Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

UN ENCUENTRO CON DIOS


UN ENCUENTRO CON DIOS NOS CAMBIA

Un encuentro con Dios, hombre con la Biblia abierta sobre una mesa de madera y las manos encima de la Biblia

Un encuentro con Dios nos transforma


Si estudias las vidas de aquellos que han sido poderosamente usados ​​por Dios, verás que cada uno de ellos tuvo un encuentro con Dios primero.

(Podría también interesarte: La mujer del flujo de sangre)

Cuando tienes un encuentro con Dios, algo sucede en tu interior. Cuando Dios te toca, no vas a ser como siempre has sido. No vas a ser el mismo de siempre. Luego, las personas que te conocen desde hace años te mirarán y dirán: "Hay algo diferente en ti". Habrá una clara diferencia de antes a después. No se puede tener un encuentro con Dios y permanecer igual. Cuando Él realmente te toca, cambias: espíritu, alma y cuerpo.

Un encuentro con Dios: Dios usa algunos medios inusuales para llevar a las personas a la salvación. 


Charles Spurgeon cuenta de un hombre que una vez fue a una capilla para escuchar el canto, pero no quería escuchar la predicación. Tan pronto como el pastor comenzó a hablar, el hombre se tapó los oídos con los dedos. Pero después de un tiempo, un insecto se posó en su rostro, por lo que tuvo que sacar un dedo de la oreja para quitárselo. Así como lo hizo, el pastor dijo: “El que tiene oídos para oír, que oiga”. El hombre escuchó, y Dios se reunió con él en ese momento para la conversión de su alma (Spurgeon's Sermons [Baker], 1:306).

(Puede que te interese: El yelmo de la salvación)

Un misionero en África hace muchos años habló de una mujer que venía a todos los servicios acompañada de su perro. Se sentaba afuera, al lado del pasillo. Al final del servicio, cuando el pastor invitaba a pasar al frente para orar, ella pasaba al frente y el perro la acompañaba.

El esposo de la mujer era un hombre duro y abusivo. De hecho, él la golpeó tan severamente debido a su estilo de vida cristiano que ella murió. No debió haber ninguna aplicación de la ley en esa parte de África en aquel entonces, porque el hombre no fue arrestado. Así que se quedó solo con el perro. Comenzó a notar que todos los miércoles por la noche, alrededor de las 7:00 p. m., el perro desaparecía durante unas dos horas. Además, todos los domingos por la mañana, el perro salía alrededor de las 9 y regresaba alrededor del mediodía. El domingo por la noche, nuevamente el perro se iría por un par de horas y luego regresaría.

La curiosidad del hombre se despertó tanto que decidió seguir al perro. Lo siguió hasta la iglesia y se sentó en la parte de atrás para mirar. El perro se sentó cerca del pasillo, en su lugar habitual. Después del servicio, vio al perro avanzar y tomar su lugar en el altar, donde había orado su esposa. El hombre estaba tan conmovido en su espíritu que él también siguió adelante y entregó su vida a Cristo. ¡Entonces Dios usó un perro para guiar a un pecador endurecido al arrepentimiento!

(También puedes leer: Temas para jóvenes cristianos)

Puede que no tengamos historias como esa aquí hoy, pero si recorriéramos la sala, escucharíamos algunas formas muy diferentes en las que Dios trabajó para traernos a cada uno de nosotros a la salvación. Nuestra reflexión se basa en tres personas muy diferentes que tuvieron diferentes encuentros con Dios

UN ENCUENTRO CON DIOS: DIOS OBRA PARA ATRAER A PERSONAS A SÍ MISMO


Dios obra providencialmente para atraer a personas a sí mismo a través del Evangelio y tener un encuentro con Dios


Los tres encuentros con Dios que mencionaremos pueden parecer insignificantes, pero en realidad fueron el comienzo de un movimiento que cambió la historia del mundo. Estoy seguro de que el emperador romano, Claudio, se habría encogido de hombros con apatía si hubiera sabido que un hombrecito judío llamado Pablo había pisado suelo europeo para hablarle a la gente acerca de Jesucristo. ¡Claudio tenía asuntos más importantes que atender esto! Y, sin embargo, este fue el comienzo del cristianismo en Europa, y su influencia allí cambió el mundo. Estos tres encuentros que mencionaremos deberían animarnos a ser fieles para compartir nuestra fe mientras vemos cómo Dios usa el evangelio para salvar a diferentes personas.

