Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, Mateo 7:7, reflexión

Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, Mateo 7:7

Pedid y se os dará, pedid y recibiréis para que vuestro gozo sea cumplido


Jesús dijo en Juan 16:24: “Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido”. Pedid y se os dará... Declaraciones similares se encuentran en Mateo 7:7; 21:22; Marcos 11:24; Lucas 11:9; y Juan 15:7. ¿Es esta una promesa general sin condiciones? Si pedimos trescientas libras de chocolate en nuestra puerta, ¿Dios está obligado a dárnoslo? ¿O deben entenderse las palabras de Jesús a la luz de otra revelación?

(También te puede interesar: Para el que cree todo es posible)

Pedid y se os dará ¿Significa pedid lo que queráis?


Si asumimos que “pedid y se os dará” significa “pedid lo que queráis y yo os lo daré”, entonces hemos convertido al Señor en un genio cósmico que está al servicio de todos nuestros caprichos. Este es el problema del evangelio de la prosperidad y las enseñanzas de la palabra de fe.

En el Sermón del monte, Jesús dice pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, es decir, que el que pide recibe, el que busca encuentra, y el que llama encuentra una puerta abierta (Mateo 7:7-8). Pero con este y todos los demás versículos debemos examinar el contexto. 

La promesa de pedid y se os dará


Pedid y se os dará, pero lo que pedimos debe ser bueno en la voluntad de Dios


Jesús continúa diciendo que Dios no dejará de dar cosas buenas a sus hijos (versículo 11). Entonces, esta es una condición para la promesa de “pedid y se os dará”: Lo que pedimos debe ser bueno en la estimación de Dios. Dios dará ventajoso regalo a sus hijos; no nos dará cosas malas ni perjudiciales, por mucho que clamemos por ellas. Comenzamos a ver un propósito doble de la oración: Aumentar nuestra comprensión de lo que Dios llama "bien" y cultivar un deseo en nosotros por lo que es bueno.

(Puede que te interese: La mujer del flujo de sangre)

Pedid y se os dará, nuestras oraciones se basan en una relación con Dios


Nuestras oraciones a Dios no son diferentes a nuestras peticiones de los hombres. Nuestras oraciones se basan en una relación, como lo señala Jesús en Mateo 7:8. Si un niño le pide a su padre algo que el padre sabe que es hiriente, la solicitud es denegada. El niño puede sentirse frustrado e infeliz cuando no obtiene lo que pidió, pero debe confiar en su padre. Por el contrario, cuando el niño pide algo que el padre sabe que es beneficioso, el padre se lo proporcionará con entusiasmo porque ama a su hijo, aquí se puede cumplir "Pedid y se os dará".

Pedid y se os dará, pero si algo pidiereis en su nombre


Tenemos otra condición a la promesa de “pedid y se os dará” en Juan 14:14, “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Aquí, Jesús no promete a sus discípulos nada ni todo lo que quieren; más bien, Él les instruye a pedir “en mi nombre”. 

(Puedes también visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Para orar en el nombre de Jesús es orar sobre la base de la autoridad de Jesús, pero también implica orar según la voluntad de Dios, porque la voluntad de Dios es lo que Jesús siempre hizo (Juan 6:38). Esta verdad se declara explícitamente en 1 Juan 5:14: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”. Nuestras peticiones deben ser congruentes con la voluntad de Dios, cuando esto es así, entonces "pedid y se os dará".

Pedid y se os dará... Las cosas que necesitamos en la voluntad de Dios


La promesa de pedid y se os dará, porque Dios jamás defrauda


La promesa de “pedid y se os dará”, incluso con sus condiciones, nunca puede defraudar. No hay posibilidad de que las cosas que necesitamos no estén en la voluntad de Dios. Él promete suplir lo que necesitamos cuando buscamos “primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33). 

Pedid y se os dará, pero lo que queremos NO siempre es lo que necesitamos


Por supuesto, lo que queremos no siempre es lo que necesitamos... Si lo que queremos no está en la voluntad de Dios, entonces realmente no queremos recibirlo. Dios sabe lo que es bueno para nosotros y es fiel y amoroso para decir “no” a las oraciones egoístas y necias, sin importar cuánto deseemos lo que estamos pidiendo. Pedid y se os dará, pero en nuestras peticiones conforme a la voluntad de Dios.


Dios siempre nos dará cosas buenas. Nuestro trabajo es entender lo que es bueno, para que sepamos qué pedir. La mente natural no puede entender esto. Pero, cuando nos ofrecemos como “sacrificio vivo” y somos transformados por la renovación de nuestra mente, entonces “podremos probar y aprobar cuál sea la voluntad de Dios, su buena, agradable y perfecta voluntad” (Romanos 12:1–2). Entonces, pedid y se os dará, pidiendo lo que necesitamos con fe, tendremos todo lo que necesitamos para la vida, la piedad y la plenitud de gozo (Juan 16:24).

Pedid y se os dará, la instrucción bíblica con respecto a la oración


Pedid y se os dará conforme a la voluntad de Dios


Pedid y se os dará, sin embargo, recordemos que la instrucción bíblica con respecto a la oración es que oremos por las cosas buenas que realmente necesitamos, según la voluntad de Dios, en la autoridad de Jesucristo, persistentemente (ver Lucas 18:1), desinteresadamente (ver Santiago 4:3), y en la fe (ver Santiago 1:6). 


