Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO


Por: Steven Ritchie 

DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO EL DÍA DE PENTECOSTÉS

Derramamiento del Espíritu Santo el día de pentecostés en el aposento alto

Derramamiento del Espíritu Santo, ¿Por qué pentecostés?


No fue sin importancia que Dios hizo que los discípulos esperaran hasta el día de Pentecostés para recibir la experiencia completa del nuevo nacimiento. Pentecostés literalmente significa cincuenta

(También puedes leer: Los 9 dones del Espíritu Santo)

El número cincuenta se usa en las escrituras para representar simbólicamente la libertad como en el año del Jubileo. Cada cincuenta años se liberaban esclavos, se cancelaban las deudas y se proclamaba la libertad en todo el país. Pablo escribió, “Donde está el Espíritu del Señor, hay libertad” (2 Corintios 3:17).

Además, fue en Pentecostés que Israel recibió por primera vez la Ley de Dios en el monte Sinaí, cincuenta días después de salir de Egipto en la Pascua. También los discípulos recibieron el Espíritu Santo el día de Pentecostés para escribir sus leyes en sus corazones cincuenta días después de la Pascua (la muerte de Cristo), esto es lo que se conoce como el derramamiento del Espíritu Santo el día de pentecostés.

Por lo tanto, la Ley fue dada físicamente en el Día del Antiguo Pacto de Pentecostés como un tipo de lo que vendría cuando la Ley sería dada espiritualmente en el Día del Nuevo Pacto de Pentecostés. Grande y maravillosa es la sabiduría del Señor que diseñó una salvación tan grande para su pueblo.

“Pero este será el pacto que haré... dice el Señor, PONDRÉ MI LEY EN SU MENTE, Y LA ESCRIBIRÉ EN SUS CORAZONES..." (Jeremías 31:33)

“También os daré un corazón nuevo, y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y PONDRÉ MI ESPÍRITU DENTRO DE VOSOTROS, y les haré andar en mis estatutos. . . " Ezequiel 36: 26-27. 

Los textos anteriores se refieren al derramamiento del Espíritu Santo y se cumplieron dichas escrituras precisamente el día de pentecostés. 

Los judíos siempre se han referido al Día de Pentecostés como "La fiesta de la entrega de la ley" o "El cumpleaños del judaísmo". Asimismo, el Día de Pentecostés les habla a los creyentes del Nuevo Testamento como el primer día de la proclamación de “La Ley de la Libertad” (ver Santiago 1:25) y el nacimiento de la Iglesia del Nuevo Testamento

Pentecostés también se conocía como "La fiesta de la cosecha" (Ver Éxodo 23:16; 34:22), es decir, "cosecha de trigo". Espiritualmente hablando, Pentecostés denota un tiempo de celebración y gran gozo por la gran cosecha de almas en la Iglesia del Nuevo Testamento.

DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO, HABLANDO EN LENGUAS


El profeta Isaías habló de la promesa del Espíritu Santo cuando profetizó en Isaías 28: 9-12: “¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿a los arrancados de los pechos? Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo, a los cuales él dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír"

Es interesante encontrar una maravillosa correlación de las Escrituras cuando comparamos esta profecía con las palabras de Jesús en Mateo 11: 28-29. Jesús es el que hace que “LOS CANSADOS DESCANSEN” a través de la experiencia sobrenatural de hablar con labios tartamudos y en otra lengua

“Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré DESCANSAR. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y ENCONTRARÁN DESCANSO PARA SUS ALMAS. (Mateo 11: 28-29)

El descanso y el refrigerio de Dios hablando a su pueblo con labios tartamudos y una lengua desconocida es consistente con la descripción de Jesús del nacimiento del Espíritu en Juan 3: 5-8:

“De cierto, de cierto os digo, que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios... No te maravilles de que te dije, debes nacer de nuevo. El VIENTO sopla de donde quiere y oyes su sonido, pero no puedes decir de dónde viene ni adónde va, así son TAMBIÉN TODOS LOS NACIDOS DEL ESPÍRITU". (Juan 3: 5-8)

La palabra griega original traducida como "viento" es Pneuma. La palabra pneuma significa literalmente "espíritu", "viento" o "aliento". En todos los demás lugares donde se usa la palabra pneuma en todo el Nuevo Testamento griego, se traduce al inglés como la palabra "Espíritu", excepto en este caso

Por lo tanto, la traducción griega más literal y consistente de este pasaje en el Griego enfático Diaglott traduce Juan 3: 8 de la siguiente manera: “El Espíritu sopla (pneuma) donde quiere, y USTED OYE SU SONIDO. . . ASÍ ES CON TODOS LOS QUE HAN NACIDO DEL ESPÍRITU ". (Juan 3: 8, Diaglott griego enfático)

