Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿QUIÉN ERA ACAB EN LA BIBLIA?


LA HISTORIA DEL REY ACAB, ¿QUIÉN ERA ACAB EN LA BIBLIA?

El rey Acab ¿Quién era el rey Acab en la Biblia?

¿Quién era Acab en la Biblia? Acab hizo lo malo, más que todos los que reinaron antes de él


Acab fue uno de una línea de reyes cada vez más malvados en la historia de Israel, comenzando con el reinado de Jeroboam. El rey Acab “hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que reinaron antes de él” (1 Reyes 16:30). 

(También te puede interesar: Los reyes de Israel y Judá)

Entre los eventos narrados en la vida de Acab que lo llevaron a su caída se encuentra su matrimonio con una mujer malvada llamada Jezabel que tenía un odio particular por el pueblo de Dios (1 Reyes 18:4). Debido a su matrimonio con una mujer pagana, Acab se dedicó a adorar a los dioses falsos Baal y Asera en Israel ( 1 Reyes 16:31–33 ).

Elías advirtió a Acab del Juicio por su desobediencia


La maldad del rey Acab fue contrarrestada por el profeta Elías, quien advirtió a Acab del juicio venidero si no obedecía al Señor. Acab culpó a Elías de traer problemas a Israel (1 Reyes 18:17), pero fue la promoción de la idolatría por parte de Acab la verdadera causa de la hambruna de tres años y medio (versículo 18). 

(También puedes leer: Los siete pilares de la sabiduría)

En una confrontación dramática entre Elías y los falsos profetas de Acab, Dios probó a Israel que Él, y no Baal, era el verdadero Dios (1 Reyes 18:16–39). Todos los hombres de Baal de Acab fueron asesinados ese día (versículo 40).

Acab desobedeció la orden de destruir a Ben-adad


El rey Acab también desobedeció la orden directa del Señor de destruir a Ben-adad, el rey de Aram. Dios lo dispuso para que Acab llevara a Israel a la victoria, pero Acab hizo un trato con el rey que se suponía que debía matar (1 Reyes 20). Por lo tanto, Dios le dijo a Acab a través de un profeta anónimo, “tu vida será por la suya, y tu pueblo por el suyo” (versículo 42).

Acab y la viña de Nabot


El evento que selló la condenación de Acab fue el asesinato de un hombre inocente (1 Reyes 21). Acab codició una viña perteneciente a un hombre llamado Nabot. El rey ofreció comprar la viña, pero Nabot se negó porque la Ley le prohibía venderla (1 Reyes 21:2-3; cf. Levítico 25:23). Mientras Acab se enfurruñaba por eso en su palacio, su esposa arregló el asesinato de Nabot. Una vez que el dueño de la viña estuvo fuera del camino, el rey Acab tomó la viña para sí mismo

(Podría interesarte: Eliseo, el profeta)

Elías vino a Acab y le dijo que el Señor trataría con él cortando a todos sus descendientes. Además, el mismo Acab sufriría un destino innoble: “En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre” (1 Reyes 21:19). Al oír esto, Acab “rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado” (versículo 27). En respuesta al arrepentimiento de Acab, Dios misericordiosamente pospuso la destrucción de la dinastía de Acab hasta después de la muerte de Acab (versículo 29).

El juicio profetizado a Acab por Elías se cumplió


El juicio profetizado contra Acab se cumplió exactamente como lo predijo Elías. Dios usó a los propios falsos profetas de Acab para tentarlo a ir a la batalla en Ramot-Galead, donde fue alcanzado por una flecha “al azar” y murió desangrado lentamente en su carro. Más tarde, “lavaron el carro en el estanque de Samaria; y los perros lamieron su sangre (y también las rameras se lavaban allí), conforme a la palabra que Jehová había hablado” (1 Reyes 22:38). Después de la muerte de Acab, Jehú mató a Jezabel (2 Reyes 9) ya todos los descendientes de Acab (2 Reyes 10).

(Te puede interesar: La viuda de Sarepta, reflexión)

El rey Acab fue juzgado con justicia por Dios porque desobedeció los mandatos directos del Señor, abusó de su responsabilidad como rey de Israel y llevó al pueblo de Dios directamente a la idolatría. Al final, “A la verdad ninguno fue como Acab, que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba. Él fue en gran manera abominable, caminando en pos de los ídolos, conforme a todo lo que hicieron los amorreos, a los cuales lanzó Jehová de delante de los hijos de Israel” (1 Reyes 21:25–26).