Un encuentro con Dios en diferentes circunstancias


La providencia de Dios se refiere al hecho de que Él está obrando soberanamente entre bastidores, incluso cuando no somos conscientes de ello, para obrar todas las cosas según el consejo de Su voluntad. En otras palabras, nada sucede por casualidad, aunque nos parezca casualidad (Ef. 1:4-5), no se deja al azar!

(También puedes visitar la sección de Evangelismo)

Un encuentro con Dios: Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira


Tomemos el caso de Lidia. Ella era de Tiatira, en el oeste de Turquía. La ciudad se destacó, entre otras empresas comerciales, por su comercio de costosas telas moradas. Los emperadores y senadores romanos, así como los ricos, vestían prendas moradas como símbolo de estatus. Lidia, que probablemente era viuda, se había mudado de Tiatira a Filipos para hacer negocios allí. El término traducido como “adoraba a Dios” (Hechos 16:14; véase 10:2; 13:16, 26, 50) significa que ella era una gentil que había llegado a creer en el Dios de los judíos, aunque todavía no era un completo prosélito del judaísmo.

Tal vez recuerde que Pablo habría predicado en la región de origen de Lidia, pero el Espíritu Santo se lo prohibió en ese momento (Hechos 16:6). Luego quiso ir a Bitinia, pero nuevamente el Espíritu dijo que no. Finalmente, a través de la visión del hombre macedonio que pedía ayuda, Pablo y el equipo misionero fueron a Europa. Lucas informa que corrieron en línea recta, lo que significa que el viento era favorable, y llegaron a su destino en dos días (Luego tardarían cinco en la otra dirección, Hechos 20:6). ¡Ciertamente, Dios estaba con ellos ahora! Desembarcaron en la ciudad portuaria de Neápolis, caminaron diez millas hasta Filipos y sin duda se preguntaron cuándo Dios les presentaría a este hombre macedonio que estaba listo para recibir a Cristo.

(También te puede interesar: El poder de la oración, estudio bíblico)

Permanecieron en Filipos algunos días, pero no apareció ningún macedonio. Algunos comentariastas piensan que el hombre Macedonio se refería a un grupo de mujeres. Mientras el equipo misionero deambulaba por el río, se encontraron con un pequeño grupo de mujeres que oraban. Pablo y su equipo se sentaron y explicaron el evangelio a este pequeño grupo de mujeres. El Señor abrió el corazón de Lidia, junto con los corazones de los de su casa, para responder al evangelio (Hechos 16:14), y se salvaron.

¡Así que el Señor trajo a Lidia del oeste de Turquía a Filipos y a Pablo de querer ir al oeste de Turquía a Filipos, y los reunió aquí para que ella pudiera ser salva! Si le hubieras preguntado a Pablo si su intención era comenzar una iglesia con un grupo de mujeres, estoy seguro de que habría dicho: "¡De ninguna manera!" Pero fue la manera de Dios de comenzar la iglesia en Europa. Para muchos comentaristas, como se había mencionado anteriormente, ¡El hombre macedonio resultó ser una mujer asiática!

Un encuentro con Dios: La muchacha esclava con espíritu de adivinación


Entonces Dios orquestó otra “coincidencia”. Mientras el equipo se dirigía a este lugar de oración, probablemente para dar más enseñanza a estos nuevos creyentes, una esclava con un espíritu de adivinación se encontró con ellos. El término griego es que ella tenía un “espíritu de Pitón”. Esto se refería a la legendaria serpiente que custodiaba el Oráculo de Delfos en el centro de Grecia. Apolo supuestamente mató a esta serpiente, y el espíritu de la serpiente moraba allí en la sacerdotisa. Entonces, un "espíritu de Python" se refería a un espíritu que permitía a alguien predecir el futuro. ¡Esta esclava estaba siendo utilizada por sus dueños para adivinar, para gran fortuna de los dueños!

(Quizás te puede interesar: Vida Cristiana)

Esta muchacha siguió a los misioneros gritando: “Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación” (Hechos 16:17). Como esto continuó durante muchos días, Pablo se molestó mucho, por lo que le ordenó al espíritu en el nombre de Jesucristo que saliera de ella, y lo hizo al instante. Lucas no nos dice si esta niña se salvó, pero podemos esperar que, dado que sus dueños ya no la necesitaban, la iglesia la habría acogido y se habría encontrado con el Señor Jesús, ella tuvo un encuentro con Dios.

