POR NADA ESTÉIS AFANOSOS SINO SEAN CONOCIDAS VUESTRAS PETICIONES DELANTE DE DIOS

Persona con la Biblia en la mano, señalando con el dedo versículo

Por nada estéis afanosos, versículo 


"Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús" (Filipenses 4:6-7)

(También te puede interesar: El mundo pasa y sus deseos)

La ansiedad y la preocupación indican una falta de confianza en la sabiduría, soberanía y poder de Dios. Deleitarse en el Señor y meditar en su Palabra es el mejor antídoto contra la ansiedad. También es importante entender que la gratitud a Dios acompaña toda oración verdadera y que todas las dificultades están dentro de los propósitos de Dios.

Por nada estéis afanosos, pues en Filipenses 4:7 se nos habla de la paz de Dios


En el versículo 7 se nos habla de la paz de Dios, porque al creyente se le promete calma y tranquilidad interior si tiene una actitud de gratitud basada en su confianza inmovible de que Dios puede y quiere hacer lo que es mejor para sus hijos.

El origen de la paz interior es divino por eso se nos dice que sobrepasa todo entendimiento, trasciende el intelecto, el análisis y la sabiduría de los seres humanos. Esta paz guardará vuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús, es decir, la paz de Dios guarda a los creyentes de la ansiedad, la duda, el temor y la congoja. A causa de la unión del creyente con Cristo, Él guarda su ser interior con su paz perfecta.

Por nada estéis afanosos, no estemos ansiosos por nada


Vivir una vida libre de preocupaciones y ansiedad suena maravilloso. Pero, ¿es eso realmente posible? ¿Cómo pueden los seguidores de Jesús vivir este tipo de vida?

(Puedes también visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Si bien este versículo puede parecer bastante simple de entender, hay mucho que podemos deducir al profundizar en el significado de Filipenses 4:6. Lo que vamos a ver en este versículo no es solo un mandato de no estar ansiosos por nada, sino una ayuda sobre cómo podemos hacerlo.

Si te tomas unos minutos para leer este versículo, tu vida y tu fe se verán enriquecidas. Profundicemos en el significado de Filipenses 4:6 y cómo se aplica a tu vida.

POR NADA ESTÉIS AFANOSOS, EL CONTEXTO DE FILIPENSES 4:6-7


Muchos de los libros del Nuevo Testamento son en realidad cartas. Y estas cartas fueron escritas a un grupo real de personas que enfrentaban problemas de la vida real. Estas cartas, en su mayoría escritas por el apóstol Pablo, se dirigían a estas personas y sus circunstancias únicas.

Por nada estéis afanosos... circunstancias por las cuales fue escrita esta carta a lo Filipenses


Para que entendamos cómo aplicar correctamente la carta de Pablo a nuestra vida, necesitamos entender las circunstancias en las que fueron escritas.

Esta carta fue escrita por Pablo y dirigida a la iglesia en Filipos. Pablo sentía un gran parentesco con esta iglesia que se remontaba a años atrás (Hechos 16).

(Puede que te interese: El corazón y la Biblia)

Ahora bien, en la ciudad de Filipos había una cultura politeísta que no le dio exactamente la bienvenida a Pablo cuando la visitó por primera vez. Fueron despojados, golpeados con varas, severamente azotados y echados en la cárcel (Hechos 16:19-23). A pesar de esto, la iglesia en Filipos permaneció fuerte y apoyó a Pablo en su ministerio.

Pablo está bajo arresto domiciliario, están comenzando a enfrentar persecución (Filipenses 1:29), los miembros de la iglesia estaban actuando de manera egoísta (Filipenses 2), surgían falsas enseñanzas (Filipenses 3 ), y Pablo incluso llama a dos mujeres por su nombre ( Filipenses 4:2).

Por anda estéis afanosos, Pablo se centró en el gozo y regocijo a pesar de las adversidades


Las cosas no están yendo bien. Así que puede parecer un poco sorprendente que Pablo se centre intencionalmente en el gozo y el regocijo a través de esta carta a la iglesia de Filipos. (Filipenses 1:4, 18,2:2, 3:1, 4:4)

La iglesia de Filipos enfrenta presiones externas y problemas internos. Pablo está desafiando a esta iglesia a que no mire sus circunstancias con gozo, sino que mire a Dios. Es posible regocijarse en nuestro sufrimiento cuando nos arraigamos en Cristo.

(Puede que también te interese: Un encuentro con Dios)

Cuando Pablo comienza a concluir esta carta con un mandato final de regocijarse (Filipenses 4: 4), termina con la solución de cómo hacerlo. Y eso es lo que nos lleva al versículo que estamos viendo. Entonces, ahora que conocemos el contexto, profundicemos en el significado de Filipenses 4:6.

SIGNIFICADO DE FILIPENSES 4:6, POR NADA ESTÉIS AFANOSOS


Para ayudarnos a entender lo que este versículo nos está diciendo hoy, quiero repasarlo sección por sección.

Por nada estéis afanosos


Cuando Pablo dice, “por nada estéis afanosos” se refiere a la ansiedad que abruma y consume. No es una preocupación o cuidado general. Sabemos esto porque antes en su carta, Pablo elogia a Timoteo por preocuparse por el bienestar de su pueblo (Filipenses 2:20). Debemos preocuparnos positivamente por los demás, pero no indebidamente preocupados por nada.

El objetivo está claramente establecido y empinado. Pero realmente este versículo debe leerse más como un estímulo. No debemos preocuparnos porque tenemos un Dios bueno que se preocupa por nosotros y por lo que estamos pasando.

(Quizás te interese leer: Jesús sana a la suegra de Pedro)

Muchos solo conocen esta primera sección del versículo. Sin embargo, en las últimas partes, Pablo nos dirá por qué y cómo no podemos estar ansiosos por nada.

