PONGO DELANE LA VIDA Y LA MUERTE (DEUTERONOMIO 30:19)

Ponga delante de ti la vida y la muerte: Hombre caminando entre un lugar seco y un campo verde

¿Qué significa pongo delante la vida y la muerte en Deuteronomio 30:19?


Dios pone la vida y la muerte ante Su pueblo, Israel, en los límites de la Tierra Prometida. Como todo el mundo, los hijos de Israel tenían una opción: Podían obedecer a Dios o desobedecerlo. Una elección conduciría a la vida, y la otra elección conduciría a la muerte.

(También te puede interesar: Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto)

Deuteronomio es el discurso de despedida de Moisés al pueblo de Israel al final de su vida. El pueblo había estado “vagando” por el desierto durante aproximadamente 40 años hasta que murió la generación de israelitas incrédulos que se habían negado a entrar en la tierra (véase Números 14). Los únicos que sobrevivieron tenían menos de 20 años en el momento de la negativa de Israel, y hay muchos otros israelitas que nacieron durante los años siguientes por lo que no habían presenciado personalmente las plagas en Egipto, la división del Mar Rojo o la exhibición espectacular del poder y la gloria de Dios en la entrega de la Ley. Moisés les recuerda estas cosas y lo que Dios espera de ellos.

(Podría interesarte: La muerte y la vida)

En Deuteronomio 28, Moisés describe las bendiciones por la obediencia y las maldiciones por la desobediencia. En los capítulos 29 y 30, advierte además al pueblo sobre lo que sucederá si abandonan su pacto con el Señor, pero también promete que, cuando lo hagan, podrán ser perdonados si regresan a Él arrepentidos. 

En Deuteronomio 30 Moisés promete que, cuando se arrepientan, “Y pondrá Jehová tu Dios todas estas maldiciones sobre tus enemigos, y sobre tus aborrecedores que te persiguieron. Y tú volverás, y oirás la voz de Jehová, y pondrás por obra todos sus mandamientos que yo te ordeno hoy. Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres, cuando obedecieres a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma” (versículos 7–10).

(También puedes ir a la sección de Devocionales Cristianos)

MOISÉS LLAMA A RENOVAR EL PACTO Y SE INSTA A UNA DECISIÓN: PONGO DELANTE DE TI LA VIDA Y LA MUERTE


Entonces Moisés llama al pueblo a renovar el pacto y comprometerse personalmente a seguir al Señor. Es en este contexto que él dice: 

“Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos? Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas. Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. Mas si tu corazón se apartare y no oyeres, y te dejares extraviar, y te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres, yo os protesto hoy que de cierto pereceréis; no prolongaréis vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para entrar en posesión de ella” (Deuteronomio 30:11–18).

(Puede que te interese: Temas evangelísticos)

Dios puso ante su pueblo una elección: Pongo delante de ti la vida y la muerte


En pocas palabras, si Israel obedece y sigue al Señor, tendrá vida y bendición. Si lo desobedecen y lo abandonan, experimentarán muerte y destrucción. Dios puso ante su pueblo una elección: vida o muerte, según las condiciones de la Antigua Alianza. Vemos las consecuencias de la muerte y la destrucción en el resto del Antiguo Testamento con muy pocos puntos brillantes.


Aunque los términos del Antiguo Pacto fueron específicamente para Israel en la Tierra Prometida y no se aplican a toda la humanidad hoy en día, la elección sigue siendo la misma. Dios todavía pone la vida y la muerte delante de nosotros

Hoy en día también debemos meditar en estas palabras: Pongo delante de ti la vida y la muerte


Romanos 6:23 nos dice que “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Los que aceptan a Cristo por fe experimentarán la vida y la bendición eterna, mientras que los que lo rechazan experimentarán la muerte y la destrucción eterna (Juan 3:18). Hay una elección clara con consecuencias eternas. 

Recuerda que se nos ha dicho, pongo delante de ti la vida y la muerte, escoge, pues, la vida... nos toca decidir.