LA GRACIA DE DIOS EN LA BIBLIA

La gracia de Dios, hombre levantando una mano al cielo

Lo que es la gracia de Dios en la Biblia


La gracia es uno de los temas más importantes del cristianismo, por lo tanto, vamos a meditar en el significado de la gracia, la gracia según el Antiguo Testamento, la gracia según el Nuevo Testamento y también vamos a reflexionar en lo que es estar viviendo bajo la gracia.

Nuestra salvación se alcanza a través de la gracia salvífica que mostró el Señor nuestro Dios al manifestarse en carne, entregándose a sí mismo.

Concepto de gracia ¿Qué es la gracia? En hebreo y griego


En hebreo existen dos ideas básicas en relación a la expresión gracia: a) Favor o buena voluntad, y b) Belleza o elegancia y las palabras próximas son Chen y Chesed.

(También te puede interesar: La Fe y la gracia)

En griego la palabra Jaris es equivalente a la expresión gracia como también Jaritoo que significa otorgar gracia. Y la otra palabra que está relacionada con Jaris es Charisma que equivale a don, es lo que significa en el texto bíblico del Nuevo Testamento, mientras que en la literatura griega su significado es lo que despierta el placer, la belleza corporal, las obras de arte, las palabras bonitas y otras.

En el latín el término gracia es gratia que significa benevolencia, favor o beneficio que se recibe sin ningún tipo de merecimiento.

El concepto de gracia tiene muchas facetas


El concepto de gracia tiene muchas facetas, es lo que hace que la palabra sea difícil de precisar y definir, pero al mismo tiempo, es una de las palabras más hermosas de nuestro lenguaje. 

El concepto de la gracia es la vertiente salvífica, pero que su interpretación ha dividido al catolicismo romano del protestantismo. 


La iglesia católica romana sostiene que la gracia se encuentra mediatizada por la presencia de sus sacerdotes y de sus sacramentos, mientras que el protestantismo mantiene que la gracia de Dios es necesaria para la salvación; considerando que Jesucristo es la suprema revelación de la gracia de Dios; la salvación es por gracia y la gracia gobierna y fortalece el vivir del creyente. Sin la gracia el creyente no es nada. Jesucristo es la gracia de Dios personificada.

LA GRACIA SEGÚN EL ANTIGUO TESTAMENTO


La gracia en la Biblia, en el Antiguo Testamento


Es importante mencionar que esta expresión "gracia" es un poco complicado encontrarla en el Antiguo Testamento ya que no se emplea una sola palabra específica para denotar el concepto, aunque las distintas palabras que se utilizan para referirse, vienen relacionadas y ofrecen un antecedente útil para el significado más completo.

La primera palabra que se encuentra en el Antiguo Testamento en Chen que en su origen es inclinarse o encorvarse, es verdad que esta palabra tiene poco sentido teológico y en particular es débil para darnos la idea de la redención

No obstante la palabra Chen se emplea en varios pasajes que expresan en forma muy notable el favor redentor de Dios con el hombre y se puede observar que después de que el pueblo de Israel se revela contra Dios, Moisés implora ese favor gratuito y como resultado de esa petición Dios concede dando las tablas de la ley por segunda vez (Éxodo 34:4-8), lo cual significaba un favor inmerecido de parte de Dios hacia el hombre, o sea de parte de un ser superior a un ser inferior. 

(También podría interesarte: Para el que cree todo es posible)

A este mismo favor divino, mencionado anteriormente, se refiere Jeremías cuando miró hacia atrás para considerar la liberación que efectuó Dios del pueblo de Israel, sacándole de las pruebas, dificultades y angustias del Éxodo. 

"Así ha dicho Jehová: El pueblo que escapó de la espada halló gracia en el desierto, cuando Israel iba en busca de reposo" (Jeremías 31:2)

Esta claro en estas referencias de la palabra "Chen" que es algo que no se espera ni se merece y que no se consigue por creer, sino que es mas bien el beneplácito de un superior, es decir, la benevolencia de Dios. 

Otra palabra que se encuentra para referirse a "gracia" es la palabra "Chesed", la cual tiene principalmente dos significados: Uno más legalista en el sentido de cumplir aquello que fue acordado o de dar al otro aquello que le es debido según lo previamente acordado, y un segundo sentido, más intuitivo y espiritual, que asume el significado de acto gratuito y espontáneo de bondad y amor. Esta expresión equivale según a establecer una relación entre las personas involucradas en ese acto de bondad que se realiza. 

