EL MUNDO PASA Y SUS DESEOS, NO AMÉIS AL MUNDO NI LAS COSAS QUE ESTÁN EN EL MUNDO

El mundo pasa y sus deseos, versículo 1 Juan 2:17

El mundo pasa y sus deseos, 1 Juan 2:17


"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre" (1 Juan 2:15-17)

(También te puede interesar: Todas las cosas obran para bien)

En su Oración Sumo Sacerdotal, Jesús dijo: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal” (Juan 17:15). Jesús iba a la cruz y dejaba el mundo. Él fue la vida manifestada, que fue vista, oída y tocada. Él fue quien pagó por los pecados del mundo, para lograr el evento más importante de la historia, mucho más grande que cualquier cosa que el mundo haya visto o vuelva a ver. Y lo hizo.

Estamos en el mundo, pero no améis el mundo


Pero el maligno dice que lo que hizo Jesús no fue tan impresionante. Él dice que el mundo y todo lo que hay en él importa más. Y mientras estemos en el mundo, estamos tentados a creerle. Y tendría razón si Jesús se quedara en la tumba. Pero no lo hizo. Su resurrección lo cambió todo.

Nuestro paso de hoy es importante porque no podemos amar al mismo tiempo al mundo y al Padre. El amor por el mundo desplaza al amor por el Padre, y el amor por el Padre desplaza al amor por el mundo.

No améis al mundo


El punto principal de este pasaje es “No améis al mundo”, el mundo pasa y sus deseos; pero esto es mucho más fácil de leer que de vivir. Podemos ver el mundo. No podemos ver al Padre. Y dadas esas dos opciones, tendemos a gravitar hacia lo que podemos ver.

(Puede que te interese: Prédicas Cristianas Escritas)

Juan reconoce el peligro, por lo que nos ordena que no amemos al mundo. Luego, da dos razones: El mundo se opone al Padre, y el mundo pasa.

NO AMÉIS AL MUNDO...EL MUNDO PASA Y SUS DESEOS


Consideremos primero este mandamiento del versículo 15: No améis al mundo.


No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. Esto no es una sugerencia, es un mandamiento, “No améis al mundo”

A través del Apóstol Juan, el Dios del universo está hablando. Con su autoridad como gobernante y creador, en su soberanía, tiene derecho a mandarnos.

(Quizás te puede interesar: Pongo delante de ti la vida y la muerte)

Pero los mandamientos de Dios nunca se apartan de su gracia. Cualquier cosa que ordene, otorga la capacidad de obedecer. Es por eso que creemos en la doctrina del evangelio (lo que creemos acerca de Dios) crea una cultura del evangelio (cómo vivimos ante Dios). Siempre crea lo que quiere ver.

El mundo pasa y sus deseos... No podemos amar a Dios y al mundo al mismo tiempo


Juan menciona “el mundo” seis veces en estos tres versículos. ¿Qué es el mundo? Es todo el sistema de rebelión contra Dios y su gobierno. El comentarista FF Bruce dice: “La mundanalidad... no radica en las cosas que hacemos o en los lugares que frecuentamos; está en el corazón humano, en el conjunto de afectos y actitudes humanas”. Esto es muy importante. Juan no está diciendo que el mundo que Dios hizo fuera malo. Está diciendo que la forma en que nos relacionamos con lo que Dios hizo puede ser mala

Mundanalidad es pensar que el mundo es lo que importa, pero el mundo pasa y sus deseos


Para Juan, la mundanalidad es pensar que el mundo es todo lo que importa en última instancia, colocarlo por encima del Padre. Lo que hace que el mundo sea malo no son las cosas que hay en él, que vienen de Dios, sino cómo tratamos esas cosas. No podemos amar al mundo y amar al Padre al mismo tiempo. Uno viene primero en nuestro corazón.

(También puedes visitar Devocionales Cristianos)

Supongo que sabemos que no deberíamos amar al mundo. Pero su atracción es fuerte y somos tentados. El mundo nunca deja de hacer ofertas, y nuestra carne nunca deja de mirar escaparates. Juan reconoce esto. Entonces, nos da razones para no amar al mundo.

