Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE (JOSUÉ 1:9)


ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE (Cita Josué 1:9)

Esfuérzate y sé valiente: Hombre empujando una piedra al subir una montaña

Esfuérzate y sé valiente versículo Josué 1:9:


“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” Josué 1:9

(También te puede interesar: Yo y mi casa serviremos a Jehová)

Si hay dos cosas que conozco bien, son la debilidad y el miedo. Sé lo que es sentirse débil. Y también sé lo que es mirar el miedo a los ojos, y con todo lo que hay en mí, querer correr en dirección contraria.

Esfuérzate y sé valiente, descansa en Dios cuando el miedo te abruma


Pero gloria a Dios, el miedo y la debilidad no son nuestra herencia. Leemos una y otra vez en la Biblia que cuando se trata de temor, no debería haber nada a lo que temamos más que a Dios. Y este miedo no es una angustia espantosa. Es un miedo reverente, parecido al asombro, que está motivado por querer complacerlo. 

Sabemos que el nombre del Señor es nuestra torre fuerte. Él es nuestra protección. Él lucha por nosotros. Él creó todas las cosas, por lo que tenerlo de nuestro lado es una victoria segura en cada situación que enfrentamos, pues somos más que vencedores en Cristo; por lo tanto, solamente se nos pide esfuérzate y sé valiente.

A JOSUÉ SE LE DIJO ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE


Dios le ordenó a Josué esfuérzate y sé valiente frente a un enemigo que habría hecho temblar a Josué con debilidad y miedo si no hubiera sido por el poderoso recordatorio de Dios de Su presencia y poder. Sigamos leyendo para ver cómo Dios se enfrenta a nuestra debilidad y temor con Su fuerza y ​​poder.

Esfuérzate y sé valiente: Esfuérzate es el recordatorio de Dios para nosotros cuando nuestras circunstancias nos abruman


En Josué 1, antes de que los israelitas crucen el río Jordán hacia la Tierra Prometida, el Señor le dice a Josué esfuérzate. En realidad, Dios le dice que sea fuerte varias veces solo en el primer capítulo.

(También puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Hubo un período de mi vida en el que el Señor me hizo meditar en esta sección de las Escrituras y no me permitió pasar de eso. No importa cuántas veces traté de pasar al capítulo 2, seguí retrocediendo para leer y releer el capítulo 1 de Josué. Esto fue durante un momento en el que me sentía débil. Sentía que no tenía control sobre las cosas que estaban sucediendo en mi vida. Me sentí como una víctima de mis circunstancias.

Mi esposo, Christopher, y yo habíamos decidido que sería una ama de casa después del nacimiento de nuestra primera hija. Elegimos ese camino después de sentirnos guiados por el Señor. Christopher era el único proveedor y los tiempos eran difíciles para nosotros. Como parecía que nuestra vida material y financiera se estaba desmoronando, Dios me dijo, a través de su palabra que fuera fuerte, es decir, esfuérzate y sé valiente. “Pero, me siento débil, Señor”, fue mi respuesta. “Sé fuerte”, fue su respuesta. Y no entendía por qué me decía que fuera algo que yo no creía que fuera capaz de ser.

Esfuérzate y sé valiente: Dios nos llama a vivir en Su fuerza, no en la nuestra


He aprendido que Dios siempre nos está llamando a hacer cosas que no creemos que podamos lograr. Eso es porque sin Él, no podemos. Nos llama a hacer cosas como tener una fuerza y ​​un coraje imposibles porque, al final del día, tenemos que darnos cuenta de que esas nunca fueron cosas que íbamos a poder lograr por nuestra cuenta. 

(Podría interesarte: Temas para mujeres cristianas)

Dios nos llama a caminar obedientemente hacia la fe y confiar en que Él estará allí para poner un camino firme bajo nuestros pies. Empezamos, pero Él es quien lleva a cabo la obra poderosa en nuestra vida.

"Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos". - Salmo 40:2

Esfuérzate y sé valiente porque Dios abre un camino a través de lo que parece imposible 


Pensé que mi mundo se estaba desmoronando cuando era una nueva ama de casa. En realidad, mi vida se estaba juntando. Dios me estaba dando sabiduría, experiencia y la oportunidad de seguir adelante en mi vida a través de la fe, aunque no entendía cómo iba a vencer. 

