Jesús dijo: Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia (Mateo 5:7)

Versículo en Mateo 5:7 "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia"


Jesús abre Su Sermón del Monte con las bienaventuranzas, una serie de declaraciones que describen la vida bienaventurada. Jesucristo dijo bienaventurados los misericordiosos, porque ellos también recibirán misericordia. ¿Cómo podemos aplicar hoy esta quinta bienaventuranza a nuestras vidas?.

(Puede que también te interese: El gozo del Señor es mi fortaleza)

Significado de la palabra bienaventurado y misericordioso


La palabra traducida “bienaventurado” tiene el significado general de “feliz” o “gozoso”. Bienaventurados los misericordiosos es una bienaventuranza espiritual, una satisfacción divina que proviene de una relación correcta con Dios.

(Te puede interesar: Reflexiones Cristianas)

Ser misericordioso es mostrar perdón y compasión a los necesitados. Jesús habló frecuentemente de este rasgo. En el Padrenuestro, Él dice: “Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores” (Mateo 6:12). En Mateo 9:13, Jesús instruye a los fariseos: “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento”.

Dios es misericordioso, y bienaventurados los misericordiosos


Dios es misericordioso y clemente, grande en misericordia


“Clemente y misericordioso es Jehová, lento para la ira, y grande en misericordia. Bueno es Jehová para con todos, y sus misericordias sobre todas sus obras” (Salmo 145:8-9).

(Podría interesarte: La oración de fe)

Una de las características más dominantes de Dios al tratar con la humanidad es su misericordia. La misericordia es parte de todo lo que Él hace. Dado que la misericordia es una parte tan importante del carácter de Dios, como hijos suyos, es necesario desarrollar el rasgo de la misericordia; además, se nos dice que alcanzaremos misericordia, pues “bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mateo 5:7).

"Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos" (Oseas 6:6)


Dios quiere que crezcamos en esta importante característica, la misericordia. Es uno de los rasgos que Dios requiere específicamente de aquellos que se comprometen a seguirlo (Miqueas 6:8). Jesús nos dice: “Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso” (Lucas 6:36). También llamó a la misericordia una de las cosas más importantes de la ley (Mateo 23:23).

(También puedes leer: Ninguno tenga en poco tu juventud)

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia


Los misericordiosos recibirán misericordia


La misericordia a menudo produce resultados positivos inmediatos, ya que mejora nuestras relaciones y nos ayuda a evitar que alimentemos amargura y otras emociones dañinas (Proverbios 11:17). Y más allá de eso, Jesucristo también prometió que los misericordiosos recibirán misericordia.


Un principio poderoso detrás de esta bienaventuranza es el principio de sembrar y cosechar. La Biblia enseña: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará” (Gálatas 6:7). Nuestras acciones de hoy tendrán consecuencias en el futuro que afectarán nuestras vidas y las de quienes nos rodean. Bienaventurados los misericordiosos, ellos siembran con misericordia, y recibirán misericordia.

Bienaventurados los misericordiosos, porque Dios extiende su misericordia a aquellos que son misericordiosos


Dios elige extender Su misericordia a aquellos que son misericordiosos (Salmo 18:25). Como Dios Todopoderoso, tiene derecho a decidir hacia quién extiende su compasión (Éxodo 33:19), así que, bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia (Mateo 5:7)

(También te puede interesar: ¿Es pecado tatuarse el cuerpo?)

En la parábola del siervo que no perdona (Mateo 18:23-35), Jesús ilustra por qué Dios sólo extiende misericordia a aquellos que son misericordiosos.

Dios, como el maestro de la parábola, nos perdona una deuda enorme: la pena de muerte por nuestros pecados contra Él, que requirió la muerte de Su Hijo (Salmo 51:4; 1 Corintios 15:3). Considerando lo que Dios nos ha perdonado, las ofensas de nuestros semejantes palidecen en comparación. Negarse a perdonar a otros por estas ofensas menores (en comparación) muestra una falta de aprecio por Su misericordia.

La misericordia también muestra nuestro amor tanto por Dios como por nuestro prójimo. Considere lo que escribió el apóstol Juan: “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿Cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano” (1 Juan 4:20-21).

Bienaventurados los misericordiosos, conclusión


Serán bendecidos con la misericordia de Dios


Somos bendecidos si somos misericordiosos porque la misericordia es algo que Dios mismo muestra. La misericordia de Dios es la retención de un castigo justo; es Su compasión por los miserables. Deuteronomio 30:3 dice: “entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios”. 

(Te puede interesar: Temas para mujeres cristianas)

El mismo Jesús mostró a menudo misericordia, como vemos en la sanidad del hombre liberado de los demonios: “Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti” (Marcos 5 :19).

Hemos recibido la misericordia de Dios. Romanos 11:30 señala: “Pues como vosotros también en otro tiempo erais desobedientes a Dios, pero ahora habéis alcanzado misericordia por la desobediencia de ellos”. 

Pablo compartió que su ministerio le fue dado por la misericordia de Dios (2 Corintios 4:1 "Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos"). También vio su salvación como un acto de misericordia de Dios: “habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad” (1 Timoteo 1:13). 

(Podría interesarte: Vida Cristiana)

Nuestra salvación también se llama un acto de misericordia de Dios: “Nos salvó, no por la justicia que habíamos hecho, sino por su misericordia...” (Tito 3:5). Como lo expresó Pedro: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos” (1 Pedro 1:3).

Los hijos de Dios reflejan Su misericordia y, por lo tanto, ellos mismos son misericordiosos. Los misericordiosos de este mundo son bienaventurados en el sentido de que conocen el gozo de Dios. La persona que es misericordiosa será eternamente feliz porque conoce la misericordia de Dios. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos recibirán misericordia (Mateo 5:7)