LO QUE ES EL DON DE DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITUS SEGÚN LA BIBLIA

Don de discernimiento de espíritus, Biblia abierta en Corintios

Discernimiento de espíritus según 1 Corintios 12


I Corintios 12:10 enumera el don de “discernimiento de espíritus.” Este don de discernimiento de espíritus incluye una revelación de Dios pero no una revelación de toda la mente de Dios. No es un don general de discernimiento pero es específicamente un discernimiento de espíritus.

(También te puede interesar: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Significado de discernimiento


La palabra “discernimiento” significa “claridad de perspicacia y juicio.” Se refiere a la habilidad de hacer una distinción o determinación correcta, tal como distinguir la verdad del error. Entonces, el don de discernimiento de espíritus incluye perspicacia clara y un juicio claro con relación a los espíritus.

Hay tres posibles fuentes de una actividad espiritual: Dios y Sus ángeles, el diablo y sus demonios, o el espíritu humano. Por medio del don de discernimiento de espíritus podemos comprender cual de ellos ha motivado una cierta acción. 

El don de discernimiento de espíritus también puede proveer la información acerca del tipo de espíritu que motiva ciertas acciones, tales como un espíritu de lujuria, envidia, o codicia. Este conocimiento puede ser muy valioso en tratar con ciertas situaciones o responder a ellas. En resumen, el don de discernimiento de espíritus es el don sobrenatural de poder percibir las motivaciones espirituales para una acción o qué tipo de espíritu esta obrando.

(Puede que te interese: El fruto del Espíritu Santo)

EL DON DE DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITU EN EL APÓSTOL PABLO


¿Qué es el discernimiento de espíritus según la Biblia? ¿Cómo operó este don en el apóstol Pablo?


Encontramos un notable ejemplo del don de discernimiento de espíritus en el ministerio de Pablo en la ciudad de Filipos. “Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. Ésta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora” (Hechos 16:16-18).

(También puedes visitar la sección de El Espíritu Santo y el Hablar en lenguas)

El discernimiento de espíritus en el apóstol Pablo


Pablo pudo discernir que esta muchacha era endemoniada. Si no hubiera percibido la verdad acerca de ella, quizás habría aceptado sus halagos. Pero si los hubiera aceptado, habría asociado el mensaje del evangelio con la actividad demoníaca y habría sido desacreditado en los ojos del pueblo; sin embargo, el don de discernimiento de espíritus operó en el apóstol Pablo y pudo reprender y hacer salir el espíritu de aquella muchacha.

En el primer viaje misionero de Bernabé y Pablo, se encontraron con un falso profeta llamado Elimas en la ciudad de Pafos en la isla de Chipre. Cuando ellos le testificaron al procónsul romano, Elimas trató de despistar al hombre de la verdad. Pero “Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano” (Hechos 13:9-11). 

Por medio del don de discernimiento de espíritus Pablo percibió el intento maligno y la obra de este falso profeta, y por medio de la palabra de ciencia él sabía que pronto el juicio de Dios caería sobre él. Como resultado de estos dones del Espíritu, el procónsul llegó a ser creyente.

LA IMPORTANCIA DEL DON DE DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITUS


Lo que es el don de discernimiento de espíritus en operación o acción 


Es importante saber cuando un espíritu maligno está trabando, pero es un error atribuir cada pecado o acción mala a la obra directa de un espíritu maligno. Aunque el diablo nos tienta a pecar y se aprovecha plenamente de las decisiones y acciones incorrectas, el pecado humano es principalmente el resultado de la naturaleza humana pecaminosa, de las lujurias humanas, y de las decisiones humanas. (Véase Romanos 3:9-12; Santiago 1:14-15.) Muchos problemas o errores no vienen directamente del diablo sino del espíritu humano.


