¿QUÉ SIGNIFICA ESTAD QUIETOS Y CONOCED QUE YO SOY DIOS?, SALMO 46:10

Estad quietos y conoced que yo soy Dios: Hombre contemplando el atardecer

Versículo bíblico: “Estad quietos y conoced que yo soy Dios...” (Salmo 46:10)


El Salmo 46:10 es un versículo popular para consolarnos a nosotros mismos y a los demás; muchas personas tienden a pensar que este versículo significa descansar o relajarse en quién es Dios; sin embargo, este versículo alienta a los creyentes a reflexionar sobre quién es Dios; pues se nos dice "estad quietos y conoced que yo soy Dios"

(También podría interesarte: Dios pelea mis batallas)

Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10) es escrito en un tiempo de angustia


Además de lo mencionado anteriormente, este versículo (Salmo 46:10) nos insta a tomar tiempo para meditar en las Escrituras y guardar silencio con oídos atentos hacia Dios, lo cual también se menciona en otras secciones de las Escrituras (Salmo 119:15, Josué 1:8, Lucas 5:16 y otros). 

Pero este mandato—“Estad quietos…”—está escrito en el contexto de un tiempo de angustia y guerra; por lo tanto, debemos considerar el versículo con ese contexto en mente.

Malentendidos comunes del Salmo 46:10, "estad quietos y conoced que yo soy Dios"


En lugar de interpretar “estad quietoscomo una suave sugerencia, el significado de este Salmo se presta más a: “dejen de esforzarse” o “dejen de luchar” y más específicamente en este contexto “dejen de pelear”; sin embargo, lo que se nos quiere decir es no caer en el pánico y reconocer la soberanía de Dios. Esto es tanto para el pueblo de Dios para consolarlo, así como también, para las otras naciones como advertencia.

(Puede que te interese leer: Dios está contigo en los momentos difíciles)

Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10) es despertar, dejar de temer y reconocer quien es nuestro Dios


El pueblo de Dios debería interpretar este mandato, "estad quietos y conoced que yo soy Dios", por sí mismo para que se lea más como: 'sal de ahí', 'despierta', 'deja de temer', reconoce quién es tu Dios; Sin embargo, es bueno notar que no hay nada malo con las palabras en la traducción “estén quietos”; esas palabras no son incorrectas, simplemente es útil tener en cuenta el contexto de la frase. 

El versículo 10 tiene algo que decir tanto a los enemigos de Dios como al pueblo de Dios, pero es al pueblo de Dios al que está escrito el salmo. El versículo 1 comienza, “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones”. Los Salmos son para el pueblo de Dios.

En este artículo, veremos el contexto del Salmo 46:10 y los diversos puntos de vista al respecto; Comencemos leyendo el Salmo 46 en su totalidad.

SALMO 46:10 ESTAD QUITOS EN LA BIBLIA


El Salmo 46:10 dice Estad quietos y conoced que yo soy Dios, pero leamos lo que dice todo el Salmo


Estad quietos: Salmo 46:10


"Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; Aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah" (v 1-3)

"Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, el santuario de las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana. Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah" (v 4-7)


Estad quietos y conoced que yo soy Dios, seré exaltado entre las naciones...


"Venid, ved las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra. Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah" (v8-11)

El verdadero significado de estar quieto, Salmo 46:10, estad quietos y conoced que yo soy Dios


Hay un silencio y una quietud que deberían sobrecogernos en la presencia de alguien que es tan abrumadoramente santo y glorioso. El llamado a todos es estar quietos ante nuestro Dios santo, imponente y glorioso.

Mientras más conocimiento y adoración fluyan de la ciudad de Sion—ese es el mensaje de Dios compartido con el mundo—más personas llegarán a conocerlo y comprenderán su máxima seguridad y disfrutarán de su presencia. La meta de Dios al estar con su pueblo es para que puedan cumplir su propósito, difundir el conocimiento de él para que más y más personas puedan llegar a conocerlo.

