Santiago dice someteos pues a Dios, pero ¿Qué significa someterse a Dios?

Someteos pues a Dios, Santiago 4:7)

Someteos pues a Dios, Versículo en Santiago 4:7


"Someteos pues a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros" (Santiago 4:7). Con Dios sólo hay luz, amor y misericordia. Someternos a Dios nos llevará a una vida de pura devoción a Dios y a una vida gozosa en adoración al Salvador de nuestras almas.

(Te puede interesar: La oración de fe)

Someternos a Dios es un tema común en toda la Biblia. En el Nuevo Testamento, Santiago nos dice: “Someteos pues a Dios...” (Santiago 4:7). Someternos a Dios puede ser difícil, pero vamos a meditar en lo que significa "someteos pues a Dios".

Someteos pues a Dios, Santiago 4:7


Someterse a Dios para resistir al diablo


Es de gran importancia someternos a Dios. Cuando nos sometemos a Dios, podremos resistir mejor al diablo y él huirá de nosotros. Someteos pues a Dios significa escucharlo, obedecerlo y seguirlo.


Cuando nos sometemos a Dios, reconocemos Su Señorío en nuestras vidas. Debemos renunciar a nuestros propios deseos, esperanzas y anhelos y elegir seguir a Jesús dondequiera que Él nos lleve. A veces puede ser difícil someterse a Dios, pero es lo que debemos hacer, como dice Santiago 4:7 "someteos pues a Dios".

Someteos pues a Dios, aunque es más fácil escuchar nuestra naturaleza pecaminosa y seguirla que someterse a Cristo. Es más difícil someterse a Dios, pero es lo correcto. Como cristianos, el Espíritu Santo puede ayudarnos a someternos a Dios. 

Someteos pues a Dios, cultivar el fruto del Espíritu nos ayuda


El Espíritu Santo puede ayudarnos a someternos a Dios obedeciéndolo y siguiéndolo. Con la ayuda del Espíritu Santo, podemos cultivar los frutos del Espíritu Santo en nuestras vidas. Los frutos consisten en amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza (Gálatas 5:22-23).

(También puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Cultivar estos frutos del Espíritu puede ayudarnos a someternos mejor a Dios. Al someternos a Dios, le hacemos saber que Él es el Señor de nuestra vida y que lo amamos más que a nadie ni a nada.

Someteos pues a Dios, necesitamos su ayuda, fortaleza y guía


Someteos pues a Dios... Muchas veces pensamos que somos capaces por nosotros mismos de pelear nuestras batallas, pero necesitamos la ayuda de Dios. No es posible pelear nuestras batallas sin el Señor. Necesitamos Su ayuda, guía y fortaleza.

(Puede que te interese: Mi paz os dejo mi paz os doy)

Al Señor le encanta ayudarnos en nuestras batallas y darnos alivio. La batalla es del Señor y Él puede ayudarnos sin importar lo que enfrentemos.

Someteos pues a Dios y renunciemos a todo por Dios


Someteos pues a Dios significa que estamos dispuesto a dejarlo todo por Él


Someternos a Dios significa que debemos estar dispuestos a dejarlo todo por Él y seguirlo. Jesús nos dice: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame” (Lucas 9:23).

Negarnos a nosotros mismos puede ser difícil en un mundo centrado en el "yo"; sin embargo, con la ayuda de Dios, podemos hacerlo. Someteos pues a Dios no significa que tengamos un pie en la puerta para seguir a Jesús y un pie fuera de la puerta para seguirnos a nosotros mismos. Es vital que hagamos todo lo posible y sigamos a Jesús por completo.

(También puedes leer: Muchas son las aflicciones del justo)

Ésta es la única manera en que podemos someternos plenamente a Dios. Negarnos a nosotros mismos y seguirlo deben ser ambas cosas para someternos a Dios. Sin estos dos aspectos, no nos sometemos verdaderamente a Dios. Piensa en todas las cosas que ocupan tu tiempo cada día.

