¿A qué se refiere la Biblia con "de su interior correrán ríos de agua viva?

Ríos de agua viva, Juan 7:38

De su interior correrán ríos de agua viva, versículo en Juan 7:38


“El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”. – Juan 7:38. A medida que lees las Escrituras, a veces las verdades más grandes se encuentran en algunos de los versículos más simples. Creo que este versículo es uno de ellos. 

De todas las cosas que Jesús dijo, este versículo (Juan 7:38 "De su interior correrán ríos de agua viva") podría pintar el cuadro más grande de lo que se supone que es la vida cristiana. Parece tan simple hablar de que de su interior correrán ríos de agua viva, pero ¿Cuáles son los ríos de agua viva a los que se refiere Jesús? Creo que cuando comprendes esta verdad, tienes el potencial de revolucionar la forma en que ves y vives tu vida cristiana.

(También te puede interesar: El que cree en mí aunque este muerto vivirá)

De su interior correrán ríos de agua viva, pero ¿Qué son los ríos de agua viva?


De su interior correrán ríos de agua viva, para que esta verdad os transforme, debemos comprender qué son los ríos de agua viva. Afortunadamente, Jesús responde esto en el siguiente versículo:

“Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado”. – Juan 7:39. Así que cuando se dice de su interior correrán ríos de agua viva se refiere al Espíritu Santo en el interior del creyente.

De su interior correrán ríos de agua viva, es decir, el Espíritu Santo fluyendo en la vida del creyente


Los 'ríos de agua viva' a los que se refería Jesús cuando dijo "de su interior correrán ríos de agua viva" son el Espíritu de Dios obrando y fluyendo de la vida de un creyente. Hasta este momento, el Espíritu Santo venía sobre la persona y luego se iba. Cuando Jesús hace esta declaración, está cambiando el paradigma, haciéndonos saber que el Espíritu Santo ya no vendría sobre la persona sino que moraría dentro del creyente

(Puede que te interese: Has dejado tu primer amor)

¿Qué representa la palabra “ríos” cuando leemos de su interior correrán ríos de agua viva?


Correrán ríos de agua viva en nuestra vida


"De su interior correrán ríos de agua viva". La palabra ríos aquí implica algo más que un río tranquilo y silencioso o un pequeño arroyo. Esta palabra significa inundación o sobreabundancia. Piensa en cualquier momento en que hayas visto una lluvia torrencial y el agua fluya hacia el río creando una poderosa corriente de agua que fluye sobre todo a su paso. Así es como el Espíritu Santo debe estar presente y obrando en tu vida, como cuando leemos "de su interior correrán ríos de agua viva". 

(También puedes visitar la sección de Prédicas Cristianas Escritas)

Debido a lo anterior, debo preguntar, ¿La presencia del Espíritu Santo en tu vida en este momento se siente como un goteo, una corriente o un abundante desbordamiento? recuerda que "de su interior correrán ríos de agua viva". Lo que Jesús desea y lo que debería ser el caso en la vida de cada creyente es que haya un abundante desbordamiento del Espíritu de Dios en su vida. Cuando eso sucede, los ríos de la vida fluyen dentro de ti; pues se  nos dice que "de su interior correrán ríos de agua viva".

¿Qué representa la palabra “correrán” cuando se menciona que de su interior correrán ríos de agua viva?


De sus interior correrán ríos de agua viva. El uso de la palabra correrán o fluir aquí también es importante porque implica un movimiento continuo. La palabra fluir significa "moverse a lo largo o fuera de manera constante y continua en una corriente o arroyo". Cuando algo fluye, no está estático, continúa moviéndose en una dirección determinada. También encontrará consistencia y estabilidad dentro del flujo. Como cristiano, debe ser constante, y avanzar continuamente. 

(También puedes leer: La bendición sacerdotal)

Tú no eres la fuente del flujo, simplemente eres el canal para ello. Cuanto más abras tu corazón a la obra del Espíritu Santo, más fluirá a través de ti como ríos de agua viva. Esto no requiere que hagas más o seas más, requiere que te rindas más. Cuanto más rendido estés al Espíritu Santo y más le permitas obrar en tu vida, más estable y consistente serás. Debido a que estás en el fluir del Espíritu de Dios, correrán ríos de agua viva,  Dios te moverá continuamente asegurándose de que llegues a los lugares donde él quiere que estés.

¿Para quién es los ríos de agua viva?


¿A quién aplica la promesa que se nos hace diciendo "de su interior correrán ríos de agua viva?


Otra parte emocionante de esta verdad y comprensión acerca de los ríos de agua viva es a quién se aplica. Jesús dijo que esto es para el que cree en él: "el que cree en mí...de su interior correrán ríos de agua viva. Esto significa que Jesús quiere que seas una persona que se desborda con la abundancia del Espíritu Santo obrando en ti. 

También puedes leer: ¿Qué es el Espíritu Santo?)

Los ríos de agua viva no está reservado para los pocos ungidos sino para los muchos creyentes. Si crees en Jesucristo, lo que significa que Él es tu Salvador y tu Señor, entonces los ríos de agua viva deben fluir de tu interior, como dice la escritura, correrán ríos de agua viva.