Resulta claro que "Chesed" requiere esa relación entre Dios y el hombre, ya sea de manera personal o en grupo. y también esas relaciones entre las personas. Debido a esto, "un chasid" (Significa piedad) era un hombre que respondía bien al favor o a la gracia de Dios. 

Cuando se combinaban estas ideas de intensidad y de relación, vemos con claridad que cuando Dios muestra su gracia en una relación pactada, es firme, persistente y  recta. Para substanciar esto, Snaith ha mostrado que de los cuarenta y tres versículos en que aparece la palabra Chesed, uniéndose a otro nombre, resulta lo siguiente:

En veintitrés casos se une con la expresión fidelidad, firmeza o verdad; en siete con pacto; en cuatro con justicia; en uno con prosperidad; en una con fortaleza; y en siete con bondad y compasión.


El concepto de gracia en el Antiguo testamento 


Se puede decir que en el Antiguo Testamento el concepto de gracia se puede definir de la siguiente manera:

1) Gracia como el carácter esencial de Dios y el carácter impartido al hombre

2) Chen, esta expresión en hebreo equivale al favor inmerecido de un superior a un inferior, lo que, en el caso de Dios como superior, se expresa al hombre usualmente en bendiciones espirituales, temporales, ocasionalmente, y en la liberación de los sentidos, tanto físicos como espirituales. 

3) Chesed, esta palabra en hebreo significa la misericordia firme expresada entre gente y particularmente en los pactos en que Dios se relaciona con su pueblo y que fueron garantizados por su Chesed.

LA GRACIA SEGÚN EL NUEVO TESTAMENTO


La gracia en la Biblia, en el Nuevo Testamento


Es relevante señalar que la palabra gracia en griego equivale a Jaris, como también Jaritoo, que significa otorgar gracia. Esta tenía varios significados en la literatura griega y son los siguientes:

a) Se usaba objetivamente para lo que causaba favorable impresión o atractivo, especialmente la gracia de las formas, lo elegante, la soltura en el hablar, lo favorable. 

b) Se usaba subjetivamente del concepto optimista que se tenía respecto de una persona. 

c) Se usaba para un favor definido

d) Se usaba para el sentimiento recíproco que se producía al concederse un favor, es decir, en el sentido de gratitud.

e) También se empleaba de modo adverbial en frases como "por una cosa" (Por causa, o en lugar de)

f) También se aplicaba especialmente a la actitud que adoptaban los dioses con respecto a los hombres

Aunque esta palabra Jaris (Gracia) tiene todos estos significados y se hace uso en el griego clásico, pero no se puede confundir con el término que se le da en el Nuevo Testamento ya que esta expresión se emplea 155 veces en el Nuevo Testamento, 101 de las cuales fue usada por el apóstol Pablo. 

(También puedes leer: El justo por la fe vivirá)

Jesús era la corporalidad de la gracia y la verdad


El significado de Jaris en el contexto bíblico se puede entender como buena voluntad, misericordia, favor y gratitud, pero en el evangelio según San Juan 1:17 señala diciendo "pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo"

El escritor sagrado resalta que esta expresión se centra en la persona y en la obra del Señor Jesucristo, es por esta razón que se puede decir que el beneficio de Jaris es la gracia salvadora de Cristo; podemos comparar las citas bíblicas de 1 Pedro 1:10,13; y 2 Corintios 8:9.

Queda completamente claro que Jesús era la corporalidad de la gracia y de la verdad (Juan 1:18) y fue el apóstol Pablo quien hizo mucho uso de la expresión de la gracia de Cristo, manifestando que su llamado fue como un abortivo al apostolado y que no era digno de este llamamiento porque persiguió la iglesia de Dios. 

Pablo enfatiza que por la gracia de Dios era lo que era, y que la gracia de Cristo no había sido en vano para con su vida, expresando que antes había trabajado más que todos los apóstoles; pero que no era él sino la gracia de Dios que estaba con él (1 Corintios 15:8-10)

En este sentido, se puede comprender que la gracia es el favor de Dios, quien dio a su Hijo para redimir a la humanidad, y el resultado de esta gracia es la salvación que se le oferta al ser humano

Una segunda palabra que está íntimamente relacionada con Jaris es charisma, un don. Esta palabra solamente la emplea Pablo en el Nuevo Testamento, con una excepción (1 Pedro 4:10) y cubre el don de la salvación (Romanos 6:23), y el don del cuidado providencial (2 Corintios 1:11).

