ECHANDO TODA VUESTRA ANSIEDAD SOBRE ÉL, PORQUE ÉL TIENE CUIDADO DE VOSOTROS

Echando toda vuestra ansiedad sobre él. Hombre con ansiedad

Echando toda vuestra ansiedad


La mayor parte de nuestra preocupación y ansiedad provienen de concentrarnos en las circunstancias, los problemas y los "qué pasaría si" de esta vida. Por supuesto, es cierto que cierta ansiedad es de naturaleza fisiológica y puede requerir tratamiento médico, pero la ansiedad cotidiana con la que se enfrentan la mayoría de los creyentes generalmente tiene sus raíces en una sola cosa: La incredulidad.

(También te puede interesar: El afán y la ansiedad)

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, versículo (1 Pedro 1:7)


En 1 Pedro 5:7 se nos dice sobre echar nuestra ansiedad en Dios, porque Dios tiene cuidado de nosotros. El versículo dice así: "Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"

También en Filipenses 4: 6–7 se nos dice: "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús". Recordando que también se nos dice "echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"

ECHANDO TODA VUESTRA ANSIEDAD.. PERO ¿QUE ES LA ANSIEDAD?


Es muy probable que haya experimentado ansiedad en algún momento de su vida. Su corazón latía con fuerza, sus palmas estaban sudorosas y no podía recuperar el aliento, debido a una preocupación que alguna vez tuvo. Algunas personas solo experimentan ansiedad en ocasiones; para otros, es un hecho cotidiano.

(También te puede interesar: Dejando las heridas del pasado)

La ansiedad viene en forma de pregunta


La ansiedad siempre viene en forma de una pregunta de "qué pasaría si". Por ejemplo, podría preguntarse: "¿Qué pasa si mi salud falla?" O puede estar pensando, “¿Qué pasa si pierdo mi trabajo y no puedo hacer el pago de la hipoteca? ¿Cómo voy a alimentar a mi familia?" La ansiedad siempre se centra en el futuro y nunca en el presente.

Piense en esto por un minuto: ¿Existe todavía el futuro? No. Ahora, ¿Cuánto control tienes sobre cosas que no existen? Cero.

Esto hace que sea fácil sentir que las cosas están completamente fuera de control. Imaginar todas las formas posibles para que se desarrollen los eventos puede ser un camino sin fin. Antes de que te des cuenta, el mundo da vueltas y la ansiedad te tiene en sus garras.

ECHANDO TODA VUESTRA ANSIEDAD SOBRE ÉL, 1 PEDRO 5:7


Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque el comienzo de la ansiedad es el fin de la fe


George Mueller, el evangelista del siglo XIX, era conocido como un hombre de gran fe y oración . Dijo: "El comienzo de la ansiedad es el fin de la fe, y el comienzo de la fe verdadera es el fin de la ansiedad". También se ha dicho que la preocupación es incredulidad disfrazada.

(También podría interesarte: Consuelo para los deprimidos)

Jesucristo nos presenta la cura para la ansiedad: La fe en Dios expresada a través de la oración. En Mateo 6: 25-33 se nos dice:

Confiamos en Dios en oración cuando cumplimos echando toda vuestra ansiedad sobre él


"Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?" (V25)

"Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?" (V26-27)

(Podría interesarte: La ansiedad en los hijos)

"Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?" (V28-30)

Resumiendo sería echando toda vuestra ansiedad sobre él


"No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (V31-33)

Jesús podría haber resumido toda la lección con estas dos frases: "Echando toda vuestra ansiedad sobre él" . Demuestra que confías en él llevándole todo en oración.

HECHANDO TODA VUESTRA ANSIEDAD SOBRE ÉL PORQUE LA PREOCUPACIÓN NO CAMBIA EL FUTURO


No podemos vivir en el futuro y no podemos controlar lo que sucede allí. Sin embargo, podemos planificar el futuro. Las acciones que tome hoy pueden tener un impacto en lo que ocurrirá mañana, el mes que viene o el año que viene. 