Un encuentro con Dios: El carcelero de Filipos


Lucas está interesado en la historia porque muestra cómo el Señor llevó a Pablo y Silas a su próxima cita divina, con el carcelero de Filipos y toda una cárcel llena de prisioneros. Una vez más, no nos dice si alguno de los prisioneros confiaba en Cristo, aunque no es irrazonable suponer que algunos lo hicieron. Pero el carcelero y toda su casa creyeron en el evangelio y se salvaron. 

Los defensores del bautismo de infantes usan la historia del carcelero para argumentar que seguramente hubo algunos infantes en la casa que fueron bautizados. Pero la historia no dice tal cosa, y dice específicamente que aquellos que se bautizaron habían creído en Dios (Hechos 16:34).

Lidia, la muchacha esclava y el carcelero de Filipos Eran Diferentes, pero tuvieron un encuentro con Dios


Tres individuos diferentes tuvieron un encuentro con Dios


Note cuán diferentes eran estos tres individuos. Lidia era una respetable empresaria con convicciones religiosas. Tenía una casa lo suficientemente grande como para ofrecer alojamiento a los cuatro misioneros, por lo que debe haber sido bastante acomodada. La esclava era una propiedad para ser usada y descartada por sus amos. En lugar de buscar a Dios, estaba sirviendo activamente a Satanás. El carcelero era un militar empedernido. Podía tomar prisioneros con la espalda sangrando, arrojarlos a la prisión, sujetarles los pies en el cepo (¡Que no estaban diseñados para la comodidad personal!), cerrar la puerta e ir a descansar bien por la noche, a excepción de ser despertado por un terremoto.

(Podría interesarte: El origen del mormonismo)

En circunstancias diferentes, pero tuvieron un encuentro con Dios


Note también cuán diferentes fueron las circunstancias en las que estas tres personas tuvieron un encuentro con Dios. Dios ya había obrado en el corazón de Lidia para convertirla en una buscadora de Él y por eso estaba en una reunión de oración. La esclava estaba en las calles, sin ningún conocimiento del único Dios verdadero. El carcelero se salvó en relación con hacer su trabajo. De repente fue despertado por este poderoso terremoto, y cuando vio que la puerta de la prisión se abría, estaba listo para caer sobre su espada y morir, ya que sería torturado y ejecutado si alguno de los prisioneros se escapaba. Fuera de esta crisis extrema, tuvo un encuentro con Dios.

¿No es interesante que el Señor escogió a estos tres tipos muy diferentes de personas para formar el núcleo de la iglesia naciente en Filipos? Lidia no inició una iglesia de empresarios. La esclava no formó una iglesia para gente de la calle. Y el carcelero no se unió a la capilla militar. Todos tuvieron que aprender a aceptarse y amarse en la misma iglesia de Filipos. El Señor trabaja a través de Su providencia para atraer a Sí mismo a personas muy diferentes de diferentes orígenes, y quiere que aprendan a amarse unos a otros como un testimonio al mundo de Su gracia salvadora. Y aunque estas tres personas eran muy diferentes, fue el mismo evangelio el que los salvó a todos; pues todos tuvieron un encuentro don Dios.


UN ENCUENTRO CON DIOS, EN EL QUE USA EL MISMO EVANGELIO PARA SALVAR 


No importa cuán diferente sean las personas, Dios usará su evangelio para salvarlas


Dios orquestó providencialmente las circunstancias que llevaron a la salvación de estas personas, pero sus mensajeros tuvieron que entregar fielmente el mensaje. Algunos dirán: “Si la salvación es totalmente del Señor, entonces Él salvará a quien Él va a salvar, y no tenemos que hacer nada”. ¡Esa es una perversión de las Escrituras! El medio normal de Dios para salvar a la gente es usar a Sus siervos para proclamar el camino de salvación.

Debemos proclamar el evangelio en toda oportunidad que tengamos


Pablo y su equipo probablemente estaban buscando hombres a quienes predicar. Habría sido contrario al trasfondo farisaico de Pablo enseñar a las mujeres sobre asuntos espirituales. Pero si hubiera estado operando sobre esa base, habría perdido esta oportunidad de explicar el evangelio a este pequeño grupo de mujeres junto al río. Y, sin embargo, así fue como Dios pretendía comenzar la iglesia en Europa.


La lección para nosotros es no despreciar a ninguna persona como si no fuera importante a los ojos de Dios. Fácilmente podemos pensar, “Esta persona no es una persona 'clave'. Sería una pérdida de tiempo compartir con él (o ella)”; sin embargo, “lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia” (1 Corintios 1:27-29).