La Biblia JP Green Interlinear (que es consistente con la mayoría de los demás interlineales literal palabra por palabra) también traduce Juan 3: 8 de la siguiente manera: “El Espíritu sopla donde Él desea, y USTED OYE SU VOZ pero no sabe de dónde viene, y adonde Él va, TAMBIÉN TODOS LOS QUE HAN NACIDO DEL ESPÍRITU ". (Juan 3: 8, Biblia interlineal verde JP)

¿De qué está hablando Jesús cuando dijo que “El Espíritu sopla. . . y oyes su sonido? Seguramente, no está hablando de un creyente que hace una confesión verbal de fe. No se puede decir que sea la Voz del Espíritu. Hay algo más de lo que Jesús está hablando que todos deben recibir, para recibir el nacimiento del Espíritu

El único fenómeno sobrenatural que se encuentra en la Biblia en el que el Espíritu de Dios sopla sobre su pueblo y usted escucha el sonido o la voz del Espíritu es hablar en otras lenguas conforme el Espíritu da que se hable.

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes en un mismo lugar. Y de repente vino del cielo un estruendo, como de un viento recio que soplaba, y llenó toda la casa donde estaban sentados. Entonces se les aparecieron lenguas divididas, como de fuego, y uno se sentó sobre cada uno de ellos. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”. (Hechos 2: 1-4 - NKJV)

En el día de Pentecostés, los primeros creyentes en Jesús escucharon el sonido de “un viento recio que soplaba” (Hechos 2: 2) que obviamente era una señal sobrenatural de que el Espíritu de Dios estaba respirando antropomórficamente Su presencia espiritual en Sus seguidores. 

Luego, el siguiente versículo dice (Hechos 2: 3) , "y todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen (Hechos 2: 4) ". Aquí encontramos que el Espíritu de Dios "sopla" Su Divina Presencia sobre los creyentes y la voz del Espíritu se escuchó cuando los creyentes comenzaron a hablar palabras (otros idiomas / lenguas) " como el Espíritu les dio que hablasen".

Jesús declaró en Marcos 16:17 que una de las señales que los seguirán, y que mostraban que verdaderamente creen en Cristo, como dice la Escritura, sería que “HABLARÁN EN NUEVAS LENGUAS”. “Estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas…” (Marcos 16:17 - LBLA)

En el capítulo diez de Hechos, leemos acerca de un centurión romano inconverso llamado Cornelio. Era un hombre devoto que temía a Dios según la Ley de Moisés. Mientras oraba, vio a un ángel en una visión que le dijo: “Tus oraciones y tus limosnas han subido como memorial delante de Dios. Ahora envía por Simón cuyo sobrenombre es Pedro. . . ÉL TE Dirá LO QUE DEBES HACER". (Hechos 10: 4-6)

Más tarde, Pedro les testificó a sus hermanos judíos que el ángel le dijo a Cornelio que el apóstol Pedro "LE DARÍA PALABRAS POR LAS QUE ÉL Y TODA SU CASA SERÁN SALVOS". (Hechos 11:14)

Cornelio y los que estaban con él obedecieron las instrucciones de los ángeles y enviaron a buscar a Pedro, quien predicó la salvación al creer en el nombre de Jesucristo.

Hechos 10: 43-47 nos da el siguiente relato de la conversión de Cornelio:

“De él todos los profetas dan testimonio de que por su nombre, todo aquel que cree en él, recibirá remisión de los pecados. Mientras Pedro aún hablaba estas palabras, EL ESPÍRITU SANTO CAYÓ SOBRE TODOS LOS QUE ESCUCHARON LA PALABRA. Y los de la circuncisión (los judíos) que creyeron se asombraron, todos los que venían con Pedro, porque EL DON DEL ESPÍRITU SANTO SE HABÍA DERRAMADO TAMBIÉN SOBRE LOS GENTILES. PORQUE LOS ESCUCHARON HABLAR EN LENGUAS y engrandecer a Dios. Entonces Pedro respondió: ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos QUE HAN RECIBIDO EL ESPÍRITU SANTO como nosotros? (Hechos 10: 43-47)

En el relato de conversión anterior, debemos notar que no hay nada que justifique la creencia en un nuevo nacimiento del Espíritu antes de ser lleno del Espíritu. Debe hacerse la pregunta, ¿Cómo sabían los judíos creyentes que vinieron con Pedro que los gentiles habían recibido el don del Espíritu Santo

La respuesta de las Escrituras es consistente con la declaración de Jesús: “El Espíritu sopla de donde quiere y tú oyes su sonido. . . así es con todo el que ha nacido del Espíritu”. Los judíos creyentes estaban convencidos de que los gentiles habían recibido el Espíritu Santo cuando "les oyeron hablar en lenguas y engrandecer a Dios". 

