¿REALMENTE LA FE MUEVE MONTAÑAS?

La fe mueve montañas. Hombre en la cima de una montaña

La fe mueve montañas, Marcos 11:23


"Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho" (Marcos 11: 23).

(También te puede interesar: Niveles de fe)

La fe ha sido maravillosamente descrita en la Biblia, usada por grandes personas que amaban a Dios y harían cualquier cosa por él. Incluso Abraham, el padre de la fe, tuvo tal fe en Dios hasta el punto de sacrificar a su hijo (Dios intervino y bendijo a Abraham como padre de naciones).

La fe en el evangelio, que es aceptar y confiar en aquel que no podemos ver, sabiendo que murió, resucitó y vendrá de nuevo, esa es la fe de salvación en Cristo Jesús, que todo creyente que ha confesado a Cristo ha recibido redención por sus almas.

La fe, como don del Espíritu, es otro ejemplo de fe que hemos leído e incluso visto; el apóstol trabajó tremendamente con este don a través del poder del Espíritu Santo.

Hemos visto y leído de los grandes milagros que parecían imposibles pero hechos por el Espíritu Santo a través de grandes evangelistas de nuestro tiempo, tanto del pasado como del presente por su fe en el poder del Espíritu de Dios.

FE PARA MOVER MONTAÑAS, PORQUE LA FE MUEVE MONTAÑAS


Las montañas se nos presentan en diversas formas, como obstáculos, oposición, enfermedad, muerte, dificultad, imposibilidad y situaciones insuperables.

Nada se interpone en un hombre o mujer de fe, porque la fe mueve montañas


"¿Quién eres tú, oh gran monte? Delante de Zorobabel serás reducido a llanura" (Zacarías 4:7).

"Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane" (Isaías 40:4).

La montaña aquí no es una montaña literal que vemos mientras conducimos por nuestra ciudad natal, esta montaña es una montaña figurativa como se expresó anteriormente. La fe las aparta de nuestro camino, los aclara y se vuelven como nada ante nosotros. Porque nada puede interponerse en el camino de un hombre o una mujer de fe (Marcos 11:23 ; Mateo 21:21).

(Podría interesarte: La fe salvadora)

Jesús les estaba diciendo a los discípulos, que estaban maravillados porque la higuera se secó, que incluso este monte, el Monte de los Olivos, si le dices que lo arrojes al mar, literalmente será arrojado al mar porque crees que puede hacerse. ¿Por qué? Porque tenemos fe, que todo lo que decimos creyendo se hará. Así como creemos que Jesús es el Salvador. 

Así que, por pequeña que sea nuestra fe, aunque sea tan pequeña como un grano de mostaza, en la medida en que tenga el respaldo de la fe, al hacer nuestras declaraciones, será, tal como decimos que debe ser.

HABLAR Y ORAR CON FE ES IMPORTANTE, PORQUE LA FE MUEVE MONTAÑAS


Es por eso que hablar y orar con fe es importante para nosotros como creyentes, porque la fe mueve montañas, no somos personas comunes y corrientes, Cristo dice que todo lo que creas te será hecho, el comentario de Matthew Henry lo expresa de la siguiente manera:

(También puedes leer: La fe es el único camino)

"Cualquiera que dijere a este monte, este Monte de los Olivos, sea quitado y echado en el mar. Si tiene alguna palabra de Dios, general o particular, para edificar su fe, y si no duda en su corazón, sino que cree que las cosas que dijo, de acuerdo con la garantía que tiene de lo que Dios ha dicho, acontecerá, obtendrá todo lo que dijo por la fuerza y ​​el poder de Dios en Cristo Jesús, se superará la mayor dificultad y se efectuará la cosa"

Reforzando esto, Jesús fue más allá en el versículo 24 diciéndoles la importancia de creer mientras se hace una petición en oración, y Hebreos 11 habla de cómo los hombres y mujeres de la antigüedad usaban la fe para mover obstáculos visibles e invisibles.

Montañas aparentemente inamovibles, pero la fe mueve montañas


Hemos podido discutir la fe en su aplicación a la salvación y también como el don del espíritu; también hemos visto cómo la fe, por pequeña que sea, puede mover montañas, montañas figurativas o montañas literales.

Entonces, ¿Cómo nuestra fe mueve montañas?


Haber identificado tu montaña (montañas en forma de dificultad, fracaso, enfermedad, etc.). Cualquier cosa que se te ocurra que sirva como un obstáculo para disfrutar de la mejor vida que Dios tiene para ti, ¿Cómo entonces puedes ejercer tu fe para moverlas?

(Puede que te interese leer: El uso de la fe)

Usando Mateo 17:14-21, los discípulos no pudieron expulsar al demonio, y luego Jesús les señaló el motivo por el cual no pudieron, ese motivo fue por la poca fe que tenían.

Teniendo fe podemos mover cualquier forma de las montañas, lo cual fue reforzado en Mateo 17:21 porque la mayoría de las veces, como se registra en 2 Corintios 10:4, las armas con las que peleamos no son las armas de este mundo, no son armas carnales sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. 

La mayor parte del tiempo nuestra incredulidad restringe el poder manifiesto de Dios en nuestras vidas, es a causa de nuestra incredulidad que hacemos poco para que suceda; pero si tienes un grano de fe verdadera, aunque sea pequeño como semillas de mostaza, entonces hablarás y las montañas de problemas, adversidades, entre otras cosas, se moverán; porque la fe mueve montañas.

(También te puede interesar: Prédica sobre la fe)

Tenga en cuenta que una fe activa puede remover montañas, no por sí misma, sino en la forma de un poder divino comprometido por una promesa divina (Palabra de Dios), a las cuales se adhiere la fe.

Jesús, en todas sus enseñanzas, siempre les enseñó a sus discípulos la importancia de la fe y por qué tenían que estar en la fe, cada vez que sus discípulos no llegaban a esto, les preguntaba: “¿Dónde está tu fe? ¡Generación incrédula! ( Lucas 8:25 ; Marcos 9:19 ; Marcos 4:40 ; Mateo 14:31)

Pero cualquiera que muestre su fe, moverá montañas, como a la mujer con flujo de sangre (Mateo 15:28), al centurión (Lucas 7:1-10), etc. Esto muestra que cuando aplicamos nuestra fe ante nuestras dificultades, Dios siempre se complace porque esto demuestra que confiamos en él para hacer posibles todas las imposibilidades, porque para el que cree todo es posible.

Ten presente siempre que la fe mueve montañas


El miedo, la duda, la incredulidad y la falta de oración obstaculizan las maravillas de la fe en nuestras vidas. Cada vez que mostramos lo anterior, decimos: "Dios, esta situación es más grande que tú, simplemente no puedes resolver esto", olvidando que él es el Dios que todo lo puede.

(Puedes visitar la sección de Devocionales Cristianos)

Confiar en Dios es dejárselo todo a Él con fe, sabiendo que todo saldrá bien para ti. Pero eso no significa que no debamos hacer nuestra parte, porque la fe sin obras es muerta. Siempre ten presente que la fe mueve montañas.