Estudios Bíblicos Pentecostales, Prédicas Cristianas,Temas para Predicar, Enseñanzas Bíblicas

Bienvenidos a Estudios Bíblicos Pentecostales

LA GLORIA DE DIOS EN LA BIBLIA


LA GLORIA DE DIOS, ¿QUÉ SIGNIFICA LA GLORIA DE DISO?

La gloria de Dios, rayos de luz del cielo en el mar

Definición de la gloria de Dios en la Biblia


La gloria de Dios es la magnificencia, el valor, la hermosura y la grandeza de sus muchas perfecciones, que muestra en sus actos creativos y redentores para dar a conocer su gloria a quienes están en su presencia.

Resumen sobre la gloria de Dios en la Biblia


La gloria de Dios está entretejida a lo largo de la historia bíblica y forma el origen, el contenido y la meta de toda la narrativa cósmica. "La gloria de Dios es la magnificencia, el valor, la hermosura y la grandeza de sus muchas perfecciones". 

(También te puede interesar: Dios está contigo en los momentos difíciles)

Dios comunica su gloria a través de su creación, portadores de su imagen, providencia y actos redentores. El pueblo de Dios responde glorificándolo. Dios recibe la gloria y, al unir a su pueblo con Cristo, manifiesta su gloria en ellos. Y todo esto contribuye a su gloria, ya que Dios en sus múltiples perfecciones es exhibido, conocido, regocijado y apreciado.

La gloria de Dios es un magnífico tema bíblico. Se aborda en cada sección bíblica principal, se relaciona con cada doctrina bíblica principal y se entrelaza a lo largo de la historia bíblica. Es tan central en las Escrituras que la historia de la Biblia es, en cierto sentido, el drama de la gloria de Dios.

LA CENTRALIDAD DE LA GLORIA DE DIOS EN LA BIBLIA


Muchos puntos de inflexión clave en la historia bíblica enfatizan la gloria de Dios y atestiguan sus variadas manifestaciones. La gloria de Dios se revela a través de la creación (Gén. 1; Sal. 19:1–2; Rom. 1:18–25); se identifica con la creación humana a imagen de Dios, coronada de gloria (Gén. 1–2; Sal. 8:3–5; 1 Cor. 11:7).


A continuación mencionaremos muchos textos de las escrituras que mencionan la gloria de Dios y posteriormente hablaremos del significado de la gloria de Dios y el sentido que le da la Biblia.

La gloria de Dios en la Biblia vinculada al Éxodo


La gloria de Dios está vinculada al Éxodo (Éxodo 3; 13:31; 16:10; 24:9–18; 34:29), al fuego/brillante/luz brillante (Éxodo 3; 13:31; 16:10; 24 :9–18; 34:29; Levítico 9:23; Isaías 60:1–3; 60:19; Ezequiel 1:28; 10:4; 43:2; Lucas 2:9; 2 Corintios 3 :7; 4:4-6; Heb. 1:3; Apoc. 18:1; 21:11, 23), la gloria de Dios está vinculada a una nube (Éx. 16:7, 10; 24:16; 40:34; Lev. 9:6, 23; Números 14:21; 16:19, 42; 20:6; Deuteronomio 5:22–24; 1 Reyes 8:10; 2 Crónicas 5:14; Lucas 9:26–36; Hechos 1:8–11), y también la gloria de Dios está vinculada al día de reposo (Éxodo 19, 24).

La gloria de Dios en la Biblia, se revela


La gloria de Dios se revela a Moisés (Éxodo 33:18–23); la gloria de Dios llena el tabernáculo (Éxodo 40:34; cf. Levítico 9:6, 23; Números 14:21; 16:19, 42; 20: 6); la gloria de Dios llena la tierra (Núm. 14:20–23; Sal. 19:1–2; Isa. 6:3); la gloria de Dios llena el templo (1 Reyes 8:11); la gloria de Dios está sobre los cielos (Sal. 8:1; 113:4).

(También puedes leer: El cuerpo glorificado)

La gloria de Dios se revela en visiones a Isaías ( Isaías 6:1-5 ) y Ezequiel (Ezequiel 1:28; 3:12, 23; 8:4; 9:3; 10:4, 18; 11:22 ); también, la gloria de Dios se identifica con el pueblo de Dios, Israel ( Isa. 40:5; 43:6–7; 60:1 ).

LA GLORIA DE DIOS EN LA BIBLIA SE IDENTIFICA CON CRISTO JESÚS


La gloria de Dios en la Biblia también se identifica con Cristo. 