ALGUNAS COSAS QUE DEBES SABER SOBRE ACAB EN LA BIBLIA


Acab, hijo de Omri, hizo lo malo ante los ojos de Jehová


Cuando consideras a los reyes de Israel y el mal que hicieron ante los ojos del Señor, quizás nadie sea más famoso o infame que el rey Acab. Acab era hijo de Omri, y reinó en Israel veintidós años. Lo que se dice de él en 1 Reyes 16 es que hizo más mal a los ojos del Señor que cualquiera de los reyes que lo precedieron. Por cierto, esta no fue una tarea fácil porque los reyes antes que él eran bastante pecadores por derecho propio. 

(También puedes leer: ¿Quién era Moisés en la Biblia?)

Por muy malvado y malvado que fuera un rey, hay cosas que sabemos acerca de Acab en la Biblia que nos permiten saber que estaba completamente consciente de la pecaminosidad de sus caminos.

1. Acab tenía una actitud muy indiferente hacia su pecado y los pecados de los demás.


“Y reinó Acab hijo de Omri sobre Israel en Samaria veintidós años. Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que reinaron antes de él. Porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam hijo de Nabat, y tomó por mujer a Jezabel, hija de Et-baal rey de los sidonios, y fue y sirvió a Baal, y lo adoró. E hizo altar a Baal, en el templo de Baal que él edificó en Samaria. Hizo también Acab una imagen de Asera, haciendo así Acab más que todos los reyes de Israel que reinaron antes que él, para provocar la ira de Jehová Dios de Israel”. – 1 Reyes 16:30-33

La idolatría, el pecado dominante de Acab


El pecado dominante en la vida de Acab fue la idolatría. Continuó en este pecado, que es una de las cosas que significa cuando la Biblia menciona los pecados de Jeroboam. No solo continuó en la idolatría, sino que tampoco le importó si otros hacían lo mismo, lo que simplemente significa que él la alentó. 

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos)

Lo que empeoró esto es que Acab sabía, pero decidió continuar en este pecado de todos modos. Acab hizo esto a un grado mayor que cualquier rey antes que él y su obstinación en cometer idolatría es lo que enojó a Dios.

2. Acab se casó con una mujer que era más malvada que él.


“A la verdad ninguno fue como Acab, que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba. Él fue en gran manera abominable, caminando en pos de los ídolos, conforme a todo lo que hicieron los amorreos, a los cuales lanzó Jehová de delante de los hijos de Israel”. – 1 Reyes 21:25-26

Jezabel influenció a Acab a hacer lo malo


Es seguro decir que la mayor influencia hacia la maldad en la vida de Acab fue su esposa Jezabel. Una de las cosas que sabemos acerca de Acab es que aunque era idólatra, no parecía ser despiadado. Sin embargo, esto no fue cierto para su esposa Jezabel. 

(Puede que te interese: El tabernáculo de Moisés)

Cuando Elías confrontó a los profetas de Baal en el Monte Carmelo y finalmente los mató a todos y probó que había un Dios verdadero, fue Jezabel quien amenazó a Elías y lo asustó. En otro caso, Acab le pidió a Nabot que le diera su viña que estaba cerca del palacio para que pudiera usarla para su huerto. Nabot se negó y Acab se fue a casa enojado hasta que Jezabel se involucró. Para resumir, Jezabel planeó matar a Nabot solo para que Acab pudiera tomar su tierra. Este era el tipo de mala influencia con la que Acab estaba casado, y ella lo incitó a hacer más maldad.

3. Acab estaba en desacuerdo con Elías el Profeta.


Una buena parte de la vida de Acab está conectada con Elías. Una de las primeras cosas que sabemos sobre Acab en la Biblia con respecto a su presentación a Elías es que no fue en buenos términos. En la primera conversación registrada entre Elías y Acab, Elías le estaba dando malas noticias a Acab.

“Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra”. – 1 Reyes 17:1

Esta conversación puede parecer inesperada hasta que reconozcas que, como mencionamos anteriormente, Acab era un rey malvado. Acab despreciaba tanto a Elías que después de que Elías declaró la sequía, Acab recorrió las naciones vecinas buscándolo. Creo que lo que Elías representó en la vida de Acab fue la realidad de que, sin importar lo que hiciera, Dios estaba mirando, y Elías se lo recordó.

