Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

¿POR QUÉ EL ARCÁNGEL MIGUEL Y SATANÁS DISPUTABAN EL CUERPO DE MOISÉS?


¿POR QUÉ MIGUEL Y SATANÁS DISPUTABAN POR EL CUERPO DE MOISÉS? (JUDAS 9)

¿Por qué Miguel disputaba con Satanás el cuerpo de Moisés?

El versículo 9 de Judas se refiere a un evento que no se encuentra en ninguna otra parte de las Escrituras. Miguel tuvo que luchar o disputar con Satanás por el cuerpo de Moisés, pero no se describe lo que eso implicaba. 

(También te puede interesar: ¿Por qué Dios iba a matar a Moisés?)

Otra lucha angelical la relata Daniel, quien describe a un ángel que se le acerca en una visión. Este ángel, llamado Gabriel en Daniel 8:16 y 9:21, le dice a Daniel que un demonio llamado "el príncipe de Persia" le "resistió" hasta que el arcángel Miguel vino en su ayuda (Daniel 10:13).

Así que aprendemos de Daniel que los ángeles y los demonios pelean batallas espirituales por las almas de los hombres y las naciones, y que los demonios resisten a los ángeles y tratan de evitar que hagan lo que Dios les manda. 

Judas nos dice que Miguel fue enviado por Dios para tratar de alguna manera con el cuerpo de Moisés, a quien Dios mismo había enterrado después de la muerte de Moisés (Deuteronomio 34:5-6).

Se han planteado varias teorías en cuanto a de qué se trataba esta lucha de Miguel con Satanás por el cuerpo de Moisés. 

TEORÍAS SOBRE EL POR QUÉ DE LA DISPUTA DE MIGUEL Y SATANÁS POR EL CUERPO DE MOISÉS


Suposición de que la referencia de Judas es la misma que Zacarías 3:1-2


Algunos han supuesto que la referencia en Judas es la misma que el pasaje en Zacarías 3:1-2, “Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?” Pero las objeciones a que este sea el mismo incidente son obvias: 

(1) La única similitud entre los dos pasajes es la expresión, “Jehová te reprenda” 
(2) El nombre “Miguel” no aparece en absoluto en el pasaje de Zacarías. 
(3) No se hace mención del “cuerpo de Moisés” en Zacarías, y no se hace alusión alguna a él.

El supuesto de que Judas cita el libro apócrifo de La Asunción de Moisés para referirse a la disputa entre Miguel y Satanás


También se ha supuesto que Judas está citando un libro apócrifo que contenía este relato, y que Judas pretende confirmar que el relato es verdadero. Orígenes (c. 185–254), un erudito y teólogo cristiano primitivo, menciona el libro “La Asunción de Moisés” como existente en su tiempo, que contiene este mismo relato de la disputa entre Miguel y el diablo sobre el cuerpo de Moisés. Ese libro, ahora perdido, era un libro griego judío, y Orígenes supuso que esta era la fuente del relato de Judas.


La única pregunta material, entonces, es si la historia es “verdadera”. Cualquiera que sea el origen del relato, Judas de hecho parece referirse a la contienda entre Miguel y el diablo como verdadera. Habla de ello del mismo modo en que lo habría hecho si hubiera hablado de la muerte de Moisés o de su golpe en la roca. ¿Y quién puede probar que no es cierto? ¿Qué pruebas hay de que no lo es? 

Esto no significa necesariamente que esta Asunción perdida de Moisés sea un libro inspirado, sino que era una historia conocida por los lectores de Judas. Parece que Judas, escribiendo con la inspiración del Espíritu Santo (2 Pedro 1:20-21), confirmó que este relato en particular era cierto. Lo usó como una ilustración del respeto que tenía el ángel Miguel, en contraste con la falta de respeto de los falsos maestros cuyo orgullo los llevó a pecar mucho. 

Hay muchas alusiones en la Biblia a los ángeles. Sabemos que el arcángel Miguel es real; hay mención frecuente del diablo; y hay numerosas afirmaciones de que tanto los ángeles malos como los buenos se emplean en transacciones importantes en la tierra. Como la naturaleza de esta disputa particular sobre el cuerpo de Moisés es completamente desconocida, la conjetura es inútil. No sabemos si hubo una discusión sobre la posesión del cuerpo, el entierro del cuerpo o cualquier otra cosa.


Sin embargo, sí sabemos que la Escritura es infalible. La infalibilidad de las Escrituras es uno de los pilares de la fe cristiana. Como cristianos, nuestro objetivo es acercarnos a las Escrituras con reverencia y oración, y cuando encontramos algo que no entendemos, oramos más, estudiamos más y, si la respuesta aún se nos escapa, reconocemos humildemente nuestras propias limitaciones frente a la perfecta palabra de Dios.

