¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EL MATRIMONIO?

El matrimonio en la Biblia. Novio y novia agarrados de la mano con un ramo de flores

Antes de profundizar en varios aspectos del matrimonio, es importante comenzar con la definición bíblica de matrimonio. El matrimonio fue instituido por Dios en el Huerto del Edén en el momento de la creación del hombre como una unión entre el hombre y la mujer (Génesis 2: 18-24).

6 HECHOS BÍBLICOS PRINCIPALES SOBRE EL MATRIMONIO EN LA BIBLIA


1. La relación del matrimonio es para reflejar la imagen de Dios - Génesis 1:27 - "Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó".

(También te puede interesar: Peligros que amenazan el hogar cristiano)

2. La relación del matrimonio es fructífera - Génesis 1:28 - Dios los bendijo y les dijo: "Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra".

3. El matrimonio es una relación monógama entre marido y mujer como se establece en la ley original - Mateo 19: 5 - "y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?" y - 1 Corintios 6:16 - "¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne".

4. En el matrimonio, el esposo y la esposa son iguales ante Dios - Efesios 5:29-31 - "Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne". 


1 Pedro 3: 7 dice: "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo".

5. El matrimonio es una relación indisoluble excepto por las razones más elevadas - Mateo 19:9 "Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera".

6. El esposo la cabeza o líder amoroso de la relación y la esposa está sujeta - 1 Corintios 11:8-9 "Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón". 

Colosenses 3:19 - "Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas".

En resumen, podemos ver que las Escrituras nos dicen que el matrimonio es una unión íntima y complementaria entre un hombre y una mujer en la que los dos se vuelven uno físicamente, en toda la vida. 

El matrimonio en la Biblia, dos se convertirán en uno


"Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó" (Génesis 1:27). "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Génesis 2:4). 

(Podría interesarte: La familia en un hogar cristiano)

El hombre y la mujer en la relación matrimonial son de la misma naturaleza y esencia, iguales como personas, íntimas en la relación, de propósito común, pero personalidades distintas con roles diferentes: El esposo dirige siendo la cabeza y la esposa se somete a su liderazgo, siendo ayuda idónea para él.

EL DISEÑO DE DIOS PARA EL MATRIMONIO EN LA BIBLIA


El diseño de Dios para la relación matrimonial en la Biblia


El diseño de Dios para la relación matrimonial es heterosexual, no homosexual, y monógamo, no polígamo. Este aspecto relacional de la imagen de Dios en el matrimonio tiene analogías representadas en la relación de Yahweh con Israel (Isaías 54: 5 , Jeremías 31:32 , Ezequiel 16: 8-14 , Oseas 2: 14-20) así como en la relación de Cristo con la iglesia ( Efesios 5: 21-33 , 1 Corintios 11: 1-3 , 2 Corintios 11: 2 ; Apocalipsis 19: 7-9 ). Israel es retratada como la esposa de Yahweh. Su infidelidad idólatra y su desobediencia a Yahvé se describen con frecuencia como "adulterio" espiritual.

La reproducción humana proviene de la unión sexual íntima diseñada solo para la relación matrimonial. La convivencia abusa de la naturaleza procreadora de la relación matrimonial. Si bien la reproducción es un propósito divino del matrimonio, algunas parejas no pueden tener hijos por diversas razones físicas. Esto no hace que su matrimonio sea de segunda o inferior. 

(Podría interesarte: El hogar cristiano)

Sin embargo, una pareja casada debe desear obedecer el mandato divino de la procreación, si es posible. Los niños son una manifestación de la "una sola carne" del matrimonio. El mandato procreador obviamente excluye los "matrimonios" homosexuales.

¿Dice la Biblia que hay una persona específica para casarnos?


No hay nada en las Escrituras que sugiera que hay una sola persona con la que "se supone" que debemos casarnos. Proverbios 31 insta a los hombres jóvenes a que se guíen por la fe y el carácter de una mujer al hacer su elección; no se menciona la duda de algún destino divino. 

En 1 Corintios 7, el apóstol Pablo les dice a las mujeres (a las viudas, en particular) que consideren seriamente la soltería, pero les asegura que la decisión de casarse depende de ellas, y luego dice específicamente que las mujeres pueden casarse con "quien deseen" siempre y cuando sea en el Señor. (v.39) 

(Puedes visitar la sección: Familia Cristiana)

Si la Biblia dice explícitamente, 'es su decisión casarse o no' (un sentimiento del que se hace eco Jesús cuando dice que algunos 'eligen' convertirse en eunucos, célibes, en Mateo 19:12, con énfasis en la palabra "elegir") y es completamente su elección con quién casarse, ¿Por qué sus sentimientos subjetivos y razonamiento deben prevalecer sobre el vivir de acuerdo con la verdad de las Escrituras?

Francamente, no hay nada en las Escrituras que nos diga que es nuestro deber jurado casarnos con una persona en particular. Ya sea que nos casemos y con quién nos casemos, se habla en las Escrituras como parte de la "voluntad permisiva" de Dios, algo que él nos permite elegir.

Lo bíblico en el matrimonio vs. Visión mundana del matrimonio


Mentira 1: "Si no eres compatible, es posible que te hayas casado con la persona equivocada".


