Moisés dijo a los hijos de Gad y Rubén: ¿Irán vuestros hermanos a la guerra y vosotros os quedaréis aquí? (Números 32:6)


Introducción (Versículo en Números 32:6)


1. Antes de la ocupación de la Tierra Prometida por Israel, las tribus de Rubén y Gad querían establecerse en la tierra al este del Jordán

2. Su solicitud y la respuesta de Moisés se encuentran en Números 32:1-27, y tienen aplicación práctica a nuestro servicio en la iglesia en la actualidad.

(También te puede interesar: Juventud bajo presión)

I. La Historia en Números 32 


A. Las tribus de Rubén y Gad expresan su deseo


1. Ruben y Gad eran dos tribus con mucho ganado - Núm 32:1a
2. Vieron que la tierra de Jazer y Galaad (Transjordania) era buena para el ganado - Núm 32:1b
3. Entonces pidieron que se les diera la tierra como posesión, y no querían pasar el río Jordán con el resto de Israel - Números 32: 2-5, el versículo 5 dice: "si hallamos gracia en tus ojos, dése esta tierra a tus siervos en heredad, y no nos hagas pasar el Jordán".

(También puedes visitar la sección de bosquejos para predicar)

B. Moisés responde: ¿Irán vuestros hermanos a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí? (Números 32:6)


1. "¿Irán vuestros hermanos a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí?" - Números 32:6
a) ¿Estarán tranquilos mientras sus hermanos deben luchar?
b) ¿No fue con la ayuda de sus hermanos que la tierra que desean desean ya está disponible?


2. Cómo vio Moisés su solicitud 
a) Desanimarían a sus hermanos - Números 32:7
b) No serían diferentes a los diez espías, quienes desanimaron a Israel con su informe - Números 32:8-9, quienes despertaron la ira de Dios contra ellos - Números 32:10-13 
c) Serían una prole de hombres pecadores y aumentarían la ira contra Israel - Números 32:14
d) ¡En esencia destruirían al pueblo de Dios! - Núm 32:15

C. Se llega a un acuerdo


1. Rubén y Gad se ofrecen a enviar a sus soldados para ayudar a poseer la Tierra Prometida - Números 32:16-19

2. Moisés está de acuerdo, pero con una severa advertencia - Números 32:20-23 
a) La tierra que desean será suya si siguen adelante con su oferta
b) Pero si no cumplen con su acuerdo habrán pecado contra el Señor y su pecado los va a alcanzar


En 1 Corintios 10:11 se nos dice que lo que le sucedió a Israel sirve como ejemplo para nosotros, y fue escrito para nuestra amonestación. "Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos". Teniendo esto en cuenta, consideremos lo siguiente...

II. Cómo se aplica esta solicitud para nosotros hoy en día


A. Como Israel, estamos en guerra


1. Tenemos una guerra espiritual, sin duda - 2 Cor 10: 3-5
2. Una guerra contra Satanás y las fuerzas espirituales de la maldad - Efesios 6:10-18. El ejército del Señor (la iglesia) pelea esta batalla sirviendo en en áreas como la evangelización, la edificación y la benevolencia

(Puede que te interese: Lo que siembras cosechas)

B. Mucho se ha hecho hasta el presente


1. Muchos han defendido la verdad en el pasado. 
a) Saliendo del denominacionalismo
b) Mantenerse firme frente a las innovaciones que llevarían a apostasía

2. Haciendo posible para nosotros lo siguiente: 
a) Conocer la verdad de Dios y el evangelio de Jesucristo. 
b) Adorar a Dios en espíritu y en verdad
c) Disfrutar de las bendiciones de la familia de Dios

3. ¡Pero la guerra continúa
b) Debemos seguir manteniéndonos firmes contra las artimañas de los diablo - Ef 6:11

C. ¿Irán vuestros hermanos a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí? ¿Cómo se aplica a la iglesia?


1. ¿Al permitir que otros hagan la obra del ejército del Señor?

2. ¿Nos sentaremos y disfrutaremos de los esfuerzos de los demás?
a) ¿Los esfuerzos de quienes trabajaron en el pasado? 
b) Los esfuerzos de quienes laboran ahora, haciendo posible disfrutar de las bendiciones del compañerismo y la adoración?
- Si no participas activamente en alguna fase de la obra del Señor, ¡eso es exactamente lo que estamos haciendo!

(También puedes leer: Gedeón y los 300)

D. Si estamos sentados, ¿Cuál es el efecto?


1. ¡Desanimamos a nuestros hermanos! - cf. Números 32: 7
a) Que a menudo deben llevar la carga solo
b) Quienes fácilmente se "agotan" tratando de hacerlo todo

(Te puede interesar: Deléitate en Jehová)

2. La falta de participación es tan perjudicial como activa ¡oposición!
a) El perezoso es hermano del que destruye - Pr 18: 9
b) Si no recogemos, nos dispersamos; no hay neutral - Mt 12:30
- Como sentarse en un carro, en lugar de tirar o empujar, obstaculizamos su progreso!

E. ¿Cuál será el resultado final?


1. ¡Habremos pecado contra el Señor! - cf. Números 32: 23a
a) Porque lo que uno hace o no hace por la iglesia, afecta
b) Como aprendió Pablo cuando persiguió a la iglesia - Hch 9: 1-5
c) Sí, cuando pecamos contra los hermanos, pecamos contra ¡Cristo! - 1Co 8:12

(Podría interesarte: Escapa por tu vida)

2. ¡Nuestro pecado nos descubrirá!
a) Saldrá en el crecimiento de la congregación.
1) El crecimiento adecuado es posible solo si TODOS están haciendo su parte - Ef 4: 15-16
2) El crecimiento puede ocurrir con miembros inactivos, pero el crecimiento será atrofiado, retrasado, discapacitado!
b) ¡Saldrá el Día del Juicio!
1) ¡Cuando tenemos que responder por nuestra pereza!
2) ¿Recuerda la parábola de Los Talentos? - cf. Mt 25: 24-30

¿Irán vuestros hermanos a la guerra y vosotros os quedaréis aquí?, conclusión


1. Cuando Rubén y Gad se dieron cuenta del efecto de sentarse mientras hermanos fueron a la guerra, inmediatamente hicieron arreglos para hacer su parte.

a) Moisés incluso fue paciente con ellos, dándoles tiempo para cuidar sus familias - Num 32:24
b) Ellos, a su vez, prometieron hacer su parte para ir a la guerra - Núm 32 : 25-27
- Ciertamente podemos ser pacientes al ayudar a nuestros hermanos a prepararse para la  "guerra", si es necesario.

(También te puede interesar: Reflexiones Cristianas)

2. Pero que todos decidamos no descansar hasta que el trabajo esté terminado, resolviendo ser …
a) ¡Más diligentes en la batalla espiritual que enfrentamos!
b) Más activos en cualquier área de servicio para la que somos mejores!

3. Hágales saber a sus hermanos que desea servir, y no solo sentarse mientras otros trabajan!
¿Está usted en el ejército de Cristo, activamente comprometido en el servicio de Su Reino? ¿Irán vuestros hermanos a la guerra y vosotros os quedaréis aquí?. Bendiciones en el nombre de Jesucristo.