¿QUÉ ME SEPARARÁ DEL AMOR DE CRISTO?, ROMANOS 8:38-39

¿Quién me separará del amor de Dios? Un corazón con el versículo

Romanos 8:35, ¿Qué me separará del amor de Cristo?, Nada nos separará del amor de Dios


"Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro" — Romanos 8:38,39

(También te puede interesar: El tiempo de Dios es perfecto)

¿Qué me separará del amor de Cristo? Nada de lo que sucede en esta vida, nada nos separará del amor de Dios


Cuando el apóstol Pablo escribió los versículos anteriores, se enfrentaba a tiempos difíciles porque era cristiano. Había sufrido el rechazo de sus amigos, la persecución del gobierno y había pasado muchos meses de su vida en una celda de prisión aislada. Pero independientemente de lo que le hicieran las personas o las circunstancias de la vida, Pablo había descubierto una verdad vital: Nada de lo que sucede en esta vida tiene el poder de separar a un creyente del amor de Dios.

Note que Pablo dijo “Por lo cual estoy seguro…” La palabra griega usada aquí es peitho que  significa ser persuadido, estar convencido o ser influenciado de una opinión. Esta palabra describe a una persona que ha sido persuadida por una convicción particular para abrazar otra diferente. 

Además, el tiempo griego implica que esta era una persuasión que se le había ocurrido a Pablo en el pasado, pero que aún es tan fuerte que continúa siendo su convicción en el presente. Fue persuadido y sigue siendo persuadido. Por lo tanto, podría traducirse, “Porque he sido persuadido, y permanezco convencido…”.

¿QUÉN ME SEPARARÁ DEL  AMOR DE CRISTO?, NADA NOS PODRÁ SEPARAR


¿La muerte?, ¿Qué me separará del amor de Cristo?, Nada nos separará del amor de Dios


La palabra “muerte” es la palabra griega thanatos, la palabra griega para muerte física, pero también puede usarse para representar un peligro mortal o una circunstancia peligrosa. En este caso, el significado principal de Pablo es que el amor de Dios es tan fuerte que incluso la muerte física no puede separarnos de su amor divino


La muerte puede separarnos de la tierra y de las personas que amamos, pero es imposible que la muerte nos separe del amor de Dios, porque el amor de Dios no se detiene con el cese de la vida. Así que, ¿Quién nos podrá separar del amor de Cristo?

¿La vida?, ¿Qué me separará del amor de Cristo?, nada nos separará del amor de Dios


Es un hecho que muchos creyentes se sienten abrumados por las situaciones que enfrentan en la vida. De hecho, a menudo se sienten tan confundidos y agobiados que se preguntan si Dios todavía está cerca de ellos. Precisamente por eso Pablo añade que ni siquiera la vida puede separar a un creyente del amor de Jesucristo.

(También puedes ir a la sección de Devocionales Cristianos)

Así como la palabra thanatos describe la muerte física, palabra particular para “vida” es la palabra griega zoe, se refiere a la vida física. Pablo usa esta palabra para hacernos saber que ni el cese de la vida física de uno ni los asuntos y eventos complejos relacionados con la vida de uno en esta tierra son lo suficientemente fuertes como para separar a un creyente del amor de Dios, por lo tanto, ¿Quién nos podrá separar del amor de Cristo?, ni la muerte, ni la vida.

¿Ángeles, principados, potestades? ¿Qué me separará del amor de Cristo?, nada nos separará del amor de Dios


Luego, Pablo nos hace saber que ningún ser espiritual, bueno o malo, tiene suficiente poder para separarnos del amor de Dios; por lo cual ¿Qué me separará del amor de Cristo?

La palabra “ángeles” es la palabra griega angelos, que se refiere a seres angelicales, espirituales y brillantes. Tales seres angélicos son extraordinariamente fuertes, como lo demuestran cientos de escrituras tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

La palabra “principados” proviene de la palabra archai . Esta es la misma palabra que Pablo usa en Efesios 6:12, donde describe la fila y fila del reino del diablo. La palabra arque, es el plural de archos, la palabra griega para gobernante o alguien que ha ocupado durante mucho tiempo una elevada posición de poder. La versión plural de esta palabra representa a un grupo completo de espíritus demoníacos de alto rango que han ocupado sus posiciones de poder desde los tiempos más antiguos. 


¿Qué me separará del amor de Cristo?, Ningún ser espiritual puede hacerlo


¿Qué me separará del amor de Cristo?, aunque los ángeles y los poderes demoníacos son realmente fuertes, no son lo suficientemente fuertes como para desconectar a un creyente del amor de Dios.

Pablo también menciona “potestades”. Esto está tomado de la palabra dunamis, que es la palabra griega que a veces describe los poderosos gobiernos de los hombres. Ciertamente, Pablo había sido arrestado, atado y restringido por gobiernos malvados en muchas ocasiones, pero ninguna de estas acciones fue lo suficientemente poderosa como para separarlo del amor de Dios. 

