Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LAS BODAS DEL CORDERO


¿QUÉ SON LAS BODAS DEL CORDERO?

La cena de las bodas del cordero en Apocalipsis

Las bodas del Cordero en Apocalipsis 19:7-10


En Apocalipsis 19:7-10, Juan vio y escuchó a las multitudes en el cielo alabando al Señor a causa de las bodas del Cordero. La fiesta de las bodas del Cordero es la cena de las bodas que estaba por comenzar. Apocalipsis lo dice de la siguiente manera:

"Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios"

(También te puede interesar: El principio de la sabiduría)

Para entender qué es la cena de las bodas del Cordero, consideremos las tres costumbres nupciales significativas en la época de Cristo.

Para entender la cena de las bodas del cordero, consideremos las tres partes principales de un banquete de bodas


1. Las bodas del cordero: Un contrato de matrimonio. 


Dentro de las costumbres nupciales en tiempos de Cristo, los padres de la novia y del novio firmaban un contrato de matrimonio. Además, el novio mismo pagaría una dote (pago inicial) a la novia o a sus padres.

(También puedes leer: El gozo del Señor es mi fortaleza)

Tal proceso iniciaba el período de los esponsales, que hoy se llamaría el noviazgo o compromiso. Un ejemplo de esto fue en el que se encontraban José y María cuando se descubrió que María estaba con el niño Jesús en el vientre (Mateo 1:18; Lucas 2:5).

2. Las bodas del cordero: Desfile de antorchas por las calles antes de la cena de las bodas


El novio acompañado de sus amigos varones acudía a la casa de la novia a medianoche, creando un desfile de antorchas por las calles. Tal desfile no sería una sorpresa para la novia, ya que sabía con mucha anticipación que se estaba llevando a cabo un evento así, por lo que estaría lista con sus doncellas.

Luego todos se unirían al desfile y terminarían en la casa del novio. Tal costumbre es la base de la Parábola de las Diez Vírgenes en Mateo 25:1-13.

3. Las bodas del cordero: La cena de las bodas en sí. 


Durante el tiempo de Jesús, la cena de las bodas se prolongaba durante días, como se ilustra en las bodas de Caná en Juan 2:1-2. Los eventos descritos por Jesús en Apocalipsis 19:7-10 describen la tercera fase del banquete de bodas, la cena de las bodas del Cordero. Juan no tiene la intención de saltarse las dos primeras fases de las costumbres de la cena de las bodas, pero está comunicando que ya han sucedido.

CUMPLIMIENTO DE LAS FASES HASTA LLEGAR A LA CENA DE LAS BODAS DEL CORDERO


Llegando a la cena de las bodas del cordero


La primera fase se completó en la tierra cuando cada individuo puso su fe en Jesucristo como su salvador. La dote, en este caso, fue pagada con la sangre de Jesucristo derramada en nombre de la Novia.

(Podría interesarte: Don de sanidad)

La Iglesia está desposada o comprometida con Cristo, y como las vírgenes prudentes de la parábola de las diez vírgenes, todo creyente debería estar velando y esperando la aparición del esposo que es el arrebatamiento, también conocido como rapto de la iglesia ( 2 Timoteo 4:8). 

La segunda fase corresponde a cuando Cristo viene a reclamar a Su novia, la iglesia, para llevarla a la casa del Padre. 

La implicación es que las dos primeras fases ya han tenido lugar. Lo que representa la visión de Juan en Apocalipsis es la fiesta de la cena de las bodas del Cordero (Jesucristo) y Su novia (la Iglesia) en su tercera fase. La cena de las bodas del cordero sigue entonces como el tercer y último paso. Es nuestra opinión que la cena de las bodas del Cordero tiene lugar en el cielo entre el rapto y la segunda venida (durante la tribulación en la tierra)

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero


El cristiano un día encontrará su deleite supremo en el momento en que se encuentre con Jesús en el cielo ( 1 Tesalonicenses 1:9-10). Apocalipsis 19 describe el día en que llegaremos a ser como Jesús. En ese día, usaremos el vestido de novia más hermoso hecho de nuestras obras justas (Apocalipsis 19: 6-8). 

