ESTUDIO BÍBLICO: LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES

Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres

No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres (1 Corintios 15:33)


Antes de entrar al tema sobre "las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres", es importante tener en mente que primera de Corintios, capítulo 15, ha sido correctamente designado el capítulo de la resurrección en la Biblia. Aquí Pablo trata extensamente con el interesante tema de la resurrección. Juntamente con este vital tema, muchas otras verdades pertinentes son reveladas dentro del contenido de este capítulo. Situado en el versículo 33 está nuestro tema a presentar "las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres"

(También podría interesarte: El principio de la sabiduría)

A primera vista este verso 33 parece estar mal colocado en relación con la resurrección. Después de examinarlo de cerca se descubre que es un enlace vital para nuestra preparación para la primera resurrección. Aunque todos serán resucitados, no todos saldrán a resurrección de vida. Algunos saldrán a resurrección de condenación (Juan 5:29). Considere cuidadosamente la correlación de nuestro tema al de estar preparado para la primera resurrección.

LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES, DEFINICIONES


1) Conversaciones


En este contexto, conversaciones no se refieren en ninguna manera a nuestra manera o tipo de expresión. Aquí significa compañeros, compañía, un grupo, pandilla, montón o mala compañía.

2) Costumbres


En este contexto, costumbre no significan ni se refieren a una forma particular de protocolo. Aquí significa nuestra acostumbrada localidad, sitio preferido, costumbre, moral o carácter.

Precediendo esta declaración, las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres, hay una fuerte advertencia y requerimiento para que no seamos engañados. Algo sale de esto diciéndome que necesito estar en guardia y alerta, un peligro está al asecho muy cerca (Juan 21:8; 1 Corintios 6:9; Gálatas 6:7; Efesios 5:6). 

Las malas compañías corrompen y destruyen


Una verdad básica está siendo expuesta advirtiéndonos que no seamos engañados en permitir que malas compañías corrompan y destruyan nuestro carácter cristiano.

(Podría interesarte leer: La supremacía del amor)

Influencias tremendas se presionan a sí mismas en nuestro ambiente. Por ejemplo, los animales tienden a tomar el color y matiz de su habitación. Se nos ha dicho de parejas casadas quienes después de años de matrimonio, comienzan a parecerse el uno al otro. Los hechos y la realidad son reforzados delante de nosotros cada día mientras nos damos cuenta de la realidad de que somos influenciados por lo que pasa a nuestro alrededor así como también de la gente con la que nos asociamos.

CUIDAR SU NOMBRE Y SU REPUTACIÓN; PUES LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES


Enseguida encontrará elementos valiosos desarrollados a través de años de esfuerzos y disciplina. Un extremo cuidado debe ser ejercitado mientras los guardamos diligentemente. 

1) Un buen nombre


"De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro" (Proverbios 22:1). "Mejor es la buena fama que el buen ungüento" (Eclesiastés 7:1). 

2) Una reputación


"Las moscas muertas hacen heder y dar mal olor al perfume del perfumista; así una pequeña locura al que es estimado como sabio y honorable" (Eclesiastés 10:1)

(Quizás podría interesarte: El tiempo de Dios es perfecto)

Recuerde que las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres y que siempre, día tras día, peldaño a peldaño, poquito a poquito usted está adquiriendo ambos un nombre y una reputación en las dos áreas siguientes:

a) La iglesia


Entre sus compañeros en la iglesia, sea el ministerio o el laicado, usted se esta haciendo un nombre. 

b) El mundo


Fuera de los límites de su círculo íntimo de la iglesia usted también es conocido. ¿Corresponde su reputación en el mundo con su profesado cristianismo

(También puedes leer más sobre Nuestra Vida Cristiana)

La susceptibilidad a la corrupción existe en cada uno. Las buenas costumbres pueden ser corrompidas por ambas influencias interiores y exteriores. Pasos deben ser tomados a fin de preservar nuestra posición con Dios y los hombres. No tan solo es importante adquirir un buen nombre, es esencial mantenerlo. 

LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES: 5 ÁREAS BÁSICAS DE LA INFLUENCIA


Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres


Las influencias son forzadas sobre nuestras vidas desde muchas áreas y direcciones. Estas cinco cubren bien la gama de agencias que moldean su vida, mientras ayudan a determinar su destino.

1) Lo que usted ve


No necesariamente lo que la sociedad impone sobre usted para contemplar en la vida diaria, sino lo que usted voluntariamente ve. Una imagen vale mil palabras, es un axioma conocido en nuestro día.