La gloria de Dios está vinculada a su encarnación (Juan 1:1–18; Marcos 9:2; Hebreos 1:3), narraciones de nacimiento (Lucas 2:9, 14, 32), milagros (Juan 2:11; 11:38– 44), la gloria de Dios está vinculada a su transfiguración (Mateo 17:1–13; Marcos 9:2–13; Lucas 9:28–36; 2 Pedro 1:16–21).

(Puede que te interese: Los diez leprosos)

La gloria de Dios se identifica con cristo en su sufrimiento y crucifixión (Juan 7:39; 12:16, 23–28; 13:31–32; 17:1–5; 21:19; Lucas 24:26; Romanos 3:25–26; 1 Pedro 1:10–11), También la gloria de Dios esta vinculada a su resurrección/exaltación (Hechos 3: 13–15; Romanos 6:4; Filipenses 2:5–11; Hebreos 2:5–9; 1 Pedro 1:21; Apocalipsis 5:12–13; cf. Hechos 2:32–33; 3:13; 1 Tim. 3:16), ascensión (Hechos 1; 1 Tim. 3:16), sesión/reinado (la visión de Esteban en Hechos 7:55–56; Marcos 10:37) y la gloria de Dios en Cristo está vinculada con su venida/victoria/ juicio (Mat. 16:27; 19:28; 24:30; 25:31; Marcos 8:38; 10:37; 13:26; Lucas 9:26; 21:27; Rom. 8:21; Tito 2) :13; 2 Tesalonicenses 1:6–9).Juan 1:1–18 ; Marcos 9:2 ; heb. 1:3 ),

La gloria de Dios se identifica con el Espíritu Santo de Dios y su iglesia


La gloria de Dios se identifica con el Espíritu Santo (1 Pedro 4:14; cf. Juan 16:14; Efesios 1:13–14); la gloria de Dios se identifica con la iglesia (Efesios 1:22–23; 3:20–21; 5:22–29); y se manifiesta en la nueva creación (Isa. 66; Rom. 8:18–27; Apoc. 21–22).

EL SIGNIFICADO DE LA GLORIA DE DIOS EN LA BIBLIA


Gloria significado bíblico, ¿Qué significa la gloria de Dios en la Biblia?


Con manifestaciones tan amplias, la gloria de Dios es virtualmente imposible de definir. En cierto sentido, la gloria de Dios es la magnificencia, el valor, la hermosura y la grandeza de sus muchas perfecciones. Más a menudo, la gloria de Dios comunica la presencia especial de Dios, como en las columnas de gloria y de fuego (Éxodo 13:21–22) o la gloria que llenaba el tabernáculo (40:34–38)

Término hebreo para gloria


El principal término hebreo para gloria es kabod. Esta palabra proviene de una raíz que significa “peso” o “pesadez”. Dependiendo de su forma, podría tener el sentido de "honorable", "dignificado", "exaltado" o "venerado". 

(También puedes leer: La gloria con el Padre)

C. John Collins explica que gloria se convirtió en un "término técnico para la presencia manifiesta de Dios". Es similar en muchos aspectos al concepto del nombre de Dios en el Antiguo Testamento.

Término griego para gloria


El principal término griego para gloria es doxa. Según Sverre Aalen, doxa en griego secular se refería a una “opinión”, “conjetura”, “reputación”, “alabanza” o “fama”. Sostiene que los conceptos fueron transformados por la Septuaginta. 

Aalen también sostiene que doxa tradujo kabod y tomó el mismo significado, refiriéndose a la manifestación de Dios de su persona, presencia y/u obras, especialmente su poder, juicio y salvación.

(Quizás podría interesarte: La santa cena y su significado bíblico)

También es útil notar que la gloria de Dios a veces se usa en la Biblia como adjetivo, a veces como sustantivo y a veces como verbo. Dios es glorioso (adjetivo), revela su gloria (sustantivo) y debe ser glorificado (verbo).

La gloria de Dios en la Biblia es intrínseca y extrínseca


La gloria de Dios es intrínseca y extrínseca. La gloria intrínseca de Dios se refiere a la gloria inherente que le pertenece solo a él como Dios, independientemente de sus obras. Él es glorioso en sus perfecciones; él es magnífico; él es bello. La gloria extrínseca de Dios es su gloria intrínseca parcialmente comunicada en sus obras de creación, providencia, redención y consumación.

Aún más particularmente, Dios, que es glorioso muestra su gloria, en gran parte a través de su creación, portadores de su imagen, providencia y actos redentores. El pueblo de Dios responde glorificándolo. Dios recibe la gloria y, al unir a su pueblo con Cristo, manifiesta su gloria en ellos, todo para su gloria.