Los cristianos creyentes de hoy también deben esperar el mismo signo inicial como prueba positiva de que alguien ha recibido el Espíritu Santo. Aquellos que afirman que una confesión verbal por sí sola causa automáticamente que uno reciba el Espíritu Santo deben preguntarse por qué la Biblia guarda silencio sobre tal creencia. 

La escritura dice que un creyente debe “Arrepentirse y ser bautizado. . . y recibirá el don del Espíritu Santo (Hechos 2:38) ". Cuando comparamos Hechos 2:38 con Hechos 8: 12-16, encontramos que los samaritanos creyentes fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús pero no recibieron el Espíritu Santo hasta que Pedro y Juan bajaron de Jerusalén.

“Los cuales, habiendo venido, oraron por ellos, para que recibiesen el Espíritu Santo; (porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos:. Solamente eran bautizados en el nombre del Señor Jesús) Entonces les imponían las manos sobre ellos, y recibieron el Espíritu Santo ". (Hechos 8: 15-17 - KJV)

No dice que en el momento en que uno cree, automáticamente recibe el Espíritu Santo. Las Escrituras declaran claramente que todos los que quieran entrar legalmente en el Reino de Dios deben "arrepentirse y ser bautizados" y "recibirán el Espíritu Santo". 

Esto es consistente con las propias palabras de Jesús que se encuentran en Lucas 11: 5-13. “Y les dijo, Cuál de vosotros tendrá un amigo que yendo a él a la medianoche y le digan; Amigo, préstame tres panes. . . Les digo que, aunque no se levantará y le dará porque es su amigo, SIN EMBARGO POR SU PERSISTENCIA se levantará y le dará todo lo que necesite. Por eso les digo, pidan, y se les dará; busca y encontraras; llama, y ​​se te abrirá. . . ¡Cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan! ” (Lucas 11: 5-13)

El contexto del pasaje anterior indica que la confesión de Jesucristo como Señor o el arrepentimiento no imparte automáticamente el Espíritu Santo. Jesús instruyó a sus seguidores a tener fe y perseverancia en pedirle a Dios su Padre el don del Espíritu Santo, lo cual implica que recibir el don del Espíritu no viene automáticamente en una oración de arrepentimiento.

La enseñanza del apóstol Pablo confirma que recibir el don del Espíritu Santo no se imparte automáticamente sobre la fe y el arrepentimiento porque nuestra fe en Jesucristo se demuestra cuando creemos y somos bautizados en su nombre (Marcos 16:16 - “El que creeyere y fuere bautizado será salvos ”).

“Pablo, habiendo pasado por las regiones altas, llegó a Éfeso. Y encontrando algunos discípulos, les dijo: ¿RECIBIERON EL ESPÍRITU SANTO DESDE QUE CREYERON? Entonces le dijeron: "Ni siquiera hemos oído si hay un Espíritu Santo". Y él les dijo: ¿En qué, pues, fueron bautizados?' Entonces dijeron: En el bautismo de Juan. Entonces Pablo dijo: Juan a la verdad bautizó con un bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyeran en el que vendría después de él, es decir, en Cristo Jesús. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo descendió sobre ellos, y hablaron en lenguas y profetizaron” (Hechos 7 19: 1-6).

Estos discípulos de Éfeso habían creído en Cristo hasta tal punto que disciplinaron sus vidas de acuerdo con el conocimiento que tenían de Cristo de Juan el Bautista. Para ser llamados "discípulos", deben haberse arrepentido de sus pecados antes de ser bautizados en el bautismo de Juan. 

Pablo aborda dos áreas principales en las que faltaban estos discípulos de Éfeso. Pablo se refirió al bautismo en agua "en el nombre de Jesucristo y al recibir el bautismo del Espíritu Santo". Debemos entender que el libro de los Hechos es el único libro del Nuevo Testamento que nos da un relato histórico real de personas que realmente fueron salvas palabra por palabra bajo la predicación apostólica. 

Al igual que en los cuatro evangelios, cada relato del libro de los Hechos no siempre explica todos los detalles de cada evento histórico. Por lo tanto, debemos examinar cuidadosamente cada relato de conversión en el libro de los Hechos y compararlos juntos para descubrir qué debemos hacer para recibir la salvación completa del Nuevo Testamento

El siguiente pasaje de las Escrituras no declara directamente que los samaritanos hablaban en lenguas. Sin embargo, el contexto lo exige. “Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan, quienes, cuando descendieron, oraron por ellos PARA QUE RECIBAN EL ESPÍRITU SANTO

Porque todavía no había caído sobre ninguno de ellos. Solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Luego les impusieron las manos para que recibieran el Espíritu Santo. Y cuando Simón vio que por la imposición de las manos del apóstol se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero..." (Hechos 8: 14-18)

Observe que el pueblo de Samaria había recibido la palabra de Dios y había sido bautizado en agua, pero se demoraba en recibir el Espíritu Santo. El contexto de Hechos 8: 14-18 prueba que había evidencia definitiva que probaba que los samaritanos habían recibido el Espíritu Santo, así como había evidencia definitiva en otros relatos de conversión a lo largo del libro de Hechos. 

