¿Qué significa el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil?

El espíritu está dispuesto pero la carne es débil. Hombre orando en el pasto frente al sol

El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil, versículo


“Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41).

(Te puede interesar: El mundo pasa y sus deseos)

En la naturaleza humana, especialmente en los años de la adolescencia, tendemos a rebelarnos y hacer lo que deseamos. Incluso cuando somos niños pequeños, nos rebelamos, probamos nuestros límites con nuestros padres y deseamos hacer lo que queremos hacer. Hay etapas de desarrollo en nuestras vidas que juegan un factor importante en la obediencia frente a la rebelión. La naturaleza pecaminosa no la podemos quitar porque nacimos con ella (Romanos 5:12; Génesis 6:5).

El espíritu está dispuesto


En este mundo, seremos tentados y seducidos con las cosas de este mundo (1 Juan 2:16). Pero nuestro espíritu siempre está librando una guerra contra nuestros deseos mundanos/carnales. El Espíritu Santo que recibiste está obrando constantemente dentro de ti. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

Dios nos enseña lo que significa tener dominio propio, paciencia, mansedumbre y mucho más (Gálatas 5:22-23). Estamos en guerra con nosotros mismos; pues el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil; nuestro trabajo es permanecer constantes en la oración y mantener nuestro enfoque en Dios.

En Getsemaní Jesús dijo: El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil


Velad y orad, para que no entréis en tentación, el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil


Jesús fue a orar al Huerto de Getsemaní, y cada vez que regresaba, los discípulos estaban dormidos. Jesús les les dijo “velad y orad” para que no entraran en tentación, y es aquí donde se les dice que el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

(Puede que también te interese: Deja que los muertos entierren a sus muertos)

¿Alguna vez has notado que cuando estás cansado por la noche te sientes tentado a hacer lo que tu carne o mente te dice? Muchas veces cuando nos despertamos por la noche tenemos la tentación de pensar en cosas que nos causan ansiedad y miedo.

Ocuparnos del Espíritu es vida, y el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil


En Romanos 8:6, la Biblia dice: “Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz”. Cuando Jesús estaba orando, seguramente estaba experimentando lo que la carne quería hacer. Nuestra carne y nuestra mente no quieren someterse a Dios porque es opuesto y contrario a lo que Dios quiere de nosotros; pues el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

(Puede que te interese: Diga el débil fuerte soy)

Vida y paz es lo que el Espíritu produce en nosotros por el sacrificio de Jesucristo. Quiero vida y paz. No quiero seguir siendo torturado, seducido y engañado por el enemigo y por mi propia carne. A veces la guerra viene sin previo aviso, pero por eso tenemos que estar atentos y ser constantes en la oración (Romanos 12:12).

Andad en el Espíritu y no satisfagáis los deseos de la carne... el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil


"Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis" (Gálatas 5:16-17).

Al encontrar a los discípulos dormidos, Jesús les dijo velad y orar... el espíritu está dispuesto pero la cerne es débil


Se quedaron dormidos porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil


La orden vino después de que Jesús había estado orando al Padre y encontró a los discípulos durmiendo en lugar de estar orando (Mateo 26:38–40). Él les había advertido que se mantuvieran despiertos y oraran con Él, pero “los ojos de ellos estaban cargados de sueño”, porque el espíritu está dispuesto pero la carne es débil (Mateo 26:43), y se quedaron dormidos. Durmieron hasta el momento en que llegó la turba armada para llevarse a Jesús (versículos 45–47).

(También puedes visitar la sección de devocionales cristianos)

El espíritu está dispuesto pero la carne es débil, por tanto, fueron tomados por sorpresa en Getsemaní


Debido a que “el espíritu está dispuesto pero la carne es débil”, los discípulos fueron tomados por sorpresa en Getsemaní. La palabra para “espíritu” en este pasaje es la palabra griega pneuma, que en este contexto se refiere al alma del hombre o la mente. La palabra para “carne” se refiere al cuerpo humano y la naturaleza, con sus debilidades morales y físicas. 

Velad y orar, el espíritu está dispuesto


Cuando Jesús encontró a los discípulos durmiendo por primera vez, le dijo a Pedro: “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? ” (Mateo 26:40), y luego les dijo a todos "velad y orad para que no entréis en tentación"; pues el espíritu está dispuesto pero la carne es débil.

