¿QUIÉNES ERAN LOS FARISEOS EN LA BIBLIA?

Los fariseos en la Biblia

Los fariseos en la Biblia eran un grupo religioso influyente


Los fariseos en la Biblia eran una secta religiosa influyente dentro del judaísmo en la época de Cristo y la iglesia primitiva. Eran conocidos por su énfasis en la piedad personal (La palabra fariseo proviene de una palabra hebrea que significa “separado”), su aceptación de la tradición oral además de la Ley escrita y su enseñanza de que todos los judíos deben observar las más de 600 leyes en la Torá, incluidos los rituales relacionados con la purificación ceremonial.

(También puedes leer: El fariseísmo)

Los fariseos en la Biblia eran un grupo judío mencionado, ya sea colectivamente o individualmente, noventa y ocho veces en el Nuevo Testamento, principalmente en los Evangelios.

El significado de la raíz de la palabra "fariseo" en la Biblia es incierto. Como se mencionó anteriormente, es probable que esté relacionado con la raíz hebrea que significa "separar". ¿De quién se separaron los fariseos en la Biblia? ¿De aquellos, especialmente sacerdotes o clérigos, que interpretaron la Ley de manera diferente a ellos? ¿De la gente común de la tierra? ¿ De gentiles o judíos que abrazaron la cultura helenística? ¿De ciertos grupos políticos? Los fariseos se habrían empeñado en evitar a todos estos grupos de personas en su resolución de separarse de cualquier tipo de impureza proscrita por la ley levítica, o, más específicamente, su interpretación estricta de la misma.

¿QUIÉNES ERAN REALMENTE LOS FARISEOS EN LA BIBLIA?


Los fariseos en la Biblia eran en su mayoría hombres de negocios de clase media y líderes de las sinagogas. Aunque eran una minoría en el Sanedrín y ocupaban un número minoritario de puestos como sacerdotes, parecían controlar la toma de decisiones del Sanedrín porque tenían el apoyo popular entre la gente.

Entre los fariseos en la Biblia había dos escuelas de pensamiento


Entre los fariseos había dos escuelas de pensamiento, basadas en las enseñanzas de dos rabinos, Shammai e Hillel. Shammai pidió una interpretación estricta e inflexible de la Ley en casi todos los temas, pero Hillel enseñó una aplicación más flexible y liberal


Los seguidores de Shammai fomentaron el odio por todo lo romano, incluidos los impuestos: Los judíos que servían como recaudadores de impuestos eran persona non grata . Los shammaitas querían prohibir toda comunicación y comercio entre judíos y gentiles. Los hillelitas adoptaron un enfoque más amable y se opusieron a tal exclusividad extrema. Eventualmente, las dos escuelas dentro del fariseísmo se volvieron tan hostiles entre sí que se negaron a adorar juntas.

Los fariseos en la Biblia aceptan la palabra escrita como inspirada por Dios, pero enseñaron como doctrina mandamientos de hombres


Los fariseos aceptaban la Palabra escrita como inspirada por Dios. En el momento del ministerio terrenal de Cristo, esto habría sido lo que ahora llamamos el Antiguo Testamento. Desafortunadamente, los fariseos le dieron igual autoridad a la tradición oral, diciendo que las tradiciones se remontaban a Moisés. 

(Podría interesarte ir a la sección de Estudios Bíblicos)

Evolucionando a lo largo de los siglos, las tradiciones farisaicas tuvieron el efecto de agregar a la Palabra de Dios, lo cual está prohibido (Deuteronomio 4:2). Los evangelios abundan en ejemplos de los fariseos tratando sus tradiciones como iguales a la Palabra de Dios (Mateo 9:14; 15:1–9; 23:5; 23:16, 23; Lucas 11:42). Jesús aplicó la condenación de Isaías 29:13a los fariseos, diciendo: “Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres” (Marcos 7:7).

LOS FARISEOS EN LA BIBLIA, LO QUE NOS DICEN LAS ESCRITURAS


El Nuevo Testamento describe a los fariseos en la Biblia como oponentes de Jesús o de los primeros cristianos. Por otro lado, advierten a Jesús que su vida corre peligro por parte de Herodes (Lucas 13:31), lo invitan a comer (Lucas 7:36-50; 14:1), se sienten atraídos o creen en Jesús (Juan 3 :1; 7:45-53; 9:13-38), y protegen a los primeros cristianos (Hechos 5:34; 23:6-9). Pablo afirma que era fariseo antes de su conversión (Filipenses 3:5).

A los fariseos en la Biblia les preocupaba la doctrina, pero también las tradiciones


La declaración más clara del Nuevo Testamento sobre los distintivos fariseos es Hechos 23:8: "Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos afirman estas cosas". Esto daría la impresión de que la doctrina era la preocupación básica del grupo. Sin embargo, Marcos 7:3-4 dice que "Porque los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen. Y volviendo de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que tomaron para guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, y de los jarros, y de los utensilios de metal, y de los lechos". Así, también se nos habla de la preocupación de los fariseos por el lavado (limpieza ceremonial) y la observancia de "las tradiciones de los ancianos", una descripción de la Ley Oral.