EL MUNDO PASA Y SUS DESEOS: NO AMÉIS AL MUNDO, PORQUE SE OPONE AL PADRE


Las cosas del mundo no provienen del padre... El mundo pasa y sus deseos


Veamos ahora la primera razón, del versículo 16: "Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo"

La mentalidad que dice que el mundo es primero se originó en el mundo. Cuando entró el pecado, reemplazamos a Dios por la creación de Dios. Distorsionamos y torcimos los buenos dones de Dios en nuestra última esperanza.

Tres categorías de mundanalidad... pero ten presente que el mundo pasa y sus deseos


Para ayudarnos a entender, Juan da tres categorías de mundanalidad: “los deseos de la carne y los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida”.

(También puedes leer: Amar a tu prójimo como a ti mismo)

Lo que amamos tiene que ver con lo que deseamos, pero el mundo pasa y sus deseos


Note la palabra deseo. Esto es muy importante para entender este pasaje. Lo que amamos tiene que ver con lo que deseamos. La palabra griega que usa Juan es epidsumía. Significa “un deseo intenso por algo en particular”. No es simplemente una preferencia, sino un profundo deseo por algo, deseándolo por encima de todo lo demás.

Esta palabra se usa 38 veces en el Nuevo Testamento. Es una palabra que puede tener una connotación tanto positiva como negativa. Pero en tres de los 38 usos son positivos. Eso es interesante para mí. No esperaría que Juan usara este tipo de palabra aquí. 

Algunas traducciones usan la palabra "lujuria" en lugar de "deseos". Eso es más como lo que esperaba. No puedo pensar en una buena connotación de lujuria. Pero la ESV usa deseos. Entonces, busqué los tres buenos usos de esta palabra, y esto es lo que encontré.

El primero es de Lucas 22:15. La última cena de Jesús antes de ir a la cruz. Dice a sus discípulos: “¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!”. En otras palabras, Jesús deseaba profundamente cenar con ellos antes de su sufrimiento. ¿Por qué? Su presencia le recordó su misión y se convirtió para él en el gozo puesto delante de él para soportar la cruz.

La segunda instancia es Filipenses 1:23. Pablo dice que vivir es Cristo y morir es ganancia. Él dice: “Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor”. El profundo deseo de Pablo es estar con el Señor. Y ese deseo profundo lo impulsa a someter sus circunstancias a Jesús y obedecerlo, cueste lo que cueste.

La tercera instancia es 1 Tesalonicenses 2:17. Pablo dice: “Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro”. Ha sido separado de los tesalonicenses y anhela volver a verlos. Su profundo deseo es estar con el pueblo de Dios.

(Puede que te interese: Parábola de las diez vírgenes)

He aquí por qué me centro en esto. Juan no está usando esta palabra por accidente. El hecho de que seamos capaces de tales deseos significa algo. Si tenemos la capacidad para un deseo tan fuerte, debe ser porque Dios mismo lo creó. ¿Por qué lo creó? ¿Pasar desapercibido? Por supuesto que no. ¿Para ser desperdiciado en las cosas pasajeras del mundo? ¡De ninguna manera! Lo creó para llenarlo de sí mismo. ¿Por qué? Porque es el ser más satisfactorio del universo. Y al crearnos con deseo, nos dio la capacidad de experimentarlo realmente y encontrar la felicidad más profunda de nuestras vidas.

Entonces, enfocar nuestro deseo en el mundo en vez de en el Padre es enfocarnos en lo que nunca podría satisfacer. Necesitamos dejar de bucear en los basureros en busca de los tesoros del mundo y explotar las inconmensurables riquezas de Cristo. Es en él que encontraremos satisfechos nuestros deseos.

Los deseos de la carne... el mundo pasa y sus deseos


Cuando Juan dice “los deseos de la carne”, está hablando del enfoque equivocado de ese deseo en las cosas que puedes ver, tocar y sentir—cosas como la comida, la bebida, el ocio, el sexo, el descanso, el disfrute, la comodidad—cualquier cosa que te atraiga. 

Los deseos de los ojos... El mundo pasa y sus deseos


Por deseos de los ojos, se refiere a la belleza, el atractivo, el glamour, lo que atrae a nuestra vista: Cuando ves algo que simplemente tienes que tener. Para algunos, es pornografía, codiciando lo que nunca deberíamos mirar. Para otros, es la vida "Instagrammable", luciendo genial por fuera incluso si te estás muriendo por dentro.