Esta promesa es para todo creyente. Por eso, cuando entiendas los ríos de agua viva, cambiará tu vida. Dios desea y espera que el Espíritu Santo sea abundante en tu vida, no solo una mera presencia. 

Razones por las que no correrán ríos de agua viva en tu interior


¿Por qué no corren ríos de agua viva en tu vida?


Todo esto me lleva a preguntarte ¿La presencia del Espíritu Santo es abundante en tu vida? Si la respuesta es sí, fantástico. Si la respuesta es no, entonces ¿Por qué? El requisito para que el Espíritu Santo fluya en tu vida es ser creyente en Jesucristo, entonces correrán ríos de agua viva. Si cumple con esa calificación y la corriente no fluye, es probable que haya dos razones para ello.

1. Desobediencia o pecado


Lo primero que interrumpirá el fluir del Espíritu Santo en tu vida es si eliges vivir en desobediencia, lo cual es pecado. Si vas a vivir voluntariamente un estilo de vida pecaminoso, entonces vas a obstaculizar la obra del Espíritu Santo en tu vida. Correrán ríos de agua viva, solamente si somos obedientes.


Cuando el espíritu de Dios se desborde abundantemente en tu vida, entonces verás la evidencia en cada área de tu vida. Él impactará tus relaciones, tu toma de decisiones, tus elecciones, tus intereses y tus deseos. Sin embargo, para que esto suceda debes hacerle espacio y permitir fluir en tu corazón ríos de agua viva; pues la Biblia dice que de su interior correrán ríos de agua viva.

2. Incredulidad


La segunda cosa que interrumpirá el fluir del Espíritu Santo en tu vida es la incredulidad. Con esto quiero decir que simplemente no crees que el Espíritu Santo pueda o quiera obrar en ti. Crees que esto es para gente más espiritual. Nada de esto es verdad. Los ríos de agua viva del Espíritu Santo está disponible para ti. No necesita esperar hasta el próximo año, nueve meses a partir de ahora, o algún tiempo arbitrario. Esto está disponible para ti ahora mismo. Si le pides a Dios, él te colmará en abundancia para que de tu interior fluyan ríos de agua viva.

De su interior correrán ríos de agua viva, conclusión


¿Qué más podemos decir sobre los ríos de agua viva?


En Juan 4:10, Jesús le dice a la mujer samaritana que Él podría darle “agua viva”. Esto contrastaba con el agua física que la mujer samaritana vino a buscar al pozo. Esa agua física se acabaría y ella tendría que regresar continuamente para obtener más. Pero Jesús le ofreció a la mujer agua que nunca se agotará, agua que se convertiría dentro del creyente en “una fuente que salta para vida eterna” (Juan 4:14). Más tarde, Jesús volvería a este tema cuando se puso de pie en público y dijo: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba” (Juan 7:37). De esta manera, Él nuevamente se ofrecía como el agua de vida y les decía a todos que podían venir a Él y recibir esa vida eterna.

(Puede que te interese: El bautismo del Espíritu Santo)

Después de hacer la oferta del agua vivificante, Jesús agrega que del corazón del creyente brotarán ríos de agua viva (Juan 7:38). Jesús alude a Isaías 55:1 e Isaías 58:11, pasajes que presentan de manera similar la esperanza mesiánica en términos de agua que da vida (cf. Éxodo 17:1–6; Salmo 78:15–16; 105:40–41; Proverbios 18:4; Isaías 12:3; Ezequiel 47:1–11; y Zacarías 14:8). 

De su interior correrán ríos de agua viva, un cumplimiento profético


Jesús no estaba simplemente usando una metáfora para comparar su propio ministerio dador de vida con el del agua. En realidad, estaba afirmando ser el cumplimiento de las alusiones y profecías del agua de vida en las Escrituras;  por lo tanto, decía de de su interior correrán ríos de agua viva. Debido a que Él era el Dador de vida, aquellos que creyeran en Él tendrían vida eterna dentro de ellos y ya no necesitarían buscar vida en fuentes externas. Más tarde, se revela que Dios pondría Su Espíritu dentro de cada creyente (Romanos 8:9), y cada creyente tendría vida eterna (Juan 6:47) y la evidencia de vida (en el Espíritu Santo) dentro. Es en ese sentido que “ríos de agua viva” brotarán del corazón de los creyentes.

Más tarde, Pablo describiría que en amor Cristo santifica a Su iglesia, lavándola con el agua de Su palabra (Efesios 5:25–26). El escritor de Hebreos continúa con el tema, señalando que nuestros corazones son rociados y nuestros cuerpos lavados con agua pura (Hebreos 10:22). 

(También puedes leer: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Pedro agrega que los creyentes son limpiados como por agua (1 Pedro 3:20–21). Finalmente, en una hermosa descripción del ministerio de Jesús, Juan dice que el Cordero sería el Pastor, guiando a Su pueblo al agua de vida (Apocalipsis 7:17). Esto recuerda el canto de David del Salmo 23 en el que el Pastor conduce a David junto a aguas de reposo (Salmo 23:2) y restaura su alma. Así como lo reconocieron cada uno de estos escritores, debemos entender que Jesús es Aquel que da gratuitamente la vida eterna. Así que "De su interior correrán ríos de agua viva.