Ciertamente, debemos ser prudentes con las decisiones que tomamos y debemos hacer planes. Pero preocuparnos por nuestro futuro no nos ayuda a prepararnos para él. Jesús habló extensamente sobre la ansiedad a sus discípulos en los versículos que mencionamos anteriormente (Mateo 6:27-33), pero no debemos afanarnos en el mañana. 

EL PEAJE DE LA ANSIEDAD EN NUESTROS CUERPOS


La ansiedad que continúa durante largos períodos de tiempo puede tener efectos perjudiciales en nuestra mente y cuerpo. Nuestro cerebro no funciona bien bajo niveles constantes de esfuerzo y estrés. 

(También puedes leer: Dios pelea mis batallas)

La ansiedad hace que nuestro cerebro use cantidades excesivas de serotonina, el neurotransmisor que contribuye a nuestros sentimientos de felicidad y bienestar. La ansiedad constante puede agotar las reservas de serotonina de nuestro cerebro

La escasez de serotonina puede hacer que nuestros cerebros caigan en depresión y, una vez que eso sucede, puede ser muy difícil de revertir. Es fundamental para nuestro bienestar que tomemos medidas para superar la ansiedad. ¿Las buenas noticias? La ansiedad tiene un antídoto.

ANTÍDOTO DE LA ANSIEDAD


La mejor forma de evitar la ansiedad es mantener la mente en el presente


Como se mencionó anteriormente, la ansiedad se presenta en forma de preguntas de "qué pasaría si" sobre el futuro. La mejor forma de evitar la ansiedad es mantener la mente anclada en el presente. Sin embargo, esto puede ser más fácil de decir que de hacer. 

Para superar la ansiedad, debe ser intencional y resuelto al entrenar su mente para que se concentre en el aquí y ahora . La buena noticia es que podemos aprender a no preocuparnos.

(Podría interesarte: Para el que cree todo es posible)

Imagina que estás sacando a pasear a tu perro San Bernardo gigante. El perro grande trota felizmente a tu lado mientras disfrutas del sol y el paisaje. De repente, un conejo aparece entre los arbustos y se aleja en dirección opuesta. Tu perro intentará sumergirse entre los arbustos para perseguir y atrapar al conejo. Si el perro no está entrenado, con lo grande que es, lo acompañará en esa persecución a través de la maleza. Sin embargo, si su perro está entrenado, puede tirar de su correa y llamarlo, y él regresará a su lado. Entonces podrás seguir disfrutando de tu paseo.

Lo mismo ocurre con tu mente. De vez en cuando, sus pensamientos van a saltar al futuro y comenzará a hacer esas preguntas de "qué pasaría si". Es inevitable; pasará. La diferencia será si has entrenado tu mente para volver al presente o si vas a dejar que te arrastre por el camino del conejo.

FORMAS DE DEVOLVER LA MENTE AL PRESENTE Y EVITAR LA ANSIEDAD


¿Cómo entrenas tu mente? 


Primero, no puede simplemente leer sobre cómo superar la ansiedad. Debes ponerlo en práctica. Cuanto más practique, más resistente se volverá y más automática será la respuesta cuando comience la ansiedad. Aquí hay algunas formas prácticas de devolver su mente al presente:

Técnica 3 X 5 + 1


Tim Sanford, el director clínico de Focus on the Family, recomienda una técnica que él llama "3 x 5 + 1". Es una manera fantástica de centrar su atención en lo que está sucediendo a su alrededor en ese momento, en lugar de en las preguntas de "qué pasaría si".

Si se siente ansioso, siga estos tres pasos:

1) Mira a tu alrededor. Nombra 5 colores que ves.
2) Escuche su entorno. Nombra 5 sonidos que escuchas.
3) Nombra 5 cosas que puedas sentir físicamente, como el cuello de tu camisa contra tu cuello o la brisa que sopla sobre tu piel.


