¿POR QUÉ TE ABATES, OH ALMA MÍA, Y POR QUÉ TE TURBAS DENTRO DENTRO DE MÍ?, SALMO 42:11

Hombre de rodillas orando al atardecer con el sol iluminando

¿Por qué te abates oh alma mía?


En esta escritura podemos leer como el salmista se siente abatido, y lo mismo expresa en el Salmo 43. Obviamente, fueron escritos en un momento en que el salmista estaba pasando una situación difícil que lo podía llevar a sentirse abatido e incluso deprimido. 

(También te puede interesar: Un corazón contrito y humillado)

En el Salmo 42 compare los versículos 3,5,7,9,10. Sería cierto decir que muy pocos cristianos escapan de la experiencia de la depresión, y al escribir estos versículos, CH Spurgeon dijo: "La mayoría de la familia del Señor ha recorrido el camino que se describe aquí tan gráficamente... Este salmo es eminentemente calculado para instruir a aquellos peregrinos cuyo camino al cielo es tan penoso como el del escritor”. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿Qué debemos hacer cuando estamos abatidos? 

¿POR QUÉ TE ABATES OH ALMA MÍA? ¿QUÉ HACER CUANDO ESTAMOS ABATIDOS?


¿Por qué te abates oh alma mía?... Lo que No debemos hacer cuando nos sentimos abatidos:


(1) Podemos revolcarnos en la autocompasión, pero ¿Por qué te abates oh alma mía?


¿Deberíamos hacer esto? ¡No, mil veces no! Esto es lo más fácil de hacer cuando estamos deprimidos, simplemente sentir lástima por nosotros mismos y preocuparnos completamente por nosotros mismos; sin embargo, es lo peor que podemos hacer.

(2) Podemos quejarnos; sin embargo, medita en ¿Por qué te abates oh alma mía?


¡También es muy fácil en esos momentos sentir que todo está mal y decirlo! –- Podemos pasar quejándonos todo el tiempo al sentirnos abatidos; pero no debemos hacer esto. Los cristianos no deben ser quejumbrosos – Busque Éxodo 16:8:


"Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿Qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová"

(3) Podemos cargar a otros con nuestros problemas. 


Por supuesto, es una buena terapia compartir nuestra carga con alguien más, y hay un gran ministerio que podemos ejercer hacia aquellos que están deprimidos buscando ayudarlos y animarlos, pero cuando estamos abatidos debemos tener cuidado de no hacerlo,  no debemos convertirnos en una molestia constante para otras personas. 

(Quizás te puede interesar: Viviendo en tiempos difíciles)

Si bien es cierto que la Biblia dice "sobrellevad los unos las cargas de los otros" (Gálatas 6:2), también hay cargas que debemos aprender a llevar y superar nosotros mismos con la ayuda de Dios; pues la Biblia también dice "porque cada uno llevará su propia carga" (Gálatas 6:5)

(4) No hacer nada al respecto


Puede que no hagamos nada al respecto y simplemente dejemos que la depresión continúe. Esto también está mal, porque cuando estamos deprimidos se necesita alguna acción.


Estudie este Salmo cuidadosamente para ver que cuando el salmista estaba abatido, actuó de siete maneras, y al hacerlo, experimentó la liberación de su depresión. ¿Qué debemos hacer entonces? ¿Qué debes hacer? 

¿POR QUÉ TE ABATES OH ALMA MÍA? ¿QUÉ HACER CUANDO NOS SENTIMOS ABATIDOS?


1. Quedar a solas con nosotros mismos, ¿Por qué te abates oh alma mía?, podemos ir a un lugar tranquilo


Te ayudará ir solo a algún lugar tranquilo. El salmista hizo esto, y es evidente que se quedó solo con su propia alma – compare los versículos 4 y 5. ¡La vida es tan agitada y hay tanto ruido en todas partes! ¿Has estado solo contigo mismo últimamente? ¡Qué situación tan extraña! Debe ser remediado. 

