Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

PÉRGAMO EL TRONO DE SATANÁS


PÉRGAMO EL TRONO DE SATANÁS, SU MORADA SEGÚN APOCALIPSIS 2:13

Pérgamo, el trono de Satanás

Mensaje a la iglesia de Pérgamo, ¿Por qué Pérgamo es llamada el trono de Satanás?


Pérgamo era una ciudad que se enorgullecía de tener varios templos dedicados al culto imperial romano. En la época romana, la ciudad de Pérgamo, antigua capital administrativa de Asia Menor que luego se trasladó a Éfeso, se convirtió en buque insignia del patriotismo romano expresado en la devoción religiosa

(También te puede interesar: Estudio de las 7 iglesias de Apocalipsis)

Como ocurre con la mayoría de las principales ciudades griegas, Pérgamo contaba con un teatro, un estadio, una biblioteca y un centro de curación de Asclepio, entre otros edificios que formaban parte de la vida normal en el mundo grecorromano. Los ciudadanos de Pérgamo eran celosos, ricos y bien educados. No se podía jugar con ellos.

La biblioteca de Pérgamo se consideraba superada solo por la mundialmente famosa biblioteca de Alejandría. La biblioteca de Pérgamo contaba, según Plutarco, con más de 200.000 volúmenes. Otro relato afirma que Marco Antonio, un comandante militar romano, legó la colección a Cleopatra como reembolso por la destrucción total de la biblioteca de Alejandría por parte de Julio César.

Satanás aparece como un ángel de luz. Él gobierna el mundo, según Lucas 4. Su presencia en Pérgamo reflejó su influencia seductora y peligrosa.

LA CARACTERÍSTICA ESPECIAL DE LA IGLESIA DE PÉRGAMO ES QUE MORABE DONDE ESTÁ EL TRONO DE SATANÁS


Hay una característica especial de la iglesia de Pérgamo (Apoc. 2:12-17) que se destaca: Habitaba en una ciudad donde Satanás tenía su trono. Esto se destaca de tres maneras diferentes:

Uno, se menciona primero: “Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás” (13). Dos, se menciona dos veces, tanto al comienzo del versículo 13 (como ya se citó) como al final de ese versículo: “Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás”. Tres, estas declaraciones son únicas: Únicas en las cartas a las siete iglesias en Apocalipsis 2-3 y únicas en el resto de la Biblia.

(También podría interesarte: El culto a María)

La clave para entender esta iglesia es su geografía física, en conexión con la geografía demoníaca (Por así decirlo). Esta geografía eclesiástica y satánica es significativa, porque la morada del diablo en la misma ciudad, Pérgamo el trono de Satanás, donde moraba esta iglesia afectó espiritualmente a la congregación.

Entonces, ¿Qué dice Apocalipsis 2:13 acerca del trono de Satanás Pérgamo? ¿Qué dice de la presencia de Satanás en esta ciudad de Pérgamo? Primero, el diablo moraba allí. Siendo un espíritu, el diablo no necesita una casa o una cocina o una cama o cosas por el estilo. Pero se dice que moraba en Pérgamo, siendo Pérgamo el trono de Satanás (Según Apocalipsis 2:13) porque, cuando no estaba de viaje (Job 1:7 ; 2:2 ; 1 Pedro 5:8), vivía y residía allí. Él estuvo presente allí personalmente más que en cualquier otro lugar.

Pérgamo no solo era su morada sino que Satanás tenía su trono en Pérgamo


En segundo lugar, el diablo no solo moraba allí, sino que incluso tenía su trono allí. Literalmente, Pérgamo “el trono de Satanás” (Apoc. 2:13), que habla de su gobierno y reinado. En Pérgamo, el diablo ejercía mayor dominio, influencia y poder que en otros lugares

(Puede que te interese: El origen de la semana santa)

El diablo es “el dios de este siglo” (II Corintios 4:4) en el sentido de que la mayoría de sus ciudadanos viven y mueren en la incredulidad y el pecado, sirviendo así y siguiendo a Satanás. Pero en Pérgamo, él era aún más poderoso, como el rey que gobernaba desde su trono invisible.

El diablo que tenía su trono en Pérgamo es llamado dos veces Satanás


Tercero, el diablo que habitaba y tenía su trono en Pérgamo es llamado dos veces “Satanás” (U opositor) en Apocalipsis 2:13. Esta es la idea: Ese espíritu maligno que es la cabeza de todos los demonios está especialmente presente y poderoso en Pérgamo, para oponerse al reino y la causa de Jesucristo allí más ferozmente que las otras seis iglesias en Apocalipsis 2-3.

Algunos modernos políticamente correctos podrían objetar: “¡Pero eso es demonizar a Pérgamo! ¿No podría suscitar violencia contra las personas y los lugares de la ciudad?”. ¡No! Los cristianos deben hacer el bien y orar por sus enemigos (Mateo 5:44), no seguir a Satanás haciéndoles el mal o destrozando su propiedad. 

Al afirmar que Satanás habita y reina desde Pérgamo, Jesucristo está explicando el origen de los males que enfrenta la iglesia. Su Palabra, “La espada aguda de dos filos” ( Apoc. 2:12 ) que sale “de su boca” (1:16), está muy señalada contra el diablo y el pecado, ¡Y llama a todos los hombres al arrepentimiento!

¿QUÉ HABÍA EN PÉRGAMO PARA INDICAR QUE SATANÁS TENÍA SU TRONO Y MORADA EN ESTA CIUDAD?


Entonces, ¿Qué había en Pérgamo que indica que Satanás tenía su morada y trono allí o que estaba especialmente presente y poderoso en ese lugar?