2) Lo que usted oye, porque las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres


De nuevo no se trata del alboroto de la sociedad y la muchedumbre tirando sus obscenidades, sino de lo que nosotros voluntariamente buscamos, en lo que nos deleitamos, disfrutamos, en lo que insistimos y repetimos

3) Lo que pensamos 


No los necios pensamientos pasajeros inyectados en nuestra mente por Satanás o el ambiente, sino aquello en lo que insistimos, nos deleitamos y determinamos llevar a cabo después de planearlo mentalmente. 

4) Lo que usted lee


La ingestión voluntariamente planeada de material impreso, sobre el cual tenemos control absoluto, debe ser regulado debido a su influencia sobre el carácter.

5) La compañía que mantenemos, porque las malas compañías corrompen las buenas costumbres


No el encuentro casual de la escuela, trabajo o sociedad, sino los mentores, ídolos, amigos, compañeros y el círculo íntimo de relacionados. Esta viene a ser también la medida de lo que somos. Aquí nuestro tema encuentra su punto de enfoque. 


EL PUNTO DE ENFOQUE SON NUESTROS RELACIONADOS, PORQUE LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES


Las malas amistades corrompen las buenas costumbres, las malas compañías


Una de las fuerzas más influyentes en nuestras vidas es la compañía que mantenemos. No encuentros pasajeros, sino aquellos con quienes nuestro espíritu y personalidad llega a sentirse confortable y cuya presencia y compañía disfrutamos. 

Percátese, este grupo de comunicantes básicamente nos dictará con palabras y sin palabras lo que hacemos con las otras cuatro áreas básicas de influencia en nuestra vida. Los hábitos mismos de  nuestra vida son afectados y muchas veces alterados por nuestros relacionados. 

(También puedes leer: Sin santidad nadie verá al Señor)

"El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado" (Proverbios 13:20). El una vez sabio, rico y bien conocido hombre quien conoció la aguda verdad de la última parte de este verso nos da esta advertencia. Los siguientes ejemplos señalan esta verdad mejor de lo que yo puedo decir.

1) La familia de Lot en Sodoma


Estudie los resultados finales de las influencias de Sodoma sobre la familia de Lot (Génesis 13:19).

2) Sansón


Dalila y el amor de Sansón por ella lo condujeron a su caída y muerte (Jueces 13:16)

3) Amnón


"Y Amnón tenía un amigo que se llamaba Jonadab" (2 Samuel 13:1-15) Estudie el resultado de la influencia de Jonadab sobre la vida de Amnón. 

4) Salomón


"¿No pecó por esto Salomón, rey de Israel? Bien que en muchas naciones no hubo rey como él, que era amado de su Dios, y Dios lo había puesto por rey sobre todo Israel, aun a él le hicieron pecar las mujeres extranjeras" (Nehemías 13:26). Que epitafio más triste para tan gran hombre. 


5) Judas Iscariote


La traición de Judas a Jesús pudo haber sido evitada por muchos medios, una de las cuales pudo haber sido terminar sus relaciones con los enemigos de Jesús (Lucas 22:1-6)

Nosotros como ovejas nos extraviamos. Muy a menudo tendemos a pecar. Nuestra naturaleza es corrupta. Somos tan fácilmente influenciados. Nos uniremos al desfile de víctimas para llegar a ser una figura estadística de fracasos, simplemente porque escogimos la compañía equivocada. 

LA IMPORTANCIA DE LA SEPARACIÓN, PUES LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES


Las malas compañías, o las malas amistades corrompen las buenas costumbres, por lo tanto, a veces es necesario la separación


Menospreciada y zaherida por aquellos fuera de la iglesia y algunos dentro de ella como restrictiva, esclavitud y ascetismo, la separación es todavía una doctrina bíblica. La cuarentena es un viejo método usado para detener la propagación de enfermedades contagiosas. La cuarentena auto-impuesta contra artimañas espiritualmente destructivas debe ser una parte de nuestras vidas. 


¡Acéptelo! Hay algunas cosas que usted va a tener que negarse a usted mismo. Hay algunos lugares donde no puede ir, cosas que no puede hacer y gente con la que no puede relacionarse. Sin fuerza de carácter para eliminar algunas cosas de su vida, ella le destruirán. Israel no purificó a los cananitas, los cananitas corrompieron a Israel.

Cada uno cree en separación en cierto grado. El problema es que tendemos a esquivar solo los peores casos mientras que permitimos que otros nos afecten. Algunas cosas y en contexto, algunas personas, es mejor dejarlas. Muchas actividades no son malas por sí mismas; es la multitud impía con sus corruptas influencias cuya presencia debe ser esquivada (1 Corintios 6:14-7:1; 2 Tesalonicenses 3:14-15; Hechos 4:23; Santiago 4:4).

En algún punto y en algún momento, con la ayuda de Dios, usted debe decidir y definir por usted mismo quien y qué quiere usted ser. Con qué grupo será usted contado, qué reputación tendrá usted y qué nombre se hará. Más que tiempo y vida están en juego aquí, su destino eterno será determinado por estas cosas. 

