Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL VELO DEL TABERNÁCULO


EL VELO DEL TABERNÁCULO DE MOISÉS (ÉXODO 26:31-33)

El velo del tabernáculo

El velo del tabernáculo que separó el lugar santo del lugar santísimo


El lindo velo separó el Lugar Santo del Lugar Santísimo (Éxodo 26:33). La palabra “velo” (en el hebreo “paroketh”) significa separar. Marca una línea o división entre dos lugares. El velo escondió la presencia de Dios de todos, menos el Sumo Sacerdote.

(También te puede interesar: El tabernáculo de Moisés)

El velo separaba el lugar santo del lugar santísimo interior dentro de la tienda de reunión o tabernáculo. Escondió a un Dios santo, que habitaba sobre el propiciatorio en el arca del pacto, de los pecadores de afuera.

La Colocación del Velo del tabernáculo


1) El velo del tabernáculo fue colocado sobre cuatro columnas hechas de madera de acacia cubierta con oro, un tipo más del Espíritu glorificando la carne. Sus capiteles también fueron de oro y sus basas de plata, significando otra vez la expiación. (Vea Éxodo 27:16; 26:11; Juan 10: 9; 14:6).

(También puedes leer: El candelero de oro)

2) El velo del tabernáculo fue hecho del mismo material de la puerta del Lugar Santo (Éxodo 26:31, 36) y la puerta del atrio (Éxodo 38:18) con la excepción que tenía labrado querubines sobre el velo.

3) Según el Apóstol Pablo, el velo del tabernáculo fue un tipo de Cristo (Hebreos 10:20). Como el velo escondió la presencia, ó gloria de Dios en el Tabernáculo, así la carne de Cristo escondió la gloria de Dios. Él era Dios manifestado en carne (Mateo 172, Juan 11, 14,18; 1 Corintios 2:8; 11 Corintios 5:19; 1 Timoteo 3:16).

a) Su carne, como el velo del tabernáculo, separó de los ojos cegados, Su poder personal y Su santidad de Su Deidad. Confesaron de Él que era un hombre grande y bueno más no admitieron o confesaron de Él como Dios (Mateo 14:1-2; 16:13-16).

El material del velo del tabernáculo:


1) El velo del tabernáculo fue hecho die lino fino torcido (Éxodo 26:31), un tipo de las acciones justas (Apocalipsis 19:7-8).

a) Cristo fue justo (obediente), amó la justicia y fue obediente hasta la muerte (Filipenses 2:8) é hizo justamente en todo (Hebreos 1:9).

2) El azul, púrpura y carmesí ya han sido traídos a nuestra atención dos veces en la colocación de la puerta del Lugar Santo, y la puerta del Atrio. Esto significa las tres manifestaciones del mismo Dios. Jesús era el Padre en la creación, el Hijo en la redención y el Espíritu Santo en operación en los corazones de los hombres hoy en día (Juan 14:8-9; 10:30; 14:1618; 1 Corintios 15:4-5).

(Puede interesarte: El lugar santo del tabernáculo)

a) El azul es celestial, significando que Jesús es terrenal y celestial (Juan 3:13).
b) El color púrpura es el color real e indica a Jesús como el Rey de Reyes (1 Timoteo 6:15; Apocalipsis 17:14).
c) El carmesí es el color de sangre indicando a Jesús como El que sufrió, “el Cordero de Dios” (Isaías 53:3-4; Juan 1:29; 1 Pedro 1:19-20; Génesis 22:8).

El propósito del velo del tabernáculo:


1) El velo del tabernáculo era un separador entre el Lugar Santo y el Lugar Santísimo (Éxodo 26:33). El Lugar Santísimo era la morada de Dios. Nadie fue permitido a entrar allí excepto el Sumo Sacerdote, y aun él, sólo podía entrar con sangre (Vea 1 Samuel 6:19-20).

a) Cristo, nuestro Sumo Sacerdote, entró con Su propia sangre por nuestros pecados (Hebreos 9:12).

b) A través de Su nombre nosotros recibimos la sangre de Jesús aplicada a nuestros pecados, para que nosotros también podamos entrar en el Lugar Santísimo por Su sangre (Hechos 2:38; 20:28; Hebreos 9:22; 10:19-22).

2) El velo del tabernáculo encerró a Dios, significando que Su santidad no podía mezclarse con el pecado, por lo tanto, el hombre no tenía confraternidad directa con Dios como la tenía en el principio.