Felipe el Evangelista podría haber dicho fácilmente "repite las siguientes palabras de una confesión de fe" y decirles a los samaritanos que habían recibido el Espíritu Santo. Sin embargo, no hay redacción en las Escrituras que dé lugar a la creencia de que uno ha recibido el Espíritu Santo sin la señal inicial de hablar en lenguas. Simón, el hechicero, no habría deseado tener el poder de repetir una oración si la confesión verbal por sí sola tuviera el poder de recibir el Espíritu Santo.

"El viento sopla donde Él desea, y TU OYES SU SONIDO, pero no sabe de dónde viene ni dónde va; así son TAMBIÉN TODOS LOS QUE HAN RECIBIDO EL NACIMIENTO DEL ESPÍRITU". (Juan 3: 8, Biblia interlineal verde JP)

Todos los que son verdaderamente "nacidos del Espíritu" tendrán el aliento del Espíritu de Dios o soplarán Su presencia divina sobre ellos y "oiremos su voz" (la Voz del Espíritu) cuando hablemos en lenguas "como el Espíritu" nos da que se hable tal como lo hicieron los primeros creyentes del Nuevo Testamento en el Día de Pentecostés, que fue el nacimiento oficial de la Iglesia del Nuevo Testamento (Lucas 24: 47-49; Hechos 1: 8; Hechos 2: 1-4).

SALVACIÓN COMPLETA DEL EVANGELIO


No estamos sugiriendo que no seamos salvos por gracia mediante la fe. La fe y la gracia son vitales para la salvación, pero enseñar solo la fe como “salvación completa” no está fundamentado en las Escrituras. Santiago dijo en su epístola: “Crees que hay un solo Dios. ¡Esta bien! Incluso los demonios creen eso y tiemblan de miedo (Santiago 2: 19-ISV) ".

La verdadera fe lo llevará a uno a "creer en Cristo como dice la Escritura" ("El que cree en mí, como dice la Escritura, de su corazón correrán ríos de agua viva" - Juan 7:38 NKJV) a fin de que podamos recibir "ríos de agua viva". 

La fe genuina en Cristo hará que un alma obedezca todo el mensaje del evangelio de arrepentimiento y remisión de pecados en Hechos 2:38 (“Arrepentíos y bautícense cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para remisión de pecados” - Hechos 2:38 / “en su nombre se debe predicar el arrepentimiento y la remisión de pecados” - Lucas 24:47). 

Por lo tanto, la verdadera fe bíblica conduce al verdadero arrepentimiento, al verdadero bautismo en agua y al verdadero bautismo en el Espíritu. En ninguna parte la Biblia da crédito a la noción de que la sola creencia o la confesión es la salvación total. 

Si bien la fe y la confesión son elementos vitales que conducen a la salvación total. “Si confiesas con tu boca al Señor Jesús y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree a la justicia, pero con la boca se confiesa a la salvación ”. (Romanos 10: 9-10). Romanos 10:10 no dice que la confesión sea salvación; dice que "la confesión se hace para salvación".

No hay discordia entre las escrituras que hablan de la necesidad de la fe, la gracia y la confesión y las escrituras que hablan de la necesidad de nacer del agua y el Espíritu en Juan 3: 3-5. Hebreos capítulo seis versículos uno y dos declara que la Iglesia de Jesucristo está construida sobre la doctrina fundamental de los BAUTISMOS, es decir, agua y Espíritu. 

Tenga en cuenta que junto con la fe en Dios, la creencia en la resurrección y el juicio eterno, el capítulo seis de Hebreos no declara la doctrina del bautismo (singular) , dice "la doctrina de los BAUTISMOS (plural) ", lo que significa que hay más de una tipo de bautismo. El Nuevo Testamento solo habla de dos bautismos, uno de agua y otro del Espíritu. Por lo tanto, ambos son necesarios para que todos los verdaderos creyentes reciban salvación.

EL DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO ES PARA NOSOTROS HOY


“Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. (Hechos 2: 39-KJV) 

Mucha gente piensa que el derramamiento del Espíritu Santo con la evidencia inicial de hablar en lenguas no es para nosotros hoy. Otras personas también piensan que el hablar en lenguas solo existe como uno de los nueve dones espirituales enumerados en los capítulos doce al catorce de 1 Corintios. Por lo tanto, sostienen que hablar en lenguas no es para todos los creyentes. 

