Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

PERFECCIÓN EN LA BIBLIA


LA DOCTRINA DE LA PERFECCIÓN EN LA BIBLIA

La perfección en la Biblia. Hombre leyendo Biblia abierta sobre una mesa

La perfección según la Biblia


El reto de todo cristiano es continuar hacia la perfección. Algunos incluyen la perfección en la Biblia como una parte de los principios de la sana doctrina, otros no lo hacen; sin embargo, independientemente de la posición que tengamos, es necesario e importante el estudio del tema de la perfección en la Biblia.


Definición de perfección 


Varias palabras griegas y hebreas son traducidas a la palabra perfección. Cualquier léxico hebreo o griego nos dará la definición o significado de la palabra perfección; sin embargo, aquí se presentamos algunas:

Palabras hebreas para perfección:


1) Tamiym: Significa entero, integridad, verdad, sin culpa, completo, lleno, perfecto, sincero, fiable, sin mancha, sin profanación, recto y cabal. 

2) Shalem: Significa completo, amigable, lleno, justo, listo, pacífico, perfecto, quieto y cabal.

(Puede que te interese: Un corazón contrito y humillado)

3) Tam: Significa completo, piadoso, amable, querido, unido, perfecto, simple, sin profanación y recto. 

4) Tummiym: Significa perfección, Tumim lo cual representa la verdad completa. Esto tiene que ver con el Urim y el Tumim de la vestidura del sumo sacerdote. 

5) Miklah: Significa perfección y termianción

6) Kaliyl: Significa completo, el todo, específicamente un sacrificio enteramente consumado, lleno, todo, cada ápice, perfecto, totalmente, todo el holocausto y completamente. 

Palabras griegas para perfección:


1) Teleios: Significa completo, maduro, hombre y perfecto

2) Teleiotes: Significa completo y perfección

3) Teleioo: Significa terminar, realizar, consumar, consagrar, terminar, cumplir y perfecto. 

4) Teleilosis: Significa terminación, verificación, absolución, perfección y ejecución

5) Telesphoreo: Quiere decir ser el poseedor de realización (madurez), madurar fruto, traer el fruto a la perfección.

(Podría interesarte: Mejor es un día en tus atrios)

6) Akribeia: Significa exacto, manera perfecta y exactamente. 

7) Katartizo: Significa finalizar completamente, reparar, ajustar, enmarcar, enmendar, restaurar, preparar, adiestrar completamente y equipar. 

8) Holokleria: Significa totalidad física, solidez perfecta, completo en cada parte, entero, total. 

9) Artios: Significa fresco, completo y perfecto.

10) Diasozo: Significa curar, preservar, rescatar, traer, seguridad, sana, y hacer todo enteramente.

Las palabras hebreas en estas definiciones las encontramos en el Antiguo Testamento, y las palabras griegas las encontramos en el Nuevo Testamento. Podemos observar que sus significados son prácticamente los mismos, solamente varían cuando se aplican a ciertas cosas y situaciones. 

DEFINICIÓN DE PERFECCIÓN SEGÚN WEBSTER


Según Webster, perfección significa completo en todo aspecto, sin defecto u omisión, fiable e impecable. En una condición de excelencia completa, como en una habilidad o cualidad, sin falta y más excelente.

(Puede que te interese: El tiempo de Dios es perfecto)

Muchas veces hemos escuchado decir que "nadie es perfecto" o que "nadie nunca ha sido perfecto excepto Jesucristo". Como podemos notar, según el diccionario Webster, eso es verdad; pero la Biblia no usa la definición moderna del Webster cuando habla de perfección. 

Por lo tanto, el estudio bíblico de este tema está basado en el idioma original en lugar del Webster. No debemos ser intimidados por los comentarios de aquellos que no entienden la escritura. La perfección es una doctrina de la Biblia y alcanzable ante la vista de Dios mientras vivimos en esta tierra. 

EN EL ESTUDIO DE LA PERFECCIÓN, HAY DOS COSAS A TENERSE EN MENTE


1) Dios es perfecto


Dios es perfecto en cada sentido de la palabra. Dios no tiene fallas, no le falta nada, es inmutable, sin pecado, no puede ser tentado y sabe todas las cosas. Mientras que nosotros solamente conocemos en parte (1 Corintios 13:9), Dios conoce todas las cosas. 