Esfuérzate y sé valiente porque en nuestra debilidad Dios nos hace fuertes


¡Bueno, estoy aquí y vivo para decirles que Dios tenía razón! Durante esa temporada, grabó en mi corazón que aunque me sentía débil, no lo era. Lo tenía de mi lado y mi debilidad solo servía para mostrar su fuerza.

Dado que somos humanos, todos tenemos áreas en las que somos débiles y en las que somos fuertes. En las áreas donde somos fuertes, lo somos porque Él lo es. Y, en las formas en que somos débiles, el "...poder se perfecciona en la debilidad". (2 Corintios 12:9)

ESFUÉRZATE Y SÉ VALIENTE, JOSUÉ Y CALEB SE ESFORZARON Y ACTUARON CON VALENTÍA


Si puedes recordar en el libro de Números, Josué y Caleb vieron a los moradores de la tierra que el Señor quería dar a los israelitas, y aunque la gente allí era más grande y más fuerte, Josué y Caleb sabían que podían tomar la tierra porque Dios estaba con ellos (Números 13:30). 

Tal vez necesitas recordar que tu fuerza está en Dios, no en ti mismo. Tal vez, estás mirando tu situación a través de tu perspectiva. Dios quiere que subas más alto, donde él está, para que puedas ver que en medio de tu debilidad Dios te da la fuerza.

Esfuérzate y sé valiente, enfrenta tus miedos más profundos


El miedo y yo definitivamente hemos dado vueltas muchas veces. Puedo decir que he vencido sobre el miedo, pero tuve que tener miedo y tener que ponerme en situaciones para enfrentarlo y rechazarlo.

(También puedes visitar la sección de Prédicas Cristianas)

Conocí el miedo el día que nació mi hija. Tuvimos que tener una cesárea de emergencia, que nunca fue parte del plan para mi esposo y yo. Habíamos planeado un parto natural en un centro de maternidad, no uno quirúrgico en un hospital. Odiaba los hospitales porque me recordaban la enfermedad y la muerte. Aunque intelectualmente sabía que las personas son tratadas para ser atendidas y ser curadas en ese lugar; sin embargo, la reputación que tenían los hospitales en mi mente no era buena.

Diré que no estaba preparada para morir en esa mesa de operaciones. Hasta ese momento, mi embarazo fue saludable y de muy bajo riesgo. Ni siquiera entendí cómo llegamos allí. Entonces, si estar en el hospital podría pasarle a alguien como yo, seguramente la muerte también podría pasar, ¿verdad? Y no era sólo por mi vida por lo que temía sino también era la vida de mi hija. Su ritmo cardíaco bajaba con cada contracción que tenía. Las contracciones que se suponía que la traerían con vida al mundo en cambio la estaban lastimando. Tenía miedo.

Esfuérzate y sé valiente; pues se puede encontrar la fuerza de Dios en los momentos más débiles


En ese quirófano, temblaba de miedo. Lo olí en el aire. Fue abrumador. Pero en mi corazón, sabía que Jesús era mi salvador por una razón. Había vencido y vencido al miedo. Entonces, pensé en su nombre. Casi instantáneamente, el miedo en esa habitación se desvaneció.

Jesús obtuvo la victoria sobre el miedo y la muerte. Me encanta la escritura en 2 Timoteo 1:7 que dice esto: "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio".

La cobardía es un espíritu que Dios nunca nos dará; por lo tanto, esfuérzate y sé valiente y vive por encima del temor. Esto no significa que nunca sentiremos temor. Lo haremos. Esto quiere decir que cuando empezamos a sentir el temor, podemos combatirlo con la verdad de lo que Dios nos ha dado, así que, esfuérzate y sé valiente.

Tal vez la fuente de tu debilidad y miedo no sea la misma que la mía. Eso está bien, no hace que tu debilidad y temor sean menos válidos para Dios. La Palabra de Dios es la misma para mi situación, como lo es para la tuya, como lo es para otras personas.

Decide no vivir en el temor y sin hacer nada de esfuerzo por lograr tus metas. Esfuérzate y sé valiente.