Ejemplo del don de discernimiento de espíritus


Por ejemplo, supongamos que una persona trata de hablar a la iglesia en lenguas, interpretación, o profecía, pero el líder del culto se da cuenta, por medio del don de discernimiento de espíritus, que las palabras no son de Dios. Si son inspiradas por un espíritu maligno, Él debe tomar el control absoluto sobre el culto y debe reprender al espíritu maligno

Por otro lado, puede ser que las palabras vienen del celo humano de un cristiano sincero pero mal encaminado. En tal caso, sería mejor hacer una transición suave a la adoración o a la oración e instruir al cristiano mal encaminado. Si el líder actúa demasiado bruscamente, puede herir innecesariamente a la persona sincera, o a otros en el culto. El don discernimiento de espíritus es valioso en tales casos.

(También te invito a leer: Enseñanzas Bíblicas)

Mas ejemplos sobre el discernimiento de espíritus


En Jackson, Mississippi, un varón se acercó al altar para orar y pronto comenzó a brincar, patear, y moverse como una culebra, como si fuera endemoniado. Varios hermanos comenzaron a orar con él, a restringirle, y a reprender al diablo. Nada parecía ayudar. Por fin, el pastor se le acercó y habló en susurros en su oído. Inmediatamente el hombre cesó su comportamiento tumultuoso y salió de la iglesia. 

El pastor no le reprendió fuertemente en el nombre de Jesús sino simplemente le dijo, “Si tú no dejas de actuar así voy a llamar a la policía” El percibió que el hombre estaba tratando de crear un alboroto que traería la atención indebida hacia él. Aquella manifestación no era demoníaca sino era carnal y tenía que ser tratada apropiadamente. El don de discernimiento de espíritus es de gran importancia en estos casos. 

En una iglesia en Houston, Texas, una mujer se paró de repente y comenzó a hablar en lenguas en medio de un culto que yo asistí. El pastor discernió, por medio del don de discernimiento de espíritus, que ella fue motivada por un espíritu maligno. Él inmediatamente dijo, “Siéntate. Eso no es de Dios,” entonces continúo con el culto como si nada hubiera sucedido. La congregación reconoció que su acción era correcta, y el culto progresó en una manera positiva. Si el pastor hubiera permitido que la mujer siguiera hablando, o si hubiera permitido que el demonio le distrajera, por medio de una confrontación prolongada con la mujer, el culto habría sufrido, y el propósito de Dios no se habría logrado.

(Podría interesarte: El don de lenguas)

Cuando mis padres estaban sirviendo como misioneros en la ciudad de Hammond, Louisiana, al ter- minar un culto mi madre estuvo orando con unos inconversos en el altar mientras mi padre saludaba a los visitantes. Una mujer comenzó a hablar fuertemente en lenguas y se acercó al altar. Simultáneamente, mis padres discernieron, por el don de discernimiento de espíritus, que ella estaba hablando motivada por un espíritu maligno. Sin ninguna otra señal, ellos se acercaron a ella para impedir que ella hiciera más manifestaciones. Más tarde, aprendieron que ella estaba viviendo una vida muy pecaminosa y estaba trayendo reproche sobre el don verdadero del Espíritu Santo por sus manifestaciones engañosas. Un incidente similar ocurrió en una campaña en Corea.

Durante mi último año de estudios en Corea, acompañado por unos compañeros de clase, estuve cruzando un cerro. Al pasar por un templo budista ubicado en el cerro, nos encontramos con un varón y una mujer anciana, quienes acababan de salir del templo. El hombre estaba golpeando a la mujer, pero al acercarnos dejó de golpearla y ella escapó. Puesto que algunas muchachas de mi clase todavía no habían llegado, yo decidí esperarlas en caso de que el hombre intentara hostigarlas. Mientras miraba al hombre de cierta distancia, yo sentí que él tuvo un espíritu maligno, y pensé que quizás él me atacaría. Le miré directamente y en voz baja comencé a decir en idioma inglés, “¡Te reprendo en el nombre de Jesús!” Aunque probablemente él no me podía oír y probablemente no podía hablar el idioma inglés, de repente me hablo en inglés, “¡Aborrezco tus ojos, aborrezco tus ojos!” Sin embargo, él mantuvo su distancia y todos mis compañeros pasaron tranquilamente. Yo creo que el Espíritu de Dios en mí le contuvo, y él se dio cuenta.

