¿Cuál es la definición de herejía?, significado bíblico

La herejía, significado bíblico. Biblia abierta con un lápiz encima

Lo que es herejía significado bíblico


Cuando escuchamos la palabra herejía, podemos evocar imágenes de cámaras de tortura medievales y juicios por herejía. Hubo un período de la historia de la iglesia que ciertamente incluyó esas cosas. Si no somos aficionados a la historia o eruditos religiosos, podríamos saber que la herejía es algo malo, pero aun así estar bastante confusos en los detalles. Entonces, ¿Qué es exactamente la herejía y qué dice la Biblia al respecto?

(También te puede interesar: El libro de la vida)

Definición de herejía, significado bíblico


Definición básica de herejía, significado bíblico


Una definición básica de herejía, según el diccionario colegiado de Merriam-Webster, es “adherirse a una opinión religiosa contraria al dogma de la iglesia”. Una segunda definición es “disentimiento o desviación de una teoría, opinión o práctica dominante”. Ese es un buen punto de partida para nosotros. Estas definiciones identifican dos elementos clave: Una posición dominante y una posición contraria. Con respecto a la religión, cualquier creencia o práctica que vaya en contra de la posición oficial de la iglesia se considera herética.

(Te puede interesar: Estudios Bíblicos)

Lo que hizo la Iglesia Católica ante la herejía


¿Cómo procedió la iglesia Católica ante lo que consideraba herejía?


La herejía ha existido en todas las épocas, pero durante el siglo XII, la Iglesia Católica tomó medidas sin precedentes contra ella. A medida que aumentaba el poder de la Iglesia Católica en Europa, las voces disidentes de otros grupos cristianos se volvieron más problemáticas. 

(Puede que también te interese: Prédicas cristianas escritas)

El Papa Alejandro III (1162-1163) alentó a los informantes, para que la iglesia pudiera descubrir evidencia de herejía. En 1184, el Papa Lucio III emitió un decreto según el cual un hereje condenado debía ser entregado a las autoridades seculares para su castigo. Durante las próximas décadas, la iglesia aumentó la severidad del castigo por herejía, convirtiéndola finalmente en un delito capital bajo el Papa Gregorio IX. 

La inquisición contra la herejía según la Iglesia Católica


Durante este tiempo, los dominicos se convirtieron en los principales agentes de la Inquisición., un tribunal especial con autoridad para juzgar tanto las intenciones como las acciones. Cuando se sospechaba herejía en un pueblo, se enviaba a un inquisidor a predicar un sermón llamando a los aldeanos a presentar informes de herejía. Esta era una “inquisición general” que incluía un período de gracia para cualquiera que confesara. A esto le siguió una “inquisición especial” que podía incluir coerción, falsos testigos y tortura para obtener una “confesión”. 

(También puedes leer: La fe sin obras es muerta)

Luego, a los identificados como herejes se les ordenó hacer penitencia, que podría consistir en la asistencia obligatoria a la iglesia, la peregrinación a un santuario, la pérdida de propiedad o el encarcelamiento. Los herejes que se negaron a arrepentirse fueron condenados a muerte. La Inquisición continuó en la mayoría de las áreas de Europa hasta el siglo XV.

No estar de acuerdo con la Iglesia Católica era herejía


Obviamente, el calibre de la enseñanza “herética” varía según la ortodoxia establecida en la época. Cualquier grupo o individuo que difiera de otro grupo técnicamente puede llamarse hereje. En Hechos 24:14, los judíos llaman herejes a los cristianos. Los “herejes” de la Edad Media solo eran herejes porque no estaban de acuerdo con la Iglesia Católica, no porque sostuvieran doctrinas no bíblicas. 

(Podría interesarte: Resistid al diablo)

La Inquisición española ejecutó a más de 14.000 personas, muchas de ellas simplemente por poseer una Biblia. Así, bíblicamente hablando, fue la misma iglesia católica establecida la que fue herética durante la Edad Media.

¿Qué es la herejía según el Cristianismo?, Significado bíblico.


Cuál es el significado de herejía según el cristianismo bíblico


Con respecto al cristianismo bíblico, ¿Qué es la herejía? Segunda de Pedro 2:1 dice: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” 

(Podría interesarte: Despierta tu que duermes)

Del versículo anterior, vemos que la herejía es cualquier cosa que niega la enseñanza de Jesús. En 1 Corintios 11:19, Pablo reprende a la iglesia por tener herejías entre ellos, herejías que llevaron a cismas en el cuerpo. Estos versículos tocan ambos aspectos de lo que constituye herejía en la iglesia: Negar las doctrinas que Dios ha dado y dividir el cuerpo que Él ha creado. Ambas son acciones peligrosas y destructivas que son fuertemente reprendidas por las Escrituras. Véase también 1 Juan 4:1-6; 1 Timoteo 1:3-6; 2 Timoteo 1:13-14; y Judas 1.

¿Cómo trata la Biblia la herejía?


Lo que nos dice la Biblia sobre la herejía, significado bíblico.


¿Cómo trata la Biblia la herejía? Tito 3:10 dice: “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo”. Otras traducciones dicen “persona divisiva”, “hombre faccioso” y “persona que suscita división”. Cuando una persona en la iglesia se aparta de la enseñanza bíblica, la respuesta correcta es, primero, tratar de corregirlo, pero si se niega a escuchar después de dos advertencias, no tenga nada más que ver con él. La excomunión está implícita. La verdad de Cristo unificará a los creyentes (Juan 17:22-23), pero la herejía, por su propia naturaleza, no puede coexistir pacíficamente con la verdad.

(También puedes leer: Por fe andamos no por vista)

Por supuesto, no todo desacuerdo en la iglesia es herejía. Tener una opinión diferente no está mal, pero cuando la opinión es divisiva o se mantiene en desafío a una enseñanza bíblica clara, se vuelve herética. 

Los mismos apóstoles discreparon en ocasiones (ver Hechos 15:36-41), y una vez Pedro tuvo que ser reprendido por su comportamiento divisivo y legalista (Gálatas 2:11-14). Pero, alabado sea el Señor, con una actitud de humildad y sumisión al Dios de la verdad, los apóstoles superaron sus desacuerdos y nos dieron ejemplo.

¿Cómo nos protegemos contra la herejía? 


Filipenses 2:2-3 es un buen punto de partida: “Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo”. A medida que nos sometamos a la autoridad de la Palabra de Dios y nos tratemos unos a otros con amor y respeto, las divisiones y las herejías disminuirán.