Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

EL CORAZÓN Y LA BIBLIA


EL CORAZÓN Y LA BIBLIA, ¿QUÉ ES EL CORAZÓN SEGÚN LA BIBLIA?

El corazón y la Biblia

El corazón y la Biblia, lo que nos dicen Las Escrituras


Primero, diremos lo obvio: este artículo no trata sobre el corazón como un órgano vital, un músculo que bombea sangre por todo el cuerpo. Este artículo tampoco se ocupa de definiciones románticas, filosóficas o literarias.

(También te puede interesar: Dios está contigo en los momentos difíciles)

En lugar de eso, nos enfocaremos en lo que la Biblia tiene que decir acerca del corazón. La Biblia menciona el corazón casi 1.000 veces. En esencia, esto es lo que dice: El corazón es esa parte espiritual de nosotros donde moran nuestras emociones y deseos.

Si busca corazón en internet, encontrará millones de artículos sobre el corazón físico, con fotos y diagramas. Puede leer explicaciones detalladas de su función en el cuerpo y cómo funciona. También encontrará una gran cantidad de información sobre el cuidado de su corazón para que pueda vivir más tiempo.

Pero también sabemos que tenemos un corazón que es diferente del órgano físico que bombea sangre a través de nuestro cuerpo. Consideramos que el corazón es la fuente de nuestros sentimientos como el amor, la compasión, la lealtad o el dolor.

(Podría interesarte: El tiempo de Dios es perfecto)

¿Qué dice la Biblia acerca de nuestro corazón? En esta publicación, veremos qué es el corazón según la Palabra de Dios y la importancia de nuestro corazón en nuestra relación con el Señor.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE EL CORAZÓN?


El corazón y la Biblia: Lo que dicen las sagradas escrituras sobre el corazón


La Biblia define nuestro corazón a través de muchos versículos, no solo en un solo versículo. La Palabra de Dios nos muestra que nuestro corazón no es una cuarta parte separada de nuestro ser (espíritu, alma y cuerpo). En cambio, nuestro corazón es una composición de los tres componentes de nuestra alma: Nuestra mente, emoción y voluntad, además de la parte más importante de nuestro espíritu: Nuestra conciencia. Echemos un vistazo a algunos versículos clave que revelan esto.

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos Cristianos

1. El corazón y la Biblia: Nuestra mente es parte de nuestro corazón 


“Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?” (Mateo 9:4)

Pensar es una actividad de la mente, pero el Señor Jesús preguntó a los escribas por qué estaban pensando en sus corazones. Esto demuestra que nuestra mente es parte de nuestro corazón.

2. El corazón y la Biblia: Nuestra voluntad es parte de nuestro corazón


“Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor” (Hechos 11:23)

(También puedes leer: La mujer del flujo de sangre)

Proponerse es decidirse fuertemente a hacer algo, lo cual es un ejercicio de nuestra voluntad. Así que este versículo muestra que nuestra voluntad es parte de nuestro corazón.

3. El corazón y la Biblia: La emoción es parte del corazón


“También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo” (Juan 16:22)

El regocijo está relacionado con nuestras emociones, pero aquí vemos que nuestro corazón se regocija. Esto nos muestra que nuestra emoción también es parte de nuestro corazón.

4. El corazón y la Biblia: La conciencia es parte del corazón


“Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura” (Hebreos 10:22)

Tener el corazón rociado de una mala conciencia indica que nuestra conciencia también es parte de nuestro corazón.

(Puede que te interese: Prédicas Cristianas Escritas)

Esto se confirma aún más con la frase “si nuestro corazón nos reprende” en 1 Juan 3:20. Dado que nuestra conciencia nos culpa o nos condena cuando hemos hecho algo malo, este versículo también deja muy claro que nuestra conciencia es parte de nuestro corazón.

EL CORAZÓN Y LA BIBLIA: LA IMPORTANCIA DE NUESTRO CORAZÓN


Ahora veamos dos razones por las que la función de nuestro corazón es tan importante.


Los versículos anteriores nos muestran que nuestro corazón hace mucho más de lo que pensamos. Además de sentir la amplia gama de emociones humanas, nuestro corazón piensa, decide y percibe el bien del mal; pero hay dos razones por las cuales nuestro corazón es tan importante.

(Quizás te interese leer: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Amamos con nuestro corazón


Jesús dijo en Marcos 12:30: “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”

Si no tuviéramos un corazón, no podríamos sentir el amor. Dios nos creó con un corazón para que pudiéramos tener una relación amorosa con Él. Entonces, en un sentido muy real, nuestro corazón está en el centro de nuestra relación con Dios.

Nuestro corazón es la puerta de nuestro ser.


Además de ser el centro de nuestra relación con Dios, nuestro corazón es también la puerta de entrada de todo nuestro ser.