(También te puede interesar: Viviendo en tiempos difíciles)

El pueblo de Dios debe dejar lo que está haciendo y reconocer que solo Dios es el gobernante soberano del universo y comprometerse a seguirlo. Él un día detendrá todas las guerras y será exaltado entre las naciones (Los creyentes gentiles y judíos como una sola familia, la Iglesia) y toda la tierra. No habrá duda de quién es Dios y qué está haciendo; por lo tanto, se nos dice estad quietos y conoced que yo soy Dios.

Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10), necesitamos recordar quién es Dios


A la voz de Dios la tierra se derrite, los enemigos dejan de luchar y el pueblo de Dios recuerda quién es su Dios. Dios manda quietud y silencio, pero ¿Por qué es esto importante para el pueblo de Dios? El pueblo de Dios era propenso al miedo; necesitaban recordar quién es su Dios, razón por la cual leemos en el Salmo 46:10 "Estad quietos y conoced que yo soy Dios".

No debemos temer el final de nuestra vida, incluso en medio de la batalla, porque vamos a esa ciudad; vamos a ir a Sion un día. Moraremos con Dios y no habrá más guerras, ni dolor, ni llanto (Ver Apocalipsis 21). No necesitamos temer lo que el mundo pueda hacer; necesitamos recordar quién es nuestro Dios y necesitamos compartir ese conocimiento con otros.

Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10), los creyentes deben tomar tiempo para estar quietos


Entonces, no hay nada de malo en la traducción “Estad quietos” en el Salmo 46:10, ciertamente no hay nada de malo en que los creyentes tomen tiempo para estar quietos y callados delante del Señor en oración. Eso es algo que los cristianos deben hacer todos los días, y tenemos a Jesús como nuestro ejemplo. 

(También puedes visitar la sección de Estudios Bíblicos Cristianos)

¿Es la interpretación tranquila y meditativa de "estar quieto" la mejor interpretación para el Salmo 46:10 basada en el contexto del salmo como un todo? Tal vez no, ya que puede restarle intensidad al Salmo: la forma en que Dios puede ordenar que la tierra y todo lo que hay en ella se aquiete ante él y lo es. Pero esto es lo que debemos recordar acerca de la aplicación de este versículo y los diferentes puntos de vista.

Un consuelo en el Salmo 46:10: "Estad quietos y conoced que yo soy Dios"


Independientemente de si interpretamos la frase "estar quietos", "cesar el esfuerzo" o "detenerse" del Salmo 46:10 como las palabras de Dios hacia los enemigos del pueblo de Dios, su pueblo o ambos grupos, hay un gran consuelo en este salmo que se extiende más allá de un versículo

Debemos encontrar inmenso consuelo en el hecho de que nuestro Dios es un refugio impenetrable, que dará gloria a su nombre entre las naciones y toda la tierra, y que protegerá a su pueblo y lo llevará a la paz eterna. Dios nos llama a dejar de temer, a estar quietos y comprometernos con él. Para sentirnos seguros, tenemos que saber que tenemos un hogar impenetrable con Dios. 


Que los versículos independientes que vemos en gráficos o leemos en publicaciones, como el Salmo 46:10 , siempre nos inspiren a leer más de la Palabra de Dios. Cuando veamos los mismos versículos en el futuro, recordaremos el contexto más profundo del pasaje y estaremos agradecidos por quién es Dios en nuestras vidas y las cosas increíbles que está haciendo

Nuestro maravilloso Dios, que está tan por encima de nosotros, nos permite y nos anima a llevar a cabo su propósito con él. Si no quitamos nada más de este salmo, recordemos el llamado a difundir la Palabra de Dios para que otros encuentren la misma seguridad que nosotros.

Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10), Dios está contigo


Dios se asegurará de que su gloria sea conocida. Su Palabra nos recuerda quién es él y nos llama a adorarlo. Quédate quieto y recuerda quién es Dios, quédate quieto y deja de temer, quédate quieto y mira lo que Dios está haciendo, quédate quieto y reconoce su grandeza, quédate quieto y sabe que Dios está contigo… ¡ahora difunde el conocimiento de quién es él!

