ejemplifica que en medio de las pruebas, los creyentes se sacuden las críticas y se aferran a las enseñanzas de Cristo.

¿Alguna vez has tenido tu fe desequilibrada por voces externas o internas? Consideremos cuatro formas de llevar cautivos tus pensamientos a la obediencia a Cristo.

4 FORMAS DE LLEVAR CAUTIVO TODO PENSAMIENTO A LA OBEDIENCIA A CRISTO


1. Despojémonos de lo que nos estorba para poder llevar cautivo todo pensamiento a Cristo


Levántate y activa todo tu ser: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” (Hebreos 12:1).

El Libro de Hebreos confirma que la autoridad de Jesús supera todas las demás voces, ídolos o tentaciones. El escritor nos anima, incluso hoy, a perseverar.

(También puedes visitar la sección de Vida Cristiana)

Está diciendo que incluso cuando estamos deprimidos, todavía estamos rodeados por una nube sobrenatural de testigos de la majestad de Dios que hará del enemigo su estrado.

Quita lo que te estorba para llevar cautivo todo pensamiento a Cristo


Cuando Satanás está jugando con tu mente, es posible que te ayude a activar tu cuerpo. Levántate, cambia de entorno, sal a caminar, o mejor aún, a correr. Limpia todo lo que esté obstruyendo tus pensamientos con el oxígeno de la creación de Dios.

Somos seres completos, y cuando nuestras mentes amenazan con paralizar nuestros cuerpos, puede ser hora de tomar aire fresco.

2. Para llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo debemos echar toda nuestra ansiedad sobre él 


Libera tus pensamientos echando toda tu ansiedad en oración a Dios. También puedes escribir en una libreta puede ser liberador. La Biblia dice: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7).

(Puede que te interese leer: Echando todo vuestra ansiedad sobre él)

Si sus pensamientos comienzan a aprisionarlo en la duda, el miedo o la preocupación, puede sentirse como si se estuviera formando un maremoto o una pared de ladrillos. A veces, solo el movimiento de la pluma al papel (o las rodillas en el suelo) puede liberar el control que tienen tus pensamientos sobre ti y ponerlos en las manos de Dios.

Él no tiene miedo de tus pensamientos pecaminosos, tu tendencia a idolatrar, tu lucha por creer. Le perteneces a él, y no tienes que mantener los pensamientos reprimidos, lejos de él. Escribe, grita o clama... y pregúntale a Dios qué es lo que quiere que creas en su lugar, de esta manera estarás llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

3. Memorizar la palabra de Dios te ayudará a llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo


“Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Efesios 6:17).

Una excelente manera de llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo es memorizando la palabra de Dios o creando “tarjetas de la palabra de Dios” que mantengan la voz de Dios en primer lugar en la mente. A medida que vacíes tus pensamientos negativos, considera capturarlos como una mentira en un lado de una ficha. Luego reemplace esa mentira con una verdad de las Escrituras del otro lado.

(También te podría interesar: Prédicas Escritas)

Con el tiempo, aprenda a decir estas verdades de la palabra de Dios en voz alta cuando ese pensamiento negativo intente colarse en su mente. Lea estas la Biblia o esas tarjetas de la palabra de Dios regularmente y déjelas florecer en su Espíritu.

Así es como “derribamos argumentos y toda altivez” y llevamos cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

4. Orar continuamente para llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo


Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” (Efesios 6:18).

No estás solo en la batalla con tus pensamientos. En cualquier momento en cualquiera de los tres pasos anteriores, puedes orar a Dios para que te guíe. Mientras hace ejercicio, escribes en tu diario, busca verdades bíblicas para reemplazar las mentiras que se burlan de ti.

(Puede que te interese: Devocionales Cristianos)

La oración no tiene que ser planeada o perfecta; ese es solo otro pensamiento que puedes llevar cautivo. La oración es ofrecer tus pensamientos a Dios y pedirle que les dé forma. Admite que Él es la voz que buscas.