4. Acab estaba rodeado de influencia piadosa pero optó por no escucharlos.


De las cosas que hay que saber sobre Acab, quizás esta sea la más sorprendente. Acab tenía personas a su alrededor que servían a Dios, pero por alguna razón su influencia en su vida no fue lo suficientemente grande como para hacer que cambiara su comportamiento. Uno de esos hombres fue Abdías.

“Y Acab llamó a Abdías su mayordomo. Abdías era en gran manera temeroso de Jehová”. – 1 Reyes 18:3

(También puede interesarte: Lámpara es a mis pies tu palabra)

Claramente, Abdías tuvo un papel importante en la administración de Acab, lo que significa que tuvo la oportunidad de hablar y fue una voz en los oídos del rey. Sin embargo, no parece haber evidencia de que Acab realmente se dejó influir por la devoción de Abdías al Señor.

5. Acab experimentó la misericordia de Dios pero optó por rechazarla.


Hubo dos incidentes en los que Acab experimentó el poder y la misericordia de Dios. En el Monte Carmelo cuando ocurrió el enfrentamiento entre Elías y los profetas de Baal, se demostró nuevamente para Acab quién era el verdadero Dios. Este fue un momento para que Acab se arrepintiera, lo cual no sucedió. 

El otro incidente ocurrió después de que mataron a Nabot. Dios pronunció juicio sobre Acab porque le había quitado la vida a un hombre inocente solo para quedarse con su viña. El juicio que Dios pronunció fue feroz.

(Puede que te interese: Prédicas Cristianas)

“He aquí yo traigo mal sobre ti, y barreré tu posteridad y destruiré hasta el último varón de la casa de Acab, tanto el siervo como el libre en Israel. Y pondré tu casa como la casa de Jeroboam hijo de Nabat, y como la casa de Baasa hijo de Ahías, por la rebelión con que me provocaste a ira, y con que has hecho pecar a Israel. De Jezabel también ha hablado Jehová, diciendo: Los perros comerán a Jezabel en el muro de Jezreel. El que de Acab fuere muerto en la ciudad, los perros lo comerán, y el que fuere muerto en el campo, lo comerán las aves del cielo” – 1 Reyes 21:21-24

Cuando Acab escuchó estas palabras, así respondió: “...rasgó sus vestidos y puso cilicio sobre su carne, ayunó, y durmió en cilicio, y anduvo humillado” – 1 Reyes 21:27

El juicio estaba llegando a su casa y al reconocer esto, se humilló a sí mismo por un momento. Dios incluso decidió no traer este juicio mientras Acab estaba vivo. Esta es una prueba más de que Acab sabía lo que debía hacer, pero simplemente decidió no hacerlo. Finalmente, incluso la realidad del juicio no cambió su corazón y nunca se arrepintió ni se volvió completamente al Señor.

6. Acab jugó el juego de la culpa.


"Entonces Abdías fue a encontrarse con Acab, y le dio el aviso; y Acab vino a encontrarse con Elías. Cuando Acab vio a Elías, le dijo: ¿Eres tú el que turbas a Israel?". – 1 Reyes 18:16-17

Acab le echó la culpa a Elías


Acab hizo lo que tanta gente hace. Le echan la culpa de su propia desgracia a otra persona. A los ojos de Acab, él no era el problema, sino Elías. Acab no reconoció que era su propio pecado, sus propias elecciones y sus propias acciones las que crearon el problema en Israel. 

Quizás es por esto, que Acab nunca se arrepintió por completo porque para arrepentirse verdaderamente una persona debe llegar al punto de reconocer que está equivocada. Claramente esto no era parte de la agenda de Acab.

RESUMIENDO LA HISTORIA DE ACAB


Cuando miro las diferentes cosas que sabemos sobre Acab, quizás una de las mejores lecciones es tener cuidado con quién te rodeas. Esto puede ser en el liderazgo o especialmente en tu hogar. Vemos que Acab fue muy influenciado por su esposa Jezabel, lo que nos permite saber que con quién te casas y a quién mantienes cerca de ti es extremadamente importante. 

Es verdad que el corazón de Acab no iba tras Dios, y era su deseo hacer el mal. Sin embargo, lo agravó al rodearse de personas que alentarían su comportamiento malvado. Acab miró más allá de personas como Elías y Abdías porque prefería continuar en sus malos caminos. Este es el resumen y la tragedia de Acab.