Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

TESOROS EN VASOS DE BARRO


TENEMOS ESTE TESORO EN VASOS DE BARRO SEGÚN LA BIBLIA

Tenemos este tesoro en vasos de barro

Tesoros en vasos de barro (2 Corintios 4:7)


"Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros" (2 Corintios 4:7)

Nosotros, los que servimos al Señor bajo Su nuevo pacto de gracia, vivimos con tesoros en vasos de barro. Somos "vasos de barro"; pues aunque nacemos de nuevo por la fe en Cristo, todavía tenemos el mismo cuerpo físico que teníamos en Adán. 

(Te puede interesar: El cuerpo glorificado)

“Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos" ( 2 Corintios 5:1 ). Aunque somos nuevas criaturas en Cristo, todavía vivimos en el marco de la vida humana ordinaria. "...lo que ahora vivo en la carne [es decir, en la humanidad de carne y huesos], lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí" (Gálatas 2:20).

Somos vasos de barro, por lo que se dice que tenemos tesoros en vasos de barro


Sí, somos "vasos de barro". Somos frágiles, vulnerables, inadecuados. Originalmente fuimos hechos de polvo. “Y Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra” (Génesis 2:7). Podríamos compararnos con "vasijas de barro". 

“Acuérdate que como a barro me diste forma; ¿Y en polvo me has de volver?” ( Job 10:9). Somos como macetas de barro comunes. Esto es humillante. Sin embargo, es bueno ser humilde, porque "Dios da gracia a los humildes" (Santiago 4:6). 


Además, el Señor entiende completamente nuestra condición; se acuerda de que somos polvo (Salmo 103:14). También es liberador darnos cuenta de que somos vasijas de barro. El Señor no espera que actuemos como si fuéramos otra cosa que vasijas de barro, ser un recipiente: Un contenedor para su contenido previsto.

Tesoros en vasos de barro, el contenido previsto de la vasija es un tesoro especial


El contenido previsto de la vasija es un tesoro celestial, tesoros en vasos de barro. "Pero tenemos este tesoro en vasos de barro". Unos versos más adelante se especifica el tesoro. Es Cristo mismo: "para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal" (2 Corintios 4:11). 

La voluntad de Dios es que Cristo venga a morar y se exprese a través de la vasija de barro de nuestra humanidad. “A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria” (Colosenses 1:27). 

(Podría interesarte: Yo y mi casa serviremos a Jehová)

El Señor Jesús quiere ser la flor celestial que florece en la vasija de barro de nuestras vidas. “Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden” (2 Corintios 2:15). El plan de Dios es poner tesoros celestiales extraordinarios en vasijas ordinarias de barro, tesoros en vasos de barro, para que la atención se dirija al contenido, no al recipiente: "para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros".

TESOROS EN VASOS DE BARRO, TESOROS EN VASIJAS DE VARRO


Como ya se ha mencionado, Pablo dice que "tenemos este tesoro en vasijas de barro" (2 Cor 4: 7). Estas “vasijas de barro” son cuerpos humanos, que al igual que las vasijas de barro o vasos de barro están sujetas a descomposición y destrucción. 

El “tesoro” es el corazón humano que está siendo transformado por el Espíritu del Señor Jesús (ver 2 Cor 3, 18; 4, 6). Es el interior el que se renueva cada día (cf. 2 Cor 4,16). A través de las aflicciones corporales, dice Pablo, “nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal” (2 Cor 4:11). 

(También puedes ir a la sección de Predicas Cristianas Escritas)

Tenemos el espíritu de fe, “sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros” (2 Cor 4: 14). “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” (2 Cor 4: 16-17).

EL YO EXTERIOR SE VA DESGASTANDO PERO TENEMOS TESORO EN ESTE VASO DE BARRO


Pablo está escribiendo sobre lo que sucede en el corazón de un cristiano que sufre una aflicción corporal y que físicamente se va desgastando. El cuerpo del cristiano – su “vaso de barro” o “yo exterior” – se está desgastando; sin embargo, su espíritu su interior–donde se encuentra ese “tesoro” o “yo interior”– está siendo renovado, transformado por el Espíritu Santo “somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18). Esta gloria interior está preparando al cristiano para la gloria eterna, cuando “lo mortal sea absorbido por la vida” (2 Corintios 5:4).

(Puede que te interese leer: Devocionales Cristianos y Mensajes Cristianos)

La gloria del espíritu de Dios en el corazón del cristiano que sufre se da como “las arras del Espíritu” (2 Cor 5:5) de la gloria que será “eterna, en los cielos” (2 Cor 5:1). Este “tesoro” apunta hacia la futura gloria del cielo, pero actualmente se encuentra dentro del “vaso de barro” que se está desgastando

TESOROS EN VASOS DE BARRO: UN VASO TRANSITORIO CON UN TESORO ETERNO


Escondido dentro de este vaso "transitorio" que se "ve", el tesoro "eterno" permanece "invisible" (2 Corintios 4:18). El “tesoro” es “invisible” y, sin embargo, Pablo también dice que se manifiesta o se muestra en el “vaso de barro” que es el cuerpo (2 Corintios 4:11). Lo que quiere decir es que la "gloria", el "tesoro", la "vida de Jesús", que está dentro del cristiano que sufre, es invisible al ojo corporal,

Quienes cuidamos de los enfermos somos invitados por Pablo a “ver” en ellos los tesoros escondidos que yacen en sus cuerpos afligidos. Estos tesoros no son perceptibles por nuestros sentidos naturales, pero se manifiestan a aquellos que tienen fe

(Quizás te interese: Prédicas Evangelísticas)

Teniendo “este espíritu de fe”, podemos percibir que en la persona enferma suceden más cosas de las que se ven a simple vista. Aunque el cuerpo se esté desgastando, el Espíritu de Dios está obrando en el corazón, renovando el yo interior día tras día y produciendo un eterno peso de gloria

Debemos estar conscientes del tesoro en vasos de barros que tenemos


Para la persona de fe, lo que no se ve puede manifestarse. Se puede percibir la luz de Cristo que brilla en el corazón del enfermo o del moribundo (cf. 2 Corintios 4:6).

Estamos a cargo del cuidado del “vaso de barro” que es el cofre del tesoro de una persona en quien Dios está continuamente obrando, produciendo (tenemos motivos para esperar) un eterno peso de gloria más allá de toda comparación. Mientras buscamos reparar la vasija agrietada haríamos bien en ser conscientes del tesoro que contiene.

(Te podría interesarte: Temas para jóvenes cristianos)

Naturalmente, podemos percibir mucho acerca de las cualidades del corazón de una persona a través de las palabras y acciones que expresa su cuerpo. Cuando una persona está enferma y su cuerpo está severamente afligido, su espíritu no se manifiesta de la misma manera. Tenemos más dificultad para percibir las cualidades del corazón de una persona cuando su cuerpo no está funcionando bien; sin embargo, Pablo dice: 

La aflicción corporal no oscurece la presencia de la gloria de Dios, tenemos tesoros en vasos de barro


“Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal” (2 Corintios 4:11). Para aquellos iluminados por el espíritu de fe, la vida de Jesús se manifiesta en el corazón de una persona, no a pesar de la enfermedad de esa persona, sino en y a través de la enfermedad de esa persona

La aflicción corporal no oscurece la presencia de la gloria de Dios; es una señal de la gloria de Dios. Porque, como dice Pablo paradójicamente, “no miramos lo que se ve, sino lo que no se ve; porque lo que se ve es transitorio, pero lo que no se ve es eterno” (2 Corintios 4:8).