(Podrías también leer: Yo y mi casa serviremos a Jehová)

El espíritu de los discípulos estaba dispuesto a hacer lo correcto. De hecho, solo unos minutos antes, todos ellos habían entregado su vida a Jesús, Pedro declaró: “Aunque me sea necesario morir contigo, no te negaré. Y todos los discípulos dijeron lo mismo” (Mateo 26:35). Pero resultó que ni siquiera pudieron orar con Jesús por mucho tiempo. Su carne era débil. Se quedaron dormidos debido a su debilidad humana física. Ellos estaban cansados. 

Lo que quiso decir Jesús cuando dijo que el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


Al afirmar que “el espíritu está dispuesto pero la carne es débil”, Jesús estaba diciendo que sabía que los discípulos querían permanecer despiertos y orar, pero la debilidad de la carne había superado el deseo espiritual de orar y velar. Jesús no los estaba regañando sino exhortando a que tuvieran cuidado con la debilidad de la carne. El Señor mismo estaba peleando la misma lucha contra la carne, pero la había vencido (versículo 39).

(Puedes también ir a la sección de Predicaciones Escritas)

Lo que aprendemos acerca de que el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


Nos distraemos con facilidad, porque el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


La historia de los discípulos en Getsemaní suena cierta para todos nosotros. Podemos distraernos fácilmente de la oración, la adoración o un acto de bondad por el hambre, el agotamiento, el deseo sexual, sentir demasiado frío o demasiado calor, sed, dolor e incluso una picazón persistente. 

(También puedes leer: En Cristo somos más que vencedores)

Velad y orad... el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


La carne grita con fuerza cuando quiere algo, y el alboroto que hace puede fácilmente ahogar los deseos del espíritu. Incluso cuando el espíritu está dispuesto a hacer lo que Dios le pida, la carne permanece débil. La respuesta es tal como dijo Jesús: velad y orad. ¿Qué significa velar y orar? ¿Cómo puede eso ayudarnos a tener éxito contra las debilidades de la carne?

(Te puede interesar: Temas para mujeres cristianas)

La oración es directa. Sabemos que podemos pedirle a Dios lo que necesitemos. Jesús enfatizó especialmente que todo lo que pidamos “ en Su nombre” Él lo hará (Juan 14:13). La frase en Su nombre significa “según Su voluntad”. ¿Es tener la fuerza para obedecer, para adorar, para hacer lo correcto y verdadero según la voluntad de Dios? ¡Por supuesto! Jesús contestará la oración pidiendo fuerza espiritual para vencer la carne. Cuando sentimos que la debilidad de la carne está a punto de vencernos, siempre podemos orar.

Velad porque el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


La vigilancia es la otra arma que tenemos contra la debilidad de la carne. El apóstol Pablo dijo: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13). Debemos estar atentos a la “salida”. 

(Podría interesarte: Estudios Bíblicos)

La vigilancia espiritual ve venir la tentación e impulsa la oración. El hecho de que la carne sea un aliado natural de la tentación hace que el estado de alerta espiritual sea aún más importante. “El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño” (Proverbios 22:3).

A los creyentes de hoy en día se nos dice velad y orad, porque el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


Evitemos desviarnos porque el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


El espíritu de un creyente está dispuesto a seguir a Dios, pero la carne es débil. Las demandas, los deseos y los temores de la naturaleza humana pueden desviarnos del camino. Satanás ha establecido el mundo para apelar a las debilidades de la carne: La lujuria, la avaricia, la glotonería y otros pecados están directamente relacionados con las demandas del cuerpo. ¿Es de extrañar que casi todos los anuncios que ves y escuchas hablen del cumplimiento de los deseos de la carne

Dejemos a un lado las preocupaciones, el espíritu está dispuesto pero la carne es débil


Jesús también dijo: "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?" (Mateo 6:25–26).

(Puedes también leer: Por nada estéis afanosos)

El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil, conclusión


El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil. Todos los creyentes conocen la lucha. Pero cuando velamos y oramos, cuando nos mantenemos alerta espiritualmente y pedimos ayuda a Dios, podemos encontrar fortaleza en el momento de necesidad (ver Salmo 46:1 y Hebreos 4:16). Y cuando fallamos, “...abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:1–2).