3) El velo del tabernáculo excluyó al hombre, revelando su estado pecaminoso y por lo tanto, la razón por la que Dios le echó de Su confraternidad y presencia (Génesis 3:23-24).


a) Fue el pecado que hizo esto en el principio, y será el pecado que echará al hombre de la presencia de Dios en el día del juicio para toda la eternidad (Isaías 59:1-3; Salmos 66:18).

b) El velo del tabernáculo es una barrera a todos los que no cumplen con los mandamientos de Dios. Las obras de la Ley (Antiguo Testamento) y todas las buenas obras (Nuevo Testamento) no pueden dar al hombre acceso a Dios (Romanos 3:20; Tito 3:5; Hebreos 7:18; 9:8).

4) Nadie con defecto físico podía pasar detrás del velo del tabernáculo (Levítico 21:16-23). Nuestro Sumo Sacerdote, Jesús, era perfecto en todas maneras.

5) El velo del tabernáculo siempre cubrió el Arca, aun durante sus viajes (Números 4:5). Era imposible acercarse al Arca sin pasar por el velo (Juan 10:9; 14:6).

EL VELO RASGADO


1) Cuando Cristo murió el lindo velo fue rasgado por una mano invisible (Mateo 27:51; Marcos 15:38; Lucas 23:45).

a. Cristo murió en medio de ladrones, irrisión, tinieblas y soledad (Mateo 27:38-50).
b. Cristo entregó Su propia vida en una muerte voluntaria para que tengamos vida (Juan 10:17-18).

2) El velo fue rasgado sobrenaturalmente. Según los judíos, fue hecho de tela de 10 cm de grosor, tejida estrechamente. Se dice que era tan fuerte que un par de bueyes halando de cada lado no lo podrían haber rasgado. Tal vez un terremoto lo podría haber descolocado, pero fue rasgado en dos partes.

(Podría interesarte: Sin santidad nadie verá al Señor)

a) Si manos humanas lo hubieran rasgado hubiera sido de abajo hacia arriba, pero fue rasgado en dos partes de arriba hacia abajo.

3. Fue hecho completo, de arriba hasta abajo, indicando que todo impedimento al acceso a Dios ha sido quitado con la muerte de Cristo. Antes de morir Él anunció este hecho en su grito de victoria, “Consumado es” (Juan 19:30).

El significado del velo rasgado:


1) El velo rasgado abrió inmediatamente el acceso libre a Dios a través de Cristo, el velo (Hebreos 10:19-20).

a) Nos acercamos a Dios a través de Cristo como el único Sumo Sacerdote (Hebreos 7:25; 4:16; 6:19-20).

b) Cristo dijo, “Yo soy el Camino” (Juan 14:6), indicando que solo a través del velo (Su carne) podemos entrar en la presencia de Dios, y esto por Su sangre.

2) El velo rasgado significó el fin de la Ley para justicia (Romanos 10:4).

a) El nuevo método de justificar a pecadores por Su nombre y Su Espíritu (1 Corintios 6:11; Juan 3:5; Hechos 2:38).

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos)

b) Poner un santo o un pecador bajo la ley es desechar a Cristo y es un evangelio pervertido (Gálatas 1:6-9).

3) El velo rasgado indica la terminación de las ordenanzas judaicas (Colosenses 2:14-17).

a) En la cruz, Jesús llevó el juicio de las ordenanzas quebrantadas de la Ley, y la Ley misma, redimiéndonos así de ellas (Gálatas 1:13).

b) El creyente, siendo unido al Cristo resucitado, es libre de todo reclamo de la Ley (Romanos 7:4).

4) El velo rasgado quitó toda clase social o distinción de razas en cuanto a la salvación (Efesios 2:14-18).

a) Todos son bautizados en un solo cuerpo (Cristo) por un solo Espíritu (1 Corintios 12:12-13; Colosenses 3:11).

b. Durante esta dispensación el evangelio del Reino es universal en sus privilegios y bendiciones (Lucas 24:46-48; Hechos 1:8; 15:14; Apocalipsis 5:9-10).

El testimonio de la única puerta:


Notemos ahora el testimonio de la única puerta por la cual el hombre puede entrar (Juan 10:9; 14:6). La puerta del atrio (donde el pecador entra) y la puerta del Lugar Santo (donde el creyente entra en los privilegios de la iglesia) y el velo (donde nosotros como creyentes y vencedores tenemos acceso al Lugar Santísimo, o a la morada celestial con Dios) son todos testigos de las tres manifestaciones de un solo Dios que confunde tanto al mundo cristiano. En Él mora toda la plenitud.