EL SENTIDO QUE SE LE DA A LA GLORIA DE DIOS EN LA BIBLIA


La Biblia usa gloria en múltiples sentidos.


La gloria se usa como una designación de Dios mismo. Por ejemplo, Pedro se refiere a Dios Padre como la “Magnífica gloria” (2 Pedro 1:17). Esta rara frase parece ser un enfoque hebreo para referirse a Dios sin mencionar su nombre.

La gloria de Dios en la Biblia en el sentido de característica o atributo de Dios


La gloria de Dios a veces se refiere a una característica interna, un atributo o un resumen de los atributos de Dios.. Este sentido sería similar a decir que la gloria a veces se usa como adjetivo. Dios es intrínsecamente glorioso en el sentido de plenitud, suficiencia, majestad, belleza y esplendor. 

(También puedes ir a la sección de Estudios Bíblicos Cristianos)

Se usan ejemplos de este sentido a lo largo de las Escrituras. Los Salmos se refieren a Dios como el “Rey de gloria” (24:7–10) así como el “Dios de gloria” (29:3). Esteban se refiere al “Dios de gloria” (Hechos 7:2), y el apóstol Pablo ora al “Padre de gloria” (Efesios 1:17). 

Santiago hace referencia a Jesús como el “Señor de la gloria” o el “Señor glorioso”, dependiendo de cómo se traduzca el griego. De cualquier manera, el punto es el mismo. El Espíritu también se identifica con la gloria de Dios (1 Pedro 4:14; cf. Juan 16:14; Efesios 1:13-14), especialmente a través del lenguaje de presencia, morada y templo (Juan 14-16; Romanos 8:9–11, 1 Corintios 3:16, 6:19–20, 14: 24–25; 2 Cor. 6:16; Ef. 2:11–22; 5:18; 1 Tes. 4:8).Hechos 7:2 ).

La gloria de Dios en la Biblia como la presencia de Dios


La Escritura habla de la gloria de Dios como la presencia de Dios. Esta comprensión de la gloria de Dios es inconfundible en los acontecimientos que rodearon el éxodo. La nube de gloria (Éxodo 13–14; 16:7; 20; 24; cf. Apocalipsis 15:8), las manifestaciones a Moisés (Éxodo 3–4; 32–34) y la presencia de Dios en el tabernáculo ( Éxodo 29:43; 40:34–38) todos resaltan la presencia del pacto de Dios. 

Esta connotación de la gloria de Dios también surge en pasajes relacionados con el arca del pacto (1 Samuel 4–5), el templo (1 Reyes 8:10–11; 2 Crónicas 5–7), el templo escatológico en Ezequiel (43: 1–5), la persona de Cristo (Juan 1:1–18; Col. 1–2; Heb 1), el Espíritu Santo (Juan 14–16) y el cielo mismo (Ap. 21–22).éxodo 13–14; 16:7; 20; 24 ; cf. Apocalipsis 15:8 ), 

La gloria de Dios en la Biblia como la manifestación de atributos, perfecciones o la persona de Dios


la Biblia a menudo describe la gloria de Dios como la manifestación de los atributos, las perfecciones o la persona de Dios . El Evangelio de Juan habla de la gloria de esta manera, cuando Jesús realiza “señales” que demuestran su gloria (2:11). 

(Puede que te interese: Sin santidad nadie verá al Señor)

La Palabra gloria usa varios términos para esta noción, pero la idea es clara: Dios se glorifica mostrándose. A medida que Dios exhibe sus obras, se glorifica a sí mismo. Su misericordia, gracia, justicia e ira se revelan a través de la salvación y el juicio (cf. Rom. 9:20–23; Ef. 2:4–10).ROM. 9:20–23 ; Ef. 2:4–10 ).

La gloria de Dios en la Biblia como el objetivo final de la manifestación de sus atributos, perfecciones y la persona de Dios


Un quinto sentido o concepto es el de la gloria de Dios como el objetivo final de la manifestación de los atributos, las perfecciones o la persona de Dios.. Éxodo y Ezequiel abundan en pasajes que revelan las acciones de Dios por causa de su nombre, para que la gente sepa que él es el Señor

Jesús informa que la muerte de Lázaro y su posterior resurrección tenían un fin último: Era para la gloria de Dios (Juan 11:4; cf. 14:13). La muerte de Pedro también compartió este propósito (Juan 21:19). Pablo señala que Dios escoge, adopta, redime y sella a los creyentes “para alabanza de la gloria de su gracia” (Efesios 1:6, 12, 14). 