En Mateo 21:22 Jesús nuevamente enfatiza la fe: “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”, es decir, pedid y se os dará. Aquellos que verdaderamente creen en Dios serán testigos del asombroso e infinito poder de Dios. Sin embargo, al comparar Escritura con Escritura, sabemos que el pedido debe hacerse dentro de la voluntad de Dios

Parte de tener fe es acceder al mejor plan de Dios. Si pedimos sanidad, y eso es lo mejor para nosotros, no debemos dudar de que Dios nos sanará. Pedid y se os dará; sin embargo, si Él no sana, entonces el no ser sanado es una parte necesaria de un plan más grande, uno que en última instancia es para nuestro bien.

Pedid y se os dará, deléitate en Jehová y él concederá las peticiones de tu corazón


Pedid y se os dará, considere el Salmo 37:4: “Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón”. Este versículo no nos da una forma de manipular a Dios; ni significa que, si obedecemos, Él nos recompensará con cualquier golosina que anhelemos. Más bien, significa que, cuando nos deleitamos en Dios, encontraremos todo lo que queremos y necesitamos en Él. La clave aquí es que el corazón del buscador cambia: Cuando nos deleitamos en el Señor, los deseos de Dios comienzan a convertirse en los nuestros. Cuando nuestros deseos coinciden con los de Dios, nuestras oraciones se alinean automáticamente con Su voluntad, por lo cual, el que pide recibe, el que busca halla y el que llama se le abrirá.

(Podría también interesarte: Predicaciones Cristianas)

Entre las oraciones más importantes en la vida de un cristiano están “Enséñame a amarte por encima de todo” y “Hazme querer lo que tú quieres”. Cuando verdaderamente deseamos a Dios, cuando estamos apasionados por ver Su voluntad cumplida en este mundo, y cuando le pedimos lo que le da gloria, Él está deseoso de darnos cualquier cosa que le pidamos; por lo tanto, pedid y se os dará. 

A veces las cosas que glorifican a Dios son agradables. A veces son difíciles para nosotros, pero, cuando oramos dentro de Su voluntad, en la autoridad de Jesús, persistentemente, desinteresadamente y con fe, recibiremos lo que necesitamos; pues se nos dice "pedid y se os dará", pero en su voluntad.

Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, explicación, Mateo 7:7


El que pide recibe, el que busca halla y el que llama se le abrirá


Jesús explica que a nuestro Padre que está en los cielos le encanta contestar nuestras oraciones y darnos lo que buscamos. Les dice a sus discípulos que así como un buen padre da cosas buenas a sus hijos, así lo hará vuestro Padre cuando sinceramente pidamos, busquemos y llamemos, porque el que pide recibe, el que busca halla y el que llama se le abrirá; por lo tanto, pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, Mateo 7:7.


Santiago 4:2-3 dice que no tenemos porque no pedimos, o si pedimos, es por malos motivos. Puede ser complicado de entender. Jesús parece no poner calificativos en este versículo. Tomado solo, parece decir que solo tienes que querer algo, y luego pedirle a tu Padre en el cielo, y será hecho. Hay momentos en los que eso es cierto, pero Jesús también enseña sobre motivos, sobre la fe, sobre la voluntad de Dios y sobre la oración en el nombre de Jesús. Cuando pensamos en "pedid y se os dará", también considera lo que dice Santiago.

En este pasaje, su objetivo parece ser edificar tu fe, uno de los ingredientes clave para la oración contestada. Jesús mismo no podía hacer una oración que Dios respondiera en contra de su propia voluntad (Mc 14, 32-50). Pero la aplicación es clara, experimentaremos más bendiciones de Dios si confiamos más en él y le pedimos más. 

Desglosando y explicando Mateo 7:7: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá


Desglosando las partes clave de Mateo 7:7 "Pedid y se os dará"


#1 “Pedid y se os dará”


No tenéis lo que deseáis, porque no pedís (Santiago 4:2). No debemos tener miedo de acercarnos a Dios. Él es nuestro Padre. Él nos ama. Si es posible que nos dé lo que le pedimos, lo hará.

(Quizás te puede interesar: Temas para mujeres cristianas)

#2 “Buscad y hallaréis”


Quizá en lugar de ver buscar como sinónimo de pedir, considere que buscarlo es desear conocer su voluntad. Buscando respuestas a las preguntas de nuestros corazones sobre quién es Dios y quiénes somos nosotros a la luz de eso. Jesús ha dicho que busquemos el Reino de Dios y busquemos su justicia. Estos conducirán a una oración más eficaz a medida que la relación con el Padre se vuelve más íntima.

#3 “Llamad y se os abrirá”


Cristo nos Invita a llamar a la puerta. Quizás la lección sea la persistencia. Toca y sigue tocando hasta que el de adentro se despierte. Entonces él te abrirá y te invitará a entrar. Adentro con Dios es el lugar más precioso para estar. La invitación es a entrar en el Reino de los cielos donde puedes pedirle a Dios cualquier cosa y él te la proveerá.

(Podría interesarte: Personajes de la Biblia)

Recuerda: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, porque el que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abrirá.