Pablo y Silas dieron testimonio no solo al proclamar el evangelio verbalmente, sino también con su ejemplo. Sus derechos habían sido violados, sus espaldas fueron desgarradas por las varas que los golpearon y fueron arrojados al cepo en la prisión. Pero en lugar de quejarse, cantaron himnos y oraron (Hechos 16:25). Si se hubieran centrado en su propio bienestar, tan pronto como se abrieron las puertas de la prisión, habrían dicho: “¡Está bien! ¡Nos vamos de aquí! O cuando vieron al carcelero a punto de caer sobre su espada, habrían dicho: “¡Adelante! ¡Te lo mereces, bárbaro! Pero su enfoque no estaba en ellos mismos. Se trataba de glorificar a Dios y ver a otras personas, sin importar cuán indignos, experimentar la gracia salvadora de Dios.

(También puedes leer: El amor cubre multitud de pecados)

No se pierda la aplicación: Si alguna vez lo tratan injustamente, es probable que tenga una gran oportunidad para testificar. Si te regocijas en el Señor y mantienes tu enfoque en la salvación de aquellos que te están maltratando, tu vida y tus palabras pueden llevarlos al Salvador. Si su enfoque está en usted mismo y en obtener sus derechos o vengarse, perderá la oportunidad.

Cuando alguien puede tener un encuentro con Dios, Satanás busca frustrar el evangelio con estrategias sutiles


A veces, Satanás usará la agresión directa contra el pueblo del Señor, como palizas injustas y encarcelamiento. Pero su estrategia más peligrosa, por ser más sutil, no es la agresión, sino el alineamiento. “Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación” (16:17). ¡Esas eran palabras perfectamente ciertas! ¿Por qué Pablo se irritaría? Si la muchacha hubiera estado gritando una verdad a medias, puedo ver por qué Pablo estaría molesto. Pero, ¿Por qué estaba molesto con ella gritando la verdad?

(Puede que te interese: Escatología Bíblica)

Como dice Pablo (2 Corintios 2:11), no quería que Satanás se aprovechara y ganara ventaja sobre él, porque no ignoraba sus maquinaciones o artimañas. Una de las estrategias sutiles de Satanás es alinearse con la verdad. Lo está haciendo en nuestros días a través de la Iglesia Mormona declarándose a sí misma como una denominación evangélica más. Cuando dicen: “Somos uno contigo; nosotros creemos igual que tú. Nosotros también somos cristianos”, el mundo piensa erróneamente que su mensaje no es diferente al evangelio. Cuando los protestantes confirman públicamente que son uno con los católicos romanos, el mundo piensa erróneamente que ambos grupos son simplemente diferentes sabores del cristianismo. Puede hacer su selección de acuerdo con sus preferencias. Pero la verdad es que la Iglesia Católica Romana y la Iglesia Mormona proclaman caminos de salvación diferentes al evangelio.

Para tener un encuentro con Dios la predicación del evangelio debe centrarse en Jesucristo y la fe en él


El evangelio de Pablo siempre se centró en Jesucristo y a éste crucificado (1 Corintios 2:2). El Cristo que predicó es el Cristo revelado en el Antiguo Testamento y en los Evangelios. Nótese que explicó el camino de la salvación, tanto a Lidia y su grupo, como al carcelero de Filipos y su casa (Hechos 16:14, 32). La gente necesita una comprensión adecuada para poder creer. Deben saber quién es Jesús y lo que afirmó. 

El Jesucristo que Pablo proclamó es claramente el Dios eterno manifestado en carne, que vino a llevar en la cruz la justa pena que Dios exige por nuestros pecados. Él enseñó que somos justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús (Romanos 3:24). Él dijo claramente: “mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia” (Romanos 4:5).

Pablo le dijo al carcelero: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (16:31). Cuando agrega, “tú y tu casa”, quiere decir que la misma promesa se aplica a su casa: Si creyeran en el Señor Jesús, ellos también serían salvos. No existe tal cosa como la salvación grupal basada en la fe de otra persona. Pero no puedes venir a Jesús como Salvador y hacer de Su Señorío un paquete opcional para considerar más adelante. Debes confiar en Él como Salvador y someter tu vida a Él como Señor. Por supuesto, creces tanto en la fe como en la obediencia a medida que maduras como cristiano. La evidencia inicial de que estos conversos se sometieron a Jesús como Salvador y Señor se ve en su obediencia a través del bautismo y en las buenas obras que siguieron a su fe (Hechos 16:15, 33, 34).