1 Corintios 14:27 demuestra que el argumento anterior es erróneo. “Si alguno habla en lengua desconocida, sea de dos, o como mucho de tres, y eso por supuesto; que uno interprete ”. (1 Corintios 14:27)

Primero, debemos reconocer que el apóstol Pablo estaba hablando contextualmente del don espiritual de lenguas junto con los otros ocho dones del Espíritu Santo en los capítulos doce al catorce de 1 Corintios que se reciben después de recibir el don del Espíritu Santo en lenguas

Por lo tanto, el don espiritual de lenguas que se recibe después de que uno recibe el don del Espíritu Santo solo podría estar en operación “por dos, o como mucho por tres, y eso por supuesto (uno a la vez) en una reunión de la iglesia en particular. 

Por lo tanto, según 1 Corintios 14:27, si cuatro personas hablaran por el don de lenguas en una reunión, alguien estaría fuera de servicio. Además, de acuerdo con esta escritura, si muchos hablaran por el don espiritual de lenguas simultáneamente en una reunión dada de Creyentes llenos del Espíritu, esta escritura también sería violada. 

Sabemos que "Dios no es autor de confusión", y la Escritura ciertamente no se contradice. Sin embargo, leemos en los capítulos 2, 8, 10 y 19 de Hechos que muchas personas hablaron en lenguas simultáneamente durante las mismas reuniones (mucho más de dos o tres por curso). 

Está claro que la Biblia habla de dos manifestaciones diferentes de lenguas: una como los lenguajes de oración dados a todos los creyentes para su edificación personal y otra como un don espiritual distinto para ser interpretado para la edificación de una asamblea local. Es este don de lenguas lo que el apóstol declara, "... debe ser interpretado".

“Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a uno le es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, la palabra de conocimiento por el mismo Espíritu; a otra fe por el mismo Espíritu; a otro, los dones de sanidad por el mismo Espíritu; a otro, la obra de milagros; a otra profecía; a otro discernimiento de espíritus; a otros diversas clases de lenguas; a otro, interpretación de lenguas; pero todas estas obras por medio de ese mismo Espíritu, repartiendo a cada uno según su voluntad ”. (1 Corintios 12: 7-11)

Así como no todos los cristianos tienen la operación del don espiritual de lenguas y, sin embargo, todos los cristianos pueden hablar en lenguas, así también ocurre lo mismo con muchos de los otros dones del Espíritu

Todos los cristianos deben tener al menos un cierto grado de fe (por ejemplo: fe para la salvación), pero claramente, no todos los cristianos tienen el don de la fe. Todos los cristianos tienen al menos algo de sabiduría, pero claramente, no todos los cristianos tienen el don de la palabra de sabiduría. Todos los cristianos tienen cierto grado de conocimiento, pero es evidente que no todos tienen el don de la palabra de conocimiento.

En segundo lugar, el apóstol Pablo deja en claro que se estaba refiriendo principalmente a los nueve dones del Espíritu en los capítulos doce al catorce de 1 Corintios, no al bautismo del Espíritu Santo que claramente se promete a todos los creyentes. “En cuanto a los dones espirituales, hermanos. . . " (1 Corintios 12: 1) “. . . deseen dones espirituales, hermanos. . . " (1 Corintios 14: 1)

Dado que las Escrituras enseñan que la operación de los dones del Espíritu solo ocurre después de recibir el don del Espíritu Santo con la señal inicial de lenguas, sabemos que las Escrituras tratan el hablar en lenguas como un don operacional del Espíritu para algunos creyentes, mientras que las escrituras también hablan de hablar en lenguas para todos los creyentes

Si no hay dos tipos diferentes de hablar en lenguas en las Escrituras, entonces, ¿Por qué las Escrituras inspiradas declaran que un tipo de lenguas debe ser “por dos, o como máximo tres, y eso por turno; y dejar que uno interprete (uno a la vez - 1 Corintios 14:27)? 

En Hechos 2: 1-4, encontramos otro tipo de lenguas en funcionamiento en el sentido de que unos ciento veinte creyentes judíos hablaron en lenguas simultáneamente todos a la vez (Hechos 2: 1-4) En Hechos 10: 44-48 encontramos que muchos gentiles junto con Cornelio recibieron el mismo "don del Espíritu Santo" al hablar en lenguas de una sola vez (más de solo dos o tres personas) tal como lo hicieron los creyentes judíos en el Día de Pentecostés (Hechos 10: 44-48) . 

Y nuevamente, encontramos que alrededor de doce discípulos de Juan el Bautista (más de dos o tres) que habían creído en Jesús pero solo habían conocido acerca del bautismo de Juan también fueron llenos del Espíritu Santo al hablar en otras lenguas al mismo tiempo en una reunión en particular con Pablo (Hechos 19: 1-7) .