OTRAS TRADUCCIONES DEL SALMO 46:10: "ESTAD QUIETOS Y CONOCED QUE YO SOY DIOS"


Traducciones de estad quietos y conoced que yo soy Dios, Salmo 46:10


"Dios dice: «Dejen de pelear y acepten que yo soy Dios, todos me darán honor. Yo gobierno a las naciones y controlo al mundo entero»" (Salmo 46:10, PDT)

"Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra" (Salmo 46:10, LBLA)


"Cesad, y conoced que yo soy Dios; me ensalzaré en los gentiles, me ensalzaré en la tierra." (Salmo 46:10, JBS)

¡Ríndanse! ¡Reconozcan que yo soy Dios!¡Yo estoy por encima de las naciones! ¡Yo estoy por encima de toda la tierra!»" (Salmo 46:10, DHH)

Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra!»" (Salmo 46:10, NVI)

"Estad quietos, y conoced que yo soy Dios: Ensalzado he de ser entre las gentes, ensalzado seré en la tierra" (Salmo 46:10, RVA)

Como se puede notar en cada uno de los textos anteriores, Dios se asegurará de que su nombre sea glorificado entre las naciones y en toda la tierra.

DOS PASOS PARA ESTAR QUIETOS Y EN SILENCIO, SALMO 46:10


1. Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10): Para estar quieto y en silencio eliminemos las distracciones externas.


En primer lugar, es importante eliminar las distracciones. La vida puede ser acelerada. Podemos estar abrumados por el ajetreo y las actividades. Podemos sentir que no podemos reducir la velocidad. Nuestro ajetreo puede interponerse en el camino de tener tiempo a solas.


Encuentre un tiempo y un lugar específicos para la soledad. Apague cualquier ruido de fondo que distraiga. Tómese el tiempo para experimentar la presencia de Dios.

2. Estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10): Silencie las distracciones internas.


En segundo lugar, además de eliminar las distracciones externas, es fundamental silenciar nuestro ser interior. Es decir, desterrar dentro de nosotros todos los pensamientos que alejan nuestra atención. Si necesita ocuparse de algo más tarde, escríbalo y luego olvídese de eso por ahora.

EL TRASFONDO BÍBLICO DEL SALMO 46


Salmo 46, un cántico para Sion...Estad quietos y conoced que yo soy Dios


El Salmo 46 es un cántico para Sion, la ciudad santa de Dios donde su pueblo mora con él: la ciudad es santa porque Dios mora en ella. Este salmo tiene que ver con la seguridad en Dios con quien tenemos nuestra verdadera morada. 

(Podría interesarte: Salmo 130, explicación)

El Salmo 46 está mayormente escrito en tercera persona, pero en el versículo 10 hay un cambio y Dios habla directamente. A lo largo de los 11 versículos, también leemos varias descripciones acerca de Dios, sus características y atributos: él es nuestro refugio, es fuerte, está presente y es una gran ayuda para los débiles. Dios es más alto que todo lo demás y capaz de gobernar sobre todo. A su voz se derrite la tierra.

Leemos que este es el Dios de Jacob, está con los creyentes, y es exaltado entre las naciones y en la tierra. Es una fortaleza y protege a los débiles que le pertenecen. El salmista probablemente está viviendo algún tipo de agitación o guerra cuando menciona las frases: problemas, las naciones se enfurecen, los reinos se tambalean, guerra, la lanza, el arco y los carros, aunque el salmo también apunta a un tiempo futuro cuando cesarán las guerras. 

El pueblo de Dios está seguro, no tiene nada que temer... Estad quietos y conoced que yo soy Dios


Está claro al final del salmo que luchar contra Dios siempre es en vano, y el pueblo de Dios que está protegido por su Fortaleza Poderosa no tiene nada que temer.

Una gran conclusión del Salmo 46 es que el pueblo de Dios siempre está seguro, sin importar el entorno en el que vivan en la tierra: agitación, guerra, destrucción, etc. Dios ha asegurado las almas de los creyentes a través de su Hijo Jesucristo.

¿QUÉ DICEN LOS COMENTARISTAS SOBRE EL SALMO 46:10?