RECUERDE LAS ÁREAS VITALES DE LA VIDA; PUES LAS MALAS CONVERSACIONES CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES


He escogido cinco y hay otras áreas vitales de nuestras vidas que afectan nuestras costumbres (Vea la definición) y determinan qué y quiénes somos. Donde usted tenga el poder de escoger usted debe ser extremadamente cuidadoso y selectivo. De prioridad sus escogencias a la luz de la resurrección. 

Áreas vitales de la vida que afectan nuestras costumbres


1) Padres


Nuestros padres nos dan los principios elementales y fundamentales de la vida. Aquí no tenemos elección, sino que tenemos una obligación de ser obedientes a ellos en el Señor. Proverbios es un maravilloso libro de padres e hijos. Los padres deben disciplinar las relaciones de sus hijos (Efesios 6:1-4)

2) Salir con un (una) joven


No importa cuan inocente usted estime la relación, salir con un joven es un preludio del matrimonio. Con quien usted salga puede bien determinar su bienestar espiritual así como también su futura felicidad. 

(Puede que te interese: Los 9 dones del Espíritu Santo)

Yo sugiero que los cristianos salgan solo con aquellos que se han probado a sí mismos ser cristianos fieles. Salga solo con aquellos que posean espiritualidad, no tan solo que la profesen. Los padres son una guía en esto, pero usted también debe ser discriminatoriamente selectivo acerca de con quién salir (1 Corintios 7:25-28; 2 Corintios 6:14-18)

3) Matrimonio


En la consumación del proceso de salir (Cortejarse) usted hará votos de compromiso a una persona, a la pureza moral y a Dios. La persona con quien usted se casa tendrá un inmensurable efecto sobre sus costumbres espirituales. 

(Puede que te interese: Tesoros en vasos de barro)

Usted puede con su conducta hacer o deshacer a su compañero físicamente, espiritualmente y financieramente. Prométase a sí mismo a complementarse el uno al otro en cada aspecto de la vida. Herodes, Salomón, Acab y Amán, fueron destruidos por sus pobres cónyuges. Que esté más que lejos de nosotros como cristianos hacer menos que lo mejor por nuestro compañero (a). 

4) La vida social


Cada persona, no importa cuán introvertida sea tiene un cierto grado de contacto con la sociedad. Usted puede llegar a ser una influencia para bien sobre sus relacionados en el trabajo, con amigos, vecinos y familia. Los cristianos son la sal de la tierra. 

(También puedes leer: Niveles de fe)

No permita que sus contactos sociales le influencien para mal; en lugar de esto usted debe influenciarlos para bien. Sus relaciones necesarias con aquellos que se rebelan en pecado deben ser limitadas no sea que lo lleven a extraviarse. Sea amigable, ame, sonría, alcance a otros y muestre preocupación, pero sea cuidadoso acerca del yugo con incrédulos (1 Corintios 6:14-7:1)

5) La vida en la iglesia


Alrededor de cada iglesia hay dos grupos básicos; el mayor es espiritual, dedicado, cristianos santos; el otro consiste de hipócritas, los que han vuelto atrás, los tibios y algunos pecadores no arrepentidos.

¡Ahora! usted tiene que escoger a cual grupo quiere imitar y pertenecer. Usted está en su honor aquí; nadie puede establecer por usted sus valores en esta área. Completa libertad y autonomía le son dadas a usted para coger y escoger. Chismosos, habladores e individuos sin ley hacen de las iglesias su guarida. 

(Podría interesarte: Temas para jóvenes cristianos)

Si usted es débil y busca los niveles de vida bajos alguien le proporcionará su ideal. Si usted es fuerte su visión elevada y sus ideales grandes, usted podrá caminar entre los grandes del tiempo y la eternidad, porque ellos se encuentran en la iglesia. Escalar una montaña Everest espiritual será un reto mientras asciende a donde ellos están; porque ellos son como Nehemías en el muro, nunca bajarán a donde usted está; usted debe ir a donde ellos están (Nehemías 6:3) 

Conclusión sobre el tema "Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres"


Desde la adolescencia hasta la edad adulta usted constantemente se enfrenta con la decisión de conversaciones y costumbres. Solo usted, en lo profundo de la intimidad de su corazón puede tomar las decisiones diarias de qué y quién usted será. 

(Te podría interesar la sección de Evangelismo)

No lo engañaré. Hay un precio que pagar. Seleccionar es duro. Los principios y la ética son de alto precio. El carácter y la reputación son duras batallas ganadas. Lo reto, acepte la responsabilidad, involúcrese en los programas de su iglesia, servicios y ministerios. Sea fiable, honesto, fiel y leal y, "no erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres" (1 Corintios 15:33)