¿QUÉ QUISO DECIR JESÚS AL DECIR DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS?


Deja que los muertos entierren a sus muertos, Lucas 9:60


Jesús dijo: “Deja que los muertos entierren a sus muertos”, en respuesta a un discípulo que quería pasar tiempo en casa antes de comprometerse con el Señor. Jesús dijo: 

“Sígueme. El le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios” (Lucas 9:59–60). Este hombre pudo haber querido cumplir con el deber del hijo mayor de enterrar al padre, estar cerca del padre para obtener una herencia, o permanecer cerca del cuerpo de su padre hasta por un año para volver a enterrar los huesos, una práctica de algunos judíos de la época. En cualquier caso, la respuesta de Jesús deja claro que esta petición habría implicado anteponer la tradición o los propios deseos del discípulo al servicio de Jesús.

¿Quiénes son los muertos que enterrarían a sus muertos?, pues Jesús dijo Deja que los muertos entierren a sus muertos


¿Quiénes son “los muertos” a quienes Jesús se refirió como los que enterrarían a sus propios muertos? La palabra muerto se usa en este pasaje en dos sentidos diferentes. Aparentemente es una paradoja y se usa de manera muy efectiva. 

(También te puede interesar: Temas evangelísticos)

Los judíos usaban la palabra muerto a menudo para expresar indiferencia hacia algo o para expresar que algo no tiene influencia sobre nosotros. Estar muerto a la ley (Romanos 7:4), estar muerto al pecado (Romanos 6:11), significa que la ley y el pecado no tienen influencia ni control sobre nosotros. Somos libres de ellos y actuamos como si no lo fueran.

Deja que los muertos entierren a sus muertos, es decir, los muertos espirituales entierren a los muertos físicamente


Así que la gente del mundo está muerta para Cristo. No ven Su belleza, ni escuchan Su voz ni desean seguirlo. Solo Sus “ovejas” harán esas cosas (Juan 10:27). La gente del mundo son aquellos a quienes el Salvador describe aquí como los muertos (espiritualmente) que deben enterrar a los muertos (físicamente). Que las personas, dice Él, que no están interesadas en Mi obra, y que están “muertas en pecado” (Efesios 2:1), cuiden de los muertos. Tu deber ahora es seguirme.

(Puede que te interese: Devocionales Cristianos)

Si bien las Escrituras y Jesús son claros en cuanto a que debemos honrar a nuestros padres (Efesios 6:2), debemos entender que Jesús debe ser el primero en nuestras vidas, y esto habría sido especialmente así en este caso, es decir, con una relación directa y un mandato del Señor. 

RECUERDA QUE JESÚS DIJO DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS


Pedro, Andrés, Santiago, Juan y Mateo reconocieron al Señor y lo siguieron de inmediato (Mateo 4:18–22; 9:9). La cosa a la que estaba llamado el hombre que quería enterrar a su padre era de más importancia que cualquier consideración terrenal, y, para ese tiempo, Cristo escogió exigir del hombre un sacrificio muy extraordinario para mostrar su sincero apego a Él.

(También te puede interesar: Temas para jóvenes Cristianos)

En cuanto a la gente del mundo, nada es más importante que responder al evangelio. Esto requiere que se predique el evangelio (Romanos 10:14), así que una vez que tomamos la decisión de seguir a Jesús y predicar sus buenas nuevas, debemos renunciar a las búsquedas y comodidades mundanas y muertas, y hacer la obra del Señor. 

Jesús quiere seguidores, no profesantes, y aquellos que estén espiritualmente vivos serán instrumentos en las manos del Señor para llamar a otros a una nueva vida en Cristo.