Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

AMÉMONOS UNOS A OTROS (1 JUAN 4:7)


AMÉMONOS UNOS A OTROS; PORQUE EL AMOR ES DE DIOS

Amémonos unos a otros (Un corazón sobre una superficie de madera)

Amémonos unos a otros. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios


El Nuevo Testamento presenta numerosos temas con relación a la conducta o o nuestra vida cristiana. Los requisitos de Dios no están fuera de nuestro alcance. Podemos guardarlos y debemos guardarlos, si queremos agradarle a él.

(También te puede interesar: Honra a tu padre y a tu madre)

Uno de los requerimientos que nos hace la palabra de Dios es que nos amemos unos a otros. Estudiar el tema de amarse entre sí parece casi redundante o por lo menos innecesario, porque uno asumiría que los cristianos se aman entre sí y cumplen con lo que nos dice 1 Juan 4: 7 "amémonos unos a otros..". No obstante, si mantener la perspectiva apropiada o el nivel de amor que Dios quiere que tengamos no fuera un problema, Él no lo habría mencionado.

Como dulce, natural, e invitador como parece, amar puede ser un área de problema en nuestras vidas. Se vuelve un problema para el cristiano cuando no permanece espiritual y en obediencia a la palabra de Dios; sin embargo, es importante tener en mente que la palabra de Dios nos manda diciendo amémonos unos a otros.

Amémonos unos a otros, porque el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿Cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 


La escritura dice que al recibir el Espíritu Santo, se derrama el amor de Dios en nuestros corazones por el Espíritu Santo (Romanos 5:5). Uno de los frutos del Espíritu es el amor (Gálatas 5:22). Dios es amor (1 Juan 4:8); y a nosotros como sus hijos se nos dice "amémonos unos a otros".

(Pueda que también quieras leer: El amor cubre multitud de pecados)

Juan escribió a los santos, no a pecadores, y deja en claro que si no podemos amar a nuestro hermano a quien hemos visto, entonces no podemos amar a Dios a quien no hemos visto (1 Juan 4:20)

Indiscutiblemente estamos obligados, o debemos, amarnos entre sí. Nuestra caridad debe estar yendo lejos cuando caminamos conforme al Espíritu y la palabra. Amando al perdido así como a los salvos debe ser la experiencia continua de cada cristiano.

El amor NO es un afecto débil, sin guía y sin disciplina que nos da licencia para hacer lo que nos agrada. Mas bien es la verdadera caridad bíblica con todas sus características acompañantes. Por ejemplo, el castigo es una expresión de amor, sea ejercido por el hombre o Dios (Hebreos 12:6-11).

El amor tiene muchas disciplinas y correcciones así como libertades. El amor puede y a menudo involucra el reproche (Apocalipsis 3:19). El amor es una fuerza poderosa que puede motivarnos a ejercer la disciplina o ternura, como cada caso lo requiera. 

(Puede que te interese: El resentimiento, la falta de perdón

Como cristianos nosotros estamos bajo un orden escrito de amar. La escritura cubre cinco áreas específicas involucrando a quien debemos amar. Aunque nuestro amor debe ser abarcador (Alcanzando hasta donde sea necesario), también debe regularse. Nosotros no debemos amar algunas cosas, por ejemplo, el mundo (1 Juan 2:5-16).

AMÉMONOS UNOS A OTROS, ¿A QUIÉN DEBEMOS AMAR?


1) Amémonos unos a otros: Los cristianos deben amar a Dios


Jesús declaró hasta que punto debemos amar a Dios: Con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza (Marcos 12:30). ¡Ciertamente un cristiano ama a Dios!, sin embargo, nosotros debemos comprender que Satanás constantemente busca disminuir este afecto y separarnos del amor que tenemos para Dios. 


No expresamos exclusivamente nuestro amor hacia Dios en palabras, sino también guardando sus mandamientos (Juan 14:15,23). Nuestro amor a Dios y el amor de Dios para nosotros es uno de los grandes temas de la Biblia. Le animo a que usted lo estudie a fondo.

La iniquidad solo abunda cuando nuestro amor se enfría (Mateo 24:12). Amar a Dios mantiene la iniquidad en jaque y hace sus mandamientos fáciles de guardar; es el primer y gran mandamiento (Mateo 22:38). Cuando nosotros amamos a Dios de verdad, amar a otros se hace fácil.