SEMEJANZA ENTRE GRACIA Y MISERICORDIA


La misericordia implica piedad. La gracia incluye una acción a favor de los pecadores. 
La misericordia es aplicada a la creación inferior. La gracia se emplea en relación con los hombres solamente (Romanos 8:20-23; Job 38:41; Salmos 147:9 : Juan 4:11)

(También puedes visitar la sección de Doctrina Pentecostal)

Tomando en cuenta estos aspectos, se debe valorar que el concepto de gracia (Jaris) en el Nuevo Testamento, aunque se incluyan todos los significados tanto en hebreo como en griego, se eleva infinitamente al más alto nivel y le da un nuevo significado el Señor Jesucristo, y esto lo hace a través de su propio sacrificio que lo hizo en la cruz del calvario ofreciéndose por toda la humanidad. 

VIVIENDO BAJO LA GRACIA


La gracia de Dios es para salvación a todos los hombres


Es trascendental comprender como el ser humano en el recorrido de su vida ha interpretado la palabra gracia. Los calvinistas explican que la gracia se da mediante el énfasis de la incapacidad total del hombre. 

Los arminianos consideran la gracia de Dios como cooperando con la voluntad y aptitud del hombre. 

El liberalismo moderno concede una exagerada capacidad a la aptitud del hombre para llegar a decidir su propio destino y para efectuar su salvación enteramente aparte de la gracia divina. 

Es relevante valorar que muchos escritos de los textos sagrados señalan que la salvación es por la gracia en Cristo Jesús; Efesios 2:4-5 señala lo siguiente:

"Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)" 

"Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente" (Tito 2:11-12)

(Te puede interesar: Exhortación a la gratitud)

Es loable mencionar que cuando esa gracia es revelada en Cristo y la recibe el creyente, entonces gobierna la vida espiritual amontonando favor sobre favor; va a equiparlo, fortalecerlo y tomará control en todas las fases de su vida; por lo tanto, el pensamiento predominante es la gracia de Dios en Cristo que nos redime, nos gobierna y nos da el consuelo eterno y la buena esperanza. 

Es significativo para cada creyente reflexionar que la gracia es el elemento más básico y característico que ofreció el Señor Jesucristo a la humanidad a través de su muerte y quienes hayan creído en él se verán impulsados a vivir una vida de gracia, ocupado solo en el pensamiento de hacer la voluntad de Dios. Creyendo que esta es la verdadera gracia de Dios. 

La gracia de Dios no se refiere única y exclusivamente al perdón sino también a la salvación del hombre, enseñando al hombre a rechazar los deseos mundanos y a los actos impuros. Es por esta razón que se vuelve fundamental para alcanzar la salvación. 

La gracia de Dios es una virtud que se ha ofrecido al ser humano sin nada a cambio ya que para alcanzarla el hombre nada puede hacer por sí mismo. La gracia de Dios llega por medio de la fe y la aceptación del sacrificio que Jesús hizo por la humanidad. 

CONCLUSIONES SOBRE LA GRACIA DE DIOS


Concluimos que el significado epistemológico de la gracia en el Antiguo Testamento es como el carácter de Dios y el carácter que es impartido al ser humano. También en hebreo es el favor inmerecido de un ser superior (Dios) a un ser inferior (El hombre). Dios como ese ser superior se expresa con el hombre dando bendiciones espirituales 

Podría interesarte: Prédicas Escritas)

La palabra hebrea Chesed es la misericordia firme de Dios expresada en los pactos en que Dios se relaciona con su pueblo. 

En el Nuevo Testamento la palabra gracia es utilizada objetivamente para lo que causaba favorable impresión. Se utilizaba subjetivamente del concepto optimista que se podría tener de una persona. También se usa para un favor definido y también en el sentido de gratitud. 

Vivir bajo la gracia es vivir bajo la fidelidad y misericordia de Dios. Es experimentar el perdón de Dios y tener un acto de gratitud. La gracia es fundamental para alcanzar la salvación.

La gracia de Dios es la virtud que se le ofrece al ser humano sin dar nada a cambio, pues nada se puede hacer para alcanzarlo por uno mismo. Esta gracia de Dios solamente puede llegar mediante la fe y aceptar el sacrificio de Jesucristo, el cual fue hecho en la cruz del calvario por toda la humanidad.