(Podría interesarte: Don de profecía, estudio bíblico)

Podríamos discutir la perfección de Dios interminablemente, pero con estos comentarios es suficiente mientras se estudia la perfección en la Biblia (2 Samuel 22:31; Deuteronomio 32:4; Mateo 5:48; Job 36:4; Job 37:16)

2) La palabra de Dios es perfecta


La palabra de Dios es perfecta en cada aspecto. La palabra de Dios no necesita añadiduras, tachaduras o correcciones; solo necesita ser estudiada, oída, predicada y obedecida (Salmo 19:7; Santiago 1:25; Apocalipsis 22:18-19)

LA PERFECCIÓN ENSEÑADA


Nuestro Dios demanda perfección física exterior de los levitas en el sacerdocio del Antiguo Testamento, pero hoy Dios requiere perfección interior espiritual del sacerdocio de creyentes del Nuevo Testamento (1 Pedro 2:9) 

(También puedes leer: El amor cubre multitud de pecados)

Somos desafiados y llamados en la escritura para llegar a ser un hombre, completo, recto, adaptado y maduro en Cristo Jesús. La palabra de Dios nos instruye a refrenarnos del pecado, pero aun no estamos condenados si fallamos, tenemos un abogado para con el Padre (1 Juan 2:1-2).

La perfección no indica individuos sin fallas


Dios sabía que nosotros podríamos y en efecto fallamos, la perfección entre los hombres no indica individuos sin fallas, sin pecado, que nunca han o nunca van a fallar a Dios. Cuando un verdadero santo le falla a Dios (Y estos luchan constantemente para no fallar), ellos son impulsados para ir a Dios en arrepentimiento o a su prójimo si le han fallado. Dichos santos que hacen esto, juntamente con esforzarse en guardar la palabra de Dios, que luchan por ser mejores santos y siguen la paz con todos los hombres y la santidad, son maduros ante los ojos de Dios. 

La voluntad de Dios para nosotros es la perfección


La voluntad de Dios para nuestras vidas es la perfección, lo cual es simplemente madurez, ser adulto o completo en Cristo. Aquellos que fallan en crecer, corregir errores y caminar en humilde obediencia a la palabra de Dios son niños carnales y son inexpertos en la palabra (Hebreos 5:12-14; 1 Corintios 3:1-3).

(Puede que te interese: Estudios bíblicos cristianos)

Por mucho tiempo hemos visto la perfección como una meta inalcanzable en esta vida. Es un reto levantarnos e ir hacia este destino bíblico en Cristo. A los ojos de los hombres no somos perfectos, pero ante Dios podemos ser completos, enteros y sin que nos falte nada. Las fallas pueden ocurrir pero podemos levantarnos porque hemos crecido en Cristo. 

DEBEMOS IR HACIA DELANTE, A LA PERFECCIÓN


La palabra de Dios nos enseña que hay algo para "...ir hacia delante... (Hebreos 6:1). Escrituralmente podemos alcanzar la perfección. A continuación algunas escrituras que nos hablan sobre la perfección.

1) Tenemos que mirar al hombre perfecto (Salmo 37:37; 64:1-4)

2) Tenemos que ser perfectos como nuestro Padre que está en el cielo es perfecto (El amor es el tema en este contexto), cuando se trata de amar (Mateo 5:48)

3) Los cinco ministerios son dados para la perfección de los santos (Efesios 4:11-13) 

4) La palabra de Dios nos es dada para perfeccionarnos y prepararnos enteramente (2 Timoteo 3:16-17)

5) El control de la lengua es una parte de la perfección (Santiago 3:2) 

6) Esforzarse por la perfección debe ser algo constante (Filipenses 3:10-17)

7) Cosas que nos ayudan a alcanzar la perfección (Colosenses 1:28,4:12; Santiago 1:4; 1 Pedro 5:10; Hebreos 2:10; 2 Corintios 13:9)

De acuerdo a la definición proporcionada por el diccionario Webster nunca alcanzaremos la perfección ante los ojos de los hombres. Dejemos de preocuparnos por lo que nos dice el diccionario Webster y sigamos hacia la madurez, la perfección y la realización en Cristo. 