Hemos visto que Dios obra providencialmente para atraer a sí mismo a personas muy diferentes. Lo hace a través del mismo mensaje evangélico, proclamado por Sus siervos.

EN UN ENCUENTRO CON DIOS: LOS QUE ESCUCHAN EL EVANGELIO PUEDEN RESPONDER CON FE O RECHAZARLO


En un encuentro con Dios, Dios abre el corazón para responder con fe 


Aunque Lidia era una mujer religiosa y temerosa de Dios, aun no conocía el evangelio. Dios abrió su corazón para que respondiera a las cosas dichas por Pablo (Hechos 16:14). Muchos, si no todos, en su casa también creyeron, ya que confesaron su fe en el bautismo (Hechos 16:15). 

(También puedes leer: Los diez leprosos)

El carcelero y su familia también creyeron y fueron bautizados (Hechos 16:33-34). Ese es siempre el orden en el Libro de los Hechos: Primero la fe, luego el bautismo como una confesión pública de fe. El Nuevo Testamento es claro en que si creemos en Jesucristo como Salvador y Señor, no es porque fuéramos tan brillantes como para tomar esa decisión. Es porque Dios en su gracia abrió nuestros corazones para responder. La fe salvadora es don de Dios (Hechos 11:18;Ef. 2:8-9;Fil. 1:29).

Otros, al tener un encuentro con Dios, rechazan el evangelio por la dureza de sus corazones


Hubo algunos en las historias mencionadas que podrían haber conocido a Dios, pero no lo hicieron. Los dueños de la esclava perdieron a Dios por su codicia y enojo hacia Pablo por quitarles la fuente de sus ingresos (Hechos 16:19). También mintieron a los magistrados de la ciudad, inventando cargos falsos sobre Pablo y Silas. Los magistrados de la ciudad podrían haber escuchado la defensa de Pablo, que seguramente habría incluido el evangelio. Pero perdieron la oportunidad de encontrarse con Dios porque, como buenos políticos, querían mantener contentos a sus electores. La multitud en Filipos no se encontró con Dios porque se tragaron las acusaciones de los dueños de esclavos sin escuchar el mensaje de Pablo y sin pensarlo detenidamente. Probablemente algún prejuicio antisemita los inclinó a rechazar a Pablo y su evangelio.

(Te puede interesar: El corazón y la Biblia)

Aquellos que rechazan a Jesucristo no pueden culpar a Dios por no abrir sus corazones al evangelio. Son responsables de su propio pecado. Dios no les debe la salvación. Si perecen, perecen porque tienen “el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza” (Ef. 4:18, 19).

UN ENCUENTRO CON DIOS, CONCLUSIÓN


Alguien contaba sobre un hombre que vivía como un hippie inmoral y consumidor de drogas en uno de los cañones que conducen a la playa al noroeste de Los Ángeles. Una mañana, un pastor y su esposa oraron para que Dios dirigiera su día y tal vez los guiara a alguien que necesitaba escuchar acerca del Salvador. Mientras este pastor conducía por este cañón, su silenciador se cayó de su auto justo en frente de la choza de este hippie. Se acercó a la puerta para preguntar si podía usar el teléfono y, a través de este contacto, llevó a este hombre a Jesucristo.

(También puedes leer: Amémonos unos a otros)

¿Está Dios detrás de los insectos que aterrizan en la nariz de alguien, los perros que van a la iglesia y los silenciadores que se caen de los autos precisamente en el lugar correcto a lo largo del camino? ¿Está Él providencialmente detrás de que estés aquí hoy y leas este mensaje o escuches en determinado momento un mensaje acerca de tu necesidad de salvación? ¡Creo que sí!

(También puedes visitar Prédicas Cristianas Escritas)

La pregunta es, ¿Cómo responderás? En la dureza de tu corazón, ¿Te aferrarás a tu codicia y pecado y responderás con ira al mensaje, como lo hicieron los dueños de la muchacha esclava? O, ¿Te unirás a Lidia y al carcelero y a sus familias que respondiendo con fe y dando gloria a Dios por abrir tu corazón a las buenas nuevas, que Jesucristo salvará a todo pecador que cree en Él?. Es tiempo de tener un encuentro con Dios que cambie nuestras vidas.