(También puedes visitar la sección de Prédicas Escritas)

Este es el primer paso si quieres ser liberado de tu depresión. Pero, por supuesto, no debes quedarte solo contigo mismo todo el tiempo, ya que te deprimirás más que nunca; sin embargo, un tiempo a solas con Dios te ayudará en gran manera; pues la escritura dice "echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros

2. Admitir que nos sentimos abatidos, pero tener en mente ¿Por qué te abates oh alma mía? Espera en Dios


Note que esto fue lo que hizo el salmista, reconoció que se sentía abatido, como lo aclaran los versículos 5 y 6. Es muy noble en estas circunstancias andar con una sonrisa en el rostro, dar la impresión de que estamos libres de preocupaciones, pero debemos ser honestos y francos con nosotros mismos sobre nuestra verdadera condición. Deberíamos decir: “Estoy abatido” y buscar ayuda.

3. Consultar el motivo: ¿Por qué te abates oh alma mía?


En los versículos 5 y 11, el salmista pregunta: “¿Por qué te abates oh alma mía?... ¿Por qué soy así?”, y podemos hacernos la misma pregunta ¿Por qué te abates oh alma mía?... Puede haber una serie de razones para su depresión.

Si te estás preguntando ¿Por qué te abates oh alma mía? puede haber algunas posibles razones


(a) Puede tener algo que ver con tu TEMPERAMENTO. Algunas personas siempre miran el lado negro de la vida; así es como están hechos y no pueden evitar ser negativos.

(Podría interesarte: Devocionales Cristianos)

(b) Puede tener algo que ver con su SALUD. Las personas con buena salud a menudo son brillantes y optimistas, después de un tiempo de enfermedad pueden deprimirse y desanimarse. Tal vez su depresión haya sido causada por el exceso de trabajo.

(c) Puede deberse a tus CIRCUNSTANCIAS. ¿Has estado experimentando persecución, como lo hizo el salmista (versículo 4)? Tal vez hayas sufrido un duelo o una gran decepción. Todas estas cosas pueden llevarnos a un estado mental depresivo.

(d) Puede deberse a una REACCIÓN. La depresión a menudo sigue después de una larga sesión de trabajo, después de estudiar para un examen, después de unas vacaciones maravillosas o después de haber tomado una decisión muy importante.

(e) Puede ser por PECADO o DESOBEDIENCIA, como fue el caso de Jonás (Jonás 2:5) y Pedro (Juan 21:3).

4. ¿Po qué te abates oh alma mía? Habla al Señor sobre cómo te sientes


El versículo 6 nos dice cuán bien hizo el salmista esto y cuán sabio es cuando estamos abatidos compartir nuestra experiencia con el Señor. Derrama tus problemas ante Él y cuéntaselo todo, por muy mal que te parezca sentirte así, y experimentarás alivio y liberación.

5. Cuando expreses ¿Por qué te abates oh alma mía? Aprende a pensar en Dios


Esta es una maravillosa terapia para el alma abatida. El salmista pensó en el Señor como:
(1) el Dios viviente (versículo 2); 
(2) el Dios que ayuda (versículo 5); 
(3) el Dios libertador (versículo 6); 
(4) el Dios que manda (v. 8); y 
(5) “mi Dios” (final del salmo). 
Necesitas recordarte a ti mismo que este Dios es tu Dios.

6. Cuando te preguntes ¿Por qué te abates oh alma mía? Pon toda tu confianza en Dios, espera en Dios


Fíjate en el versículo 5: “¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío” – compare con el Salmo 43:2-3. La fe tiene que ser ejercitada. La fe no es solo una concepción mental, sino que se extiende y confía en que Dios hará lo que Él espera, quiere y promete hacer por nosotros.

(También te puede interesar: La importancia de saber esperar en Dios)

7. Afirma tu fe en Dios, pues el salmista dijo ¿Por qué te abates oh alma mía? pero también dijo Espera en Dios.


Debes declarar tu fe en Él y expresarla, como lo hizo el salmista (Salmo 42:5,8,11; Salmo 43:3-4). De hecho, el salmista estaba diciendo: "¡Todo va a estar bien!".

Si, cuando estés abatido, abatido y muy abatido, tomas estos siete pasos, saldrás de tu depresión hacia el “gozo inefable y glorioso” que el Señor quiere que experimentes cada día (1 Pedro 1:8). Cuando llegues a expresar ¿Por qué te abates oh alma mía? Recuerda esperar en Dios y el hará.