El ejemplo del arcángel Miguel negándose a pronunciar maldición contra Satanás


Segundo, Judas 9 es la ilustración suprema de cómo los cristianos deben tratar con Satanás y los demonios. El ejemplo de Miguel negándose a pronunciar una maldición sobre Satanás debería ser una lección para los cristianos sobre cómo relacionarse con las fuerzas demoníacas. 

Los creyentes no deben dirigirse a ellos, sino más bien buscar la intervención del poder del Señor contra ellos. Si un ser tan poderoso como Miguel se remitió al Señor para tratar con Satanás, ¿Quiénes somos nosotros para intentar reprochar, expulsar o mandar demonios?

(También puedes leer: ¿Nos conoceremos en el cielo?)

Como nota al margen, esto es instructivo para nosotros en términos de nuestro trato con Satanás y los demonios. En lugar de tratar de oponernos a ellos con nuestra propia autoridad, debemos buscar el poder del Señor contra ellos. Le clamamos para que intervenga y confiemos en su poder y autoridad.

La disputa de Miguel y Satanás por el cuerpo de Moisés podría ser porque el pueblo de Israel era propenso a adorar las cosas creadas.


El motivo de la disputa de Miguel con Satanás por el cuerpo de Moisés que posiblemente tenga más aceptación, podría ser que el pueblo de Israel tenía una propensión a adorar las cosas creadas (Esto incluye toda la creación), en lugar de a nuestro Creador. 


Romanos 1:25 dice que la gente cambió "la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador". Un ejemplo de que esto sucedía en el Antiguo Testamento es cuando el pueblo israelita adoraba a la serpiente de bronce que Moisés había hecho (según las instrucciones de Dios, pero con la intención de ser un símbolo, no un ídolo para ser adorado; ver Números 21: 4-9 y Juan 3: 12-16 ), en lugar de Dios ( 2 Reyes 18: 3-4 ). 

Una de las mayores dificultades que Jesús tuvo con los fariseos fue que adoraban la Ley de Moisés, en lugar de dejar que la Ley los guiara a su necesidad de un Salvador. Quizás Satanás quería que el cuerpo de Moisés estuviera disponible para el pueblo para tentarlos a adorar los huesos de Moisés en lugar de adorar a Dios.

LA MENCIÓN DE MIGUEL Y SATANÁS EN JUDAS 9 ES UNA PARTE DE LA LISTA DE MENCIONES QUE SE HACEN TOMADAS DEL PENTATEUCO

Esta ilustración de Miguel y Satanás es una de una lista dada por Judas en los versículos 9–11. Además del ejemplo de Miguel y el diablo, Judas menciona el ejemplo de Caín (Quien asesinó a su hermano Abel en Génesis 4), el error de Balaam ( Números 31 ) y la rebelión de Coré ( Números 16 ). 

Los cuatro de estos ejemplos se refieren a eventos históricos de la época del Pentateuco (Génesis a Deuteronomio). Judas pareció referirse a eventos de esta parte de la Biblia, conocida como la Torá, como una fuerte autoridad para sus afirmaciones.

Curiosamente, estos cuatro ejemplos siguen a tres ejemplos anteriores también relacionados con la Torá. Los versículos 5–7 mencionan al pueblo que Dios rescató de Egipto que luego fue juzgado por su incredulidad, ángeles que se rebelaron contra Dios (probablemente refiriéndose a Génesis 6:1–4), y el juicio de Sodoma y Gomorra ( Génesis 18—19 ).

Estos ejemplos reflejan claramente el énfasis de Judas en la Torá (La revelación previa de Dios) así como su probable audiencia judía para la carta. Se refirió a eventos bien conocidos en la historia judía que incluían Escritura y material extrabíblico (Como Enoc en Judas 1:14 que parece referirse al libro de 1 Enoc). 

Estos puntos de conexión sirvieron como formas para que Judas proporcionara ejemplos de su enseñanza contra los falsos maestros, destacando las verdaderas enseñanzas de Jesucristo. Debían evitar la enseñanza nociva (Tito 1: 9), sabiendo que tales creencias conducían al pecado y desagradaban al Señor.

(Puede interesarte: Mejor es un día en tus atrios)

El principio básico de Judas es asegurar que nuestros corazones y vidas estén completamente sometidos a Dios, y que lo adoremos en nuestras palabras, pensamientos y acciones. Dicho de otra manera, dejamos de lado la mentalidad de "Quiero hacer lo que quiero hacer cuando quiero hacerlo" y elegimos seguir a Dios. 

Judas escribe: "Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna" ( Judas 1 :20–21 ).