2) Amémonos unos a otros: Los cristianos deben amarse unos a otros


Discipulado y su exhibición al mundo acerca de nosotros son manifestados por nuestro amor el uno al otro (Juan 13:34-35)

Este es un nuevo mandamiento, amémonos unos a otros


Jesucristo nos ordenó explícitamente (Tiene que) amarse entre sí; de hecho, Él llamó este un nuevo mandamiento (Juan 13:34;15:17)

Amar a nuestro hermano o entre sí es un tema importante de la escritura. Juan indicó que se manifiestan los hijos de Dios y los hijos de Satanás en las áreas de rectitud y amor (1 Juan 2:10-18). Caín es un ejemplo de lo que el odio puede hacer entre hermanos. Nunca debe tal actitud o ambiente existir entre hermanos. Odiar a nuestro hermano o hermana nos hace asesinos a los ojos de Dios (1 Juan 3:15)

(Te puede interesar: El tiempo de Dios es perfecto)

La verdadera caridad cristiana no solo se expresa en palabras sino en hechos también. Estudie la directiva de Juan en relación a esta declaración (1 Juan 3:17-18, vea también Santiago 2:14-18). Así de inmensa es esta área de estudio para continuar estudiándola a fondo.

3) Amémonos unos a otros, los cristianos deben amar a sus enemigos


Amarse entre sí puede ser un área de problemas para los cristianos, así que podemos deducir fácilmente que amar a nuestros enemigos requiere un esfuerzo adicional. Otra vez, el secreto para llevar a cabo este mandamiento escrito simplemente es amar a Dios. 

Jesús invirtió la ideología y teología de sus oyentes cuando Él contrastó lo que ellos habían oído con lo que Él les estaba ordenando (Mateo 5:43-48). Ellos fueron enseñados a amar a su vecino y a odiar a su enemigo. Jesús no solo requiere que nosotros amemos a nuestro vecino sino también a nuestro enemigo.

(También puedes visitar la sección de vida cristiana)

Los cristianos deben esforzarse por hacerse amigos de sus enemigos atentamente, pero cuando esto sea imposible, el requisito mínimo para nosotros es amarlos. 

4) Amémonos unos a otros, los cristianos deben amar a su familia


El amor familiar en una casa de los que profesan ser santos es necesario. Los maridos son explícitamente ordenados a amar a sus esposas y no estar amargados contra ellas (Efesios 5:25, 28, 33; Colosenses 3:19). Las mujeres mayores deben enseñar a las más jóvenes a amar a sus maridos e hijos (Tito 2:1-4)

La declaración "los cristianos deben amar a sus familiares" toca una nota extraña, en que parece superfluo. Sin embargo, con tantas familias disfuncionales y la avería de tantos matrimonios, junto con las peleas y disputas prevalecientes en tantas casas, esta declaración se necesita y debe ser practicada. 

(Puede que te interese: Prédicas Cristianas Escritas)

Satanás está atacando los hogares de los cristianos por todas partes. La familia está sitiada por el infierno mismo a través de muchas avenidas sutiles. Los creyentes deben estar en guardia, no sea que el afecto natural que Dios ha dado a sus familias se enfríe o se acabe. 

Yo le advierto a que usted reviva y renueve su amor por la familia que Dios le ha dado. Declaremos guerra contra la influencia insidiosa de Hollywood que busca romper los valores y tradiciones familiares. 

Quite de su vida: Películas, videos, revistas y libros que debilitan los lazos familiares. Vuelva a los principios anticuados de verdad y santidad que fortalecen nuestros hogares y el amor por la familia. 

5) Amémonos unos a otros, los cristianos deben amar a sus líderes 


Pablo nos amonesta a que conozcamos a aquellos que trabajan entre nosotros, los que están sobre nosotros. También debemos considerarlos y estimarlos mucho por el trabajo que ellos realizan (1 Tesalonicenses 5:12-13). 

(Podría interesarte: Temas para jóvenes cristianos)

Dios ha establecido un orden en su reino y ha puesto líderes en la autoridad sobre nosotros. Esto es para nuestra seguridad, bienestar y protección sin tener en cuenta en qué nivel puede ocurrir. Como santos, nuestra responsabilidad y privilegio es amar a estas personas con un amor profundo y piadoso. 

Aunque algunos han fallado mientras sirven en capacidad de líderes, en general los hombres de Dios son verdaderos siervos de Dios. Cuando los líderes de cada nivel están bajo ataque, como cristianos permitamos mostrar el principio bíblico apropiado amando a aquellos que están sobre nosotros. 

AMÉMONOS UNOS A OTROS, CONCLUSIÓN


El amor es un tema multifacético que toca toda nuestra vida en alguna manera. Cuando el amor está ausente de nosotros somos empobrecidos; cuando está presente, ambos el amado y aquellos que aman son los más ricos. 

(Puede que te interese: Estudios Bíblicos Cristianos)

El amor es costoso, pero el odio exige un pago mayor. Usted tiene la capacidad de amar como persona; como un cristiano esta habilidad se extiende a alturas incomprensibles. El amor confirma su cristiandad, mientras la ausencia de él quita la designación de su nombre. 

Permítale a Dios, quien es amor, amar a través de usted; vuélvase un cause abierto para que el amor de Dios pueda fluir a través de usted. 1 Corintios 13:1-13 es el manual de Dios sobre el amor; estúdielo e e impleméntelo en su vida. Jesús te bendiga.