La vanagloria de la vida... El mundo pasa y sus deseos


Luego está la vanagloria de la vida: La exaltación propia, pensar que lo que tienes y lo que eres es obra tuya, orgullo por las posesiones, los medios financieros, la propiedad, el sustento.


La vanagloria de la vida es el resultado de los otros dos, y se convierte en el medio por el cual mantenemos vivos a los otros dos. Es la culminación del pecado de la idolatría, cuando amamos lo que hemos logrado o acumulado o alcanzado más que cualquier otra cosa.

Cuanto más enfocamos nuestros deseos en el mundo, permitiendo que la mentalidad del mundo eche raíces y crezca, más empujamos a Dios hacia los confines de nuestro corazón.

Tal vez estés pensando: “Está bien, lo entiendo. No debería desear el mundo. Pero, ¿Cómo dejo de desear? ¡No puedo cambiar lo que quiero!” No, no puedes. Pero Dios puede ayudarte.

Si ayudarnos a diagnosticar nuestros deseos no es razón suficiente, Juan nos da otra: Si amamos al mundo, vamos a morir con el mundo. 

EL MUNSO PASA Y SUS DESEOS... SI AMAMOS AL MUNDO, MORIREMOS CON EL MUNDO, PORQUE EL MUNDO PASA Y SUS DESEOS


No améis al mundo porque el mundo pasa y sus deseos


Juan 2:17: “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”


En el mundo, son aquellos que llegan a la cima los que causan sensación. Por diseño, es exclusivo y difícil de alcanzar. No cualquiera puede lograrlo. Pero no importa qué tan alto subas, la escalera del mundo siempre se tambalea. Una mala inversión, un gran error, y todo se acabó. Y cuando mueres, como dijo el Predicador de Eclesiastés, todo queda para otro. Todo deseo mundano se convierte en un callejón sin salida.

El mundo pasa y sus deseos, el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre


Pero en el Reino de Dios, el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. No tienes que llegar a la cima de este mundo. Puedes estar en el fondo. El mundo odia a los humildes, pero Dios los ama. Quien se acerca a Dios con un corazón anhelando su gracia, la encontrará. Todo deseo piadoso termina en el cielo.

No me malinterpretes. Puedes ser rico y estar cerca de Dios y puedes ser pobre y estar cerca de Dios. No se trata de riqueza material. Se trata de cómo te relacionas con la riqueza material, sobre qué estás construyendo tu identidad. Si construyes tu vida sobre las cosas pasajeras del mundo, pasarás con él. Desperdiciarás tu vida. Pero si construyes tu vida sobre la voluntad de Dios, tú y aquello por lo que viviste permanecerán para siempre.

(También te puede interesar: Restaurando los muros caídos)

Jesús enseñó esto en Juan, capítulo 6. Dio de comer a los cinco mil, y después de irse, vienen a buscarlo al día siguiente. Jesús dice: 

“De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis. Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre. Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado”.

A las multitudes les gustaba Jesús porque los alimentaba. Pero un vientre lleno es solo un indicador de la gracia de Dios, no es Dios. Su deseo era por más que pan. Aquí está el punto. Cuando hacemos que el mundo sea supremo en nuestro corazón, crecemos hambrientos y sedientos sin importar cuánto comamos. Cuando hacemos al Padre el primero en nuestro corazón, tenemos al que dijo: “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás”.

¿Cuál es la voluntad de Dios que permanece? Es atesorar a Jesús y creer en él para la vida eterna, mirarlo para todo: Toda satisfacción, todo valor, todo gozo, toda paz, toda esperanza.

Juan no está pidiendo que evaluemos durante un período de tiempo y hagamos un plan para el cambio. Está llamando para una respuesta inmediata. ¿Por qué estás mirando a Jesús? 

Puedes saber mirando lo que haces. Por ejemplo, ¿Cómo gastas tu dinero, tu tiempo, tu esfuerzo? ¿Cuánto de lo que tienes le atribuyes a Jesús vs a ti mismo? ¿Cuánta energía gastas en las cosas de Dios?

De amantes del mundo a amantes de Dios, porque el mundo pasa y sus deseos


¿Cuál es el camino a seguir? Ayuda volver al versículo 15. “Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él”. La frase, “el amor del Padre,” ocurre solo aquí en el NT. Significa amor hacia el Padre generado por el amor del Padre hacia nosotros. Juan no nos está llamando a crear amor por el Padre por nuestra cuenta. ¡Nunca podríamos hacer eso! Nuestro amor por Dios se genera a partir de su amor por nosotros. "Amamos porque Él nos amo primero." Es el amor del Padre descendiendo a nosotros a través de la persona de Jesucristo en el poder del Espíritu Santo que nos transforma de amantes del mundo en amantes de Dios.

