BENDICIONES DE LA OBEDIENCIA EN DEUTERONOMIO 28:1-14

Bendiciones de la obediencia. Sombra de un hombre orando en el campo

¿Cuáles son las bendiciones de la obediencia que Dios prometió a Israel?


Dios prometió muchas bendiciones a Israel en el libro de Deuteronomio si obedecían sus mandamientos. Muchas bendiciones importantes se enumeran juntas en Deuteronomio 28:1–14. Las bendiciones de la obediencia incluyen lo siguiente:

(También te puede interesar leer: Dios está contigo en los momentos difíciles)

Bendiciones de la obediencia #1: Prominencia sobre otras naciones


“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra” (Deuteronomio 28:1).

Bendiciones de la obediencia #2: Ciudades y cultivos exitosos


Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo” (Deuteronomio 28:3).

Bendiciones de la obediencia #3: Bendiciones de niños, comida y ganado


Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas” (Deuteronomio 28:4).

Bendiciones de la obediencia #4: Protección y poder contra los enemigos: 


Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti” (Deuteronomio 28:7).

Bendiciones de la obediencia #5: Abundante cosecha de alimentos


“Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da” (Deuteronomio 28:8).

(Puede que te interese: Prédicas cristianas escritas)

Bendiciones de la obediencia #6: Apartados como pueblo santo de Dios


Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos” (Deuteronomio 28:9).

Bendiciones de la obediencia #7: Temido por otras naciones


“Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán” (Deuteronomio 28:10).

Bendiciones de la obediencia #8: Prosperidad en cuanto a la familia, la alimentación y el ganado


“Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar” (Deuteronomio 28:11).

(Te podría también interesar: La coraza de la justicia)

Bendiciones de la obediencia #9: Lluvia apropiada y bendición favorable sobre su trabajo, incluyendo la liberación de deudas


“Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado” (Deuteronomio 28:12).

Bendiciones de la obediencia #10: Liderazgo entre otros pueblos y naciones


Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas” (Deuteronomio 28:13).

En el original hebreo de este pasaje, las bendiciones están ordenadas en un patrón quiástico con muchos de los temas que se repiten. Los conceptos de prosperidad, éxito y el favor de Dios predominan como temas del pueblo de Dios que vive en la Tierra Prometida. Estas bendiciones eran condicionales, al igual que las maldiciones en el siguiente conjunto de versículos.

(También puedes leer: Embajadores de Cristo)

MALDICIONES POR LA DESOBEDIENCIA


¿Cuáles son las maldiciones que Dios prometió a Israel por su desobediencia?


En Deuteronomio 28, Dios proporciona una lista de bendiciones por la obediencia en los versículos 1–14 seguida de una lista de maldiciones por la desobediencia en los versículos 15–68. Si bien la lista completa de versículos no se repetirá aquí, los siguientes conceptos se destacan como maldiciones sobre el pueblo de Dios, Israel, cuando desobedecieron Sus leyes:

(Te puede interesar: La fe de Ester)

Maldiciones de la desobediencia #1: Maldiciones sobre la ciudad y el campo


“Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo” (Deuteronomio 28:16).

Maldiciones de la desobediencia #2: Maldiciones sobre la comida


“Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar” (Deuteronomio 28:17).

Maldiciones de la desobediencia #3: Maldiciones sobre tener hijos y sobre el ganado


“Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas” (Deuteronomio 28:18).

Maldiciones de la desobediencia #4: Maldiciones durante el viaje y en todo momento


“Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir” (Deuteronomio 28:19).

MÁS CONSECUENCIAS O MALDICIONES DE LA DESOBEDIENCIA


En los versículos 15–20, la palabra para “maldición” se usa siete veces, y esas maldiciones se explican a lo largo del resto del capítulo. La devastación final por la desobediencia continua fue que el pueblo de Dios sería removido de la tierra y esparcido entre las naciones de la tierra. 

(Puede que te interese: Temas evangelísticos)

El versículo 64 señala que el pueblo de Dios se volvería como los paganos y serviría a otros dioses: "Y Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo; y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra".

La última desgracia se da en el versículo final del capítulo: “Y Jehová te hará volver a Egipto en naves, por el camino del cual te ha dicho: Nunca más volverás; y allí seréis vendidos a vuestros enemigos por esclavos y por esclavas, y no habrá quien os compre” (Deuteronomio 28:68).

En contraste con las maldiciones de la desobediencia estaban las bendiciones de la obediencia


En contraste con estas maldiciones estaban las bendiciones que Dios prometió por la obediencia. Las palabras iniciales de la nota del capítulo son: “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra” (Deuteronomio 28:1). Dios ofreció a los israelitas tanto bendiciones como maldiciones en base a su respuesta a Su Ley.

(Puedes también visitar Temas de vida cristiana)

Las bendiciones de la obediencia a Cristo


Si bien los cristianos de hoy siguen a Cristo en lugar de la Ley, es importante señalar que Dios llama a todos sus hijos a seguir fielmente su Palabra. Las recompensas que Él nos promete hoy son recompensas eternas y celestiales que se otorgan a quienes le sirven fielmente. Los que confían en Cristo pasarán la eternidad en la presencia del Señor, la bendición más importante de todas.