La verdad de Dios dice que el matrimonio es una relación de pacto. Una vez que elige casarse, ya no está en debate si su cónyuge es el "correcto". El matrimonio los convierte en el indicado, porque es un compromiso ante Dios


El matrimonio nunca se basará en sentimientos cambiantes, sino en una decisión todos los días de amar al cónyuge con el que ha elegido casarse. En un mundo que a menudo prefiere "cambiar por una versión actualizada", esta verdad no tiene sentido. Pero de acuerdo con la Palabra de Dios, es muy claro: "Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre" (Marcos 10:9)

Mentira 2: “Si no estás feliz en tu matrimonio, no te quedes en una situación infeliz. Tu mereces más."


Para muchos de nosotros, el matrimonio puede tender a sacar a relucir nuestro egoísmo como ninguna otra cosa. Queremos nuestro camino. Insistimos en nuestros derechos. Queremos que nuestro cónyuge nos haga felices, ¡Y ahora mismo! En medio de las demandas, nunca seremos libres para amarnos y servirnos los unos a los otros. Nuestro enfoque tenderá a ser unilateral, nuestro lado, y lo que queremos. 


Sin embargo, el objetivo de Dios para el matrimonio no era solo "hacernos felices". La imagen más verdadera del matrimonio es que simboliza el amor de Cristo por nosotros. Y Su deseo para todos nosotros es que seamos más hechos a la imagen de Él mismo.

"El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor”. (1 Corintios 13:4-5)

Mentira 3: el matrimonio es una relación 50/50 ".


El matrimonio requiere de dos personas, plenamente comprometidas, que eligen todos los días, amar y apreciar. El 50/50 nunca será suficiente para superar los momentos más difíciles. Es solo la mitad del esfuerzo y busca comparar lo que estamos haciendo con el otro, siempre necesitando verificar si están cumpliendo con las expectativas. Esto no es lo que Dios quiere. 

El plan de Dios para el matrimonio es una relación de pacto matrimonial, centrada en Cristo, amando a través de Cristo; eso es lo que nos ayudará tanto en los buenos como en los malos momentos. Se necesitará un esfuerzo total de 100/100 para tener una relación sólida que prosperará con el tiempo.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser...” (1 Corintios 13:7-8)

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EL SEXO EN EL MATRIMONIO?


El matrimonio en la Biblia, la relación íntima entre esposos


En este mundo excesivamente erotizado y de poco amor, la gente busca el secreto del amor duradero con una vida sexual vibrante. Debido a esta búsqueda de una pasión más pura, la pregunta más frecuente que recibimos cuando se trata de Monogamia al rojo vivo es: "¿Qué está bien con Dios?"

En primer lugar, el sexo es para el matrimonio. Efesios 5:31-32 dice (citando Génesis): "Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne". 1 Tesalonicenses 4:3–8 refuerza esto con el recordatorio: “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación” (1 Tesalonicenses 4:3).

Para las parejas casadas, Dios solo da unos pocos mandatos claros sobre lo que está y no está permitido con el regalo del sexo que él creó. En lugar de una lista de "no-no", veamos sus pautas en forma afirmativa:

Entregarse el uno al otro. Todo lo hecho está acordado. El objetivo de la intimidad es la unidad. Colosenses 3:14 anima: "Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto". Si amas, querrán hablar y ponerse de acuerdo sobre las expresiones de la sexualidad.

Debe ser con amor. Nadie debería sentirse forzado o coaccionado a tener relaciones sexuales. Los actos sexuales deben reflejar amor, no degradar o infligir dolor. El sexo es una relación que hay que proteger, no una persona a la que explotar. Hebreos 13:4 recuerda: "Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios".

Asegúrelo con privacidad. El sexo deberían ser solo entre la pareja matrimonial. Tu lecho matrimonial es tuyo y solo tuyo (Sin otras parejas, sin pornografía, sin imitaciones falsas de partes del cuerpo). ¿Por qué conformarse con algo falso cuando puedes crear algo real en vivo y en persona? Cuando se trata de áreas grises, cosas que no están específicamente prohibidas, aplicar 1 Corintios 6:12 es una elección inteligente:

"Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna". Todo es permisible (Permisible y lícito) para mí; pero no todas las cosas son útiles (Es bueno para mí hacerlas, oportunas y rentables cuando se las considera con otras cosas). Todo me es lícito, pero no me convertiré en esclavo de nada ni me someteré a su poder.

EL MATRIMONIO EN LA BIBLIA COMO TESTIMONIO Y EJEMPLO CRISTIANO


“En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros” (Juan 13:35). El matrimonio es una institución importante mediante la cual un mundo perdido puede ver el cristianismo en acción. 

El matrimonio es la relación humana más íntima en la que los esposos y esposas aprenden a modelar el amor de Cristo

El matrimonio es el campo de entrenamiento para que los niños también puedan amarse "unos a otros". El matrimonio brinda una oportunidad única para reflejarlo como pareja. El matrimonio proporciona una plataforma para lograr las intenciones de Dios para la humanidad

VERSÍCULOS SOBRE EL MATRIMONIO EN LA BIBLIA, ESCRITURAS DE REFERENCIA BÍBLICA 


1 Corintios 7: 1-40: En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer; pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido. El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. o os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia..."

(Te puede interesar: Vida Cristiana)

1 Corintios 13:4-7: "El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta"

Efesios 5:21-25: "Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador...Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella"

Proverbios 18:22: "El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová"

Proverbios 21:9: "Mejor es vivir en un rincón del terrado que con mujer rencillosa en casa espaciosa"

Mateo 19:2-9: "Y le siguieron grandes multitudes, y los sanó allí. Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

Proverbios 19:14: "La casa y las riquezas son herencia de los padres; mas de Jehová la mujer prudente"