LA PERFECCIÓN REQUERIDA


Muchas áreas de nuestra vida necesitan perfección y se nos señalan en la palabra de Dios. Desarrollo y madurez es de gran necesidad en todas las áreas de nuestra vida, pero nos referiremos a cuatro áreas solamente: Fe y obras, el corazón, llevar fruto y el amor.

La perfección en la Fe y obras


Dios ha unido tanto la fe y las obras que uno sin el otro está incompleto. Vamos a meditar en la importancia de cada uno por separado, pero últimamente ambos se presentan unidos en unísono para cualquier cosa digna de ser alcanzada. Uno no es exaltado sobre el otro, pues ambos elementos son importantes y esenciales en nuestra vida cristiana.

1) Fe


Pablo en Hebreos 11:1 nos da la definición de la fe. Después de que somos salvos debemos continuar y desarrollar nuestra fe en Dios a un punto de perfección o madurez. 

(Quizás te interese: Prédicas Escritas)

Pablo quería ayudar a los santos de Tesalónica a perfeccionarse en lo que les faltaba de fe (1 Tesalonicenses 3:10). También podemos leer y meditar en el clamor desesperado de un hombre incrédulo en Marcos 9:14-29.

Debemos pedir a Dios con fe, no dudando, esto nos lo dice Santiago 1:5-6)

La fe de Abraham era perfecta por las obras; la fe sin obras es muerta (Santiago 2:14-26)

2) Las obras


Dios espera que nosotros pongamos manos y pies a nuestras oraciones y fe en Él. Las obras son el espíritu de vida de la fe (Santiago 2:26). Sin obras, la fe sola , es muerta.

La fe de Abraham era perfecta por sus obras (Santiago 2:22). Dios quiere hacernos perfectos en cada buena obra que hagamos para hacer su voluntad (Hebreos 13:20-21).

(También puedes leer: El principio de la sabiduría)

El joven rico había hecho muchas cosas buenas, pero todavía era imperfecto en lo que Dios quería (Mateo 19:21)

Las obras de Sardis no eran perfectas delante de Dios (Apocalipsis 3:2)

Haga un estudio comparativo de Romanos 4; Gálatas 3 y Santiago 2. Note la correlación entre fe y obras. 

La perfección en el corazón


El Antiguo y Nuevo testamento hacen referencia a las expectativas de Dios concernientes al corazón. Los cristianos tibios tienen una ocupación limitada en la obra de Dios; Satanás ataca su divisionismo de corazón y consagración y lo separa del amor de Dios.


1) Salomón exhortó a Israel a dejar que su corazón fuese perfecto delante de Dios (1 Reyes 8:61). Las mujeres extranjeras apartaron el corazón de Salomón de Dios porque su corazón no era perfecto con el Señor (1 Reyes 11:4). David había prevenido a Salomón para que sirviera al Señor con un corazón perfecto (1 Crónicas 28:9)

2) Abiam, rey de Judá, no tuvo un corazón perfecto delante de Dios (1 Reyes 15:1-3)

3) Ezequías es merecedor de estudio cuando se piensa en un corazón perfecto delante de Dios (2 Reyes 20:1-7; 2 Crónicas 32:24-31)

4) Amasias, rey de Judá, no tenía un corazón perfecto (2 Crónicas 25:1-2)

5) Dios se muestra a sí mismo con aquellos cuyos corazones son perfectos (2 Crónicas 16:9; Salmo 105:1-3)

6) Debemos amar a Dios con todo nuestro corazón (Lucas 10:27; Deuteronomio 6:5)

7) Estudie las cosas que vienen del corazón para guardarnos de estas cosas (Marcos 7:20-23)

8) La iglesia primitiva sirvió a Dios con un solo corazón o unidad de corazón (Hechos 2:42-47; 4:31-37)

9) El corazón de Ananías y Safira no era recto para con Dios (Hechos 5:1-11)

(Puede que te interese: Escatología Bíblica)

La madurez interna, los corazones no divididos y de un solo doblez, son enormemente necesitados en nuestras vidas (Mateo 6:22-23). Rubén fue condenado por tener un corazón dividido (Jueces 5:15), ¿Cómo podemos nosotros esperar menos? Donde está nuestro tesoro allí estará nuestro corazón. Dios nos ayude a mantener nuestro corazón con toda diligencia, pidiéndole a Él que lo examine y lo perfeccione ante sus ojos. 

