Por: Rigoberto Gómez

MEJOR ES UN DÍA EN TUS ATRIOS, MEJOR ES UN DÍA EN LA CASA DE DIOS

Biblia Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos


Mejor es un día en la casa de Dios, pues mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos


“Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad.” (Salmo 84:10). Vamos a meditar un poco en este versículo bajo el tema mejor es  un día en tus atrios.  

(También te puede interesar: La importancia de saber esperar en Dios)

MEJOR ES UN DÍA EN TUS ATRIOS IMPLICA PASIÓN POR LA CASA DE DIOS 


Mejor es un día en la casa de Dios, mejor es un día en tus atrios, esto es pasión por la presencia de Dios


El salmo 84 expresa el gozo del peregrino que asciende a Jerusalén y entra en el templo, en los atrios, para celebrar sus fiestas. Es por esto que en el versículo 2 leemos: “Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová; mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo”. Su alma desea los atrios de Dios, pues como lo dice el texto inicial "mejor es un día en tus atrios, que mil fuera de ellos" (Salmo 84:10) 

Mejor es un día en la casa de Dios, el anhelo por sus atrios


Este anhelo expresado es un deseo intenso, un interés o apetencia a algo. Este deseo vehemente, con ímpetu con pasión. La palabra ardiente expresa esta pasión o entusiasmo por los atrios o la casa de Dios. Es esta pasión lo que lleva al salmista a expresar que "mejor es un día en tus atrios"

(También puedes leer: El Poder de la oración)

Cuando tenemos este anhelo, esta pasión, este ardiente deseo, venimos con la expectativa de que al estar en la casa de Dios experimentaremos la presencia de Dios. Por esto el salmista expresa “Yo me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos” (Salmo 122:1), razón por la cual en este Salmo 84 también expresa que "mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos", porque mejor es un día en la casa de Dios.   

Mejor es un día en tus atrios, es decir, mejor es un día en la casa de Dios


Debe haber gozo, pasión, entusiasmo por venir a la casa de Dios, en sus atrios vamos a encontrar su presencia y, por lo tanto, vamos a experimentar las maravillas de Dios en nuestras vidas. Esta debe ser nuestra expectativa y ardiente deseo, púes mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. 

(Quizás te pueda interesar: Que nadie tenga en poco tu juventud)

Cuando Salomón le construyó casa a Dios fue para que la presencia de Dios habitara en ella. Salomón introdujo el arca del pacto, el tabernáculo de reunión, los utensilios del santuario, sacrificaron ovejas y bueyes; pero la expectativa era que en los atrios de la casa de Dios se pudiera sentir su presencia. 

Mejor es un día en la casa de Dios en la cual se puede sentir su presencia (Es mejor un día en tus atrios)


Una nube llenó toda la casa que Salomón había construido, la gloria de Jehová llenó la casa porque un hombre tenía la expectativa y la pasión de que en los atrios de la casa de Dios se podía sentir la presencia de Dios, porque como dice el salmista, mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos; por tal razón, mejor es un día en la casa de Dios.

¿Cuál es nuestra expectativa? ¿Con qué pensamiento venimos al templo? ¿Sentimos el mismo deseo, la misma pasión? Que importante es anhelar la presencia de Dios, no hay nada mas hermoso que sentir la gloria de Dios moviéndose en nuestras vidas, por eso mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. 

MEJOR ES UN DÍA EN TUS ATRIOS, ES ANHELAR LA CASA DE DIOS  


Mejor es un día en tus atrios, mejor es un día en la casa de Dios, esto es tener sed de Dios


Este anhelo o pasión que sentimos por la presencia de Dios se puede resumir en tener sed de Dios. Salmo 42:1 nos da un ejemplo de sed o pasión por la presencia de Dios: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía”. 

Si tenemos sed de Dios y nuestra alma brama por las corrientes de las aguas, también exclamaremos que mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos, pues le vamos a buscar como el siervo brama por las aguas. 

(También puedes ir a la sección de Prédicas cristianas escritas)

Cuando tenemos el deseo de estar en la casa de Dios es porque mejor es un día en tus atrios, es decir, mejor es un día en la casa de Dios


El salmo continúa diciendo: “Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí; de cómo yo fui con la multitud, y la conduje hasta la casa de Dios, entre voces de alegría y alabanza del pueblo en fiesta (Salmo 42: 4). Se puede notar como el recuerdo de ir a la casa de Dios, la multitud, las alabanzas, traen esa pasión, ese deseo intenso por estar en sus atrios,  mejor es un día en tus atrios.

Israel en cautiverio anhelaba los atrios... pues mejor es un día en la casa de Dios


Si hemos dejado de sentir este deseo hemos perdido la pasión y la sed de Dios. Israel aun estando en cautiverio anhelaba la casa de Dios, por eso en salmos 137: 1 leemos: “Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos, y aun llorábamos, acordándonos de Sion”. 

Esdras 3:12 dice que “…muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz, mientras otros daban grandes gritos de alegría”. Que maravilloso es que nosotros tenemos el privilegio de estar en los atrios de la casa de Dios y adorar con toda libertad. 

SI NO SENTIMOS NADA AL VENIR A LA CASA DE DIOS ALGO ESTA PASANDO, PUES MEJOR ES UN DÍA EN LA CASA DE DIOS 


Mejor es un día en tus atrios, es lo que debemos sentir y expresar al venir a la casa de Dios.


A veces se nos hace costumbre venir a la casa de Dios solo a conversar, nos salidos cuando no ha terminado el servicio de adoración a Dios, no prestamos atención a la predicación, ni siquiera levantamos nuestras manos en adoración a Dios, no abrimos nuestra boca para cantar a Dios, todo se ha vuelto una rutina. 

(También te puede interesar: Muchas son las aflicciones del justo)

Si tenemos anhelo y pasión por su presencia, para nosotros mejor es un día en la casa de Dios que mil fuera de ellos


Pablo escribió en Romanos 12:1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. Este es el objetivo de presentarnos en los atrios de la casa de Dios, debemos procurar no perder esa pasión y anhelo por la casa de Dios. 

Salomón ofreció sacrificio, oró, descendió fuego, consumió el sacrificio y la gloria de Dios descendió y lleno toda la casa. La Biblia dice que “los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios” (Salmo 51:17). 

Así que cuando adoramos, alabamos y buscamos a Dios en sus atrios, su presencia se hace sentir. Por tal razón Salmo 84:10 dice que “mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos” 

Lo que se entiende al decir que mejor es un día en la casa de Dios, mejor es un día en tus atrios


Por todo lo antes expuesto, podemos concluir que mejor es un día en la casa de Dios expresa pasión por estar en los atrios de la casa de Dios, el anhelo por estar en sus atrios, la sed de Dios de aquel que le busca con todo el corazón. Todo esto llevó al salmista a decir que "Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos"