BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, MATEO 5:4

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación


Mateo 5 registra la parte del Sermón de la Montaña conocida como las Bienaventuranzas. El versículo 4 dice: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación". Es importante recordar que esta parte de la enseñanza de Jesús estaba dirigida a sus amigos más cercanos, no a la población en general (versículo 2). No podemos sacar uno o dos versículos del todo y construir una teología alrededor de ellos. Este sermón fue una colección de verdades diseñadas para preparar a Sus seguidores para Su reino, el cual involucró un estilo de vida radicalmente diferente al del mundo.

(Podría interesarte: Para el que cree todo es posible)

En la Biblia, bienaventurado por lo general significa "feliz", pero en el contexto de Mateo 5, bienaventurados lo más probable es que indique "un estado envidiable". Cuando una persona ha adquirido buena fortuna, la llamamos “bienaventurada”. En las Bienaventuranzas, Jesús llama “bienaventuradas” a algunas personas que parecen ser todo lo contrario. Las personas que “lloran” no parecen ser “bendecidas”, según la mayoría de las demás personas. Jesús está contrastando la idea del mundo de la felicidad con la verdadera bienaventuranza, la prosperidad espiritual, que proviene de una relación correcta con Dios.

EL TÉRMINO LLORAR EN EL VERSÍCULO BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN


Llorar significa experimentar un dolor profundo, pero bienaventurados los que lloran


El término llorar significa “experimentar un dolor profundo”. De acuerdo con su tema de la bienaventuranza espiritual, Jesús parece indicar que este luto se debe al dolor por el pecado. Las personas que están de acuerdo con Dios sobre la maldad de su propio corazón pueden alcanzar un "estado de bienaventuranza envidiable", debido al consuelo que reciben de la comunión con el Espíritu Santo. 

(Puedes también visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Jesús llamó al Espíritu Santo el Consolador ( Juan 14:16, 26; 15:26; 2 Corintios 1:4). El Espíritu consuela a aquellos que son honestos acerca de su propio pecado y lo suficientemente humildes para pedir perdón y sanidad. Quien oculta su pecado o trata de justificarlo ante Dios nunca podrá conocer el consuelo que proviene de un corazón puro, como habla Jesús en Mateo 5:8 (cf.Proverbios 28:13; Isaías 57:15).

Llorar por nuestro propio pecado.. bienaventurados los que lloran


En las Bienaventuranzas, Jesús recuerda a sus discípulos que no pueden buscar la felicidad como lo hace el mundo. El verdadero gozo no se encuentra en la ambición egoísta, las excusas o la autojustificación. Un envidiable estado de bienaventuranza llega a aquellos que lloran por su propio pecado, pues bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. “Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra” (Isaías 66:2). 

(Puede que te interese: Los dones del Espíritu Santo)

Cuando estamos de acuerdo con Dios acerca de cuán malo es nuestro pecado, nos arrepentimos y buscamos Su poder para alejarnos de él, Jesús promete el consuelo del Espíritu Santo. El tipo de "duelo" que conduce al arrepentimiento es verdaderamente bendecido (2 Corintios 7:10) y bienaventurados los que lloran porque ellos recibirán consolación

El arrepentimiento resulta en perdón y limpieza de parte de Dios (Salmo 30:5). Cuando hemos confiado en Jesús como nuestro sustituto personal por el pecado, ya no estamos condenados (Romanos 8:1). En lugar de revolcarnos en la culpa y la vergüenza, nos damos cuenta de que estamos justificados ante Dios (2 Corintios 5:21; Gálatas 3:24). Aquellos que aprenden a llorar por su propio pecado encuentran el corazón de Dios; por lo tanto, bienaventurados los que lloran porque ellos recibirán consolación. Y la comunión íntima con Dios es el fundamento mismo de la verdadera felicidad.