La perfección llevando fruto


Dios quiere que seamos cristianos que lleven fruto, eliminando cualquier cosa de nuestras vidas que pudiera detener o destruir el fruto espiritual. 

1) La semilla que cayó entre espinos no produjo fruto a la perfección (Lucas 8:4-15). Estos espinos son identificados como: Los afanes de este mundo, los engaños, los placeres de la vida, los deseos de otras cosas. La perfección en llevar fruto no puede ser llevada a cabo si dejamos que cualquiera de estos espinos crezca, eventualmente ellos ahogan la palabra.

2) Jesús nos enseñó la importancia de llevar fruto y cómo lograrlo (Juan 15:1-8) 

3) Llevar el fruto del Espíritu Santo debería ser la búsqueda de cada cristiano (Gálatas 5:19-23)

4) Añadir las siete cosas mencionadas en 2 Pedro 1:4-10 a nuestra fe, es una prioridad si queremos dar fruto. 

Los cristianos que llevan fruto son el resultado de la perfección o madurez, llenura y crecimiento en Cristo. 

La perfección en el amor


La perfección en el amor es lograda en nuestras vidas cuando podemos amar a nuestros enemigos y hablarle a cada uno, especialmente a aquellos que no son de nuestra profesión, fe, raza, entre otros. Ame a su prójimo como a usted mismo y ame a los hermanos con amor entrañable.

(Podría interesarte: Ninguno tenga en poco tu juventud)

1) Jesús nos manda a ser perfectos como nuestro Padre celestial es perfecto (Mateo 5:43-48). El amor es el tema en el contexto aquí. 

2) El guardar la palabra de Dios demuestra perfecto amor (1 Juan 2:4-5)

3) El amarnos unos a otros muestra perfección en el amor (1 Juan 4:11-21)

4) Amor es el vínculo de la perfección (Colosenses 3:14)

Odio, conflictos y amargura no tienen lugar en el corazón y la vida de un hijo de Dios. Prejuicios, selectividad y parcialidades salen cuando el amor de Dios se perfecciona en nuestras vidas. Dios nos ayuda y nos madura al punto que podamos no solo amar a nuestra familia y amigos cercanos; sino a ver al hambriento, al herido, al mundo solitario y amarlos como Dios los ama.

LA PERFECCIÓN LOGRADA


La perfección es alcanzable u obtenible, de lo contrario, Dios nunca nos hubiera llamado a la perfección (Hebreos 6:1). La conversión, el milagro de un momento, el formar un santo, el trabajo de toda una vida, es una declaración repetida muy a menudo y verdadera. 

(También podría interesarte: Temas para jóvenes cristianos)

Nuestra meta debería ser ir de niños a hombres porque la leche es para los niños, mientras que la carne es para " aquellos que son maduros" (Hebreos 5:12-14)

Los bebés nacen con cada miembro del cuerpo humano, pero estos miembros están muy lejos de la madurez. Hombres y mujeres nacen en el reino de Dios con cada elemento requerido para alcanzar la perfección. Con la palabra de Dios, el Espíritu Santo y el ministerio, la perfección o la madurez puede ser alcanzada. 

Ejemplos de la perfección lograda o alcanzada


1) Noé era un hombre justo y perfecto en sus generaciones (Génesis 6:8-9) 

2) Dios le pidió a Abraham que caminara delante de Él y fuera perfecto (Génesis 17:1)

3) Job era un hombre perfecto y justo (Job 1:1-8; 2:3;8:20; 9:19:22)

Con la ayuda del Espíritu Santo, en esta dispensación de la gracia, podemos crecer, ser maduros y alcanzar la perfección. Si estos hombres del Antiguo Testamento pudieron, también podemos lograrlo. 

(Puede que te interese: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Nunca te detengas sino sigue adelante, como Pablo nos desafía en Hebreos 6:1. Usted es mejor de lo que era, pero aun no es lo que puede ser. Descubra su talento, use sus destrezas y desarrolle su vida al máximo potencial en el reino de Dios.