(También te puede interesar: Vida Cristiana)

Los fariseos en la Biblia descuidaron lo más importante de la ley: Justicia, misericordia y fe


Mateo 23, hablando de los fariseos en la Biblia, llama la atención sobre sus (1) posiciones de autoridad religiosa en la comunidad, (2) preocupación por el reconocimiento y el honor externos, (3) entusiasmo por hacer conversos y (4) énfasis en observar las minucias legalistas de la ley. En el versículo 23, Jesús los condena, no por lo que hicieron, sino por descuidar "lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe".

DOCTRINAS QUE ENSEÑABAN LOS FARISEOS EN LA BIBLIA


Los fariseos enseñaban las siguientes doctrinas:


1. Dios controla todas las cosas, pero las decisiones que toman los individuos también afectan el curso de la vida.

2. Habrá una resurrección de los muertos (Hechos 23:6).

3. Hay una vida después de la muerte, con recompensas y castigos apropiados para cada individuo. El Mesías establecerá Su reino en la tierra.

4. El reino espiritual, incluyendo la existencia de ángeles y demonios, es real (Hechos 23:8).

Muchas doctrinas de los fariseos en la Biblia se oponían a la de los saduceos, pero se unieron para logar la muerte de Jesús


Muchas de las doctrinas de los fariseos los enfrentaban con los saduceos; sin embargo, los dos grupos lograron dejar de lado sus diferencias en una ocasión: el juicio de Jesucristo. Para lograr la muerte de Jesús, los saduceos y fariseos se unieron (Marcos 14:53; 15:1; Juan 11:48–50).


Los fariseos fueron los responsables de la compilación de la Mishná, un documento importante con referencia a la continuación del judaísmo más allá de la destrucción del templo. El judaísmo rabínico y las sinagogas modernas deben su existencia al trabajo de los fariseos.

¿CÓMO ERAN LOS FARISEOS EN LA BIBLIA?


En muchos sentidos, los fariseos eran las peores personas del mundo. Eran fríos y legalistas. Al mismo tiempo, los fariseos eran las mejores personas de todo el país. Eran los hombres santos que guardaban la ley; buscaban la pureza con pasión y no querían nada más que vivir vidas que agradaran a Dios. Eran sinceros, aunque sinceramente equivocados.

Nunca hubo más de seis mil fariseos en el país. Eran conocidos como "chaburah" o "la hermandad". Entraron en esta hermandad al hacer un juramento, frente a tres testigos, de que pasarían toda su vida observando cada detalle de la ley de los escribas.


¡Ese era el problema! Los escribas habían creado la Mishná, los escritos que codificaban la ley de los escribas. Luego estaba el Talmud, que es el comentario de la Mishná. He leído de un rabino que pasó casi tres años estudiando un capítulo de la Mishná.

Una ilustración perfecta se ve en la simple ley del día de reposo. La Biblia le dice claramente al israelita: “No trabajes, no lleves cargas, sino descansa y santifícalo”.

Bueno, había que definir el trabajo; había que definir el transporte de cargas. Por ejemplo, uno podría obtener suficiente leche para un trago, y llevar una cuchara que no pese más de un higo.

Fueron los escribas y los fariseos quienes se vieron envueltos en la discusión sobre si, en día de reposo, una mujer podía usar un broche, una madre podía cargar a su hijo o un hombre podía usar su pierna de madera. Estas eran cargas.

LOS FARISEOS EN LA BIBLIA SE PRESENTAN COMO HIPÓCRITAS Y ORGULLOSOS 


En los Evangelios, los fariseos a menudo se presentan como oponentes hipócritas y orgullosos de Jesús. El Señor lo dijo sin rodeos: “Dicen, y no hacen. ” (Mateo 23:3). Como regla general, los fariseos eran santurrones y engreídos en su engaño de que agradaban a Dios porque guardaban la Ley, o partes de ella, al menos. 

(Podría interesarte: Personajes en la Biblia)

Como Jesús les señaló, por muy escrupulosos que fueran en seguir los puntos más finos del ritualismo, no estaban a la altura de la norma de santidad de Dios: “Dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello” (versículo 23).

No todos los fariseos en la Biblia se opusieron a Jesús


Por supuesto, no todos los fariseos se oponían a Jesús. Nicodemo era un fariseo que correctamente consideraba a Jesús un maestro que ha venido de Dios y honestamente buscó respuestas de Él (Juan 3:1–2). Nicodemo luego defendió a Jesús ante el Sanedrín (Juan 7:50–51) y estuvo presente en la crucifixión de Jesús para ayudar a enterrar el cuerpo del Señor (Juan 19:39). Algunos de los primeros cristianos también eran fariseos (Hechos 15:5).

El apóstol Pablo fue entrenado como fariseo, y sus credenciales en ese grupo eran excelentes (Hechos 26:5). Pablo se llamó a sí mismo “...hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible” (Filipenses 3:5–6). 


Pablo descubrió que su cumplimiento de la Ley no podía producir verdadera justicia. Después de depositar su confianza en la obra consumada de Cristo en la cruz, deseaba “...ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe” (Filipenses 3:9). Nadie, ni siquiera el fariseo más estricto, se justifica por guardar la Ley (Gálatas 3:11).

Espero que este estudio sobre los fariseos en la Biblia te sea de utilidad y bendición. Puedes continuar con la investigación sobre los fariseos para enriquecer tu conocimiento y así completar un poco más el tema. Bendiciones.