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, DIOS USA LAS LÁGRIMAS PARA SANAR UN CORAZÓN QUEBRANTADO


Cada uno de nosotros tiene una historia. Divorcio, abuso, pérdida de trabajo, una relación rota, cáncer, infertilidad, un diagnóstico terminal. Todo el mundo experimenta el dolor natural. Dios nos hizo con la capacidad de llorar. Muchos héroes de la fe lloraron en las Escrituras, incluido Jesús. 

Bienaventurados los que lloran: Debemos entristecernos por las cosas que entristecen a Dios


Eclesiastés 3:4 dice que hay tiempo de llorar y tiempo de reír. Dios usa las lágrimas para sanar un corazón quebrantado. Las personas bien intencionadas pueden decir: “No llores”, pero Pablo dijo tristeza, pero no como los que no tienen esperanza. 

(Podría interesarte: Por nada estéis afanosos)

Además del dolor natural, hay un dolor sobrenatural o piadoso que lleva al arrepentimiento (2 Cor. 7:10). Pedro, Isaías y otros se entristecieron por su pecado. Jeremías lloró por una nación. Jesús lloró por Jerusalén. Debemos entristecernos por las cosas que entristecen a Dios. El pecado no es cosa de risa. Lo que quebranta el corazón de Dios también debería quebrantar el nuestro.

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, DIOS TIENE UN PROPÓSITO


Hay un propósito en tu dolor... bienaventurados los que lloran


Hay un propósito en tu dolor. Dios nunca desperdicia nuestro dolor. De hecho, hay bendición en nuestro dolor. Cuando Gedeón rompió los cántaros, la luz oculta comenzó a brillar. Cuando la viuda pobre rompió el sello del aceite, Dios lo multiplicó y suplió sus necesidades. Cuando Ester rompió la etiqueta y el protocolo arriesgando su vida, Dios salvó a la nación. Cuando Jesús partió los cinco panes, alimentó a las multitudes. Cuando María rompió su vaso de alabastro, la fragancia llenó la habitación. Cuando Jesús fue quebrantado por una corona de espinas, clavos y lanza, se derramó la sangre que limpia de todo pecado. Dios bendice a los quebrantados. 

Ellos recibirán consolación, esta es la promesa de Dios; por tanto, bienaventurados los que lloran


Mateo 5:4 dice “ellos recibirán” consolación. ¡Esta es la promesa de Dios! Dios promete recompensa a los que lloran. ¡Valdrá la pena! He aprendido a depender de Su Palabra… Doy gracias a Dios por las montañas, y le doy gracias por los valles, le doy gracias por las tormentas por las que me también me ayudó. Porque si nunca hubiera tenido un problema, no sabría que Dios podría resolverlo, nunca sabría lo que puede hacer la fe en Dios”. 

(También puedes leer: Jesús el pan de vida)

BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN, PORQUE ELLOS RECIBIRÁN CONSOLACIÓN, ¿QUE DICE LA BIBLIA SOBRE EL CONSUELO?


Bienaventurados los que lloran, pues tendrán su consuelo


“…Recibirán consolación” ¿Qué nos enseña la Biblia acerca del consuelo? 2 Corintios 1:3-4 dice: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios” 

(También te puede interesar: La armadura de Dios)

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación, ellos serán consolados por Dios. La palabra griega traducida como “consolado” también se usa para describir el ministerio del Espíritu Santo (Juan. 14:16). Al igual que los niños corren hacia sus padres cuando se lastiman, podemos clamar a Dios por consuelo. Cuando pecamos, podemos clamar a él por perdón.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación del Dios de todo consuelo


Algunas de las razones por las que Jesús vino fueron para vendar a los quebrantados de corazón y consolar a todos los que lloran (Is. 61:1-2). Dios nos ha puesto aquí en la tierra, en nuestra ciudad y esfera de influencia, en este momento de la historia. Somos Sus manos y pies. Somos el cuerpo de Cristo, enviados para representarlo. ¿Clamarás al Dios de todo consuelo hoy y le permitirás perdonar tu pecado y sanar tu quebrantamiento? Luego, deja que Él te use para traer sanidad y consuelo a quienes te rodean. Recuerda que la Biblia dice: "Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación"