¿QUIÉN ERA RAHAB EN LA BIBLIA?, BIOGRAFÍA DE RAHAB LA RAMERA

Rahab la ramera escondiendo a los espías, biografía

¿Quién era Rahab en la Biblia?, ¿Quién fue Rahab la ramera?, biografía de Rahab la ramera


Rahab se nos presenta por primera vez en el libro de Josué cuando los israelitas se preparaban para conquistar Jericó (Josué 2:1-23).

Se puede decir, en pocas palabras, que Rahab era una prostituta, una "dama de la noche", por eso la conocemos como Rahab la ramera. Tanto el término hebreo zanah como la palabra griega porne se usan para describirla como "ramera", una mujer que se ofrece a sí misma a los hombres.

(También te puede interesar: El tiempo de Dios es perfecto)

En la cultura del Antiguo Testamento, una prostituta abría su hogar a viajeros y extranjeros, ofreciendo comida y alojamiento, así como favores sexuales.

Las notas en la Biblia de estudio de la NKJV especulan que "es posible que Rahab se haya visto reducida a la prostitución por la muerte de su esposo y por las necesidades de su familia empobrecida". También explican que una casa que formara parte de las murallas defensivas de la ciudad “sería una vivienda humilde, el lugar justo para una pobre prostituta”.

Rahab también era cananea, que eran los odiados enemigos de Israel. La obra más notable de Rahab fue en realidad decir una mentira, para proteger a dos espías de Josué. Por lo tanto, es extraño que una ramera, una cananea y una mentirosa sean conocidas como una figura bíblica distinguida. No pensarías que tendría muchas posibilidades de estar en la lista de personajes bíblicos de renombre, pero ahí está.

LA HISTORIA DE RAHAB LA RAMERA


Los espías enviados por Josué se escondieron en la casa de Rahab la ramera


Del Libro de Josué, cuando los hebreos estaban acampados en Sitim, en el valle del Jordán frente a Jericó, Josué envió dos espías para examinar la fuerza de combate de Jericó. Los espías se escondieron en la casa de Rahab, que estaba construida dentro de la muralla de la ciudad. 

(También puedes leer: La mujer del flujo de sangre)

Los hombres que habían sido enviados para capturar a los espías le pidieron a Rahab la ramera que los sacara, pero ella los cubrió con manojos de lino en el techo, protegiéndolos de la captura. Rahab la ramera dijo a los espías:

Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte”. -Josué 2:9-13 

Después de escapar, los espías acordaron perdonar a Rahab la ramera y su familia después de conquistar la ciudad. Al colocar un cordón rojo en su ventana, Rahab la ramera aseguró su seguridad y la de su familia.

Cuando cayó la ciudad de Jericó, Rahab la ramera y toda su familia se salvaron del acuerdo de los espías y fueron incluidas entre el pueblo judío.

¿Por qué los espías fueron a la casa de Rahab la ramera?


Se nos dice en Josué 2:1 que Rahab era una ramera y que los dos hombres que Josué envió para espiar a Jericó llegaron a su casa. ¿Por qué los espías fueron allí? Keil and Delitzsch Biblical Commentary on the Old Testament explica: “El entrar en la casa de tal persona no despertaría tanta sospecha”. No había muchos lugares seguros para los viajeros, y especialmente para los espías.

(Puede que te interese: Un corazón contrito y humillado)

No hay indicios de que los espías fueran a su casa para hacer otra cosa que esconderse de las autoridades de Jericó.

¿QUÉ HIZO RAHAB LA RAMERA CON LOS ESPÍAS EVIADOS?


Rahab la ramera recibió a los dos espías israelitas que Josué había enviado a Jericó (versículo 1). Ella los protegió escondiéndolos debajo de montones de lino que se estaban secando en su techo (versículos 4, 6).

(También puedes ir a la sección de Temas para mujeres cristianas)

También dio información falsa sobre los dos espías a los agentes del rey de Jericó cuando la interrogaron (versículos 3-5).

¿Por qué Rahab la ramera protegió a los espías?


Rahab había oído acerca de cómo Dios había sacado a los israelitas de su esclavitud en Egipto: “Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros” (versículo 9).

Rahab la ramera había llegado a creer que el Dios de Israel era el Dios verdadero. Todavía no tenía suficiente conocimiento del Dios de Israel para cambiar completamente su vida y alinearse con Sus leyes, pero ella reconoció Su poder y estuvo dispuesta a tomar una decisión que la separaría para siempre de su pueblo y de la cultura en la que había crecido. Este fue un increíble acto de fe. Fue su primer paso en la dirección de cambiar su vida.