También debemos tener en cuenta que algunos luchan contra la ansiedad severa. Algunos afirmarán que una fe adecuada curará toda ansiedad. Pero esa es una visión mal informada. Para aquellos que luchan con la ansiedad que no se disipa, una visita a un médico es lo más inteligente. Dios puede eliminar tu ansiedad a través de la oración; él también puede ayudarlo a controlarlo a través de medicamentos. Deberías hacer ambas cosas.

Sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios...Por nada estéis afanosos


Dios es un buen padre que cuida a sus hijos. Por lo tanto, debemos presentarle nuestras peticiones y nuestras necesidades.

(También puedes leer: Amémonos unos a otros)

Lo que Pablo está diciendo es que cuando estamos preocupados por algo, debemos presentárselo a Dios. Por nuestra cuenta somos impotentes para cambiar lo que nos preocupa. Pero Dios es quien realmente puede traer el cambio y la sanidad.

Si tienes tiempo para preocuparte, puedes tener tiempo para la oración... por nada estéis afanosos


Si tienes tiempo para preocuparte, tienes tiempo para orar. Creo que hay algo de verdad en esto. Nuestra preocupación debe acercarnos a nuestro padre en oración.

En toda oración y ruego, con acción de gracias...Por nada estéis afanosos


No se inquieten por nada… Entonces, ¿Qué debemos hacer en su lugar? Pablo está a punto de darnos la respuesta. Debemos en CADA situación orar y pedir con acción de gracias.

Debemos seguir yendo a Dios con nuestras necesidades. Cada vez que estamos ansiosos debemos llevar eso ante Dios.

(También podría interesarte: No temas, cree solamente)

Pablo agrega esto diciendo que debemos hacer esto con agradecimiento. Este es el corazón con el que debemos ir delante de Dios. ¿Por qué agradecido? Porque tenemos un Dios que se preocupa y está involucrado en lo que enfrentamos. Pero no solo eso, cuando expresamos gratitud cambia nuestro corazón.

Por nada estéis afanosos... y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento...Filipenses 4:7


Filipenses 4:7 dice lo que sucederá si hacemos lo anterior. Encontraremos la paz. No se trata de la paz que depende de nuestras circunstancias, sino de la paz que que trasciende el entendimiento.

(Podría interesarte: Prédicas Cristianas)

La paz de Dios se encuentra en Jesús. Y podemos experimentar esa paz incluso cuando nuestras vidas se están desmoronando.

POR NADA ESTÉIS AFANOSOS, 5 LECCIONES DE FILIPENSES 4:6-7


Quiero terminar dándote 5 lecciones rápidas que puedes sacar del significado de Filipenses 4:6: "Por nada estéis afanosos..."

1. Por nada estéis afanosos, Dios está con nosotros y cuidará de nosotros


El miedo y la preocupación se acumulan cuando colocamos las cargas de nuestra vida sobre nosotros mismos. A lo largo de la Biblia se nos recuerda que Dios está con nosotros y cuidará de nosotros.

(También te puede interesar: Temas para mujeres cristianas)

Filipenses 4:6 es otro recordatorio de que Dios nos tiene. No debemos preocuparnos porque Dios no nos fallará.

2. La oración es poderosa, por lo tanto, por nada estéis afanosos


En este breve versículo, Pablo menciona la oración. Cada vez que Pablo usa una palabra diferente para oración nos está mostrando cuán poderosa es la oración y lo que hace en nuestra vida.

Primero usa un término general para nuestra comunicación con Dios (proseuche). Luego nuestras peticiones (deesis) para nuestras necesidades. Acción de gracias (eucharistias) por lo que Dios ha hecho en nuestra vida. Y finalmente presentando nuestras solicitudes específicas (aitemata). La conclusión es que la oración es poderosa. Hace cosas que no podemos comprender completamente.

3. Por nada estéis afanosos, porque la preocupación no puede cambiar nada


Jesús dice que la preocupación no puede añadir a la estatura un codo, así que "¿Por qué os afanáis por lo de más?" (Lucas 12:25-26). Pablo se hace eco de ese sentimiento aquí, la preocupación no logra nada. De hecho, hace lo contrario. Nos quita y no da nada a cambio.

(Puede que te interese: El don de profecía)

El significado de Filipenses 4:6 es un desafío para que miremos a nuestro Padre Celestial que está en control.

4. Por nada estéis afanosos... Practica la gratitud


Casi parece fuera de lugar que en medio de Filipenses 4:6 Pablo agrega “con acción de gracias”; pero no creo que sea un error. Es difícil preocuparse cuando practicamos la gratitud y notamos todas las formas en que Dios nos ha provisto en el pasado.

5. Por nada estéis afanosos: La paz se encuentra en Jesucristo y no en las circunstancias


A menudo pensamos que la paz se encuentra cuando tenemos una vida pacífica, cuando las cosas van según lo planeado y la tragedia se mantiene alejada. Pero la Biblia nos enseña una lección diferente. La paz no se encuentra en nuestra circunstancia, sino en Jesucristo.


Jesús nunca nos prometió una vida fácil, pero sí nos prometió paz en su presencia. Eso es lo que Pablo nos recuerda en Filipenses 4:6.

POR NADA ESTÉIS AFANOSOS, PENSAMIENTOS FINALES SOBRE FILIPENSES 4:6-7, SGINIFICADO


Filipenses 4:6-7 es un versículo poderoso para nosotros hoy. Debe ser un verso que nos comprometamos a memorizar. Y cuando los pensamientos ansiosos comienzan a apoderarse de nuestra vida y controlar nuestros pensamientos, debemos meditar en estas palabras. Practica las lecciones. Y encuentra la paz que Dios tiene para nosotros.