Una vez que haya pasado por cada una de estas 3 categorías y haya enumerado 5 cosas cada una, hágase esta última pregunta: "¿En qué debo estar pensando ahora mismo?"

Esta técnica de observar su entorno es una excelente manera de devolver su mente al presente. ¡Anímate y pruébalo ahora mismo!

Respiraciones profundas


Si siente que se está volviendo ansioso, otra excelente manera de traer su mente de regreso al presente es tomar varias respiraciones lentas y profundas. Intente tomar tres respiraciones profundas ahora mismo. Observe cómo calma y relaja su cuerpo y refuerza su enfoque en el presente.

Apoyarse en Dios echando todo vuestra ansiedad sobre él


Pablo nos instruyó sobre cómo vencer la ansiedad en su carta a los Filipenses capitulo 4: versículos 6-8, los cuales ya hemos mencionado anteriormente. 

Pase tiempo diariamente leyendo la Biblia. Si se siente ansioso o temeroso, lea los muchos versículos que hablan sobre la ansiedad y el miedo. Leer y estudiar Su Palabra es una excelente manera de enfocar sus pensamientos y le brindará paz.

(Te podría interesar: En Cristo somos más que vencedores)

Dedique tiempo también a hablar con Dios. Cuando queremos hablar con alguien sobre nuestras preocupaciones y sentimientos, ¿Quién mejor para compartirlos que Aquel que mejor nos conoce? No hay nada más liberador que arrodillarse ante Él y entregarle todos sus pensamientos y preocupaciones. Él realmente tiene el control de esta y cualquier otra situación que podamos enfrentar, así que echemos toda nuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de nosotros. 

Pon tus preocupaciones en Dios, echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros


El apóstol Pedro dijo: "Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros". (1 Pedro 5:7) La palabra "echar" significa lanzar. Dejamos de lado nuestras preocupaciones y las arrojamos sobre los grandes hombros de Dios. 

Dios mismo se ocupará de nuestras necesidades. Echamos nuestras preocupaciones a Dios a través de la oración. El libro de Santiago nos dice que las oraciones de los creyentes son poderosas y efectivas:

"Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho." (Santiago 5:16)

(Podría interesarte: Todas las cosas ayudan a bien)

El apóstol Pablo enseñó a los filipenses que la oración cura la ansiedad. Según Pablo en nuestro versículo clave (Filipenses 4: 6-7), nuestras oraciones deben estar llenas de acción de gracias y gratitud. Dios responde a este tipo de oraciones con su paz sobrenatural. 

Cuando confiamos en Dios con todo nuestro cuidado e interés, él nos invade con la paz divina. Es el tipo de paz que no podemos entender, pero protege nuestro corazón y nuestra mente de la ansiedad.

LA PREOCUPACIÓN Y ANSIEDAD AGOTA NUESTRA FUERZA


Echando toda vuestra ansiedad sobre él porque él tiene cuidado de vosotros 


¿Alguna vez has notado cómo la preocupación y la ansiedad agotan tus fuerzas? Te quedas despierto por la noche cargado de preocupaciones. En cambio, cuando las preocupaciones comiencen a llenar su mente, coloque esos problemas en las capaces manos de Dios. 

El Señor atenderá sus preocupaciones satisfaciendo la necesidad o dándole algo mejor. La soberanía de Dios significa que nuestras oraciones pueden ser respondidas mucho más allá de lo que podemos pedir o imaginar:

"...Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros" (Efesios 3:20)


Echando toda vuestra ansiedad sobre él en oración y confianza 


Tómese un momento para reconocer su ansiedad por lo que realmente es: Un síntoma de incredulidad. Recuerde que el Señor conoce sus necesidades y ve sus circunstancias. Él está contigo ahora, caminando a través de tus pruebas contigo, y sostiene tu mañana de forma segura en sus manos

(También puede interesarte ir a la sección de Vida Cristiana)

Vuélvete a Dios en oración y confía en él por completo. Ésta es la única cura duradera para la ansiedad. Y recuerda lo que dice 1 Pedro 5:7 "Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"