SED IMITADORES DE MÍ COMO YO DE CRISTO (1 CORINTIOS 11:1)

Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo, versículo 1 Corintios 11:1

Imitadores de Cristo: Sed imitadores de mí como yo de Cristo


La meta de todo cristiano es llegar a ser como Cristo, por esta razón Pablo decía sed imitadores de mí como yo de Cristo. Esto es lo que Dios tiene en mente en una de las promesas más amadas de la Biblia: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados" ( Romanos 8:28) . 

El “bien” a la vista se explica en el siguiente versículo: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (v. 29).

Sed imitadores de mí como yo de Cristo, es querer ayudar a los demás a ser como Cristo


Todos nuestros esfuerzos de discipulado deben tener en cuenta este objetivo. Queremos ayudar a las personas a crecer en semejanza a Cristo. Eso no se puede lograr simplemente enseñando teóricamente los principios del cristianismo. 

Más bien, para ayudar a los creyentes a crecer como discípulos, debemos estar dispuestos no solo a decirles cómo, sino también a mostrarles cómo, por eso también se hace necesarios que seamos imitadores de Cristo, tal como lo dijo Pablo: "Sed imitadores de mí como yo de Cristo"

Pablo enfatizó: Sed imitadores de mí como yo de Cristo


El apóstol Pablo enfatizó este enfoque de “mostrar” para el discipulado en su propio ministerio. Por eso dice: “Sed imitadores de mí como yo de Cristo” ( 1 Cor. 11: 1 ). Consideraba inherente a su propio crecimiento como discípulo la responsabilidad de ayudar a otros a crecer. Así que invitó a otros cristianos a seguirlo como él seguía a Cristo.

Sed imitadores de mí


(También te puede interesar: Mejor es un día en tus atrios)

Pablo revela dos compromisos en esta amonestación. El primero y más importante es su compromiso de ser un imitador de Cristo. Por supuesto, Jesús es mucho más que un ejemplo para nosotros, y nadie se reconciliará con Dios simplemente por tratar de imitarlo. 

Cualquier devoción a Cristo que no surja de una fe sincera en Él como Señor es un sentimentalismo equivocado. Sin embargo, esa realidad no debería impedirnos apreciar plenamente el poder que su ejemplo puede ser para nosotros, razón por la cual Pablo dice Sed imitadores de mí como yo de Cristo" Pablo era un imitador de Cristo.  

Sed imitadores de mí como yo de Cristo, es producto del ejemplo de Cristo a sus seguidores para que lo imiten


No hay una sola verdad práctica en la Palabra de Dios en la que el Espíritu sea más enfático que el ejemplo que Cristo ha dado a sus seguidores para que lo imiten. La iglesia necesitaba un patrón perfecto, un modelo impecable. Quería una encarnación viviente de esos preceptos del evangelio que se imponen tan estrictamente a cada creyente, y Dios nos ha presentado con gracia nuestro verdadero modelo.

Sed imitadores de mí... siguiendo el ejemplo de Cristo


Todo el carácter de la vida de Jesús de obediencia a los mandamientos de Dios nos muestra cómo, como discípulos suyos, debemos vivir en este mundo. Su llamado es el mismo hoy que cuando caminaba por la tierra: "Sígueme". 

(También te puede interesar: 5 Características de un siervo de Dios)

Entonces, debemos modelar nuestro amor por los demás según el amor que Él nos tiene (Juan 13:34). Debemos cultivar la mentalidad de un siervo porque vemos que "el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos" ( Mateo 20:28 ).

Cristo nos dio ejemplo para seguir sus pisadas, por tanto, Pablo dice: Sed imitadores de mí como yo de Cristo


Debemos soportar el sufrimiento injusto con paciencia sabiendo que esto es parte de nuestro llamado, porque, como explica Pedro:

"...Porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas; el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca; quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la cauda al que juzga justamente" (1 Pedro 2: 21-23 )

Pablo estaba decidido a vivir de acuerdo con la voluntad revelada de Dios, tal como lo había hecho Jesús en su ministerio terrenal. Persiguió la semejanza a Cristo como meta y animando a seguir su ejemplo al decir "Sed imitadores de mí como yo de Cristo"

¿PODRÍAS DECIR TU TAMBIÉN SED IMITADORES DE MÍ COMO YO DE CRISTO?


Sed imitadores de mí como yo de Cristo, era parte de la estrategia de Pablo para hacer discípulos


Pablo también se comprometió a ayudar a otros creyentes a hacer lo mismo. Por eso dijo: "Sed imitadores de mí". Era parte de su estrategia para hacer discípulos. Escribió a los filipenses lo siguiente: 

Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros" (Filipenses 4:9). No solo instruyó verbalmente a los creyentes en el camino de Cristo, sino que también modeló personalmente la semejanza a Cristo al vivir su fe ante ellos. Por esta razón Pablo podía decir "Sed imitadores de mí como yo de Cristo"

(También puedes visitar la sección de Prédicas cristianas escritas)

Recuerda que Pablo dijo sed imitadores de mí como yo de Cristo


Tantas características cristianas son "captadas" en lugar de "enseñadas". Pablo puede aconsejar y aconsejó a los cristianos diciendo "nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo" (Filipenses 2:3). Sin embargo, sus palabras tuvieron mayor impacto cuando se unieron a su propio ejemplo de vida abnegada (1 Cor. 9: 4-15) .

Pablo no solo enseñó a los ancianos de Éfeso las palabras de Jesús de que "más bienaventurado es dar que recibir", sino que también les mostró cómo aplicar esa lección a través de su propio ejemplo de "trabajar duro" para "ayudar a los débiles" ( Hechos 20:35 ). Quería que se unieran a él para cultivar el tipo de generosidad encomendada por la vida y el ministerio de Jesús.

Sean imitadores de Cristo, Pablo dijo sed imitadores de mí como yo de Cristo


La invitación a que alguien te imite como tú imitas a Cristo puede ser abrumadora. Después de todo, nadie es perfectamente como Cristo. Pero la perfección no es lo que se requiere. Pablo nunca tuvo tal pensamiento (ver Romanos 7: 15-20 ). 

(También puedes ir a la sección de Liderazgo Cristiano)

Lo que se necesita es una fe sincera en Cristo, el tipo de fe que alimenta el arrepentimiento rápido y humilde. Como alguien dijo en cierta ocasión: "Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: 'Arrepiéntanse' (Mateo 4:17), quiso que toda la vida de los creyentes fuera una de arrepentimiento".

Recuerda, Sed imitadores de mí como yo de Cristo


La persona que es diligente en imitar a Cristo tendrá fe en el Señor y se arrepentirá del pecado que es evidente. Se comprometerá a parecerse cada vez más a Cristo y estará insatisfecho con cada deficiencia. Todo cristiano serio debería encontrar a alguien así y tratar de seguir su ejemplo

¿Has hecho todo lo anterior? Además, ¿Has seguido alguna vez el ejemplo de Pablo y has invitado a alguien a imitarlo como tu imita a Cristo? Si no es así, ¿Por qué no hacerlo hoy? Este es el modelo apostólico del discipulado. Emplearlo es invitar a la bendición tanto para ti como para aquellos que siguen a Cristo contigo. Ten siempre en mente las palabras de Pablo: "Sed imitadores de mí como yo de Cristo"