NO TE OLVIDES DE JEHOVÁ TU DIOS, DEVOCIONAL, DEUTERONOMIO 8:11

Alguien que esta leyendo la Biblia, no te olvides de Dios

Nunca te olvides de Jehová tu Dios, reflexión, Deuteronomio 8:11


No te olvides de Jehová tu Dios”: ¿Cuáles son las implicaciones de este mandato en Deuteronomio 8:11)?

(También podría interesarte: No solo de pan vivirá el hombre)

Mientras el pueblo de Israel se preparaba para establecerse en la Tierra Prometida, Moisés se tomó el tiempo para advertirles de ciertos peligros que debían evitar. En Deuteronomio 8, les advirtió acerca de los peligros de la prosperidad y la autosatisfacción que enfrentarían en su nuevo hogar: 

Que no se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, Deuteronomio 8:14


Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy; no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites, y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente; y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre” (Deuteronomio 8:11–14).


La palabra traducida como “olvidar” en este pasaje proviene de un verbo en el original hebreo que significa “dejar de recordar, ignorar, descartar de la mente, abandonar, descuidar o dejar de preocuparse”. Este tipo de olvido implica sacar al Señor de la conciencia.

NO TE OLVIDES DE JEHOVÁ TU DIOS, CUÍDATE DE NO OLVIDARTE DEL SEÑOR


Moisés sabía que, si el pueblo no tenía cuidado, se olvidarían de los cuarenta años del cuidado de Dios en el desierto cuando Él les había dado comida para comer, ropa para vestirse y refugio. En su estado cómodo, complaciente y próspero en la “tierra que mana leche y miel” (Éxodo 3:8), estarían tentados a descartar de sus mentes la separación milagrosa del Mar Rojo por parte de Dios y la liberación de la esclavitud en Egipto, Su provisión de maná en el desierto cuando no había comida, Su extracción de agua de la roca cuando tenían sed, Su guía, Su protección, e incluso Su mano castigadora cuando habían transgredido. A medida que pasaba el tiempo, sería muy fácil para ellos dejar que el recuerdo de la pasada bondad de Dios se desvaneciera. Se volverían autosatisfechos y pensarían que habían logrado el éxito por su cuenta.

(También puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Moisés explicó: “y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza. Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día. Mas si llegares a olvidarte de Jehová tu Dios y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres y a ellos te inclinares, yo lo afirmo hoy contra vosotros, que de cierto pereceréis” (Deuteronomio 8:17–19).

No te olvides de Jehová tu Dios, porque traerá consecuencias


Olvidar al Señor traería problemas a los israelitas, llevándolos al pecado de la idolatría y la eventual destrucción. Moisés advirtió que, si Israel descuidaba las lecciones aprendidas en el desierto, no dependía completamente de Dios, abandonaba su adoración a Él y descuidaba Su Palabra, el desastre borraría las abundantes bendiciones que trae el recordar a Dios.

Lo que significa no te olvides de Jehová tu Dios


No te olvides de Jehová tu Dios significa pensar consciente y consistentemente en lo que Dios nos ha mostrado en el pasado, incluyendo Sus milagros de liberación y provisión, Su presencia permanente, Su tierno cuidado y Su amorosa disciplina. 

(Podría interesarte: Toma tu cruz y sígueme)

No te olvides de Jehová tu Dios también significa obedecer los “mandamientos, leyes y decretos” de la Palabra de Dios. Cuando Moisés dijo: “No te olvides de Jehová tu Dios”, quiso decir que el pueblo de Dios mantuviera la verdad de las Escrituras y las experiencias de la vida real del Dios viviente siempre en sus mentes.

¿No somos como los antiguos israelitas? Cuando las cosas van bien, ¿No descartamos rápidamente las verdades que hemos aprendido en el pasado? ¿No olvidamos cómo nos aferramos a Dios en las pruebas y angustias, dependiendo completamente de Él?

La advertencia es la mima para nosotros, no te olvides de Jehová tu Dios


La advertencia para Israel es la misma para nosotros hoy: No te olvides de Jehová tu Dios. Permitamos que estas palabras nos desafíen a dar siempre a los tratos de Dios en nuestro pasado un lugar significativo en nuestro presente. Que honremos y obedezcamos Su Palabra y no demos por sentadas Sus bendiciones. 

(Puede que te interese: Temas para mujeres cristianas)

Recuerda: No te olvides de Jehová tu Dios


Agradezcamos a Dios por Su bondad, recordando que Él es el Dador de todo don bueno y perfecto que disfrutamos (Santiago 1:17). Del mismo modo, recordemos constantemente que nuestro éxito depende únicamente del poder y la gracia del Señor en nuestras vidas; por lo tanto, no te olvides de Jehová tu Dios.