Una mujer en nuestra iglesia en Austin sufría de una depresión crónica, la cual socavaba su fe en Dios. Por medio de un largo proceso logramos convencerla de que Dios la amaba y que podía ser llena del Espíritu Santo, y después de un año ella sí recibió el Espíritu Santo. Sin embargo, más tarde ella volvió a su estado depresivo. Ella pensaba que nunca había recibido el Espíritu Santo, y aún pensaba que nunca había sentido la presencia de Dios, aunque en varias ocasiones ella había experimentado unas manifestaciones físicas dramáticas de temblar y caer postrada bajo el poder de Dios. Dejó de asistir a los cultos, pero la convencí para que asistiera a la última parte de una serie de cultos especiales. En el culto, el evangelista le llamó, diciendo que estaba siendo asediada por un espíritu de depresión, y él oró por su libertad. Esa noche ella reclamó la victoria y en una manera totalmente no característica comenzó a correr por los pasillos alabando a Dios en una forma extática. Desde ese momento ella ha sido fiel en su asistencia, gozosa en su adoración, y determinada de mantener su victoria.


En un culto en una cárcel, dos obreros de nuestra iglesia en Austin, oraron por un prisionero quien comenzó a buscar a Dios. Independientemente, cada hermano discernió, por medio del don de discernimiento de espíritus,  que ese hombre estuvo luchando con un espíritu de homosexualidad. Después de un rato él le dijo a uno de los hermanos que necesitaba ser liberado, pero no dijo cual era su problema. Entonces, uno de los obreros le preguntó, si necesitaba ser librado de la homosexualidad, y el respondió que sí. Cuando ellos oraron, una transformación visible vino sobre su rostro, y él comenzó a hablar en lenguas según el Espíritu le daba que hablara. Más tarde él testificó que Dios lo había librado de los deseos homosexuales.


RESUMEN SOBRE LO QUE ES EL DON DE DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITUS SEGÚN LA BIBLIA


Discernimiento en la Biblia


Como todos los dones sobrenaturales, los dones de revelación son potencialmente disponibles a cada creyente lleno del Espíritu Santo. En momentos de decisión, necesidad urgente, o crisis, cada uno de nosotros debe clamar al Señor para que nos concediese los dones sobrenaturales de sabiduría, ciencia, o don de discernimiento de espíritus (Que es el tema de este artículo) según sea la necesidad.

Por su propia naturaleza esperaríamos que estos dones de revelación fuesen los más valiosos para los que ocupan el liderazgo espiritual. A menudo Dios le concederá a un pastor dirección sobrenatural para una decisión difícil, ciencia sobrenatural en relación a un problema oculto en la iglesia, o don de discernimiento de espíritus en relación a un espíritu que se opone a su ministerio.

Los tres dones de revelación, siendo uno de ellos el don de discernimiento de espíritus, están relacionados íntimamente. Una persona puede interpretar una cierta operación como la manifestación de uno de los dones mientras otra persona quizás considere que fue la operación de otro don. No importa nuestra clasificación precisa, todos podemos reconocer aquella operación como la obra del Espíritu Santo.

(Puede que te interese: Nuestra vida Cristiana)

Como se habló en el capítulo 2, los dones de revelación son sobrenaturales, pero ellos tienen su igual en la vida diaria natural y espiritual. Todos, aun los inconversos, pueden gozarse de sabiduría, ciencia, y discernimiento terrenales. Además, cada cristiano puede y debe lograr obtener sabiduría, ciencia y discernimiento. 

Sin embargo, además de estos dos niveles, hay los dones sobrenaturales de la palabra de sabiduría, la palabra de ciencia, y discernimiento de espíritus; estos son los dones que operan en tiempos de necesidad espiritual. Para poder funcionar como Dios quiere y para frustrar las estratagemas de Satanás, la iglesia necesita la operación de estos dones hoy en día.