Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL GOZO DEL SEÑOR ES MI FORTALEZA


¿QUÉ SIGNIFICA EL GOZO DEL SEÑOR ES MI FORTALEZA?

El gozo del Señor es mi fortaleza. Hombre en medio de un campo iluminado por el sol

El gozo del Señor es mi fortaleza (Nehemías 8:10)


Aunque escogido, rescatado y prometido, el pueblo de Dios sufrió severas consecuencias por su continuo rechazo a Dios y Su pacto. Esdras leyó la Palabra de Dios y recitó la ley de Dios al pueblo (Registrado en Nehemías 8 ), y fueron destrozados por la gran desobediencia y rebelión. Su exilio fue severo, tanto en su brutalidad como en la forma en que grabó en la mente y la identidad de la gente. ¿Quiénes eran ellos sin la tierra, sin el templo? ¿Cómo se relacionan con Dios ahora? ¿También se perdió su relación especial?

(También te puede interesar: La mujer del flujo de sangre)

Aun así, Dios estaba dispuesto a reconstruir y restaurar a su pueblo. El día que Dios les reafirmó que todavía eran su pueblo escogido, y que él todavía era su Dios era un motivo de alegría que impartiría fuerza; pues como dice el versículo "el gozo del Señor es mi fortaleza"

El gozo del Señor es mi fortaleza es una frase muy familiar 


El gozo del Señor es mi fortaleza” es una línea familiar. Hay numerosas canciones basadas en él. Lo usamos para animarnos a nosotros mismos y a los demás. ¿Pero qué significa realmente? ¿De dónde lo obtenemos? ¿Qué es “el gozo del Señor”? ¿Qué hace el gozo del Señor para dar fuerza? ¿Qué es esta fuerza de la que está hablando?

El gozo del Señor es fundamental en una relación con Dios, porque el gozo del Señor es mi fortaleza


Como se ha mencionado anteriormente, el término “el gozo del Señor es mi fortaleza” se encuentra en Nehemías 8:10. Es después de que los hijos de Israel regresaron a Jerusalén del exilio. Estaban escuchando la lectura de la ley y lloraban.

(También puedes leer: Lámpara es a mis pies tu palabra)

La escritura dice: "Y Nehemías el gobernador, y el sacerdote Esdras, escriba, y los levitas que hacían entender al pueblo, dijeron a todo el pueblo: Día santo es a Jehová nuestro Dios; no os entristezcáis, ni lloréis; porque todo el pueblo lloraba oyendo las palabras de la ley. Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza"

EL GOZO DEL SEÑOR ES MI FORTALEZA, PERO ¿QUÉ ES EL GOZO DEL SEÑOR?


El gozo del Señor es mi fortaleza y está en el camino de la restauración


El gozo del Señor se encuentra en el camino de la restauración. Dios nos convence de pecado, y a menudo nuestra primera reacción es culpa y vergüenza. Pero esos sentimientos nunca vienen de Dios. Esdras el escriba reunió a todo el pueblo. Les leyó del libro de Dios y ministros expertos explicaron las palabras y su significado a la gente. Nehemías 8:8 dice: "Y leían en el libro de la ley de Dios claramente, y ponían el sentido, de modo que entendiesen la lectura".

Una vez que la gente entendió, realmente entendió, lloró. La Palabra de Dios les estaba abriendo los ojos a la forma en que le habían fallado, pero Nehemías se apresuró a recordarles quién es el Señor. Podían deleitarse en el gozo del Señor porque es un Dios misericordioso y compasivo; pues el gozo del Señor es mi fortaleza, es nuestra fortaleza.


En medio de la tristeza, el gozo del Señor es mi fortaleza


Cuando Esdras leía la ley a la gente, producía tristeza porque sus vidas y su comportamiento no estaban alineados con la ley. Pero en lugar de ser reprendidos y condenados, se les instruyó a celebrar por “el gozo del Señor”. 

Los hijos de Israel nunca fueron conocidos por su comportamiento perfecto. Eran conocidos por ser el pueblo de Dios. eran suyos. Él los amaba. Su pueblo había estado separado de Él en el exilio durante años y finalmente se reunió con Él. Dios recuperó a su amado pueblo, ¿Por qué no iba a tener gozo?

En Lucas 15, Jesús cuenta tres historias de cosas perdidas y luego encontradas: Una oveja, una moneda y un hijo. Los tres terminan con regocijo cuando se encuentra lo perdido. El gozo de Dios está en la reconexión o unión; por lo tanto, el gozo del Señor es mi fortaleza, nuestra fortaleza. 

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EL GOZO? 


Versículos de la Biblia sobre el gozo


El hebreo original para "gozo" en Nehemías 8:10 es "chedvah", que significa gozo o alegría. La raíz de la palabra gozo en este contexto significa regocijarse o alegrarse. "Fuerza" en el mismo versículo es una palabra hebrea que significa "un lugar o medio de seguridad, protección, refugio o fortaleza". La raíz de la palabra fuerza significa “ser fuerte, prevalecer; hacer firme, fortalecer.” 