Como cristianos glorificados, el pueblo de Dios finalmente cumplirá el propósito para el cual ha sido creado, que es una comunión completa e inquebrantable con Dios. Tal alegría que experimentaremos en ese día está más allá de toda descripción ya que veremos a Cristo cara a cara (Apocalipsis 19:9). Todo cristiano nacido de nuevo experimentará este día porque ha sido declarado justo en el tribunal de Cristo.

LA CENA DE LAS BODAS DEL CORDERO Y OTROS RELATOS BÍBLICOS


La Cena del Señor y la Fiesta de las Bodas del cordero


La Cena del Señor es un anticipo de un día como el Banquete de Bodas. Cada vez que comemos de la Cena del Señor, debemos anhelar aún más el día en que la fiesta nunca terminará. Ya sea que participes o no de la Cena del Señor, enfoca tu corazón en la gran fiesta de las bodas del cordero.

La parábola del banquete de bodas, las bodas del cordero


El Señor Jesús a menudo cuenta parábolas para llamar la atención de la gente. En la parábola de Mateo 22 sobre el banquete de bodas, Jesús repite temas que cuenta en la parábola de los labradores. Según el plan de Dios (Mateo 13:10-17), los pecadores no arrepentidos endurecen aún más sus corazones al escuchar la historia de la fiesta de bodas (Mateo 22:1-10). Los que tienen los oídos y el corazón abiertos escuchan una vez más la gracia de Dios revelada en la enseñanza del Señor Jesús sobre la expansión del Reino de Dios.

(Puede que te interese: Escatología Bíblica)

Similar a la parábola de los labradores, la parábola del banquete de bodas describe una figura de autoridad que envía representantes a ciertas personas (Mateo 21:33-34; 36; 22:13). Estos representantes son tristemente rechazados, maltratados e incluso asesinados (Mateo 21:35-39; Mateo 22:5-6). El juicio es el resultado de rechazar estos representantes tanto en el arrendatario como en el que rechaza la invitación. El juicio de hoy es sobre todos aquellos que no están preparados para el Reino representado en su falta de fruto y vestimenta inadecuada (Mateo 21:43-44; 22:11-14).

Similitudes entre la parábola de los labradores y el banquete de bodas (Las bodas del cordero)


La Parábola de los Labradores y el Banquete de Bodas tienen interpretaciones casi idénticas. Dios, el Rey, envía a los siervos de Dios, los Profetas, a llamar al pueblo de Dios para que venga a la fiesta de bodas de Su Hijo (Mateo 22:2-3). Los sirvientes van primero a los que fueron convidados a las bodas, pero no quisieron ir.

(Te puede interesar: Las setenta semanas de Daniel)

Se enviaban dos invitaciones para fiestas en el antiguo Cercano Oriente. El primero no mencionaba la hora y el lugar del evento, pero exigía una respuesta de "Sí, voy" o "No puedo asistir". Una segunda invitación para el evento menciona el día y la hora. 

En Sinaí, el Todopoderoso invitó a los israelitas a Su banquete, que fue la primera invitación. Entonces aceptaron sin saber cuándo sería el banquete (Éxodo 24:1-11). Cuando Dios envió a los profetas a anunciar el Día del Señor y la fiesta mesiánica, que era la segunda invitación, muchos israelitas rechazaron la invitación a la fiesta (Lucas 19:41-44).

La parábola de los labradores nos enseña a prepararnos para la cena de las bodas del cordero


La parábola de los labradores ayuda a los cristianos a estar preparados para el Reino de Dios (Mateo 22:4-8). El Señor llama a aquellos que están fuera de Cristo a recibir la invitación de ser parte de Su familia del pacto. Estos extranjeros se unen a las filas del pueblo de Dios que creen en Cristo y lo siguen y estarán en la cena de las bodas del Cordero (Apocalipsis 19:6-10).

(También puedes leer: El milenio)

En Lucas 12:48, Jesús dice: “Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá”. 

Parece contradictorio al principio, pero cuanto más hayamos sido bendecidos, peor será por rechazar la invitación de la gracia de nuestro Dios. Incluso para los cristianos, debemos asegurarnos de que no estamos desperdiciando los buenos dones que Él ha dado al asegurarnos de que nuestro tiempo y talentos se pongan a trabajar para el Reino del Señor Jesús.