Que nuestro corazón sea la puerta de entrada de todo nuestro ser significa que lo que permitimos entrar y salir está determinado por nuestro corazón. Por ejemplo, podemos cerrar nuestro corazón a ciertas personas y abrirlo a otras.

(Podría interesarte: Un corazón contrito y humillado)

Cuando consideramos nuestra experiencia de salvación, este punto se vuelve claro para nosotros. Cuando escuchamos cómo el Señor Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, fuimos convencidos de nuestra pecaminosidad; al mismo tiempo, comenzamos a apreciar a Jesús y lo que hizo por nosotros. Sentimos la profundidad y la dulzura de Su amor por nosotros. Entonces abrimos las puertas de nuestro corazón para creer en Él y aceptarlo como nuestro Salvador. Fue nuestro corazón el primero que fue tocado y abierto para dejarlo entrar.

EL CORAZÓN Y NUESTRA RELACIÓN CON DIOS


¡Fuimos creados por Dios de una manera tan maravillosa! Tenemos un espíritu para contactarlo, recibirlo y contenerlo como vida, y un corazón para amarlo. Él quiere ser nuestra vida y quiere que lo amemos con todo nuestro corazón .

(También puedes leer: Crea en mí un corazón limpio)

Nuestra relación con el Señor comienza en nuestro corazón. También es mantenido por nuestro corazón. Por eso es tan importante la condición de nuestro corazón.

Con cualquier relación, cuando surge un problema, debemos abordarlo. No debemos pensar que el problema desaparecerá por sí solo. Tal vez tengamos cierta actitud hacia la otra persona, o ciertos pensamientos negativos sobre ella. Tal vez dijimos o hicimos algo que lastimó a la otra persona, pero no estamos dispuestos a enmendarnos. Dejar tales cosas sin resolver solo puede resultar en dañar la relación.

De la misma manera, para que podamos estar en armonía con el Señor y disfrutar de una relación amorosa con Él, debemos abordar cualquier problema que surja entre nosotros y el Señor. Tales problemas siempre están de nuestro lado e involucran nuestro corazón.

De hecho, muchas dificultades en nuestra vida cristiana que nos impiden progresar son realmente problemas en nuestro corazón, es decir, en nuestra mente, emoción, voluntad o conciencia.

Por ejemplo, podemos tener un problema en nuestro corazón porque nuestros pensamientos sobre cierto asunto no concuerdan con los pensamientos del Señor. O tal vez los sentimientos que tenemos hacia alguien no se corresponden con los sentimientos del Señor. Quizá insistimos en seguir nuestro propio camino porque nuestra obstinada voluntad está endurecida. O podemos tener un problema en nuestra conciencia porque no hemos tratado con las cosas que han ofendido y disgustado al Señor. Con nuestro corazón en tal estado, ¿Cómo puede ser dulce y armoniosa nuestra relación con el Señor?

(Puede que te interese: Dejando las heridas del pasado)

Ahora podemos ver cuán importante es ser conscientes de la condición de nuestro corazón para mantener nuestra relación amorosa y cálida con el Señor. 

EL CORAZÓN Y LA BIBLIA ¿QUÉ ES EL CORAZÓN EN LA BIBLIA?


Leemos mucho sobre el corazón en la Biblia, porque en los tiempos bíblicos se pensaba que nuestras decisiones, sentimientos y procesos de pensamiento venían del corazón. En la Biblia, el corazón es una especie de “centro de control” desde el cual se tomaban todas nuestras decisiones. Entonces, cuando leemos sobre el corazón en la Biblia, se trata del lugar donde tienes tu voluntad, tu actitud e intenciones, y que es la fuente de tus pensamientos, acciones y palabras.

Este corazón es el núcleo de lo que eres como persona. Tu corazón eres, esencialmente, tú.


Con tu corazón eliges entre el bien y el mal. Tu conciencia envía un mensaje de si algo está bien o mal, y tu corazón es lo que te impulsa a elegir. El corazón que está en conexión con Dios es capaz de elegir el bien cada vez. El corazón que se abre a otras influencias impuras se vuelve ciego y confuso a la hora de discernir entre el bien y el mal. “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra” (Salmo 119:9).

(Puede que te interese: Los que esperan en Jehová)

EL CORAZÓN Y LA BIBLIA: CORAZONES PUROS O IMPUROS


Todos nacemos con corazones limpios y puros. Tu corazón se vuelve impuro cuando pecas voluntariamente, una y otra vez. Por ejemplo, cuando sigues volviendo atrás y haciendo algo que sabes que está mal, repetidamente, sin arrepentirte. Pueden ser cosas como la deshonestidad, la envidia, mirar cosas impuras, guardar rencor. Ocurre cuando no quieres dejar de hacerlo, aunque eres consciente de que es malo.

