Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL CONSOLADOR, EL PARACLETO EN LA BIBLIA


EL ESPÍRITU SANTO ¿OTRO CONSOLADOR?

El consolador, Paracleto Biblia con manos empuñadas

EL CONSOLADOR EN LA BIBLIA


Tal vez se ha hecho la pregunta, ¿Y qué quería decir Jesús cuando dijo en Juan 14:6 "Y yo rogaré al Padre, y os dará OTRO Consolador, para que esté con vosotros para siempre."?

¿Qué Consolador tenían los discípulos con ellos en esos momentos? ¿No era Jesucristo HOMBRE? Jesús quería que comprendieran que el Consolador del cual Él hablaba que vendría sería un Consolador de OTRA naturaleza, OTRA clase. 

(También te puede interesar: ¿Qué es el Espíritu Santo?)

Jesús COMO HOMBRE no era omnipresente, pero el Espíritu sí lo es. Los discípulos no estaban interesados en otra persona, solo estaban interesados en tenerlo a Jesús, pero lo tendrían en OTRA forma, incluso, en una forma que en ese momento no podían imaginar.

Jesucristo en Espíritu, el otro consolador


Si Jesucristo no es el Espíritu el no podría entrar en el cuerpo humano. Sin embargo, vemos que Jesucristo está en nosotros "¿O no conocéis a vosotros mismos que Jesucristo está en nosotros, a menos que estéis reprobados?" -2 Corintios 13:5. Jesucristo en forma de Espíritu es el otro Consolador "Cristo en vosotros, la esperanza de gloría."

Veamos algo mas en Juan 14:16-17: "Y yo rogaré a Padre, y os dará otro Consolador... el Espíritu de verdad... Pero vosotros le CONOCÉIS, porque MORA con vosotros, y estará en vosotros" ¿Quién moraba en esos momentos con ellos? ¿A quién conocían ellos? ¡A Jesucristo! O sea que, en el mismo pasaje Jesús les da a entender que el que ellos conocían en ese momento vendría a sus vidas y corazones en OTRA FORMA.

(Podría interesarte leer: El Espíritu de Cristo)

Para una mejor explicación, analicemos Juan 7:39, donde Jesús había estado hablando acerca de la venida del Espíritu Santo y el efecto que tendría en la persona. El apóstol Juan sigue diciendo: "Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyentes en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, PORQUE JESÚS NO HABÍA SIDO AUN GLORIFICADO."

Si el Espíritu Santo es una persona, y Jesucristo otra persona divina, entonces nada impediría que se manifestasen los dos juntos a la vez. Pero siendo que son la misma persona, solo diferentes títulos y funciones, la manifestación del Espíritu Santo en las vidas de los creyentes no se podía efectuar hasta que la obra REDENTORA se consumase o terminara. O sea, hasta que Jesús muriera en la cruz.

El consolador en la Biblia se refiere al mismo Jesucristo


El Espíritu Santo, por así decirlo, es "el otro yo" del Señor Jesucristo. Cristo se vio obligado, por la naturaleza del cuerpo físico en el cual vivía, a estar simplemente CON ellos antes de ser glorificado - con ellos y no en ellos. Pero, después de resucitado Jesús pudo estar EN ellos, porque Él también es él Espíritu Santo en emanación.

(Quizás te puede interesar: El bautismo del Espíritu Santo)

Observe el pasaje de Hechos 1:2 donde señala lo que había dentro de Jesús: "... después de haber dado mandamiento POR EL ESPÍRITU SANTO a los apóstoles..." EL griego dice literalmente " por Espíritu Santo." Ahora, ¿Cómo podría El dar mandamiento “por Espíritu Santo” si no era el Espíritu Santo?

EL PARACLETO EN LA BIBLIA


EL PARACLETO EN LA BIBLIA (AYUDADOR, ABOGADO, CONSOLADOR)


La palabra griega que Jesús utilizó (o se le atribuye) para "Consolador" es "paracleto. " Esta palabra quiere decir: Ayudador, abogado, o consolador. La palabra "paracleto" solo se halla cinco (5) veces en el Nuevo Testamento. Cuatro veces se encuentra en el Evangelio de Juan (Juan 14:16, 26, 15:26, 16:7), y allí claramente dice que es el Espíritu Santo. La quinta vez que se encuentra en el Nuevo Testamento se halla en 1 Juan 2:1, pero allí es traducida "abogado", pero es la misma palabra "paracleto."

(Podría interesarte: Símbolos del Espíritu Santo)

El consolador, el paracleto en la Biblia


Ahora, Juan 14:26 dice: "mas el Consolador (paracleto), EL ESPÍRITU SANTO, a quien el Padre enviará en MI nombre..." O sea que, allí no deja en duda que el "paracleto" es el Espíritu Santo. Pero, en 1 Juan 2:1, dice: 

"Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado (paracleto) tenemos para con el Padre, A JESÚS EL JUSTO." Allí dice que "el Paracleto" es Jesús. Si no cree que son la misma persona va tener problemas, pero el Consolador, el Espíritu Santo es el mismo Jesús.

Cuando Jesucristo dijo: "Nadie conoce la Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo" - Mateo 11:27, ¿Será que la tercera persona estaba dormida o no tenía conocimiento de estos? Y Juan desea que nosotros tengamos comunión con "el Padre, y su Hijo Jesucristo" - 1 Juan 1:3, sin embargo la comunión con la tercera persona no la menciona. ¿Por qué? 

(Puedes también leer: La promesa del Espíritu Santo)

Pablo también dice: "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios" - 1 Timoteo 5:21. ¡Allí la "tercera " persona no se encuentra incluida! Y en casi todas las salutaciones de las epístolas de Pablo habla acerca de hacer algo. El Espíritu Santo no denota una persona diferente en Dios, solo una actividad de Dios.

La Divinidad no puede ser dividida. El Espíritu Santo es el mismo Padre viviendo en nuestras vidas. El Espíritu Santo es la presencia particular de Dios en los creyentes, es el Señor Jesucristo en nosotros. Esa presencia particular es parte de Su Omnipresencia.

Cuando Dios entra en un cuerpo o SE mueve sobre un ser humano, Él se describe a Sí mismo como el Espíritu Santo. De este modo hace una distinción entre esa manifestación en particular de las demás manifestaciones. Sin embargo, la Biblia nos muestra que el Espíritu Santo es el mismo Espíritu del Padre, siendo que hay un solo Dios y ese Dios es Espíritu (Efesios 4:3).

(También puedes visitar la sección sobre Temas del Espíritu Santo)

El Espíritu Santo es el Padre extendiéndose o proyectándose a los cuerpos de los creyentes. Así que Dios en Cristo o en la Iglesia es el mismo Padre extendiéndose a otras esferas o áreas además del espacio, tiempo y eternidad.