(Puede que te interese: Prédicas escritas)

1. Notemos también que Dios dio a Moisés instrucciones de construir de adentro hacia afuera (Éxodo 25:10-40).

a) Es un tipo de Dios saliendo del Lugar Santísimo al hombre a través del velo (o sea Su carne).

2. Cuando el velo fue rasgado en el templo, el Sumo Sacerdote del sacerdocio levítico perdió su posición, porque todos los sacerdotes podían ver por el velo rasgado a la parte interior del Tabernáculo que antes era tan misterioso.

MÁS COMENTARIOS SOBRE EL VELO DEL TABERNÁCULO Y SU SIGNIFICADO


El velo del tabernáculo, también conocido como cortina, una cortina del testimonio


El velo, de todos los elementos en el tabernáculo del desierto, era el mensaje más claro del amor de Dios por la raza humana, pero pasarían más de 1000 años antes de que ese mensaje fuera entregado.

También llamado "cortina" en varias traducciones de la Biblia, el velo del tabernáculo separaba el lugar santo del lugar santísimo interior dentro de la tienda de reunión.

El velo del tabernáculo era uno de los objetos más ornamentados del tabernáculo, tejido de lino fino e hilo azul, púrpura y escarlata. Hábiles artesanos bordaron en él figuras de querubines, seres angelicales que protegen el trono de Dios. Estatuas doradas de dos querubines alados también se arrodillaron sobre la cubierta del arca. A lo largo de la Biblia, los querubines eran los únicos seres vivos de los que Dios permitió que los israelitas hicieran imágenes.

Cuatro columnas de madera de acacia, revestidas de oro y con basas de plata, sostenían el velo del tabernáculo. Colgaba de ganchos y broches de oro.

Una vez al año, en el Día de la Expiación, el sumo sacerdote partía este velo y entraba en el lugar santísimo en la presencia de Dios. El pecado es un asunto tan serio que si no se llevaran a cabo todos los preparativos al pie de la letra, el sumo sacerdote moriría.

Cuando se iba a mover este tabernáculo portátil, Aarón y sus hijos debían entrar y cubrir el arca con esta cortina protectora. El arca nunca fue expuesta cuando los levitas la cargaron sobre postes.

SIGNIFICADO DEL VELO DEL TABERNÁCULO


Significado del velo


Dios es santo. Sus seguidores son pecadores. Esa era la realidad en el Antiguo Testamento. Un Dios santo no podía contemplar el mal ni los pecadores podían contemplar la santidad de Dios y vivir. Para mediar entre él y su pueblo, Dios nombró un sumo sacerdote. Aarón fue el primero en esa línea, la única persona autorizada para atravesar la barrera entre Dios y el hombre.

(También te puede interesar: El tiempo de Dios es perfecto)

Pero el amor de Dios no comenzó con Moisés en el desierto ni tampoco con Abraham, padre del pueblo judío. Desde el momento en que Adán pecó en el Jardín del Edén, Dios prometió restaurar a la raza humana a una relación correcta con él. La Biblia es la historia que se desarrolla del plan de salvación de Dios, y ese Salvador es Jesucristo .

Cristo fue la culminación del sistema de sacrificios establecido por Dios. Solo la sangre derramada podía expiar los pecados, y solo el Hijo de Dios sin pecado podía servir como el sacrificio final y satisfactorio.

Cuando Jesús murió en la cruz, Dios rasgó el velo del templo de Jerusalén de arriba abajo. Nadie sino Dios podría haber hecho tal cosa porque ese velo tenía 60 pies de alto y cuatro pulgadas de espesor (10 cm aproximadamente). La dirección del desgarro significó que Dios destruyó la barrera entre él y la humanidad, un acto que solo Dios tenía la autoridad para hacer.

El rasgado del velo del templo significó que Dios restauró el sacerdocio de los creyentes (1 Pedro 2:9). Cada seguidor de Cristo ahora puede acercarse a Dios directamente, sin la intervención de sacerdotes terrenales. 

Cristo, el gran Sumo Sacerdote, intercede por nosotros ante Dios. A través del sacrificio de Jesús en la cruz, todas las barreras han sido destruidas. Por el Espíritu Santo, Dios habita una vez más con y en su pueblo.