(Podría interesarte: Personajes Bíblicos)

Entonces Rahab la ramera pidió que cuando Josué y su ejército vinieran a tomar Jericó, ella y toda su familia serían favorecidas y se les permitiría vivir:

“Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte” (versículos 12-13).

Vemos a medida que avanza la historia que los espías le prometieron a Rahab la ramera esta protección para ella y su familia. Debía marcar su morada con un cordón escarlata en la ventana.

Cuando Josué y su ejército tomaron la ciudad de Jericó, vieron este cordón que marcaba su hogar y cumplieron la promesa hecha a Rahab la ramera (Josué 6:22-25).

RAHAN LA RAMERA EN LA GENEALOGÍA DE JESUCRISTO


Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.  Abraham engendró a Isaac, Isaac a Jacob, y Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró de Tamar a Fares y a Zara, Fares a Esrom, y Esrom a Aram. Aram engendró a Aminadab, Aminadab a Naasón, y Naasón a Salmón. Salmón engendró de Rahab a Booz, Booz engendró de Rut a Obed, y Obed a Isaí... y Jacob engendró a José, marido de María, de la cual nació Jesús, llamado el Cristo (Leer el texto completo linaje de Jesús en Mateo 1)

(También te puede interesar: Prédicas cristianas escritas)

La Biblia menciona a Rahab la ramera como antepasada de Jesucristo.


Después de salir de Jericó, Rahab se casó con Salmón de la tribu de Judá. Más tarde dio a luz a Booz, quien se casó con Rut. Rahab era la tatarabuela de David, el rey más grande de Israel. Ella fue, por tanto, la antepasada de la familia en la que nació Jesucristo (Mateo 1:1-6).

Esto indica que dejó la práctica de la prostitución y comenzó un nuevo estilo de vida como esposa fiel de un hombre. En otras palabras, ella puso su vida en línea con el estándar bíblico del matrimonio (Génesis 2:24).

EL PLAN DE DIOS PARA RAHAB LA RAMERA


Dios obró en Rahab para finalmente llevarla al arrepentimiento. Dios no desea que ninguno de nosotros perezca, “sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

(También puedes leer: En Cristo somos más que vencedores)

Dios no juzga como juzgamos los humanos; pues lo hacemos externamente, usando los estándares externos de apariencia, comportamiento, raza y origen nacional. Dios juzga el corazón de una persona:

“Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón” (1 Samuel 16:7).

La fe de Rahab la ramera


Rahab la ramera tenía fe y actuó en base a esa fe. Esta fe activa en Dios es lo que salvó a Rahab la ramera y su familia.

Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz” (Hebreos 11:31).


“Asimismo también Rahab la ramera, ¿No fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?” (Santiago 2:25).

Esta historia fue solo el comienzo para Rahab la ramera, cuando dejó Jericó y la vida que había vivido allí. Es lo mismo para cualquiera que busque la verdad que Dios tiene para ofrecer y se esfuerce por avanzar y vencer este mundo en el que vivimos (Juan 16:33).

LO QUE APRENDEMOS DE RAHAB LA RAMERA


La vida de Rahab la ramera es una gran historia con muchas lecciones, pero no debemos perder el punto de que Rahab era una ramera. Ese era su "oficio". Los hombres se escondieron allí porque la gente estaría acostumbrada a ver ir y venir a extraños a todas horas de la noche. Tampoco podemos negar el hecho de que Rahab dijo una mentira descarada. ¿Hay algo bueno que podamos decir de ella? ¡Sí! Rahab la ramera era una mujer de fe. No tienes que creer en mi palabra. Hebreos 11:31 dice: “Por la fe Rahab…” ¡Ella era creyente!

(También te puede interesar: Temas para jóvenes cristianos)

“Asimismo también Rahab la ramera, ¿No fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino?” ( Santiago 2:25 ). En este texto se nos habla de las obras, pero estas obras fueron motivadas por su fe, pues la fe sin obras es muerta.

Esta genealogía, la de Rahab la ramera, está en la Biblia porque nos permite saber que él tenía antecedentes muy parecidos a los tuyos y los míos. Se llamó a sí mismo “el amigo de los pecadores”, y dijo que no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores al arrepentimiento. Él dijo: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10)

La misma gracia que experimentó Rahab ahora está disponible para ti y para mí. Te invito en el nombre de Jesús a que vengas y seas perdonado. Ya Jesús ha dado el primer paso. El siguiente paso depende de ti.