¿Están enfocados en Dios? ¿Estás realizando tus actividades diarias para la gloria de Dios? ¿Estás eligiendo seguirlo con todo tu corazón incluso cuando es difícil? La mayoría de nosotros diríamos que no a al menos una de estas preguntas.

Es importante que nos sometamos a Dios renunciando a nuestras propias necesidades, eligiendo seguirlo intencionalmente y viviendo nuestras vidas en el conocimiento de Jesús. Cuanto más nos centremos en Dios, lo sigamos y le sirvamos, mejor seremos para obedecer lo que dice Santiago: "Someteos pues a Dios".


Centrarse en Dios significa que tratamos de ver a Dios en cada circunstancia que enfrentamos. Ya sea que la circunstancia sea triste o alegre, debemos centrarnos en Dios y su gran amor. El autor de Hebreos nos dice:

"Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios" (Hebreos 12:1-2).

Tal como nos dice el autor de Hebreos, debemos fijar nuestros ojos en Jesús y centrarnos en Él. Seguir a Jesús también es crucial para someternos a Dios. Cuando seguimos a Jesús, verdaderamente estamos obedeciendo sus enseñanzas.

Seguir a Jesús significa obedecerlo y poner en práctica lo que dijo. Someteos pues a Dios, el Señor nos dice: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15). 

(Podría también interesarte: Bienaventurados los de limpio corazón)

Al servir a Dios en nuestras acciones, elecciones y vidas, estamos demostrando que Jesús es el verdadero Señor de nuestras vidas. Los actos de servicio a Dios dan fe de la verdad de que Dios es digno de toda nuestra adoración y alabanza.

Someteos pues a Dios, es necesario someternos a Dios cada día. La sumisión a Dios no puede ocurrir sólo de vez en cuando o cuando “tenemos ganas de hacerlo”. Más bien, debemos someternos a Dios a diario y con cada fibra de nuestro ser.

Someterse a Dios trae gozo


Cuando nos sometemos a Dios, viviremos una vida llena de gozo. Dios es el Creador de nuestras almas y seremos más gozosos cuando le sirvamos, lo sigamos y le obedezcamos. Una vida de desesperanza surge de una vida que no se centra en Dios.

(También te puede interesar: Personajes de la Biblia)

Además de una vida más gozosa, someternos a Dios también nos ayuda a resistir al diablo (Santiago 4:7). Resistir al diablo significa alejarse de las cosas del mundo y resistirlas. La Biblia es clara en cuanto a que Satanás es el “dios” de este mundo (2 Corintios 4:4).

La Biblia también es clara en que no podemos ser amigos tanto del mundo como de Dios (Santiago 4:4). Si somos amigos del mundo, entonces somos enemigos de Dios. Por eso es vital que resistamos al diablo y las tentaciones del mundo.

La Biblia nos promete que si nos sometemos a Dios y resistimos al diablo, el diablo huirá de nosotros (Santiago 4:7). Por lo tanto, someteos pues a Dios, centrémonos en Él, sirviendo y obedeciéndole, resistamos al diablo y vivamos una vida para la gloria de Dios.

Puedes elegir hoy resistir al diablo y no escuchar más sus mentiras. En lugar de escuchar a Satanás y al mundo, elige escuchar a Dios y someterte a Él.

Someteos pues a Dios, conclusión


Con Dios sólo hay luz, amor y misericordia. Someternos a Dios nos llevará a una vida de pura devoción a Dios y a una vida gozosa en adoración al Salvador de nuestras almas. Si te resulta difícil someterte a Dios, ora y pide ayuda a Dios.

(También te puede interesar: Prédicas Cristianas Escritas)

El Señor escucha cada oración y responde de acuerdo con Su divina Voluntad (1 Pedro 3:12; Romanos 8:28). Dios puede darte ayuda a través de la obra del Espíritu Santo en tu vida. Someternos a Dios puede ser difícil, pero cuando nos sometemos a Dios, viviremos una vida para la gloria de Dios.