En tercer lugar, la palabra griega para "don" es siempre la palabra "dorea" cuando se refiere al bautismo del Espíritu Santo en lenguas. Sin embargo, al referirse a los nueve dones del Espíritu, siempre se usa la palabra "carisma". No hay lugar en el Nuevo Testamento donde una de estas palabras se sustituya por la otra. 

La palabra "dorea" nunca se aplica a ninguno de los nueve dones del Espíritu y la palabra "carisma" nunca se aplica al bautismo del Espíritu Santo. Por lo tanto, claramente tenemos dos operaciones diferentes de lenguas que se encuentran en la Biblia. Una operación de lenguas para todos los creyentes que han recibido el don del Espíritu Santo y otra operación de lenguas solo para ciertos creyentes que han recibido el don de lenguas para ser interpretadas en las asambleas de la iglesia local.

RAZONES ESCRITURALES POR LAS QUE LAS LENGUAS CONTINÚAN HOY


1. ¿Por qué Dios quitaría algo que Él declara que “PUSO EN LA IGLESIA”? "Dios ha puesto en la iglesia diversidad de lenguas".

2. ¿Por qué Dios nos mandaría “no prohibir hablar en lenguas” en 1 Corintios 14:39 si Él tenía la intención de que las iglesias dejaran de hablar en lenguas?

3. ¿Por qué Dios quitaría algo que declara edifica? "El que habla en lengua desconocida, se edifica a sí mismo".

4. ¿Por qué Dios cambiaría repentinamente su nuevo pacto con su pueblo? Es anti-bíblico y totalmente desobediente cambiar el evangelio de alguna manera.

“Pero aunque nosotros, o un ángel del cielo, os prediquemos cualquier otro evangelio que el que nosotros (los apóstoles) os hemos predicado (los cristianos del primer siglo), sea anatema”. (Gálatas 1: 8-13) "

… Si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida … (Apocalipsis 22: 18-19)

"Todo lo que yo te ordene, procura hacerlo: no añadirás ni disminuirás". (Deuteronomio 12:32)

Aquellos que dicen que las lenguas no son para nosotros hoy están "disminuyendo" o "quitando" porciones de las escrituras del Nuevo Testamento. ¿Desde cuándo Dios cambió el Nuevo Pacto? Así como el Antiguo Pacto no se pudo agregar o disminuir, el Nuevo Pacto no se puede agregar o disminuir legalmente.

Finalmente, es extremadamente difícil creer que cuando la palabra “Amén” fue escrita por el apóstol Juan al final del libro de Apocalipsis, la iglesia entera automáticamente dejó de hablar en lenguas. Porque no hay ningún registro en la historia cristiana primitiva que apoye la idea de que todos los cristianos primitivos dejaron repentinamente de hablar en lenguas tan pronto como se completó el libro de Apocalipsis del Nuevo Testamento.

Ireneo, obispo de Lyon desde el 188 d.C. hasta el 202 d.C., fue un prolífico escritor cristiano que se sentó bajo las enseñanzas de Policarpo, obispo de Esmirna (Policarpo había conocido bien al apóstol Juan).. Ireneo enseñó que aquellos “que han recibido el Espíritu de Dios hablan en todos los idiomas. . . " 

Tenga en cuenta que el registro anterior está fechado unos cien años después de la muerte del último de los apóstoles originales. Ireneo registra además: “Por esta razón, el apóstol declara, hablamos sabiduría entre los que son perfectos, llamando perfectos a aquellas personas que han recibido el Espíritu de Dios, y que por medio del Espíritu de Dios hablan en todos los idiomas, como él [Pablo] se usó a sí mismo también para hablar. 

De la misma manera escuchamos a muchos hermanos en la Iglesia que poseen dones proféticos y que por medio del Espíritu hablan todo tipo de idiomas..." (The Ante-Nicene Fathers Volumen 1, página 531)

Note que Ireneo declaró que aquellos que recibieron el Espíritu de Dios hablan en todos los idiomas a través del Espíritu. Luego hizo una diferencia entre recibir el Espíritu de Dios con la evidencia inicial de hablar en lenguas y la posesión de dones espirituales, es decir, los dones de profecía y lenguas. 

En el mismo capítulo, Ireneo continúa escribiendo: “. . . el hombre se vuelve espiritual y perfecto por la efusión del Espíritu. . . Pero si el Espíritu le falta al alma, el que es tal es en verdad de naturaleza animal, y queda carnal ". (The Ante-Nicene Fathers Volumen 1, página 532)

Aquellos que enseñan que la experiencia bíblica de hablar en lenguas pasó con la iglesia del primer siglo y la muerte de los apóstoles originales, a menudo intentan justificar su posición afirmando que la frase “cuando venga lo perfecto” en 1 Corintios 13 : 10 debe interpretarse en el sentido de "cuando la escritura del Nuevo Testamento esté completa".

