TOMA TU CRUZ Y SÍGUEME, PERO TAMBIÉN SE NOS DICE NIÉGUESE A SÍ MISMO

Toma tu cruz y sígueme. Hombre cargando una cruz

Jesús dijo toma tu cruz y sígueme, pero ¿Qué significa niéguese a sí mismo?


Jesús enseñó que para ser Su discípulo, Su seguidor, se requiere la disciplina espiritual de la abnegación: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16:24). 

Negarse a sí mismo (toma tu cruz y sígueme) es parte esencial de nuestra vida cristiana


Negarse a sí mismo es una parte esencial de la vida cristiana. Jesús llamó a aquellos que desean ser sus seguidores a rechazar la inclinación humana natural hacia el egoísmo. El Señor mismo ejemplificó la abnegación (Juan 13:1–17).

El Diccionario de Temas Bíblicos define la abnegación como “la voluntad de negarse a sí mismo posesiones o estatus, para crecer en santidad y compromiso con Dios”. Las palabras que Jesús usó en el idioma original para “niéguese a sí mismo” eran términos fuertes similares en significado a las palabras de Pablo en Filipenses 3:7–8: 

(También te puede interesar: Deja que los muertos entierren a sus muertos)

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”. 

El propósito de la abnegación, que considera como “pérdida” todas las ganancias terrenales, es llegar a ser más como Jesús en santidad y obediencia a Dios.

NEGARSE A SÍ MISMO (TOMAR TU CRUZ Y SÍGUEME)


Negarse a sí mismo es crucificar la carne con sus pasiones, Jesús dijo: toma tu cruz y sígueme


Negarse a sí mismo incluye vencer las persistentes demandas carnales del cuerpo, también conocidas como el yo carnal o el hombre natural, y someterlas a la Palabra de Dios para que no caiga en el pecado: “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:24).

La abnegación para el cristiano significa renunciar a sí mismo como centro de la existencia (lo que va en contra de la inclinación natural de la voluntad humana) y reconocer a Jesucristo como su nuevo y verdadero centro, esto es negarse a sí mismo. Significa reconocer que el viejo hombre está muerto y que la nueva vida ahora está escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3:3–5).


Toma tu cruz y sígueme, negarse a sí mismo debe ser un ejercicio diario


Desde el momento de nuestro nuevo nacimiento en Jesucristo, negarse a sí mismo se convierte en un ejercicio diario por el resto de esta vida en la tierra (1 Pedro 4:1-2). Ahora que el Espíritu Santo mora en nosotros, somos lanzados a un conflicto entre el Espíritu divino de Dios y el yo carnal. Pablo describe esta lucha constante en Romanos 7:14–25. 

Negarse a sí mismo es algo que podemos aprender solo por la gracia de Dios y el poder de su Espíritu


Negarse a sí mismo es algo que solo podemos aprenderlo por la gracia de Dios y el poder del Espíritu Santo: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:11–13).


Toma tu cruz y sígueme: Negarse a sí mismo y crucificar la carne 


A través de negarse a sí mismo y la crucifixión de la carne, nuestra vida en Cristo crece, se fortalece y se desarrolla más y más. Cristo ahora se convierte en nuestra vida. Estas famosas palabras de Dietrich Bonhoeffer nos ayudan a comprender el significado de negarse a sí mismo: “Cuando Cristo llama a un hombre, le ordena que venga y muera”. 

Un seguidor de Jesús debe estar preparado para morir si la muerte es a donde conduce el camino del discipulado: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20; véase también Romanos 6:1–11).

ALGUNAS FORMAS DE NEGARSE A SÍ MISMO


El ayuno es una de las disciplinas de abnegación que Jesús mismo practicó (Mateo 4:1–2). Dar a los pobres y necesitados es una forma de abnegación que Jesús alentó (Mateo 5:42; Lucas 11:41). Velar en oración es otra forma de negarse a sí mismo en el servicio a Dios, como lo demostró Jesús (Mateo 14:23; 26:41). Asimismo, vivir con modestia en lugar de permitirse el lujo excesivo es un área en la que los creyentes pueden ejercer la abnegación (Mateo 8:20; 10:10; 1 Timoteo 2:9).

La forma más significativa de negarse a sí mismo es como amamos y estimamos a los demás


Quizás la forma más significativa en que practicamos la abnegación es en cómo amamos y estimamos a nuestros hermanos y hermanas en Cristo. Negarse a sí mismo es la base para el compañerismo cristiano y el servicio dentro de la iglesia: 

(También puede interesarte: Devocionales Cristianos)

No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:4–8; véase también Mateo 5:38–48; Marcos 10:42–45).

Negarse a sí mismo significa buscar el bien de los demás


Negarse a sí mismo significa buscar el bien de los demás antes de cuidarse a sí mismo (1 Corintios 10:24). Cuando Rut siguió a Noemí, practicó el negarse a sí mismo en beneficio de su suegra (Rut 2:11). Cuando Ester arriesgó su vida para salvar a su pueblo, demostró lo que es negarse a sí mismo (Ester 4:16). 

Negarse a sí mismo por causa de los débiles en la fe


Las Escrituras nos enseñan a negarnos a nosotros mismos por causa de los que son débiles en la fe (Romanos 14:21; 15:1–3; 1 Corintios 8:13; 9:23). Cuando estás dispuesto a sacrificar tu tiempo, energía, derechos, posición, reputación, privilegios, comodidades e incluso tu propia vida por causa de Cristo, ejemplificas lo que significa negarte a sí mismo: 

“El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 10:39; véase también Juan 12:24–26; ​​2 Corintios 6:4–5).

TOMA TU CRUZ Y SÍGUEME, MATEO 16:24


¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo: “Toma tu cruz y sígueme”?