Algunos comentarios difieren sobre si interpretar el versículo 10 como Dios hablando directamente a los enemigos del pueblo de Dios, Dios hablando a su pueblo, o Dios hablando tanto a sus enemigos como al pueblo de Dios de diferentes maneras. Echemos un vistazo a algunos.

La Biblia de estudio ESV comenta sobre "estad quietos y conoced que yo soy Dios en el Salmo 46:10, lo siguiente:


“Dado que el discurso en el v. 10, estad quietos, y sabed, es plural, los lectores deben imaginarse a Dios hablando estas palabras a las naciones, entre las cuales finalmente será exaltado. Este es el significado de que el SEÑOR de los ejércitos esté con su pueblo (v. 11; cf. Mt. 28:20 ): Él ciertamente se encargará de que se cumpla la misión de Génesis 12: 1-3”

Ciertamente hay un cambio de la tercera persona a la primera persona, y la ESV señala la gramática de la frase “estar quieto y saber”. Interpretan la frase como dirigida a las naciones.

El Comentario Bíblico del Expositor de Zondervan explica el versículo 10 del Salmo 46


Explicando estad quietos y conoced que yo soy Dios (Salmo 46:10, comentario Bíblico)


“El salmista continúa animando a los piadosos a 'saber' que el Señor es Dios. Aunque era tentador aliarse con poderes extranjeros, confiar en la fuerza militar o entregarse a la idolatría y las costumbres paganas, los piadosos deben aprender a perseverar hasta el final. La exhortación 'estén quietos' les llama a dejar de hacer una cosa en favor de otra. Cuál fue su tentación puede estar implícito en el v. 2: 'Por tanto, no temeremos.' 

A lo largo de la historia de Israel y Judá, la angustia nacional severa trajo la tentación de abandonar la fe verdadera por la seguridad efímera de las alianzas políticas, la fuerza militar y el paganismo mundano. En lugar de elegir una opción negativa, el pueblo de Dios se distingue por la búsqueda de la piedad: 'Sabed que yo soy Dios'. 

El conocimiento de Dios incluye el conocimiento de los hechos acerca de él, sus actos pasados ​​y sus promesas. Pero en este contexto, el salmista les llama a comprometerse con el Señor y a buscar su 'refugio', y 'fortaleza' (vv. 1, 7, 11). 

La vida de fe se vive continuamente en compromiso con la soberanía, el gobierno y la exaltación final de Dios sobre todas las naciones (cf. Hab 2:13–14 )”. 

Conocer a Dios en este contexto significa reconocer y comprometerse con el hecho de que Dios es el único refugio al que vale la pena correr, el único refugio que permanecerá firme en todas las circunstancias.

En el comentario del Tesoro de David , Charles Spurgeon señaló el versículo 10 de Salmo 46 como:

Estad quietos, y sabed que yo soy Dios. ¡Quitad vuestras manos, enemigos! ¡Siéntense y esperen con paciencia, creyentes! ¡Reconoced que Jehová es Dios, vosotros que sentís los terrores de su ira! Adoradle, y sólo a él, los que participáis de la protección de su gracia. Ya que nadie puede proclamar dignamente su naturaleza, que el 'silencio expresivo muse su alabanza'

Las jactancias de los impíos y los presentimientos timoratos de los santos ciertamente deberían ser silenciados al ver lo que el Señor ha hecho en épocas pasadas. Seré exaltado entre las naciones. Se olvidan de Dios, adoran ídolos, pero aun así Jehová será honrado por ellos” 

Los enemigos del pueblo de Dios y el pueblo de Dios verán a Dios exaltado en toda la tierra. El pueblo de Dios no debe temer porque su Dios está con ellos y triunfará sobre el mundo.

Conclusión sobre el Salmo 46:10: Estad quietos y conoced que yo soy Dios


En mi opinión, esta es la conclusión más notable del Salmo 46: Dios es el defensor de su propio nombre, su pueblo y su Palabra. Él solo es nuestro protector, el gobernante soberano y el refugio eterno. Sus acciones no se ven obstaculizadas por nuestro miedo y preocupación o nuestras mentes distraídas. Dios es solo Dios y protegerá a los que crean en su nombre y confíen en él.