Es decir, al salvar a un pueblo para sí mismo, Dios muestra su gracia, y al mostrar su gracia se glorifica a sí mismo. Además, todo el plan de redención muestra este objetivo. El hijo es enviado (Dios manifestado en Carne) y voluntariamente se humilla y glorifica al Padre por su encarnación, vida obediente y muerte sustituta (Filipenses 2:5-11; cf. Juan 6, 10, 17). 

(También te puede interesar: El justo por la fe vivirá)

En respuesta a lo anterior, el Padre glorifica al Hijo, el cual es resucitado de entre los muertos y exaltado al lugar más alto (Hechos 3:13–15; Rom. 6:4; Fil. 2:9–11). El Espíritu Santo es envido y glorifica al Hijo (Juan 16:14), lo cual contribuye a la gloria del Padre (Filipenses 2:11).Juan 11:4 ; cf. 14:13). 

La gloria de Dios en la Biblia apunta al cielo, a lo celestial


La gloria de Dios a veces apunta al cielo, lo celestial o la consumación escatológica de la experiencia plena de la presencia de Dios. Hebreos 2:10 habla de “llevar muchos hijos a la gloria”, y Filipenses 4:19 presenta la promesa del pacto: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (cf. Efesios 3:16). 

(También puedes leer: Muchas son las aflicciones del justo)

El pueblo de Dios finalmente recibirá la gloria, el honor, la inmortalidad y la vida eterna, que pueden usarse como sinónimos (Rom. 2:7). Tal gloria fue preparada para el pueblo de Dios en la eternidad (Rom. 9:23). 

También se dice que Jesús fue “recibido en gloria” (1 Timoteo 3:16), lo que podría entenderse como “al cielo”, como “gloriosamente”, o como una combinación de los dos. Los cuerpos de los creyentes también serán resucitados “en gloria” (1 Corintios 15:43), y los ancianos fieles recibirán una corona incorruptible de gloria (1 Pedro 5:4).

Dar gloria a Dios en forma de adoración, exaltación o júbilo


Dar gloria a Dios también puede referirse a una respuesta apropiada a Dios en forma de adoración, exaltación o júbilo.. El Salmo 29:2 insta: “Dad a Jehová la gloria debida a su nombre”. En el nacimiento de Jesús, después de que resplandece la gloria de Dios (Lucas 2:9), la hueste celestial resuena con “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lucas 2:14), y los pastores están “glorificando y alabando a Dios” (Lucas 2:20). 

(Podría interesarte: Yo y mi casa serviremos a Jehová)

Además, la Biblia está llena de doxologías, como Romanos 16:27, que acentúan nuestra necesidad de dar gloria a Dios: “al único y sabio Dios, sea gloria mediante Jesucristo para siempre” (cf. Rom. 11:36; Gal. 1:5; Efesios 3:20–21; Filipenses 4:20; 2 Timoteo 4:18; Judas 24–25; Apocalipsis 1:5–6). 

Algunas doxologías están dirigidas a Cristo (2 Ped. 3:18; cf. Heb. 13:21). De manera similar, otros pasajes instruyen al pueblo de Dios a gloriarse en Cristo (2 Cor. 10:17), en su cruz (Gá. 6:14) y en el sufrimiento en virtud de su unión con Cristo (2 Cor. 11–12). 

Glorificar a Dios es una respuesta esperada y apropiada del pueblo de Dios (Mat. 5: 13–16; 15:31; Marcos 2:12; Lucas 4:15; Juan 15:8). A los cristianos incluso se les ordena glorificar a Dios en sus cuerpos (1 Corintios 6:20), en sus elecciones de alimentos y bebidas junto con sus relaciones correspondientes (1 Corintios 10:31), y en el ejercicio adecuado de los dones espirituales (1 Pedro 4:11). 

Romanos 14–15 subraya la importancia de que la iglesia glorifique a Dios con una voz unificada y señala la verdad de que a medida que la iglesia muestre unidad para la gloria de Dios (15:6–7), los gentiles glorificarán a Dios (15:8– 9; cf. Apoc 4–5).

(También puedes ir a la sección de Prédicas Cristianas)

Conclusión sobre la gloria de Dios en la Biblia


En conclusión, nuestro Dios, que es glorioso, con alegría y gracia comunica su gloria, en gran parte a través de su creación, portadores de su imagen, providencia y actos redentores. El pueblo de Dios responde glorificándolo. Dios recibe la gloria y, al unir a su pueblo con Cristo, manifiesta su gloria en su pueblo. Y todo esto contribuye a su gloria, ya que Dios en sus múltiples perfecciones es exhibido, conocido, regocijado y apreciado. 

A Dios sea la gloria y que la gloria de Dios se manifieste en su pueblo. Bendiciones.