Por lo tanto, afirman que este versículo de las Escrituras implica que todas las lenguas, profecías y conocimientos de repente “desaparecieron” cuando se completó el libro de Apocalipsis del Nuevo Testamento. Sin embargo, se demuestra que esta suposición es errónea porque la palabra griega traducida como "perfecto" en 1 Corintios 13:10 es "teleion", que es neutro singular, pero el idioma griego siempre se refiere a las Escrituras en plural femenino.

Por lo tanto, el apóstol Pablo debe haberse estado refiriendo a algo diferente a las Sagradas Escrituras que se están completando en 1 Corintios 13:10. Entonces, ¿A qué se refiere el apóstol? “Sea que haya profecías, fallarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se desvanecerá. Porque en parte conocemos y en parte profetizamos, pero cuando venga lo perfecto, lo que es en parte se acabará. . . Por ahora, vemos en un espejo tenuemente pero luego cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré tal como también soy conocido ". (1 Corintios 13: 8-12)

¿Qué conocimiento “desaparecerá” cuando venga lo perfecto? ¿Y qué quiso decir Pablo cuando dijo, "lo que es en parte se acabará" con "cuando venga lo perfecto"? Cuando comparamos las palabras en el versículo nueve, "conocemos en parte y profetizamos en parte", con las palabras en el versículo doce, "ahora vemos en un espejo vagamente", encontramos que el apóstol está hablando sobre el mismo "parcial” O conocimiento espiritual “tenue” a través de los dones espirituales de profecía y lenguas que“ desaparecerán ”cuando Jesús regrese para reinar en Su reino sobre toda la tierra

El apóstol explica claramente que este conocimiento parcial y oscuro "cesará"; "Desaparecerá"; y "será eliminado"; cuando veamos a alguien "cara a cara". En el momento en que nuestro Señor regrese, “conoceremos como también se nos conoce".

1 Juan 3:2 explica claramente que cuando nuestros cuerpos finitos hayan sido redimidos a la perfección, “seremos como él porque le veremos tal como él es”. ¿A quiénes seremos semejante cuando nuestros cuerpos se transformen en cuerpos incorruptibles? ¿Seremos como el libro de Apocalipsis o seremos como Jesús, que ya tiene un cuerpo resucitado incorruptible? ¿Y a quién veremos exactamente como Él es? ¿Veremos la Biblia o veremos a Jesús como es? La evidencia apunta abrumadoramente a Jesús. 

Eso debe ser lo que Pablo quiso decir cuando dijo que podremos ver “cara a cara” en 1 Corintios 13:12. “Amados, ahora somos hijos de Dios; y NO SE HA REVELADO AÚN lo que seremos, pero sabemos que CUANDO ÉL SEA REVELADO, SEREMOS COMO ÉL, PORQUE LO VEREMOS como Él es”. (1 Juan 3: 2)

¿A quién veremos "cara a cara"? ¿La Biblia o Jesús? Jesús marcará el comienzo de una nueva era de perfección en la que nuestras mentes y cuerpos serán cambiados para ser como el Cristo glorificado. A Jesucristo se le llama "las primicias de los que durmieron" (1 Corintios 15:20) porque a sus seguidores también se les otorgarán cuerpos glorificados, como el cuerpo resucitado de nuestro Señor Jesucristo ("La gloria que me diste, yo tengo dado a ellos ”- Juan 17:22). 

Por tanto, seremos como Jesús en el conocimiento de todas las cosas. Así como Pedro exclamó a Jesús "Señor, tú sabes todas las cosas" en Juan 21:17, así, ya no sabremos en parte ni veremos vagamente por el poder del Espíritu, sino que seremos "como Él", como el Señor Jesús, seremos capaces de conocer todas las cosas como Jesús en su cuerpo glorificado. 

Además, si uno realmente cree que 1 Corintios 13: 8-12 prueba que la profecía y las lenguas han cesado y se han desvanecido cuando se completó la Biblia, debe ser coherente con este punto de vista. Dado que la Biblia es inspirada, [Dios respiró] no puede mentir ni contradecirse. Si decimos que la profecía cesó o se desvaneció de acuerdo con la Palabra de Dios, entonces la profecía nunca podrá operar más ni bajo ninguna circunstancia. 

¿Por qué entonces, si vamos a ser consistentes, la inspirada escritura profética de un día venidero (antes del regreso de Cristo) dice que se enviará dos profetas que profetizarán 1.260 días? “Y daré poder a mis dos testigos, y ellos profetizarán mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio”. (Apocalipsis 11:21) 

Si la profecía aún no ha dejado de existir, podemos concluir que “lo perfecto” aún no ha llegado. Por lo tanto, no hay prueba bíblica para afirmar que las lenguas no son para la Iglesia hoy, ni los dones de sanidad, ni los milagros, ni las palabras de sabiduría, ni el conocimiento, ni la fe, ni el discernimiento de espíritus, ni la interpretación de lenguas. 

