¿QUÉ NOS ENSEÑA LA MUJER DEL VASO DE ALABASTRO CON PERFUME?

La mujer del vaso de alabastro con perfume

Hay una mujer famosa en la Biblia, aunque su nombre se mantiene desconocido para los lectores. Esta mujer, que se encuentra en Lucas 7:36-50, es la mujer que trajo un frasco de alabastro con aceite fragante al Señor Jesús (un perfume). Su historia es una de las historias más poderosas de arrepentimiento y perdón, una que muestra el bondadoso corazón de Dios.

Antecedentes de la mujer del vaso de alabastro con perfume


Los cuatro libros de los evangelios Mateo, Marcos, Lucas y Juan, todos registran a una mujer que le trajo aceite fragante a Jesús, y solo tres de esos relatos mencionan un frasco de alabastro. Los comentarios dicen que el relato de Lucas, del que vamos a hablar, es diferente de los demás, especialmente del de Juan, donde las personas y las circunstancias involucradas fueron particularmente diferentes.

(También te puede interesar: La mujer del flujo de sangre)

Sin embargo, mientras todos nos revelaron que Jesús valora nuestros esfuerzos por honrarlo, la historia de Lucas sobre la mujer del vaso de alabastro con perfume revela mucho más: Su amor y perdón.

Según el relato de Lucas, un fariseo invitó al Señor Jesús a cenar con él en su casa. Jesús obedeció, y mientras estuvo allí, una mujer no identificada, conocida solo como "pecadora" en la ciudad donde vivía, fue a Cristo con un frasco de alabastro con perfume e hizo lo que nadie jamás pensó en hacer.

La mujer del vaso de alabastro ungió a Jesús con el perfume


"Y estando [Ella] detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume"(Lucas 7:38)

Mientras que el fariseo despreciaba a Jesús por permitir que la mujer lo tocara, el Señor Jesús mismo apreció sus acciones, porque vio la sinceridad de su arrepentimiento. El Señor Jesús le dijo a Simón, el fariseo, lo arrepentida que estaba la mujer en comparación con él, y enfatizó su importancia:

(Podría interesarte: La mujer encorvada)

"Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama" (Lucas 7:47)

ARREPENTIMIENTO DE LA MUJER DEL VASO DE ALABASTRO CON PERFUME?


Si entendiéramos verdaderamente el significado de este relato, todos lloraríamos y nos sentiríamos humillados por la bondad del Señor. Verá, este relato nos enseña más que solo sacrificio y arrepentimiento; nos enseña el amor, el perdón y la verdadera libertad. Aquí hay algunas cosas que podemos aprender del arrepentimiento de la mujer del vaso de alabastro con perfume

1) La mujer del vaso de alabastro con perfume nos enseña que el arrepentimiento genuino no conoce límites


La mujer del vaso de alabastro, sincera en su arrepentimiento por vivir una vida de pecado, llegó a llorar detrás de Cristo, lavando Sus pies con sus lágrimas, secándolos con sus cabellos y ungiéndolos con el perfume que ella misma sacrificó para este mismo propósito. . Sus mismas acciones muestran un verdadero arrepentimiento de sus pecados.

2) La mujer del vaso de alabastro con perfume nos enseña que el arrepentimiento real recibe el perdón real


El Señor Jesús, obviamente feliz por la sinceridad de la mujer al arrepentirse de su pecado, habló a Su anfitrión sobre el perdón de Dios. Le dijo al fariseo que aunque esta mujer del vaso de alabastro era pecadora, su arrepentimiento genuino es recibido y recompensado con el perdón completo.

(Quizás te interese: Sé una mujer con luz propia)

Tal es la maravillosa verdad que todos y cada uno de nosotros deberíamos saber. Cualquiera que se arrepienta, independientemente de su historia o antecedentes, puede y será perdonado por Dios siempre que el arrepentimiento sea genuino. Incluso si las personas que nos rodean no creen en nuestro arrepentimiento, Dios ve el problema real dentro de nuestros corazones.

3) La mujer del vaso de alabastro con perfume nos enseña que al arrepentimiento sincero no le importan las opiniones públicas


Debemos tener en cuenta una cosa muy importante: La mujer del vaso de alabastro hizo su acto de arrepentimiento dentro de la casa de un fariseo.

Los fariseos son líderes religiosos conocidos por su estricto apego a la Ley. A esta mujer, "pecadora" como es, no se le dará ningún lugar en la casa de un fariseo. Sin embargo, aquí, la mujer del vaso de alabastro,  está desafiando el rechazo de la gente para poder venir y arrepentirse ante el Señor.

Lo mismo se aplica a cualquiera que verdaderamente se arrepienta. Cuando verdaderamente nos arrepentimos ante el Señor, no nos preocuparemos por lo que la gente pueda pensar. No nos preocuparemos de que la gente piense que estamos siendo ridículos por llorar, por decir "lo siento", por hacer restitución por nuestros pecados.