Comencemos con lo que Jesús NO quiso decir. Muchas personas interpretan “cruz” como una carga que deben llevar en sus vidas: una relación tensa, un trabajo ingrato, una enfermedad física. Con orgullo de autocompasión, dicen: “Esa es mi cruz que tengo que llevar”. Tal interpretación no es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Toma tu cruz y sígueme”.

(También podría interesarte: Sed imitadores de mí como yo de Cristo)

Cuando Jesús llevó su cruz al Gólgota para ser crucificado, nadie pensó en la cruz como un símbolo de una carga que llevar. Para una persona en el primer siglo, la cruz significaba una cosa y sólo una cosa: La muerte por el medio más doloroso y humillante que los seres humanos podían desarrollar.

Dos mil años después, los cristianos ven la cruz como un símbolo preciado de expiación, perdón, gracia y amor. Pero en los días de Jesús, la cruz representaba nada más que una muerte torturante. Debido a que los romanos obligaban a los criminales convictos a llevar sus propias cruces al lugar de la crucifixión, llevar una cruz significaba llevar su propio dispositivo de ejecución mientras se enfrentaban al ridículo en el camino a la muerte.

Toma tu cruz y sígueme es morir a uno mismo


Por eso, “Toma tu cruz y sígueme” significa estar dispuesto a morir para seguir a Jesús. Esto se llama “morir a uno mismo”. Es un llamado a la entrega absoluta. Después que Jesús ordenó llevar la cruz, dijo: "Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, este la salvará. Pues ¿Qué aprovecha al hombre, si gana todo el mundo, y se destruye o se pierde a sí mismo?" (Lucas 9:24-25). Aunque la llamada es dura, la recompensa es inigualable.

(Puede que te interese: Yo y mi casa serviremos a Jehová)

Dondequiera que iba Jesús, atraía multitudes. Aunque estas multitudes a menudo lo seguían como el Mesías, su visión de quién era realmente el Mesías, y lo que haría, estaba distorsionada. Ellos pensaron que el Cristo anunciaría el reino restaurado. Ellos creían que Él los liberaría del gobierno opresivo de sus ocupantes romanos. Incluso el propio círculo íntimo de discípulos de Cristo pensó que el reino vendría pronto (Lucas 19:11). Cuando Jesús comenzó a enseñar que iba a morir a manos de los líderes judíos y sus señores gentiles (Lucas 9:22), su popularidad se hundió. Muchos de los seguidores sorprendidos lo rechazaron. Verdaderamente, no pudieron hacer morir sus propias ideas, planes y deseos, y cambiarlos por los de Él.

Toma tu cruz y sígueme, pero el discipulado exige sacrificio


Seguir a Jesús es fácil cuando la vida transcurre sin problemas; nuestro verdadero compromiso con Él se revela durante las pruebas. Jesús nos aseguró que vendrán pruebas para sus seguidores (Juan 16:33). El discipulado exige sacrificio, y Jesús nunca ocultó ese costo.

(También podría interesarte: Muchas son las aflicciones de los justos)

En Lucas 9:57-62, tres personas parecían dispuestas a seguir a Jesús. Cuando Jesús les hizo más preguntas, su compromiso fue poco entusiasta en el mejor de los casos. No supieron calcular el costo de seguirlo. Ninguno estaba dispuesto a tomar su cruz y crucificar en ella sus propios intereses.

Por lo tanto, Jesús apareció para disuadirlos. ¡Qué diferente de la típica presentación del Evangelio! ¿Cuántas personas responderían a un llamado al altar que dijera: “Ven y sigue a Jesús, y puedes enfrentar la pérdida de amigos, familia, reputación, carrera y posiblemente incluso tu vida”? ¡El número de falsos conversos probablemente disminuiría! Tal llamado es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “Toma tu cruz y sígueme”.

Jesús dijo toma tu cruz y sígueme, pero si estás listo para tomar esa cruz, considere estas preguntas:


• ¿Estás dispuesto a obedecer "toma tu cruz y sígueme" aunque esto signifique perder a algunos de tus amigos más cercanos?
• ¿Estás dispuesto a obedecer "toma tu cruz y sígueme" aunque eso signifique alejarte de tu familia?
• ¿Estás dispuesto a obedecer "toma tu cruz y sígueme" aunque eso implique la pérdida de tu reputación?
• ¿Estás dispuesto a obedecer "toma tu cruz y sígueme" aunque eso signifique perder tu trabajo?
• ¿Estás dispuesto a obedecer "toma tu cruz y sígueme" aunque eso signifique perder tu vida?

(Puede que te interese: Escatología Bíblica)

En algunos lugares del mundo, estas consecuencias son una realidad. Pero observe que las preguntas están formuladas, "¿Estás dispuesto?" Seguir a Jesús no significa necesariamente que te sucederán todas estas cosas, pero ¿Estás dispuesto a tomar tu cruz? Si llega un momento en tu vida en el que te enfrentas a una elección: Jesús o las comodidades de esta vida, ¿Cuál elegirás?

TOMA TU CRUZ Y SÍGUEME SIGNIFICA COMPROMETERSE CON CRISTO DIARIAMENTE


Comprometerse con Cristo significa tomar su cruz diariamente, renunciar a sus esperanzas, sueños, posesiones, incluso su propia vida, si es necesario, por la causa de Cristo. Solo si voluntariamente tomas tu cruz puedes ser llamado su discípulo (Lucas 14:27). La recompensa vale el precio. 

(Te puede interesar: Temas para mujeres cristianas)

Jesús siguió su llamado de muerte a sí mismo (“Toma tu cruz y sígueme”) con el don de la vida en Cristo: “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará” (Mateo 16:25-26).