El centro de curación (Asclepion) en Pérgamo, fue la sede de una gran red de centros de curación en todo el Imperio Romano. Durante muchos años trabajó allí Galeno, el médico más conocido del Imperio Romano y médico personal del emperador Marco Aurelio. 


Pérgamo ostentaba el alto honor de albergar y mantener un templo dedicado a Zeus, padre de todos los dioses y del hombre, y gobernante de los atletas olímpicos en el monte Olimpia, de acuerdo con las antiguas creencias griegas. Zeus estaba estrechamente asociado con la deidad romana Júpiter, cuyo nombre significa el cielo o, literalmente, el dios "padre celestial". 

El altar a Zeus fue una de las estructuras más impresionantes de Pérgamo. Las escaleras, las columnas y los lados esculpidos del altar alguna vez tuvieron una altura de cuarenta pies (12 metros). Hoy en día, solo se pueden ver los escalones alrededor de la base del altar en el museo de Pérgamo en Berlín. Los lados del altar estaban adornados con paneles de mármol que representaban una batalla mítica entre dioses griegos y gigantes rebeldes que eran hijos de la Madre Tierra. Muchos han sugerido que este altar a Zeus es lo que significa el trono de Satanás en el v. 13.

Pero existe una serie de otras posibilidades, como la sede del culto de Asclepio o una concentración del culto imperial y romano en esa ciudad.

Pérgamo sirvió a muchos ídolos, como Zeus, Dionisio, Atenea y otros. Tenía muchos templos y altares. Pero esto no lo marcó como el trono de Satanás porque todas las ciudades paganas en el imperio romano en ese tiempo adoraban ídolos, incluyendo las otras ciudades mencionadas en Apocalipsis 2-3 .

CULTO A ESCULAPIO O ASCLEPIO EN PÉRGAMO


Fue la prominencia de su culto a Esculapio o Asclepio como salvador, sanador y preservador lo que hizo que Pérgamo se distinguiera en este sentido. Asclepio era un dios de la curación y la salud. Tenía un templo impresionante, cuyas ruinas se pueden visitar hoy en Pérgamo. La gente dormía en ese templo con la idea de que Asclepio les daría un sueño que sería interpretado por su sacerdote diciéndoles cómo curarse. 

(También puedes ir a la sección de Enseñanzas Cristianas)

Se decía que el manantial junto al templo poseía poderes curativos. Los devotos ofrecían sacrificios o dejaban regalos para la curación. Se han encontrado pequeñas partes del cuerpo de terracota para representar el área lesionada o la extremidad cerca del templo de Asclepio en Pérgamo. No es de extrañar que Pérgamo haya sido llamada la Lourdes del mundo antiguo.

Un animal está especialmente asociado con Asclepio: La serpiente. El símbolo de Asclepio es un bastón con una serpiente entrelazada (Todavía se usa en el mundo médico de hoy). En la dedicación de los templos a Asclepio, se animaba a las serpientes a entrar en el edificio. Sin duda, tal ceremonia tuvo lugar también en Pérgamo

En honor a Asclepio, a menudo se usaba un tipo particular de serpiente no venenosa en los rituales de curación. Estas fueron llamadas “serpientes asclepias”. Se deslizaban libremente por el suelo de los dormitorios donde dormían los enfermos y heridos.

Esta es la adoración al diablo a través de un dios falso, Asclepio, simbolizado por una serpiente. En Apocalipsis 12:9, "el gran dragón" o "el Diablo" o "Satanás, que engaña al mundo entero" también se llama "la serpiente antigua". Esta es una referencia al uso de una serpiente por parte del diablo en Génesis 3 para tentar a Eva a comer del fruto prohibido. Mientras que la muerte y la enfermedad venían del diablo usando una serpiente, los adoradores de Asclepio atribuyeron la curación y la preservación a la serpiente. ¡Qué perverso! ¡Qué demoníaco, qué satánico.

Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, en Pérgamo, donde mora Satanás


“...Pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás”.

La tradición cristiana sostiene que Antipas fue ordenado obispo de Pérgamo por el apóstol Juan, al igual que Policarpo en la ciudad de Esmirna. La tradición también sostiene que fue hervido vivo en una olla de bronce que se asemejaba a un toro.

A fines del primer siglo, cuando se estaba escribiendo la carta del Apocalipsis, ya se había producido el martirio de Antipas. Todavía era un recuerdo fresco en la mente de los seguidores de Cristo de Pérgamo. Sin duda, Antipas cumplió su destino, abrazando la muerte porque no estaba dispuesto a honrar y sacrificar a los dioses paganos. Sólo un Dios puede ser honrado y adorado.

LOS QUE RETIENEN LA DOCTRINA DE BALAAM Y DE LOS NICOLAÍTAS


"Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca" (V14-16)

Los nicolaítas, apodados Nokhal, que en hebreo significa “comeremos”, se refiere a la carne que se sacrificaba a los dioses grecorromanos.

Los nicolaítas del v. 15 están relacionados con los malvados Balaam y Balac. Su estrategia para socavar a Israel fue la misma. Querían que los israelitas adoraran a Baal Peor. Balaam comenzó como un buen profeta que comprometió su integridad al ser atraído por el dinero y la fama. El principal atractivo eran las orgías sexuales que acompañaban a dicho culto (Números 25:1-5)

Cristo llamó a la asamblea de Pérgamo que toleraba en su mezcla a los que profesaban a Cristo y comían carne sacrificada a los dioses romanos, para que se arrepintieran. Fueron llamados a elegir entre el Dios de Israel y los dioses del Imperio Romano.

Todo esto nos enseña que Satanás quiere sentarse en el trono de tu vida. Exige adoración y lealtad. No mezclen la adoración a Dios con la idolatría. Esa es la esencia misma de la adoración satánica.