Una celda de la cárcel pudo haber separado a Pablo de otros creyentes. Sin embargo, incluso en la celda de la prisión más profunda, oscura y espantosa, Pablo sintió tangiblemente y experimentó personalmente el amor de Dios. ¿Qué me separará del amor de Dios?, Pablo dice que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades podrán separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

¿Lo presente? ¿Qué me separará del amor de Cristo?, nada nos separará del amor de Dios


Además de estos puntos que Pablo ya ha mencionado, usa la frase “lo presente” para hacernos saber que nada de lo que existe actualmente puede impedir que una persona experimente el amor de Dios

(Podría interesarte: La armadura de Dios)

Las palabras “lo presente” se derivan de la palabra griega enistemi. Esta palabra enistemi describe algo que actualmente está en su lugar. En este caso, significa nada que exista actualmente es suficiente para separar a un creyente de la presencia todopoderosa del amor de Dios.

¿Lo por venir? ¿Qué me separará del amor de Cristo?, nada nos separará del amor de Dios


Pero Pablo no se detiene con las cosas que existen actualmente. Continúa diciendo que “ni lo por venir” tampoco pueden separar a un creyente del amor de Dios. La palabra griega que se usa aquí proviene de la palabra melo y describe eventos que ocurrirán en el futuro. Estas son cosas que aún no han sucedido, pero sucederán en los días y años venideros. 

(Te puede interesar: Prédicas Escritas)

Pablo ya ha dicho que nada de lo que existe actualmente es lo suficientemente fuerte como para separar a un creyente del amor de Dios. Ahora él declara audazmente que nunca sucederá nada en el futuro que contenga suficiente poder para impedir que un creyente conozca y experimente el amor de Dios.

¿Lo alto? ¿Lo profundo? ¿Qué me separará del amor de Cristo?, nada nos separará del amor de Dios


Mientras continúa, Pablo también declara que ni “ni lo alto, ni lo profundo” podrán separarnos del amor de Dios. La palabra “alto” es la palabra griega upsoma, que expresa la noción de algo que está por encima de la cabeza. Incluiría todo lo que es elevado, como el cielo. 

La palabra “profundo” es la palabra bathos, la palabra griega que expresa la noción de algo que es extremadamente profundo, como las partes más profundas y oscuras del mar. Ahora Pablo usa estas ilustraciones para decir que nada en el cielo o en las partes más profundas de la tierra tiene el poder de impedir que uno de los hijos de Dios conozca y experimente Su amor.

¿ALGUNA OTRA COSA CREADA? ¿QUÉ ME SEPARARÁ DEL AMOR DE CRISTO?


Para asegurarse de que absolutamente todo esté incluido en esta lista completa, Pablo agrega "ninguna otra cosa creada" a la lista. La palabra “creada” es la palabra griega ktisis, y se refiere categóricamente a todas las cosas creadas tanto en el mundo físico como en el espiritual. Absolutamente nada en ninguna de estas esferas “…nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

¿Qué me separará del amor de Cristo? Pablo dice que nada nos podrá separar


La palabra “podrá” provienen de la palabra dunamai, que describe fuerza, capacidad o habilidad. La palabra “separar” es la palabra griega corizo, que significa dividir, cortar, desunir, desgarrar, desconectar, cortar, separar o retirar. Note que Pablo dice que nada es capaz de arrancar a un creyente “del” amor de Dios


La palabra “de” es la palabra griega apo, que significa lejos e implica distancia. Esto claramente significa que no hay nada que pueda poner distancia entre un creyente y su Padre Celestial.

¿Qué me separará del amor de Cristo?, La respuesta que nos da Romanos 8:38-39


A la luz de los significados de estas palabras griegas en Romanos 8:38 y 39, una traducción interpretativa de este versículo podría decir:

“He sido persuadido, y sigo convencido, que ni la muerte, ni las complicaciones que a menudo surgen en la vida, ni los poderosos seres angélicos, ni siquiera un grupo completo de espíritus demoníacos de alto rango, ni nada que exista actualmente, ni nada que potencialmente podría suceder en el futuro, ni ningún poder político, ni nada en los cielos más altos, ni nada que resida en las profundidades más profundas, ni nada que jamás haya sido creado es capaz de desconectarnos del amor de Dios o de poner distancia alguna entre nosotros y el amor de Dios, que es en Jesucristo nuestro Señor.”

Recuerda que nada nos podrá separar del amor de Dios


Nunca olvides este mensaje que Pablo proclamó. Nada en este mundo tiene suficiente poder para desconectarte del amor de Dios. Ningún ángel, ningún demonio, ningún gobierno, ninguna criatura, y ningún error de tu propia creación, será capaz de separarte del amor de Dios. 

(Podría interesarte: Ninguno tenga en poco tu juventud)

El amor de Dios es más grande de lo que el hombre jamás podrá comprender. Llega hasta la montaña más alta y penetra hasta las partes más bajas de la tierra. Independientemente de lo que enfrente en su vida hoy, el amor de Dios está con usted, ¡y nada podrá desconectarlo de este amor maravilloso, poderoso y que lo consume todo!, por lo tanto, ¿Quién me podrá separar del amor de Cristo? ¿Quién nos podrá separar del amor de Dios?, absolutamente nada.