Dios limpia y purifica el corazón


Pero cuando decides renunciar a tu propia voluntad y caminos y entregar tu vida a Dios, Él limpia y purifica tu corazón. "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí" (Salmo 51:10). De esta manera nace un nuevo “tú”. Esto significa que obtienes una nueva actitud, una nueva voluntad, que es un deseo de elegir siempre el bien y hacer la voluntad de Dios. Este corazón renovado es limpio y puro desde el principio. Entonces, no tienes que luchar para purificar repetidamente tu corazón. 

(Te puede interesar: Perfección en la Biblia)

Tu corazón no se vuelve impuro porque eres tentado. Se vuelve impuro cuando permites que esa tentación entre en tu corazón. Es decir, cuando repetidamente, deliberadamente pecas sin arrepentimiento. Eso hace que tu corazón se manche y se endurezca.

A veces caes en pecado, pero una caída en sí misma no significa que tu corazón se vuelva impuro. Tu reacción a tu caída prueba lo que hay en tu corazón. Si caes y te arrepientes, te entristeces y te arrepientes, entonces tienes un corazón puro que está abierto a Dios, y Él te perdona de inmediato. Pero si te encoges de hombros, si no te importa y no hay arrepentimiento, entonces estás endureciendo tu corazón, tu corazón se vuelve impuro. Tu corazón se cierra a Dios.

EL CORAZÓN Y LA BIBLIA: DEBEMOS GUARDAR O CUIDAR NUESTRO CORAZÓN


Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida (Proverbios 4:23)


En otras palabras, haz todo lo posible para mantener puro tu corazón, porque tú eres tu corazón: Toda tu vida proviene de tu corazón, porque de él mana la vida. Los temas de la vida son tus decisiones, tus acciones y reacciones, la forma en que te sientes, piensas y razonas acerca de las cosas, tus palabras. Estos pueden ser puros o impuros, según la condición de tu corazón y las decisiones que haya tomado y afectan tu relación con Dios.

(También puedes leer: Don de sanidad)

Si tu corazón es puro, entonces todo lo que surge de tu vida es puro. Si tu corazón es impuro, entonces todo lo que proviene de tu vida es impuro. Tus acciones son el resultado de lo que hay en tu corazón. Jesús dice esto muy claramente en Mateo 12:34-35: “¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas” También podríamos decir que no sólo habla su boca, sino que su mente piensa y su cuerpo actúa.

Por eso lo dice con tanta fuerza Proverbios: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón”. Porque lo que está en tu corazón se convierte en tu vida.

EL CORAZÓN Y LA BILIA: ¿QUÉ MÁS NOS DICEN LAS ESCRITURAS?


Antes de mirar el corazón humano, mencionaremos que, dado que Dios tiene emociones y deseos, también se puede decir que tiene un "corazón". Tenemos un corazón porque Dios lo tiene. David era un hombre “conforme al corazón de Dios” (Hechos 13:22). Y Dios bendice a Su pueblo con líderes que conocen y siguen Su corazón (1 Samuel 2:35;Jeremías 3:15).

Engañoso es el corazón más que todas las cosas


El corazón humano, en su condición natural, es malvado, traidor y engañoso. Jeremías 17:9 dice: "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?" En otras palabras, la Caída nos ha afectado al nivel más profundo; nuestra mente, emociones y deseos han sido contaminados por el pecado, y estamos ciegos a cuán generalizado es el problema.

(También puedes leer sobre Escatología Bíblica)

Dios conoce los secretos del corazón


Puede que no entendamos nuestros propios corazones, pero Dios sí. Él “conoce los secretos del corazón” (Salmo 44:21; ver también 1 Corintios 14:25). Jesús “no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre” ( Juan 2:24-25). Basado en Su conocimiento del corazón, Dios puede juzgar con justicia: “Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras” (Jeremías 17:10).

(Te podría interesar: Santa cena y su significado)

Jesús señaló la condición caída de nuestros corazones en Marcos 7:21-23: "Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre"

Entonces, para que una persona sea salva, el corazón debe ser cambiado, transformado. Esto solo sucede por el poder de Dios en respuesta a la fe. “Con el corazón se cree para justicia” (Romanos 10:10). En Su gracia, Dios puede crear un nuevo corazón dentro de nosotros (Salmo 51:10; Ezequiel 36:26). Él promete “vivificar el corazón de los quebrantados” (Isaías 57:15 ).

La obra de Dios de crear un nuevo corazón dentro de nosotros involucra probar nuestros corazones (Salmo 17:3; Deuteronomio 8:2) y llenar nuestros corazones con nuevas ideas, nueva sabiduría y nuevos deseos (Nehemías 7:5; 1 Reyes 10:24; 2 Corintios 8:16).

(Te puede interesar: Teología sistemática I)

El corazón es el centro de nuestro ser, y la Biblia otorga gran importancia a mantener nuestros corazones puros: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida” (Proverbios 4:23).