(Podrías también leer: El cuerpo glorificado)

¿Qué dijo Jesús en Juan 6? "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" (Juan 6:27). Él nos da lo que necesitamos. Dios dice: "A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche". Todo lo que tenemos que hacer es venir a él. ¿Lo haremos?

1 Juan 1:7 dice: “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”. Nuestro camino a seguir no es arrancarlo, es confesarlo. Cuando la atracción del mundo se vuelva fuerte, corta las cadenas con una confesión regular y ferviente.

Si confesamos nuestro pecado a Jesús, ¿Cómo responderá? ¿Nos echará fuera? ¡No! Él nos limpiará. Cuando traemos nuestros desastres al mundo, nos avergüenza. Cuando llevamos nuestros pecados a Jesús, él nos salva.

Si perteneces a Dios, la gloria te espera. El mundo y todo lo que hay en él desaparece mientras la corona de gloria brilla para siempre. Perderse lo mejor de este mundo se sentirá como sufrir en el presente. Pero la Biblia dice que los sufrimientos de este tiempo presente no son comparables con la gloria que se nos ha de revelar.

EL MUNDO PASA Y SUS DESEOS ¿QUÉ ES LO QUE AMAS? 


¿Recuerdas en Hechos, cuando Lucas nos habla de la iglesia primitiva? Se dedicaron a la enseñanza de los apóstoles y a la comunión, al partimiento del pan y a las oraciones. Se dedicaron . Vivían para Cristo en medio del mundo. ¿Y que pasó? El Señor añadía a ellos día tras día los que iban siendo salvos.


¿Amo al mundo o al padre? El mundo pasa y sus deseos


Los cristianos se preguntan: "¿Qué estoy haciendo, de qué formo parte, en qué estoy involucrado que aún importará dentro de diez mil millones de años?" Un desayuno tranquilo de panqueques el domingo por la mañana después de una semana llena de mundo sabe bien, pero si te sabe mejor que adorar a Dios con su pueblo, debes preguntarte: "¿Amo al mundo o al Padre?"

Lo anterior suena radical, ¿No? ¡Bueno, lo es! ¡El evangelio es radical! ¡La muerte de Cristo en la cruz es radical! ¡La resurrección es radical! La salvación de Dios es radical. ¿Quién sino Dios nos amaría ?

El enorme peso de la gracia de Cristo nos saca de la tierra de la esclavitud a la tierra de la libertad. Nos convertimos en un tipo diferente de comunidad, una centrada en Jesús y arraigada en el gozo, donde la confesión del pecado es común, el arrepentimiento es una forma de vida porque ya no tenemos nada que esconder, y amarnos unos a otros es el resultado natural de nuestro profundo deseo para el Señor. El mundo no lo entiende porque no somos de este mundo sino de Dios. Nos pareceremos extraños para ellos. ¿A quien le importa? ¡Tenemos a Dios! ¿Y sabes qué? Algunos lo encontrarán atractivo, porque Dios les dio un deseo tan grande que solo él podía satisfacerlo.

EL MUNDO PASA Y SUS DESEOS... PERO JESÚS SE ENTREGÓ POR TI... ¿QUÉ TE HA DADO EL MUNDO?


El mundo pasa y sus deseos, pero con Cristo permaneceremos por toda la eternidad


Perderemos todo lo que tenemos al final de nuestra vida, pero si tenemos a Cristo tendremos todo lo que anhelamos para la eternidad. Nuestro camino para salir de la mundanalidad es viajar más hacia el amor de Dios. 

(También te puede interesar: Bosquejos para predicar)

Jesús no nos está pidiendo que sacrifiquemos el gozo. Nos está ordenando que entremos. La Biblia nos promete que, independientemente de lo que nos cueste en esta vida, será un intercambio del que no nos arrepentiremos por toda la eternidad. Al obedecer este mandato, enfrentaremos tribulación en este mundo. Pero anímate; ¡Jesús ha vencido al mundo!. El mundo pasa y sus deseos pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.