(Podría interesarte: Fe y acción de Rahab la ramera)

Independientemente de lo que la gente pueda decir, le damos la espalda al pecado y nos volvemos hacia Dios. 1 Pedro 4:3-4 explica bellamente cómo se ve eso:

“Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan"

¿QUÉ LECCIONES APRENDEMOS DE LA MUJER DEL VASO DE ALABASTRO CON PERFUME?


Aquí hay cinco lecciones que podemos aprender de la mujer del vaso de alabastro, las cuales podemos aplicar a nuestra vida cotidiana.

1. De la mujer del vaso de alabastro con perfume aprendemos que debemos darlo todo


Una vez que la mujer quitó el sello del vaso de alabastro, se derramó todo el perfume. Nada del perfume se salvó. La mujer del vaso de alabastro no retuvo nada del perfume con el cual ungió a Jesús. Nada. Este acto de tanto amor y devoción se hizo para preparar a Jesús para Su sepultura.

(También puedes visitar la sección de prédicas escritas)

Los discípulos y los que la rodeaban cuestionaban lo hecho por la mujer del vaso de alabastro por su extravagante amor por Jesús. Vieron su sacrificio como una tontería, un desperdicio total. Pero Jesús la honró por su gran amor por él. 

Dios a veces nos pedirá que sacrifiquemos para obedecerle. No siempre es fácil, pero vale la pena. El riesgo no es nada en comparación con la recompensa.

2. De la mujer del vaso de alabastro con perfume aprendemos sobre el aroma del clamor en el quebrantamiento. 


Sabemos que el Señor está en los detalles, por lo que el perfume utilizado no es casualidad. En Cantares 4:12-14, donde Jesús describe el corazón de su novia como un jardín con frutos y especias aromáticas

En el versículo 16 de Cantares 4 se nos dice "...soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas...", es decir, el viento soplando en el huerto de Dios, esto es el quebrantamiento de la iglesia, y el aroma desprendido es el clamor de la iglesia en medio del quebrantamiento. Este aroma es olor grato a Dios.

"Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden" (2 Corintios 2:15)

(Puede que te interese: Para el que cree todo es posible)

La mujer ungió a Jesús justo antes de Su crucifixión con un perfume muy caro. Jesús estaba a punto de pagar un gran precio para reconciliarnos con Dios, para que pudiéramos tener paz con Él (Romamos 5:1, Isaías 53:5). Su cuerpo sería quebrantado, como el vaso de alabastro, y el resultado sería una ofrenda agradable y fragante para Dios (Efesios 5:2). Nuestra paz con Dios fue costosa, al igual que el gran valor del perfume.

3. De la mujer del vaso de alabastro con perfume aprendemos que el futuro quebrantamiento de Jesús traería salvación y sanidad


El cuerpo de Jesús fue partido y molido por nuestra paz, así como también por nuestra sanidad (Isaías 53:5, Salmo 103:2-3). Él pagó el precio de nuestra sanidad física, mental y emocional. Todavía cura cuerpos y repara corazones rotos hasta el día de hoy.

4. De la mujer del vaso de alabastro con perfuma aprendemos que debemos liberar nuestra fragancia


La piedra de alabastro fue uno de los materiales usados ​​en la construcción del templo que Salomón edificó para el Señor (1 Crónicas 29:2). Ahora somos el templo de Dios y tenemos el reino de Dios dentro de nosotros (1 Cor. 6:19, Lucas 17:21). El reino de Dios es “justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Romanos 14:17). Ahora liberemos esa fragancia dentro de nosotros. 

Cuando nos posicionamos en obediencia al Señor, Su reino puede fluir de nosotros hacia nuestro entorno y podemos llenar el mundo que nos rodea con Su paz que trae sanidad y restauración a los que están quebrantados. Podemos esparcir la fragancia de Cristo a un mundo en necesidad (2 Corintios 2:15-17).

(Puede que te interese: El tiempo de Dios es perfecto)

Todo lo que tenemos que hacer es ser un vaso disponible para que Dios obre a través de nosotros. Al hacer esto, Su fragancia no solo permanecerá dentro de nosotros, sino que se liberará de nuestras vidas e impactará a quienes nos rodean. Te animo a que seas audaz y rompas el sello. Deja que Su amor se derrame de ti. No lo guardes dentro.

5. De la mujer del vaso de alabastro con perfume aprendemos que la rendición trae paz


Note que una vez que la mujer eligió rendirse, el perfume se derramó y esto trajo reconciliación con Dios y por lo tanto paz. Mientras entregaba su riqueza, su reputación, su orgullo, el perfume de la paz comenzó a llenar el aire.

Filipenses 4:6-7 dice: "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús"

(También puedes leer: Un corazón contrito y humillado)

En conclusión, debemos rendir nuestro orgullo y permanecer en dependencia de Dios para poder experimentar su misericordia y perdón. Debemos aprender a dar lo mejor de nosotros a Dios y que se desprenda como un perfume ante su presencia, aun en medio del quebrantamiento. Aprendamos a seguir el ejemplo de la mujer del vaso de alabastro con perfume.