Sí, estos maravillosos regalos son para nosotros hoy. “Y estas señales SEGUIRÁN a los que creen; en mi nombre echarán fuera demonios; ELLOS hablarán con NUEVAS LENGUAS; . . . y sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán ”. (Marcos 16: 17-18)

Jesús mismo dijo las señales específicas que seguirían a sus verdaderos creyentes, incluida la señal de hablar "en nuevas lenguas (nuevos idiomas) ". Jesús derramó su sangre sin pecado para que tú pudieras recibir esta misma promesa del Espíritu con las mismas señales milagrosas que los creyentes del primer siglo experimentaron y disfrutaron. 

Aquellos que afirman que el derramamiento prometido del Espíritu Santo con el hablar en otras lenguas como el Espíritu da que se hable (Hechos 2: 1-4) no es para nosotros hoy, la Biblia dice “errad, sin conocer las Escrituras ni el poder de Dios (Mateo 22:19) ".

Tengamos cuidado de no "descuidar una salvación tan grande, que al principio comenzó a ser dicha por el Señor, y nos fue confirmada por los que le oyeron" (Hebreos 2: 3). Debemos preguntarnos honestamente, ¿Quién nos confirmó esta gran salvación? Todos sabemos que fueron los apóstoles originales de Jesucristo quienes confirmaron la verdadera salvación a los judíos (Hechos 2), los samaritanos (Hechos 8) y los gentiles (Hechos 10). ¿Cómo, pues, escaparemos si descuidamos escuchar sus palabras?

“Entonces Pedro les dijo: Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para remisión de los pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para todos los que el Señor nuestro Dios llamare … (Hechos 2: 38-40) ”.

Las Escrituras afirman que la misma promesa del don del Espíritu Santo que los creyentes del primer siglo experimentaron y disfrutaron dentro de la iglesia del primer siglo todavía está disponible en estos últimos días.

“Pero esto es lo que dijo el profeta Joel: Y sucederá en los últimos días, dice Dios, que derramaré de mi Espíritu sobre toda carne; Tus hijos y tus hijas profetizarán, tus jóvenes verán visiones, tus ancianos soñarán sueños. Y sobre Mis siervos y sobre Mis siervas derramaré Mi Espíritu en aquellos días; Y profetizarán. Mostraré prodigios arriba en el cielo y señales abajo en la tierra: Sangre, fuego y vapor de humo. El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes de la venida del día grande y espantoso del Señor ”. (Hechos 2: 17-20 - NKJV)

Dios mismo prometió derramar de su Espíritu sobre toda carne en los últimos días en que los hijos e hijas de Dios profetizarán. La palabra griega para "profetizar" no significa necesariamente profecía predictiva. El verbo griego propheteuo “(de / Pro , 'antes' y / phemi , aserción por la elevación de una declaración sobre otro') - apropiadamente, que hablo en el poder divino- forthtelling o predecir .” 

Aquí podemos ver que "profetizar" en el capítulo dos de Hechos sí puede significar declaraciones inspiradas "contundentes" o declaraciones inspiradas "prediciendo". Por lo tanto, hablar en lenguas según el Espíritu da la palabra puede significar tanto "hablar"(no predictivo) y enunciados inspirados en" predicción " (predictivo) .

Thayer escribió que el verbo griego prophéteuó (prof-ate-yoo'-o) significa "pronunciar, declarar, algo que solo puede ser conocido por revelación divina". La Concordancia Exhaustiva de Strong dice que el verbo griego prophéteuó puede significar “hablar bajo inspiración”, lo cual no es necesariamente una profecía predictiva. 

Por lo tanto, cuando los creyentes "comenzaron a hablar en otras lenguas según el Espíritu les daba que hablasen (Hechos 2: 1-4) ", estaban hablando bajo la inspiración del Espíritu que profetiza pero no necesariamente de una manera que predice. Lo mismo es cierto para todos los creyentes que tienen fe en la promesa del derramamiento del Espíritu en estos últimos días.

El comienzo de la Era de la Iglesia del Nuevo Testamento fue claramente el comienzo de “los últimos días” en el calendario profético de Dios. Note que Dios también dijo a través de su apóstol (Hechos 2:20) y profeta (Joel 2:31) , “el sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre antes de la venida del día grande y espantoso del Señor. " 

Ya que Dios mismo prometió "derramar de" Su "Espíritu sobre toda carne" "en los últimos días", es difícil imaginar que no estemos todavía viviendo en los últimos días en los que Dios todavía estaría derramando Su Espíritu sobre toda carne (todas las naciones) antes de que Jesús regrese por su iglesia en su segunda venida.