(Puede que te interese: Ninguno tenga en poco tu juventud)

El gozo del Señor es un gozo constante y motivo de alegría. Proviene de un fortalecimiento interior de nuestra relación con Él. Cuando Jesús murió por nosotros, nos restauró a una paz con Dios que no se puede deshacer. Tu alegría se basa en el gozo del Señor.

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:13).

El versículo anterior es parte de la oración de Jesús en Juan 17, y posiblemente la oración más larga de Jesús. Jesús experimentó el gozo pleno que brotaba en su interior, y quería que fuéramos llenos y rebosantes de él:

"Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido" (Juan 15:11)

El gozo del Señor es mi fortaleza, el resultado de una vida en Cristo


La Palabra viva de Dios no desperdicia palabras. Jesús no desperdició palabras en la tierra. Que esta sea Su oración más larga registrada tiene un peso significativo adjunto al mensaje que estaba entregando. 'Cumplir' en Juan 17:13 implica más que solo llenar hasta el borde, como se explica aquí. 

(También puedes leer: El justo florecerá como la palmera)

La fuerza de Jesús perfecciona nuestro gozo. La paráfrasis de la VOZ de Juan 17:13 dice: “Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos”. El gozo bíblico es el resultado de una vida priorizada por Cristo.

A continuación versículos sobre el gozo en la Biblia, porque el gozo del Señor mi fortaleza es


"Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo" ~ Romanos 15:13

"Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!" ~ Filipenses 4:4

"Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo" 14:17

"Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido" ~ Juan 15:11

EL GOZO DEL SEÑOR ES MI FORTALEZA, PERO ¿CÓMO PROPORCIONA FUERZA EL GOZO DEL SEÑOR?


Los hijos de Israel se lamentaron por no cumplir la ley. Se sentían irremediablemente separados de Dios. Pero Dios es amor y la Biblia nos dice que el amor cubre multitud de pecados.

El gozo del Señor nos da fuerza para alcanzar la provisión de amor y salvación de Dios.


"Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos" ( Sofonías 3:17 ).

"Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre" (Salmo 16:11).

"Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación" (Isaías 12:3).

Si el gozo del Señor es mi fortaleza, ¿Qué es esta fuerza?


"Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo" ( 2 Corintios 12:9 ).


La fuerza que Dios nos da es Su gracia. A cada uno de nosotros se nos ha dado la gracia (Efesios 4:7). "Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado(Efesios 1:6).

Debido a que nos sentimos conectados con Dios y amados por Él, nos da la confianza y la valentía de acercarnos a Él para encontrar gracia para el oportuno socorro ( Hebreos 4:16 ). Y la gracia que Él provee es suficiente para todo en nuestras vidas.

¿Qué significa esto?


El gozo del Señor es mi fortaleza, es nuestra fortaleza, se lleva a plenitud cuando aceptamos Su provisión de justicia por gracia que nos reúne para que podamos disfrutar de Su presencia.

(Puede que te interese: En Cristo somos más que vencedores)

"Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu SantoPorque el reino de Dios no es cuestión de comida y bebida, sino de justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo ( Romanos 14:17 ).

"…Los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia" (Romanos 5:17).

"Me hiciste conocer los caminos de la vida; me llenarás de gozo con tu presencia" ( Hechos 2:28 ).

EL GOZO DEL SEÑOR ES MI FORTALEZA, PERO ¿CÓMO PODEMOS HALLAR EL GOZO DEL SEÑOR?


¿Cómo encontramos el gozo del Señor?


“Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12:9-10). Todos nosotros nos levantamos cada día con pecados repetidos. Ya sea perdiendo la paciencia o perdiendo la batalla contra la adicción, algunos ciclos de pensamiento, hábito y pecado son demasiado grandes para detenerlos por nuestra propia fuerza. A través de esas áreas de desamparo, encontramos la misma libertad en Cristo que conduce a la fortaleza y el gozo.

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

El verdadero gozo surge de la fuerza inquebrantable del Señor y el gozo del Señor es mi fortaleza


El gozo en Cristo no es un sentimiento vertiginoso de reírse a carcajadas por una broma o una bandera triunfante de victoria cuando logramos una meta o avanzamos en un área de lucha. Hay gozo en esos momentos, pero el verdadero gozo surge de la fuerza inquebrantable del Señor. Queda para recordarnos lo lejos que hemos llegado y animarnos a lo largo del largo camino de perfeccionamiento que nos queda por recorrer. La esperanza de salvación en Cristo está arraigada en lo que ya se ha hecho. 


Nehemías sabía que para experimentar gozo, una restauración interior tenía que reemplazar la reconstrucción exterior de la ciudad. Nosotros también debemos reconstruir desde adentro, para que el gozo del Señor, nuestra fuerza, pueda irradiar e impulsarnos al próximo paso en el camino del propósito de Dios para nuestras vidas.

El gozo del Señor es mi fortaleza y cambia nuestro corazón


El gozo cambia nuestros corazones a una posición de adoración sin importar las circunstancias actuales. No cambia, se desvanece ni se expone en función de nada que hagamos o por lo que pasemos. Él es una seguridad y una paz constantes en nuestras vidas. Un puerto seguro, en un mundo tumultuoso. A través del filtro de Su gozo y por el poder de Su fuerza, somos capaces de presenciar la belleza circundante de la vida en capas profundas y complejas. . . todo en su tiempo.